Van Avermaet liderará el nuevo CCC, relevo del BMC

Tercer amarillo para el belga © ASO

N. Van Looy J. Monreal / Ciclo21

Jim Ochowicz ha encontrado la tabla de salvación después de meses a la deriva y prácticamente agonizante. Y esa tabla se llama CCC. La firma polaca de calzado y bolsos -que patrocina el equipo profesional continental CCC Sprandi Polkowice– relevará a BMC -manteniendo la sociedad Continuum Sports– al frente de la estructura estadounidense y ha convencido a Greg Van Avermaet para que se vincule al nuevo proyecto durante los próximos tres años, como se ha hecho ya oficial por parte del mánager estadounidense y el acaudalado propietario y presidente de CCC, Dariusz Milek en la primera jornada de descanso del Tour de Francia.



El equipo completo resultará de la fusión entre las escuadras norteamericana y polaca, por lo que la plantilla contará con corredores de ambas formaciones. No obstante, competirá bajo licencia del país europeo al ser el adinerado propietario de CCC el que financia el proyecto. BMC desaparecerá tanto del maillot como de las monturas, ya que la marca de bicicletas dejará también de suministrar material a la nueva estructura.

“Estoy emocionado de ver a CCC asociado con Continuum Sports y alcanzar el nivel más alto en el ciclismo. Hemos estado buscando la oportunidad de unirnos al WorldTour y esta fue la oportunidad perfecta para asociarnos con un equipo bien establecido y respetado, con Greg Van Avermaet como líder del equipo “, dijo Milek.

Para Ochowicz, la asociación con CCC representa una oportunidad para comenzar un nuevo y emocionante capítulo en la primera división para Continuum Sports. “No es ningún secreto que hemos estado buscando un nuevo patrocinador para el 2019 y estamos emocionados de estar aquí hoy en la carrera ciclista más grande del mundo para anunciar a CCC como el patrocinador principal de Continuum Sports a partir de 2019. El presidente de CCC Dariusz Milek comparte la misma pasión por el ciclismo que nuestra organización y juntos podemos seguir construyendo sobre el éxito existente del equipo“, explicó Ochowicz.

“También anunciamos que el actual líder del Tour de Francia Greg Van Avermaet ha renovado su contrato más allá de la temporada 2018 de una manera emocionante para comenzar esta relación. Hemos visto a Greg convertirse en uno de los mejores corredores del mundo y están encantados de retenerlo como piloto estrella del equipo en 2019. Nos esperan unos meses ocupados mientras comenzamos a planear para la próxima temporada, así que estoy ansioso por dar la bienvenida a CCC como patrocinador principal”, añadío el dirigente que ya asume la más que probable salida del lesionado Richie Porte al Trek.

Van Avermaet está motivado para continuar su carrera con Continuum Sports después de haber logrado múltiples logros destacados en su carrera con dicha estructura. “Estoy muy contento de poder anunciar mis planes para el futuro, especialmente hoy cuando aún puedo decir que soy el líder del Tour de Francia. He pasado ocho años con el equipo y he tenido tantos buenos momentos en esos años, es emocionante saber que continuaremos juntos. Tener un equipo más o menos centrado en mí y en las clásicas es una oportunidad única y espero con ansias la próxima temporada con CCC como patrocinador principal. Me complace saber que el equipo continúa, por el bien de los corredores y el personal, sino también por el deporte del ciclismo“, dijo Van Avermaet.

Marc Biver, a la derecha © TAG Heuer

“Como el que tiene un tío en Graná, que ni tiene tío ni tiene ná”. El proyecto ‘salvador’ de BMC que pretendía liderar Marc Biver ha resultado ser un castillo de naipes. El exgerente de Astana y actual jefe de patrocinio de TAG Heuer se ha juntado con malas compañías que, según publica L’Equipe, estaban envueltas turbios asuntos y problemas con el fisco.

El sujeto en cuestión es Serge Goldstein, un empresario belga que engatusó a Biver con un proyecto al que iba a destinar 40 millones de euros y una continuidad de ocho años, nada más y nada menos. Sin embargo, según el rotativo francés, el tal Goldstein estaría siendo investigado por la policía por fraude fiscal.

