A Través de Flandes: Nuevo recorrido para nuevos tiempos

Nicolás Van Looy / Ciclo21

La A Través de Flandes (1.WT) o, mejor dicho, su cambio de fechas, es la gran culpable de que la primavera de 2018 y muy específicamente el camino de preparación hacia la Vuelta a Flandes vaya a ser tan distinta a las vividas durante las últimas temporadas. Un cambio de ubicación en el calendario que, tal y como ha quedado patente hoy en el acto de presentación de la que será su 73ª edición, va a traer pareja una profunda remodelación de su recorrido para acompasarlo a su nuevo momento de celebración, el miércoles anterior a la disputa de De Ronde.

La A Través de Flandes de 2018 será una carrera muy diferente a la que se apuntó Yves Lampaert hace ahora ocho meses. Es cierto que los últimos 30 kilómetros van a permanecer inmutables, pero todo lo que sucede antes de encaminar ya hacia Waregem será muy diferente.

La primera cuestión que llama poderosamente la atención es que, al igual que sucede en la Vuelta a Flandes, el recorrido de la A Través de Flandes se caracterizará, visto sobre el mapa, por tres bucles que tendrán a la Côte de Trieu (Knokteberg) como punto de unión y colina decisiva. En total, serán 12 las ascensiones, muchas de ellas repetidas, las que tendrá que afrontar el pelotón. La intención de los organizadores, con el fin de atraer a los grandes favoritos al triunfo en De Ronde, ha sido la de plantear un recorrido atractivo, pero no excesivamente duro habida cuenta de su ubicación entre la Gante-Wevelgem y la Vlaanderens Mooiste.

Las subidas comenzarán en el kilómetro 83, cuando se afronte por primera vez la dupla que formarán el Kluisberg y Trieu. Tras ese primer asalto, los corredores volverán a afrontar esa doble ascensión tras sólo 17 kilómetros de descanso. A este segundo paso le seguirán las subidas a Kortekeer (122), Steenbeekdries (126), Taaienberg (128) y Kruisberg (138). El tercer paso por Trieu (147) inaugurará la ración final de ascensiones en las que el pelotón transitará por Vossenhol (159), Holstraat (164) y Nokereberg (171), a sólo diez kilómetros de la línea de meta. A todo ello, habrá que sumar tres tramos adoquinados, de los que el último estará situado en el kilómetro 174, a sólo siete kilómetros de la línea de meta.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*