Larrinaga no confía en sus opciones en Legazpi

Javier Ruiz de Larrinaga_Ametzaga_2017

Larrinaga, vencedor en Ametzaga / © Facebook

Javier Ruiz de Larrinaga aparece, siempre, como uno de los grandes favoritos en las quinielas del ciclocross nacional, pero el alavés de MMR-Spiuk ha visto marchitarse muchas de sus opciones de cara al nacional de Legazpi a causa de un resfriado que no le ha dejado más opción que apurar sus opciones de recuperación para hacer “la mejor carrera que me sea posible” el próximo domingo.



El proceso gripal que contrajo hace ya dos semanas antes del Campeonato de Euskadi ha rebrotado de nuevo con virulencia estos días y eso ha hecho que difícilmente vaya a ser capaz de llegar en su mejor condición a la cita dominical. “Me da muchísima rabia. Nunca había tenido la oportunidad de correr unos Nacionales en Euskadi y cuando llega la oportunidad, pocos días antes de las pruebas vuelvo a estar congestionado -aunque mejor que a principios de semana- y apurando todos los remedios caseros posibles para terminar de darle la vuelta al ‘trancazo’ y hacer la mejor carrera que esté en mi mano”.

El veterano alavés explica que “he estado a un muy buen nivel físico en varias de mis victorias y sobre todo en el puente de diciembre, hay que reconocer que durante el año he tenido muchos vaivenes de forma, y esta enfermedad ha sido ya el ‘remate’. Cierto es también que, incluso estando al 100%, tenemos un rival delante muy difícil de batir. Felipe Orts ha demostrado este mismo fin de semana que incluso en circuitos embarrados está bastante por encima. Aitor Hernández, Kevin Suárez, un hombre muy recuperado como Ismael Esteban… en una carrera como Campeonatos siempre podemos sorprender si se dan las circunstancias, pero en un circuito tan duro como será Legazpia lo normal es que se imponga el más fuerte”.

En cuanto a las condiciones del circuito de Legazpi, Larrinaga asegura que “no hay rastro de nevadas en el trazado y aguanta bastante bien, pero en cuanto empiece a competir gente sobre él seguro que se vuelve embarradísimo. Es ya de por sí muy exigente por los desniveles, por los tramos a pie que seguro que tendremos que afrontar y porque, a diferencia de otros circuitos de mucha subida como tuvimos por ejemplo en Gijón, no hay tanta sección técnica y hay que dar mucho gas. En otras circunstancias me habría ido muy bien, pero ahora mismo solo pienso en recuperarme y dar la cara por mis sponsors y por mi gente”, concluye un Larri que no participará -debido a la ausencia de última hora del propio combinado de Euskadi- en la prueba de relevos de mañana viernes.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*