Aída Nuño: “Sin un Top10 en CDM, tendría una espina clavada”

Nuño a punto de tomar la salida en China / © Aida Nuño

Nicolás Van Looy / Ciclo21

Da igual de qué especialidad del ciclismo hablemos. No importa si nos centramos en el pelotón masculino o femenino. Es indiferente el continente en el que pongamos la lupa. Los últimos tiempos parecen estar caracterizados por la irrupción de jóvenes figuras que cuajan a edades en las que, hasta no hace tanto tiempo, parecía impensable. Egan Bernal ganando un Tour de Francia con 22 años. Remco Evenepoel haciendo lo propio en la Clásica de San Sebastián con sólo 19 primaveras. Lorena Wiebes escalando a lo más alto de la clasificación UCI recién estrenada la veintena. Mathieu van der Poel y Wout Van Aert, veteranísimos crossers a sus 24 años, deslumbrando en su primera gran temporada de ruta. Y, por supuesto, Tadej Pogačar convirtiéndose en la gran revelación de la Vuelta a España. Un Pogačar, por cierto, campeón nacional esloveno de ciclocross en ejercicio.

Los tiempos cambian, es cierto, y parece que estamos en la era de la juventud. Una dictadura a la que, por el momento, parece resistirse el ciclocross femenino, que tiene en Sanne Cant (28 años), Marianne Vos (32 años), Lucinda Brand (30 años), Loes Sels (34 años) a algunas de sus representantes más destacadas, aunque habrá que ver qué pasa este año con el empuje de chicas como Annemarie Worst (23 años), Ceylin del Carmen Alvarado (21 años), Alice Marie Arzuffi (24 años) o Ellen Noble (23 años).

Y con este panorama Aida Nuño, 35 años –cumplirá 36 el próximo mes de noviembre–, se mantiene como la mejor especialista invernal de España. Su fenomenal temporada 2018-2019, con siete victorias UCI en 20 apariciones en pruebas del calendario internacional, la auparon hasta la 13ª posición de la clasificación del máximo organismo mundial.

Este año, como el pasado, ha viajado a China para arrancar de forma prematura su invierno. Si hace doce meses cruzó medio mundo para disputar una sola carrera, esta vez lo ha hecho para tomar la salida en dos citas de categoría C1 que ha saldado con sendos puestos de honor. Ciclo21 ha querido hablar con la campeona de España y lo hizo poco antes de que participara en la segunda de esas carreras, por lo que el lector debe tener en cuenta que sus respuestas no hacen referencia al tercer puesto conseguido esta madrugada –hora española– por ese motivo.

– Arranca su 19ª temporada como Elite tras completar si no la mejor, una de las mejores temporadas de su carrera. ¿Cómo son las sensaciones de cara a este invierno?

– Está claro, y soy consciente de ello, que no estoy igual que el año pasado, pero tampoco estoy mal y creo que tengo margen de mejora a lo largo de la temporada. Este verano no he hecho las cosas igual que el año pasado y eso se va a notar, pero hay que ir viendo poco a poco cómo voy y creo que podré ir subiendo a lo largo del invierno.

– Como el año pasado, ha viajado a China para arrancar. El año pasado ganó allí y este año ya ha sumado un podio y sumará una carrera más. ¿Qué busca con este desplazamiento? ¿Es sólo cuestión de sumar puntos UCI o cree que le viene bien para apuntalar la forma?

– El año pasado el viaje a China me lo tomé un poco como una experiencia y también como una buena oportunidad para sumar puntos UCI porque eran importantes para mí a fin de subir en el ránking y tener mejor posición en la parrilla de salida, sobre todo en la Copa del Mundo. Para mí fue una sorpresa cómo estaban organizadas estas carreras. Me gustaron mucho tanto el ambiente como los circuitos y la organización y este año quería repetir por ese motivo. Venir con Sandra y con Paula es una oportunidad para ellas y había que aprovecharlas. Este año, además, las carreras son de categoría C1, por lo que hay más puntos en juego y, aunque es algo más secundario en esta ocasión, quería intentar sumar podios en pruebas de este nivel que siempre son importantes y bonitos para empezar la temporada.

– ¿Cuáles van a ser sus principales objetivos esta temporada?

