Quintana afronta la última fase de preparación para el Tour

Quintana se ha fijado el Tour de Francia como gran objetivo de 2018 / © Movistar

Román Mendoza / Ciclo 21

Manu Mateo, uno de los entrenadores de Movistar, ha viajado a Colombia, donde permanecerá por espacio de dos semanas, con el objetivo de dirigir la última fase de la preparación de Nairo Quintana para el próximo Tour de Francia. “Llevo la preparación física de Nairo desde hace un par de temporadas y ya el año pasado estuve en Colombia antes del Giro de Italia con el mismo objetivo. Básicamente se trata de hacer el seguimiento de los entrenamientos -una preparación que se planifica en octubre, antes de que empiece la temporada y se va ajustando según los distintos objetivos de cada corredor-, y realizar tests de rendimientos generales y específicos, pensando en el Tour de Francia, que es el gran objetivo”.

Un trabajo que continuará en Europa donde afrontará una concentración, en un lugar aún por determinar, antes de la Vuelta a Suiza, que será la única carrera que afronte el colombiano antes de correr la ‘grande boucle’. Igualmente realizará el seguimiento de Winner Anacona, otro de los ciclistas preseleccionados para la carrera francesa. “Tenemos los corredores del equipo repartidos entre los distintos entrenadores, y a mí me tocó el grupo colombiano”, explica, aunque lógicamente el trabajo con Nairo es el que más tiempo le ocupa.

“La relación con él es bastante buena, hay bastante ‘feeling’ y sí podría decir que es una relación de amigos. Cada vez está más implicado en este trabajo, dándose cuenta de que todo lo que se le intenta aportar tiene su sentido. Nunca ha sido un ciclista rebelde, pero sí era un poco anárquico. Es lo que les sucede a todos los ciclistas que tienen ese don, que pasan por alto ese trabajo que otros ciclistas que tienen menos cualidades innatas tienen que hacer obligatoriamente para estar arriba. Poco a poco Nairo va cogiendo esa confianza y dejándose llevar”, explica Mateo.

En este sentido, destaca que “lo que más le cuesta es hacer el trabajo de fuerza en temporada. Y lo que menos, salir con la bicicleta en pretemporada. No sólo con la de carretera, sino también con la de montaña, que le gusta bastante”.

Durante estos días, la convivencia será diaria, “pero sin meterme en su vida. Él permanece en su casa y yo estoy en un hotelito cerca de donde vive. Algún día podemos quedar en su casa, por ejemplo, a ver la etapa del Giro, si nos coincide el horario, o si tiene masaje ese día. Pero en general cuando acaba la jornada, él se queda con su familia y yo me voy al hotel a seguir trabajando”, explica el entrenador.

Y hablando de genialidad, el nombre de Mikel Landa sale a colación. “A Mikel le lleva el propio Zabala -el director de rendimiento en Movistar- y tiene una imagen distinta de lo que realmente es, ya que tiene sus manías, como todos, pero es un corredor con una gran dinámica de trabajo y con la máxima implicación”, termina Mateo.

Ahora, lo que habrá que ver es la conjunción entre ambos ‘genios’ y junto con el tercer componente del tridente -Alejandro Valverde-, ver los resultados en el ese Tour de Francia en el que Movistar buscará la victoria final.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*