David De la Cruz, afortunado pese al infortunio

De la Cruz, en el suelo y dolorido tras su caída en el descenso del Cordal / © Tim de Waele

Juanje Monreal / Ciclo21

David de la Cruz acabó su participación en la Vuelta a España 2017 de la forma más cruel: con una caída en la penúltima etapa, a las puertas de arrancar la subida al último y anhelado puerto de la carrera, el Angliru. El sabadellense, que había atacado previamente en el Cordal con el objetivo de empezar el ascenso al infernal coloso asturiano en solitario para lanzarse hacia la victoria de etapa, arriesgó mucho en el descenso y se fue al suelo.

En el momento de la caída me sentía realmente bien y con confianza para luchar por la etapa, pero el ciclismo es así”, se ha lamentado el corredor del Quick Step Floors, quien sin embargo ha tenido suerte dentro de la desgracia, ya que no presenta lesiones graves más allá de un fuerte golpe en la cadera, en el hombro y en el codo. Sin embargo, pese a que se descartaron lesiones graves, David sigue teniendo muchas molestias. “Todavía estoy muy dolorido”, ha afirmado, para a continuación agradecer “a todo el personal médico, tanto de carrera como en el hospital HUCA por el trato recibido”.

Pese al dolor, el catalán intentó continuar pero el médico de carrera le paró e hizo que le trasladaran al hospital para someterse a pruebas. En ese momento, el ciclista del Quick·Step fue trasladado en ambulancia hasta el hospital Hospital Universitario Central de Asturias.

Fue una pena porque estaba acabando muy bien esta última semana después de pasar unos días malos“, ha asegurado. De la Cruz, el español más en forma de la Vuelta junto a Alberto Contador, tuvo un brillante comienzo de Vuelta con el segundo puesto obtenido en la tercera etapa, con final en Andorra, y se ha movido durante la mayor parte de la ronda dentro del Top-10 de la General. Primero el infortunio en forma de caída en el Garbí, camino de Sagunto, luego un pinchazo en la llegada a Calar Alto y después una nueva caída en el Cordal le han privado de optar a metas mayores. Ahora, con la incógnita de su participación en el Mundial de Bergen (del 16 al 24 de septiembre) para el que figura en la preselección tanto en la prueba contrarreloj como en la de fondo, David sólo piensa en “recuperarme y volver más fuerte”. Seguro que así será.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*