– Este año la intención era centrar el calendario, sobre todo, en España y correr algo más, todo lo que pueda, en Asturias. Me gustaría hacer alguna Copa del Mundo, aunque todavía no sé cuáles. Dependerá del estado de forma que vayamos viendo a lo largo de la temporada. La Copa de España no es que sea un objetivo primordial, pero intentaremos estar en esas carreras. Este año lo planteo como una oportunidad de lucir el maillot de campeona de España, que no me gustaría que no estuviese por las carreras. Quiero llevarlo en el mayor número de carreras posible y disfrutar de lo conseguido hace un año, que fue mi mejor temporada. Además, quiero ayudar a mis compañeras de equipo a mejorar aportándoles lo que pueda de mi experiencia. Me planteo este invierno de una forma diferente a los últimos. Tampoco renuncio a nada, quiero alcanzar el mejor nivel posible e ir mejorando poco a poco a lo largo del año.

– El año pasado corrió 20 carreras sumando siete victorias y otros cinco podios. ¿Dónde está el secreto de esta segunda juventud que está viviendo?

– Creo que fue un cúmulo de circunstancias: tener más tiempo, tener más ganas, tener más motivación… al final, llevo cinco o seis temporadas seguidas entrenando muy bien y el año pasado, por primera vez, estuve, por primera vez, centrada en la bici por completo y al final se nota. Fue un gran paso adelante y fue mi mejor temporada deportivamente y pudimos conseguir alguno de esos objetivos que llevaban marcados mucho tiempo y al fin llegaron. Sobre todo, fue un cúmulo de circunstancias que se dieron por experiencia, edad, tiempo y, sobre todo, por ganas. Todo ello hizo que los resultados fueran mejores.

– En Tábor se metió en el top10 de una prueba de Copa del Mundo. En ese momento, me dijo que le motivaba más ese top10 que otro nacional. Pasado el tiempo y con otro nacional, ¿sigue pensando igual?

– Sí, volvería a decirte lo mismo. Sin quitarle valor al Campeonato de España, que es una carrera que todas queremos ganar y siempre es un título muy especial, pero hay que ir cambiando de objetivos con el paso del tiempo. Me motivaba más hacer ese top10 en Copa del Mundo, que era un objetivo que llevaba persiguiendo mucho tiempo y que llegué a pensar que no era capaz de alcanzar. Había habido carreras en las que, sin llegar a alcanzarlo, sí vi que podía hacerlo, pero faltaba rematarlo. Lo cierto  es que, si no tuviese ese top10 en la Copa del Mundo, sería una espina que tendría clavada. Creo que fue mi mejor carrera del año pasado.

– Parece que la juventud cada vez da el paso antes. ¿Cómo se siente al competir con chicas que, prácticamente, eran bebés cuando usted ya era elite?

– Es verdad que, cada vez que lo pienso, resulta un poco extraño, pero no me doy cuenta realmente de lo jóvenes que eran cuando yo ya estaba corriendo. Cuando empecé a correr yo era la más joven del pelotón y ahora te das cuenta que son ellas las que te miran con el respeto con las que tú mirabas antes a otras corredoras. Es ley de vida. Siempre va llegando gente por detrás que aprieta y lo importante es que consigamos que se queden en el ciclocross porque hemos visto pasar a juveniles muy buenas que no hemos sido capaces de atarlas al ciclocross y tampoco han tenido la progresión que se esperaba.

– Lucía, Elena Lloret, Luisa Ibarrola, Irene Trabazo… ¿qué espera de ellas esta temporada? ¿Alguna le preocupa más que otra como rival?

– Está claro que Lucía debe ser la referencia para esta temporada y las próximas. Lleva ya muchos años apostando por salir a correr fuera y este año seguirá en esa línea y creo que dará un paso más adelante. Va consiguiendo cosas buenas y se va asentando a nivel internacional. Desconozco cómo va a plantear Elena su temporada de ciclocross, pero Luisa siempre he dicho que es una corredora que me gusta y que tiene clase y potencial. Son años complicados y vamos a ver si apuesta de verdad por el ciclocross. Irene es una corredora que ha apostado siempre por el ciclocross, pero en los últimos años se ha estancado un poco o le está costando tener esa evolución que se espera de ella y veremos si puede dar ese paso al frente. Tampoco me olvidaría de mis dos compañeras en el Río Miera-Cantabria Deporte. Tanto Paula Díaz como Sandra darán mucho que hablar este año. Paula ya demostró el año pasado de lo que es capaz y dónde puede estar y Sandra nos va a dar una mejora importante. Y si hablamos de corredoras jóvenes tampoco hay que olvidar a Sofía, que aparece pocas veces, pero cuando lo hace se deja ver y seguro que este año también hará algo de ciclocross. Está en buenas manos y seguro que da algo de guerra.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*