García Casas: “El Mundial tendrá el nivel de unos Juegos Paralímpicos”

Félix García Casas comandará la expedición española a Río de Janeiro

Román Mendoza / Ciclo21

Ricardo Ten (MC1), Maurice Eckhard (MC2), Eduardo Santas y Amador Granados (MC3), César Neira (MC4), Alfonso Cabello y Pablo Jaramillo (MC5) y los tandems Ignasi Ávila-Joan Font y Adolfo Bellido-Noel Martín componen la selección de ciclismo adaptado que participará en los Mundiales de pista, que se celebran en Río de Janeiro (Brasil), del 22 al 25 del presente mes de marzo.



El objetivo, superar el balance de tres medallas, un oro –Ignacio Avila y Joan Font en persecución- y dos platas –el equipo de velocidad y Eduardo Santas en scratch C1-C3-, logrado el año pasado, en un Campeonato atípico ya que se programó apenas unos meses antes, de forma inesperada puesto que nunca se había celebrado en los años postparalímpicos.

Muchas naciones -y paraciclistas a título individual- renunciaron a la cita de Los Ángeles por falta de preparación, lo que no fue el caso de España. Por ello el seleccionador nacional, Félix García Casas, advierte que “este Mundial no va a tener nada que ver con el de entonces, que fue un Campeonato atípico. El nivel que vamos a encontrar es el de unos Juegos Paralímpicos“. Con el máximo responsable de ciclismo adaptado hablamos un día antes de volar -mañana miércoles- hacia Río.

– ¿Cuál ha sido la preparación para este Mundial?

– Hemos realizado una concentración de cinco días la semana pasada en Anadia (Portugal), después del Campeonato de España de Galapagar. Nos ha servido para dar los últimos toques, aunque la preparación ya la traían los corredores, de la preparación que han hecho en sus casas. En este sentido, el trabajo es bastante bueno.

– ¿Por qué Anadia?

– Porque es el único velódromo en la península que reúne las condiciones que necesitamos, y aunque la calefacción no iba bien esos días, la humedad también era muy similar a las que encontraremos en Río. Y más como nos sucedió la semana pasada, que éramos la única selección entrenando en el recinto. Ir a Palma, por ejemplo, tiene una logística compleja para nosotros. Aquí podemos acceder fácilmente con los coches y el furgón de material.

– ¿Cuáles son los objetivos?

– Como decía antes, no debemos hacer una comparación con Los Ángeles, porque fue un Mundial atípico. La participación va a ser muy superior, cada vez hay más competencia y las medallas cada vez están más caras. Pero vamos con la ilusión de que está llegando gente que empuja. Nuestra premisa es llevar siempre gente capaz de estar entre los ocho primeros y de estar cerca de las medallas en sus pruebas objetivo. Luego dependerá de muchos factores si pueden estar en ese podio o terminan quintos o sextos.

– Por lo que pudimos ver en Galapagar, uno de los ciclistas que llega en mejor momento es Ricardo Ten, uno de los últimos llegados a la selección y que debuta en un Mundial de pista. ¿Tiene el valenciano opciones reales de medalla?

– Por tiempos, sí, pero hay que ratificarlos en competición. La C1 es una categoría muy cambiante en la que un ciclista nuevo puede irse al fondo de la competición, o dar un vuelco al podio. Lo importante es que ya tiene el estatus C1 confirmado por la UCI y salvo cambio en la normativa, ya no me genera dudas en cuanto a su calificación, como sucedía en sus primeras competiciones.

– Además, ha aportado mucho al grupo, ¿no?

– Es un deportista que viene de la natación, que se ha adaptado rápidamente y que esta progresando de forma increíble con los entrenamientos específicos de ciclismo. Es un ciclista muy comprometido, que aporta seguridad y serenidad en el grupo, pero también con la ilusión que supone descubrir un deporte que te apasiona cuando estás por encima de los cuarenta.

– Otro destacado en Galapagar fue Eduardo Santas, ya doble medallista el año pasado en Los Ángeles…

– Si consigue tener un buen día pude aspirar a luchar medallas, aunque como otros muchos puede pasar también que quede quinto o sexto. Va a competir en cuatro pruebas y está muy en forma, con esa tranquilidad de que si no lo consigue en una, puede aspirar a otra, aunque las que más le motivan son las dos cronometradas, la persecución y el kilómetro.

– No estuvo en el último Mundial por lesión, pero el campeón paralímpico Alfonso Cabello es siempre una garantía. ¿Cómo está de los problemas físicos que le impidieron competir el año pasado?

– No está ni mucho menos al cien por cien, pero aun estando al ochenta, es una opción clarísima al oro. De la concentración hemos salido con las cosas claras y vistos los tiempos del Campeonato de España y de Anadia, sabemos que tiene opciones ciertas de medalla. También estará en la velocidad por equipos, con Granados y Santas, salvo que se resienta, pero tenemos un recambio de garantías con Jaramillo por si no pudiera correr. Pero ha apostado por esta cita y no sólo se ha preparado, sino que se ha cuidado bastante para paliar los problemas físicos. Lo que sí que es cierto es que después del Mundial tendrá que pasar por el quirófano para resolver su lesión de cadera.

– Terminamos el repaso con los tandems, donde, junto a los campeones del mundo Avila-Font has optado por llevar un tandem nuevo, Bellido-Martín. ¿Por qué?

– Es cierto que no llevan mucho tiempo, pero cada entrenamiento que hacen demuestran su progresión, con marcas cada vez mejores. Pienso que pueden ser la revelación en la persecución. En cuanto a los catalanes no sólo son los campeones del mundo, sino que acabaron en sus otras dos pruebas -kilómetro y velocidad- entre los mejores. Pero aquí entrarán en juego otras muchas parejas, como ingleses, polacos u holandeses, que incluso pueden llevar dos tandems, con un nivel digno de los Juegos Paralímpicos.

– Lo que no habrá es presencia femenina. ¿Hay alguna paraciclista española con opciones a corto plazo?

– Desgraciadamente no hay nada en el horizonte inmediato. Hay chicas que van saliendo, pero aún lejos del nivel que se requiere para estar en la selección.

– Por último, hace unos días se anunciaba un proyecto de captación de promesas para el ciclismo adaptado. ¿En qué consiste?

– Es un proyecto del Comité Paralímpico, Promesas Paralímpicas Cofidis, y también hay otro en la Comunidad Valenciana. Pero debe entenderse desde un punto de vista más amplio. Que se vea el ciclismo como una terapia, como ocurre con la natación, que sea un deporte hacia el que se oriente a los chicos con discapacidad, porque les aporta muchos beneficios, tanto para la rehabilitación como para el estado general. Es un tema de difusión y de captación, pero sobre todo un trabajo de hormigas buscando ese cambio, no unos resultados inmediatos de tener más ciclistas.

Pero antes de dejar a Félix García Casas ultimando la logística del inminente viaje al Mundial, no podemos sino felicitarle por los éxitos este fin de semana del Polartec-Kometa, la estructura deportiva de la que es el responsable técnico. De esta faceta que compatibiliza con su puesto de seleccionador de ciclismo adaptado hablaremos ampliamente mañana.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*