Tour Francia 2018: La Grande Boucle se apunta al sterrato

tro-bo-leon_recurso

Los corredores del Tour pasarán por el famoso ‘gwenojennoù’ de la Tro Bo Leon

Nicolás Van Looy /  Ciclo21

Ni un solo metro se ha recorrido del recién presentado Tour de Francia de 2017. Ni tan siquiera, los que serán sus grandes protagonistas se han puesto, al menos de manera concienzuda, a preparar la cita de julio, pero cuando hablamos de uno de los eventos deportivos anuales más importante de cuantos se disputan en el mundo, es inevitable que todos estemos pendientes de qué es lo que nos espera más allá del horizonte visible. Así, antes de la puesta de largo de la próxima Grande Boucle en París el pasado día 18 de octubre, todos intentábamos –y, en algunos casos, conseguimos– desentrañar los misterios que Prudhomme y su equipo intentaban ocultar y ahora, apenas un mes después, ya es la 105ª edición, la que comenzará en julio de 2018, la que asoma por la puerta.

Bretaña, que este año se ha quedado fuera del recorrido de la prueba francesa, será uno de los lugares de paso obligado para la caravana en ese todavía lejano horizonte o, al menos, es lo que asegura la emisora France Bleu, que adelanta hoy que tres etapas del Tour de Francia de 2018 se disputarán de manera íntegra en territorio bretón.

Después de que se barajara la opción de que Lorient acogiera el Grande Départ, parece, siempre según la información de la emisora gala, desde ASO se apostará por incluir en el recorrido del Tour de Francia de 2018 tramos de carretera no asfaltados que habitualmente forman parte de la Tro-Bo Léon.

Así, los gwenojennoù o caminos de tierra tan típicos de la mencionada clásica formarían parte de una etapa que se disputaría Lorient y Pointe du Raz en la que los corredores transitarían sobre este tipo de superficie durante unos 30 kilómetros en total.

Esta llegada estaría garantizada, según la información de France Bleu si se garantiza el respeto a los parajes naturales a través de los que transcurriría la jornada y si las autoridades locales pueden garantizar, algo no tan sencillo en aquella zona, las 5.000 camas hoteleras necesarias para permitir la pernocta de toda la caravana del Tour.

Además de la mencionada etapa, también parece que una de las tres etapas que se disputarán en Bretaña tendrá lugar en los alrededores de Brest mientras que los rumores sitúan la meta de la restante en Sarzeau, localidad de la que es alcalde (desde 2008) el presidente de la Federación Francesa de Ciclismo, David Lappartient.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*