Sheyla Gutiérrez: “Todavía se me pone la piel de gallina”

Sheyla Gutiérrez, en Andorra el pasado fin de semana / © Ciclo21

Rafa Mora / Ciclo21

Sheyla Gutiérrez (Cylance) tiene 23 años y un palmarés que crece por momentos. En 2017 va de alegría en alegría. Ganó en marzo en la clásica belga Le Samyn, después llegó el Campeonato de España de ruta, y la última gran obra para el recuerdo fue su victoria en la 7ª etapa del Giro de Italia femenino. Después de 142 kilómetros y de formar parte de la escapada, se impuso en aquel sprint que recuerda “larguísimo” pero donde acabó levantando los brazos en aquella imagen de máxima felicidad. De éxtasis total. “Un sueño”, afirma.

-¿Cómo vivió la victoria de etapa en el Giro?

-Fue increíble porque es un sueño hecho realidad. Cuando sueñas con ser ciclista profesional, verte alzando las manos en una carrera como el Giro de Italia… bueno, todavía se me pone la piel de gallina. Fue muy grande porque además, como me ha dicho mucha gente, esa victoria vale doble porque es una carrera objetivo para todos los equipos y para todas las corredoras fuertes. Poder ganarla y de la manera que gané, lo viví muy emocionada.

-¿Cómo fue aquella escapada y aquel sprint?

-Fue una carrera en la que conseguir la escapada fue muy difícil. Se salía para arriba pero luego había una carretera muy, muy rápida. Fui todo el día intentándolo y ataqué en una subida, me fui sola y luego vino el grupo de doce. Colaboramos bastante bien, los puertos los pasamos, hubo un momento en el que las de la general se pusieron cerca porque en el puerto aceleraron mucho, pero como teníamos yo a Rossella Ratto y el Canyon tenía a Cecchini se pusieron a trabajar muy rápido. He visto la repetición del sprint, fue un sprint larguísimo. Seguramente tácticamente estuvo muy mal pero fue la rabia del momento.

-Conforme se acercaba el final de la etapa, ¿se sentía capaz de ganar aquel sprint?

-Todas estábamos fatigadas porque fue una carrera muy larga, con mucho calor, con muchos días de competición. Yo sabía que era rápida pero sentía la responsabilidad porque estaba trabajando mi compañera para mí y no sabría si podría rematar. Sabía también que las otras corredoras eran también muy rápidas. No pensé mucho, tenía mucha rabia. Cada vez que lo imaginaba me daba más fuerza, y la verdad es que fue muy bien.

-Además del Giro, suma el Campeonato de España.

-No estaba pasando una buena época. Trabajé muchísimo. Ni siquiera quería ir al Campeonato de España pero me sentía un poco en responsabilidad. Sabía que quería ganarlo porque sabía que llevaba un buen año y que estaba fuerte. Poder ganarlo fue un aliciente y además llevar el maillot y ser reconocida.

-¿Balance de temporada hasta ahora?

-Inmejorable. Mi objetivo era empezar fuerte en las clásicas. Físicamente me encontré increíble. La victoria en una clásica también es un sueño, lo máximo para mí. En la segunda parte gané una etapa en el Giro y todavía creo que tengo más margen de mejora trabajando y tengo muchas ganas.

-Objetivos de cara a lo que resta de temporada.

-Ahora tengo el Europeo que vamos con la selección española y quiero hacerlo bien. Luego tengo carreras muy bonitas para mí, con el Tour de Noruega, el Tour de Holanda y no hay que olvidar el Mundial.

-¿En el Cylance se encuentra bien?

-Estoy muy bien. También me estoy ganando la confianza de los directores, de las corredoras y cada vez es más familiar. Estoy super a gusto.

-No se plantea volver a España.

-En España de momento no me pueden ofrecer nada similar. Me alegro de que haya corredoras del Bizkaia y Lointek que están andando muy bien, que estén yendo fuera a correr, pero lo que estoy corriendo yo es lo máximo, porque es todo el calendario.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*