Ion Izagirre se ‘muere’ de ganas de volver a competir

Izagirre, antes de caerse en el último Tour de Francia © Bahrain

Juanje Monreal / Ciclo21

Ion Izagirre prepara 2018 después de dejar atrás una temporada marcada por la dolorosa caída en el pasado Tour de Francia, que le hizo concluir la actividad en 2017, año de su estreno en Bahrain-Merida, de forma precipitada y únicamente con el tercer puesto en el Campeonato de España de Ruta como éxito más destacado.

Ahora, tras ser operado de su fractura de vértebras, con la recuperación por buen camino y con la incorporación de su hermano Gorka a la escuadra liderada por Vincenzo Nibali, el ciclista guipuzcoano está “ansioso por empezar. Siento que acabo de firmar mi primer contrato profesional”, según ha confesado a Cyclingnews.

De la caída en esa primera etapa de la ronda francesa en Düsseldorf (Alemania) apenas queda el recuerdo de pasar “de lo que era casi la mejor forma de mi carrera a estar en la peor situación posible, todo en el espacio de algunos segundos”. De vuelta al presente, vuelve a reinar el optimismo: “Hasta el momento, no hay dolores inesperados, lo cual es genial. Es señal de que todo está yendo bien”.

Izagirre afirma encontrarse en un estado de forma similar al de hace un año por estas fechas. De hecho, quiso volver a competir antes de que finalizara la campaña: “Quería probar y terminar la temporada en el Tour de Guangxi, pero los doctores dijeron que sería demasiado arriesgado“. Así, tuvo que “seguir trabajando para una recuperación completa y sólida”, y ahora “me muero de ganas de volver a las carreras“, confiesa.

El campeón de España contrarreloj 2016 espera estar a punto para la primera prueba del año, el Tour Down Under australiano, y a partir de ahí otras carreras, con la vista puesta en la Vuelta al País Vasco y el Tour de Francia: “Está muy lejos, pero tuvimos una reunión de equipo en octubre y eso es lo que hablamos”, afirma.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*