De hecho, Biver ya había solicitado la pertinente licencia a la UCI, pero tras varias reuniones con Goldstein el luxemburgués comenzó a sospechar y descubrió la trampa. De hecho, hasta el avión privado del belga tenía un registro falso. Así, Biver va a reclamar daños e intereses porque se siente estafado. Su proyecto con Greg Van Avermaet como buque insignia y la intención de mantener a hombres como Dylan Teuns, Damiano Caruso o Stefan Küng y el supuesto interés por tentar a Romain Bardet y Marc Soler quedarán en nada. Y el futuro de BMC, cada vez más oscuro.

27 junio.

¿Podría Jim Ochowicz dar un paso al lado a cambio de la supervivencia de BMC? Al mánager de la escuadra estadounidense se le agotan el tiempo, las opciones y las ideas. Pero podría abrirse una nueva vía que logre mantener la estructura en pie, retenga a piezas importantes como Greg Van Avermaet y Dylan Teuns e incluso mantenga el patrocinio del fabricante de bicicletas con un incremento del presupuesto. Y esa nueva vía se llama Marc Biver. Por partes.

¿Quién es Marc Biver? Luxemburgués de 67 años, exgerente de Astana (hasta que estalló el ‘caso Vinokourov’ en el Tour de 2007, exdirector de los tours de Suiza y Romandia, así como mentor de Tony Rominger. Actualmente es jefe de patrocinio de TAG Heuer (empresa propiedad de su hermano Jean-Claude), actual copatrocinador del equipo. Según afirma la publicación belga Nieuwsblad, Biver pretende que Greg Van Avermaet sea el jefe de filas con Dylan Teuns como lugarteniente, toda vez que la marcha de Richie Porte a Trek-Segafredo está encarrilada.

En el caso del campeón olímpico, el interés -con oferta reconocida por la propia escuadra- de Bahrain-Merida en su compatriota Wout Van Aert le cerraría una puerta que parecía dispuesto a cruzar. Sin embargo, la intención de Biver es que la firma relojera incremente su inversión para convertirse en el patrocinador principal, y no se descarta que BMC se mantenga como proveedor de bicicletas. De cumplirse todas las premisas, aun sin Ochowicz al frente, el BMC Racing Team podría salvar este auténtico ‘match-ball’.

Jim Ochowicz en una imagen de archivo / @ Ciclo 21

26 abril.

Que el proyecto del equipo BMC era una apuesta personalísima del multimillonario suizo Andy Rihs es algo de sobra conocido en el mundillo del ciclismo. Que la implicación del fabricante de bicicletas no iba a ir más allá de la muerte del propio Rihs es algo que se reconocía entre bambalinas, por unos y otros, desde hacía tiempo. Ahora, tras la desaparición del mecenas helvético, la estructura de, entre otros, Greg Van Avermaet, Richie Porte, Simon Gerrans, Tejay Van Garderen o Fran Ventoso parece tener una fecha de caducidad más clara que nunca.

Sin embargo, Jim Ochowicz, mánager general de la escuadra, no se ha dado por vencido y ha pedido paciencia a sus corredores ya que está convencido de que las opciones de salvar al equipo son más reales que nunca. En realidad, lo que ha hecho el americano es pedir un poco más de paciencia ya que inicialmente solicitó que sus corredores esperaran al día 1 de mayo para buscar otros destinos de cara a 2019 si él no era capaz de encontrar a un sustituto para BMC en los maillots.

Ahora, sin embargo, la solución parece estar cercana y, tal y como publica hoy el diario belga Het Nieuwsblad, Ochowicz tendría ya atados a varios patrocinadores secundarios y estaría a la espera del sí definitivo de un nuevo patrocinador principal que sería el que daría viabilidad definitiva al proyecto. El mánager americano habría trasladado a sus corredores esta circunstancia pidiéndoles, a la vez, algunas semanas más de margen para cerrar la negociación.

Tras varias temporadas en las que el delicado estado de salud de Rihs no permitía cerrar acuerdos de patrocinio y, por lo tanto, laborales más allá del plazo de una temporada, Ochowicz trabaja ahora en un proyecto a medio-largo plazo y por ello busca un acuerdo de, al menos, tres temporadas, lo que siempre complica las negociaciones ya que más años implican, necesariamente, muchos más millones sobre la mesa.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*