Contador insiste: “Todo puede pasar”

Alberto Contador en Peyragudes / © BettiniPhoto

Alberto Contador (Trek) opina que “sin las caídas sufridas ahora estaría luchando por el maillot amarillo” en el Tour de Francia. Su objetivo ahora mismo es ganar una etapa, algo que considera “realista”. “Las caídas te ponen psicológicamente al límite. No creo en el destino de la mala o buena suerte, pero hay veces que lo dudas. Luego cambias el chip y sigues adelante”, afirmó Contador en el día descanso del Tour, donde también contestó a preguntas sobre la Vuelta. Su presencia no es segura: “En el equipo hay varios intereses, también tiene esprinters y no siempre hay compatibilidad. Si voy a la Vuelta es para disputar. Aún estamos pensando el asunto”.

“Lo voy a intentar, pero me sacan mucho tiempo. Mis objetivos son realistas, y pasan por una victoria de etapa y, sobre todo, disfrutar de la bicicleta. Por ejemplo, el otro día viví momentos especiales cuando me escapé con Landa. Hay veces que no me acuerdo de las victorias, sino de momentos como aquel“, explicó el de Pinto, que considera que mientras esté en carrera “todo puede pasar”. “Si te pones límites te frenas”, añadió, para dejar claro que su objetivo “no es el podio, es ganar una etapa, pero cuidado porque aún pueden pasar muchas cosas”. “He trabajado mucho para llegar a tope al Tour. Entrenando batí el récord que tenía en el Puerto de la Morcuera. Luego, en el Tour sufrí caídas que me lastraron. Nunca me planteé la retirada, sobre todo por respeto a los patrocinadores y los aficionados”, explicó.

“Tengo que hacer mi carrera, pero es cierto que algunos corredores se pueden convertir en aliados, pero no cualquiera, porque algunos no tienen piernas o no quieren colaborar. Por ejemplo, en Formigal no había nada preparado y se vino Quintana, y el otro día Landa. Depende de quien te acompañe puedes intentar alguna estrategia o no. Lo ideal sería alguien del top 15″, dijo. “Me puedo mover como me apetezca, pero tengo que buscar la mejor carrera para mí, sin pensar en favorecer a nadie”, señaló.

Sobre lo que queda de Tour, considera que será “más decisiva la etapa del Galibier que la del Izoard”. “El Galibier es un puerto que me gusta, largo, duro, al final por encima de los 2.000 metros de altitud, donde muchos se vienen abajo. A mí se me da bien, y siempre mejor los Alpes que los Pirineos. Esa etapa será más decisiva que la del Izoard porque ésta última es más previsible y la gente irá a aguantar sin perder tiempo. El Galibier puede quitar opciones de podio, incluso de victoria”, afirmó.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*