Adaptado: Fin de la concentración de España en Altea

La concentración celebrada esta pasada semana en Altea por la Selección Española de Ciclismo Adaptado de carretera ha supuesto una tremenda inyección de moral para todos los integrantes del combinado nacional. “Esto ha sido una bombona de oxígeno tremenda después de un momento tan difícil como fue el confinamiento. Volver a trabajar con todo el equipo, recuperar sensaciones con la bicicleta y estar junto a mis compañeros ha sido algo fabuloso”, señala Sergio Garrote, subcampeón del mundo tanto de crono como de ruta de la clase H2, en referencia al encuentro celebrado por el combinado nacional en tierras alicantinas.

En esa misma idea incide el campeón del mundo en pista y en ruta Ricardo Ten, que explica que “teníamos muchas ganas de volver a tener actividad y poder reunirnos con el equipo. Está concentración ha sido importante para activarnos a falta de pruebas en el calendario. También es importante poder seguir haciendo convivencia y comenzar a trabajar para ese gran objetivo que siguen siendo los Juegos Paralímpicos de Tokio”.

La concentración celebrada esta pasada semana en Altea por la Selección Española de Ciclismo Adaptado de Carretera ha supuesto una tremenda inyección de moral para todos los integrantes del combinado nacional. “Esto ha sido una bombona de oxígeno tremenda después de un momento tan difícil como fue el confinamiento. Volver a trabajar con todo el equipo, recuperar sensaciones con la bicicleta y estar junto a mis compañeros ha sido algo fabuloso”, señala Sergio Garrote, subcampeón del mundo tanto de crono como de ruta de la clase H2, en referencia al encuentro celebrado por el combinado nacional en tierras alicantinas.

En esa misma idea incide el campeón del mundo en pista y en ruta Ricardo Ten, que explica que “teníamos muchas ganas de volver a tener actividad y poder reunirnos con el equipo. Está concentración ha sido importante para activarnos a falta de pruebas en el calendario. También es importante poder seguir haciendo convivencia y comenzar a trabajar para ese gran objetivo que siguen siendo los Juegos Paralímpicos de Tokio”.

El Hotel Cap Negret, al igual que ha sucedido con el resto de combinados de la Selección Española que se han concentrado a lo largo del mes de junio y julio, ha sido el centro base de nuestro equipo de Ciclismo Adaptado, que del 5 al 9 de agosto ha realizado un trabajo de gran intensidad que se ha repartido entre las siguientes actividades: pruebas de rendimiento, controles de salud, charlas de formación (entrenamiento de fuerza, medios de control de entrenamiento, planificación de rutas mediante GPS…) y entrenamientos y test en carretera.

“Esta concentración ha sido un revulsivo tras tantos meses sin poder juntarnos. Estoy muy satisfecho porque he encontrado a los corredores a un nivel alto de forma y de motivación. Si tuviéramos una competición en 10 días estoy seguro que estarían listos para estar delante”, explica el Seleccionador nacional Félix García Casas, que en Altea reunió al grupo de Alto Rendimiento de Carretera que está integrado por Ricardo Ten (MC1), Maurice Eckhard (MC2), Eduardo Santas (MC3), Óscar Higuera (MC4), Gonzalo García Abella (MT1), Joan Reinoso (MT2), Sergio Garrote (MH2), Israel Rider (MH3), Luis Miguel García-Marquina (MH3), Ginesa “Kuki” López-Irene Méndez (WB) e Ignacio Ávila y Joan Font (MB), a los que habría que sumar al tándem formado por Adolfo Bellido y Noel Martín, que no pudieron acudir a esta concentración.

© RFEC

“El equipo mantiene la motivación y van a seguir entrenando tan duro como hasta ahora a pesar de que apenas habrá calendario internacional para la especialidad de Ciclismo Adaptado en 2020. Lejos de pensar que hemos perdido un año, tenemos que darnos cuenta que los deportistas han puesto los medios durante este periodo para seguir evolucionando su nivel físico para disputar en las mejores condiciones posibles los Juegos Paralímpicos de Tokio en 2021”, comenta a modo de conclusión Félix García Casas.

Ten, García Casas y Eckhard © RFEC

La selección española de ciclismo Adaptado termina este domingo 9 de agosto su concentración en Altea, Alicante, orientada hacia los Juegos Paralímpicos de Tokio. Al igual que sucedió en los stages celebrados por los distintos combinados de carretera y ciclocross, el hotel Cap Negret fue el centro de operaciones de los pupilos de Félix García Casas, que contaron con un total de 11 deportistas. Balance final:

© RFEC

© RFEC

La selección española de ciclismo Adaptado comienza esta semana su camino hacia los Juegos Paralímpicos de Tokio con una concentración en la localidad alicantina de Altea. Al igual que sucedió en los stages celebrados por los distintos combinados de carretera y ciclocross, el hotel Cap Negret será el centro de operaciones de los pupilos de Félix García Casas, que contará en el evento con un total de 11 deportistas.

Ricardo Ten (MC1), Maurice Eckhard (MC2), Eduardo Santas (MC3) y Óscar Higuera (MC4) serán las cuatro “bicicletas” que viajarán hasta Altea y que compartirán trabajo con los handbikers Sergio Garrote (MH2), Israel Rider (MH3) y Luis Miguel García-Marquina (MH3); y los tándems integrados por Ignacio Ávila y Joan Font y Ginesa “Kuki” López e Irene Méndez.

© RFEC

Esta concentración contará con especial valor para la Selección Española de Ciclismo Adaptado, pues supondrá para sus integrantes la primera actividad tras el largo periodo de parón ocasionado por la emergencia sanitaria del COVID-19. El grupo desplazado hasta Altea sentará en la localidad alicantina las bases del trabajo que les conducirá hasta los Juegos Paralímpicos de Tokio del próximo año, al tiempo que nuestros técnicos evalúan el estado de forma en el que se encuentran los 11 deportistas convocados en la actualidad. Para ello, durante los cinco días de concentración, se realizarán entrenamientos de acondicionamiento en carretera, varios test de rendimiento y diferentes controles de salud.

CRITERIOS DE SELECCIONABILIDAD

– Haber sido seleccionado por la Selección Española en la temporada 2019 o en la actual

– Ocupar en una posición entre los diez primeros clasificados en campeonatos del mundo en las modalidades de pista o de carretera del año previo o el actual.

– Ocupar una posición entre los diez primeros clasificados en pruebas de Copa del Mundo del año 2019 o 2020 en las modalidades de pista o de carretera, siempre que en la clasificación de la competición por clase funcional haya al menos tres ciclistas por detrás en la clasificación.

© RFEC

© RFEC

© RFEC

© RFEC

© RFEC

© RFEC

© RFEC

MÁS EN LA GALERÍA FOTOGRÁFICA DE LA CONCENTRACIÓN


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*