Análisis: La foto finish no da el triunfo a Kittel

Tour Francia_2017_07_Foto finish

La foto finish de la llegada de hoy / © ASO

Diego Alcácer* / Ciclo21

El jurado técnico del Tour de Francia está teniendo más trabajo del habitual durante esta primera semana de competición. Si a mediados de semana tuvieron que resolver la incómoda expulsión de Sagan, en la séptima etapa tuvieron que trabajar a contrarreloj para dictaminar el ganador de etapa.

Ni Marcel Kittel ni Boason Hagen celebraban la victoria tras pasar la línea de meta, signo inequívoco de que habría que esperar a la decisión del jurado técnico para conocer el ganador de etapa.

Y ahí es donde ent­­ra en juego la foto finish de la llegada, aunque en realidad su nombre correcto sería vídeo finish. Hace unos años sí se utilizaba y se revelaba un carrete de fotos; sin embargo, hoy en día es una cámara de alta velocidad la que registra el paso de los corredores.

En mi opinión, de la imagen publicada por la organización del Tour de Francia se puede obtener la siguiente conclusión: Tenemos dos ganadores de etapa.

La imagen, tomada por una cámara video finish a unos 20.000 fps (imágenes por segundo), no es capaz de dilucidar con claridad cuál de los dos corredores alcanza antes la línea de meta. Entiendo que la decisión del jurado técnico habrá tenido en cuenta otros factores y, sin duda, ahí entrarán en juego los transponders (sistema electrónico de medición de tiempos) que llevan las bicicletas de los corredores.

Los sistemas de video finish y transponders se complementan y ajustan a la milésima el tiempo de los corredores, pero no son infalibles. A la mente me llega el recuerdo del MotoGP de Alemania en 2011, en el circuito de Sachsenring, donde se dio una situación similar. En la prueba de 125 cc no fue posible determinar cuál de los 2 pilotos se había alzado con el triunfo y tuvo que ser la mejor vuelta rápida la que desequilibrara la balanza a favor de Héctor Faubel frente a Johan Zarco.

La ajustada llegada de Faubel y Zarco

Cierto es que los transponders de Kittel y Boasson Hagen debieron marcar tiempos diferentes, pero es cierto también que los transponders pueden tener, y de hecho tienen, un margen de error que puede falsear el resultado. No olvidemos que el uso del transponder nace como una necesidad de entregar las clasificaciones lo antes posible, pero con la estricta supervisión de los árbitros.

En el caso del Tour de Francia, la marca suiza elegida para el control de tiempos ubica los transponders en la vaina trasera de las bicicletas, lo que a mi entender puede acentuar el posible error en el control de tiempos.

El transponder no tiene un sitio exacto de colocación, por lo que habrán pequeñas diferencias (milímetros) en su colocación dentro de las diferentes marcas, e incluso dentro de la misma marca y modelo puede haber diferencias en función de la talla de la bicicleta. Esta pequeña diferencia se me antoja importante y determinante en llegadas como la de Nuits-Saint-Georges entre Kittel y Hagen, en la que al parecer 3 milésimas de segundo fue el resultado oficial que separó la alegría de Kittel de la desolación de Boasson Hagen.

Parece increíble que después de 213,5 km, que tras 5 horas, 18 minutos y 3 segundos, la etapa se decida por tan solo 3 milésimas de segundo. Pero esto es ciclismo, esto es el Tour y, en mi opinión, el Tour ha perdido la oportunidad de contar con una edición con 22 ganadores de etapa.

* Diego Alcácer es propietario de la empresa de cronometraje deportivo Dorsal1.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*