Barbero: “En Movistar tengo mis oportunidades”

Carlos Barbero se marca el nacional como objetivo / © GómezSport

Román Mendoza / Ciclo21

Si tuviera que elegir un solo ciclista que se marque el Campeonato de España como objetivo, sin duda nombraría a Carlos Barbero. El burgalés del Movistar Team reconoce que tiene ese objetivo de Castellón, a diez días vista, aunque con matices.



“Es una carrera que me gustaría ganar y poder lucir durante todo un año el maillot de campeón de España. He sido segundo y tercero -en 2015 y 2014, respectivamente, cuando corría en Caja Rural- y, en siete años que llevo de profesional, salvo el primero, en todos he estado en el ‘top ten’. Pero no es una obsesión, aunque sí me gustaría poder luchar por ganar”.

– Un Campeonato que este año se presume más duro, por lo menos si tomamos las referencias de 2011, cuando llegaron por delante Rojas y Contador…

– Va a resultar bastante selectivo, y pienso que más duro que Soria, Cáceres o Ponferrada. El Desierto es una subida larga, que se hará dura, y más pasando tres veces, aunque el Campeonato es una carrera que no tiene un patrón establecido.

– Quizá el único sea el dominio de Movistar, pero este año habrá hasta seis equipos ‘pro’ en la línea de salida. ¿Puede cambiar el decorado de los últimos años?

– Movistar lleva muchos años de dominio en el Campeonato, pero ninguno de ellos ha sido fácil. Se han dado distintas circunstancias y se ha podido rematar. Junto con la calidad de los corredores, hay que destacar también la cantidad, y en este sentido este año tendremos la oposición de equipos como Murias, con una amplia presencia de corredores españoles.

– ¿Se atreve a señalar algún favorito?

– Como decía, es una carrera que no tiene un patrón definido, por lo que se presenta muy abierta. Hoy en día el único corredor al que se puede señalar es a Valverde, porque es favorito en cualquier carrera que corra. Pero en Castellón habría que destacar también a quienes van a correr el Tour, por la preparación que llevan y que se tiene que dejar notar respecto a los que ya van a hacer un descanso y a quienes vuelven a coger la bicicleta pensando en la segunda parte de la temporada.

– Usted pertenece a ese grupo de ciclistas que ‘paran’ tras el Campeonato…

Es lo que hago otros años, y no me ha dado mal resultado. Salvo esa primera temporada como profesional, siempre he estado en el Campeonato con los mejores y luego he vuelto también con un buen punto de forma.

La experiencia y el ‘punto’ del pavés

Echamos la vista atrás para analizar lo que han sido los primeros meses de una campaña que empezó en enero en Australia y que ha tenido algunas novedades como la presencia en las clásicas del pavés.

¿Cómo fue la experiencia de Flandes y Roubaix?

Unas carreras totalmente diferentes a todo lo que conocía, incluso en el ambiente que se vive. Son muy duras e incluso puedes correr algún riesgo, pero te dan un punto de forma que luego me sirvió para las siguientes carreras.

Precisamente en esas pruebas llegaban sus dos triunfos de la campaña, una etapa en Vuelta a Castilla y León y otra en Madrid…

Llegué muy bien de forma y además somos el equipo referente. En Castilla y León, que fue muy dura, incluso pude ganar la general de no haber sido por el ataque el último día de Plaza. Asturias es muy dura para mí, y luego en Madrid me costó, pero pude ganar otra etapa. Y en Aragón también mantuve una buena regularidad.

En un equipo como Movistar, cuya apuesta por las grandes es indudable, ¿cómo vive un esprinter como usted?

Muy a gusto, porque tengo mis oportunidades. Todos sabemos que Movistar se centra en las grandes vueltas, y hay un tipo de corredores definidos para estos objetivos, tanto para liderar como para trabajar. Pero hay carreras en las que yo soy la baza del Movistar y puedo salir a disputar. Quizá en otro equipo tendría que trabajar más para otros.

Por cierto, a menos de un mes para el Tour, ¿cómo ve a los líderes del equipo?

Llevo muchos meses sin correr con ellos, y curiosamente la última vez que coincidí fue en las clásicas del pavés. Con Alejandro corro a partir de mañana la Ruta de Occitania, aunque no hace falta verle, ya que es un corredor que siempre está bien. Nairo y Landa seguro que en Suiza se dejarán ver.

Una coincidencia que no le agrada

Tras el Campeonato de España y el descanso, la reaparición de Barbero se producirá en las clásicas previas a Burgos y en la ronda de su tierra natal, que también supusieron sendos éxitos el año pasado, cuando ganó Getxo y una etapa. Este año Burgos coincide con el Europeo.

¿Le ha dicho algo Mínguez para Glasgow?

No me ha dicho nada, por lo que supongo que correré Burgos, como otros años, que es la carrera de mi tierra y que me motiva especialmente. Pero algo se está haciendo mal, con tantas carreras juntas en esas fechas. Pienso que se podrían buscar otras fechas, porque el Europeo es una carrera muy bonita y deben ir los mejores.

Una carrera que usted ya conoce, ya que la afrontó en 2016, año en que también corrió el Mundial. ¿Cuándo le volveremos a ver en la selección?

En cuanto me llamen hago la maleta y voy. Es un orgullo y una satisfacción estar con la selección, pero habría que preguntárselo a Mínguez. Es evidente que este año el Mundial es para otro tipo de corredores, aunque personalmente no entiendo que se haga una carrera para escaladores cuando ya tienen otro tipo de pruebas en las que destacar; sería mejor que fuera una clásica.

¿Y en la Vuelta a España?

Pienso que no. Tanto por la Vuelta en sí como por lo que significa de preparación para el Mundial, este año estarán todos los capos del pelotón. Y en el caso de Movistar, aparte de los tres líderes, habrá otro tipo de corredores con ellos para completar el ocho, gente que pueda trabajar mejor que yo.

Por cierto, ¿cómo esta siendo la temporada con esa reducción de corredores por equipo?

No lo entiendo. Es un puesto menos y nos perjudica a todos los ciclistas. No sé a que intereses obedece esta reducción, porque se dijo que era por seguridad, pero las caídas siguen produciéndose en los mismos sitios. A nivel de trabajar en carrera no veo muchas diferencias. Todos jugamos con las mismas cartas.

A finales de 2017 calificaba su campaña -cinco victorias- como notable, pero que este año buscaría el sobresaliente. ¿Cómo va la calificación del curso?

Mi filosofía es mejorar año tras año y voy por ese camino, aunque todavía queda mucha temporada. Y está claro que en definitiva lo que te hace lucir más o menos son los resultados.

También tiene otro objetivo pendiente para estos meses, la renovación con Movistar. ¿Cómo va el tema?

Todavía no hemos hablado.  Ahora mismo estoy centrado en hacer buenos resultados y ya hablaremos cuando llegue el momento. Pero no es algo de lo que me esté ocupando personalmente, sino que es un tema de los representantes. Nosotros bastante tenemos con estar centrados en lo nuestro.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*