Broeckx, 7º atropellado en un año (VÍDEOS)

Broeckx_KBK_16

Broeckx tras el atropello / ©Sporza

Nicolás Van Looy / Ciclo21

Tras el atropello sufrido el pasado fin se semana por Stig Broeckx durante el transcurso de la Kuurne-Bruselas-Kuurne, segunda prueba del fin de semana inaugural del calendario de grandes clásicas, el equipo Lotto-Soudal, que ya anunció ayer que estaba estudiando la posibilidad, aconsejado por la policía, de presentar una demanda contra el piloto de la moto por atropello y fuga, se ha unido al que, hasta ahora, había sido el más firme portavoz por una reglamentación más clara respecto a la circulación de vehículos en carrera: el mánager del BMC, Jim Ochowicz, que ayer mismo remitió una nueva carta a la UCI sobre este particular.

Los responsables del equipo Lotto ya han sido interrogados en el ámbito de una investigación por parte de la federación belga (KBWB). En esta primera declaración verbal, desde Lotto se ha indicado que “durante la persecución de un grupo que se había formado en cabeza, Stig Broecks se abrió hacia la derecha para hacerse una mejor idea de la composición del grupo en el que iba, momento en el que fue arrollado por una moto que estaba adelantando a los corredores. Desde Lotto-Soudal lamentamos el atropello, la velocidad a la que se produjo y planteamos la cuestión de si esa moto debía de estar en ese lugar en ese momento”.

Lotto-Soudal, afectado ahora por el atropello, añadía en un comunicado hecho público ayer que “esperamos que tras todos los acontecimientos vividos durante los últimos meses y lo sucedido el domingo en la Kuurne-Bruselas-Kuurne, el tema ‘seguridad’ deje de ser algo sobre lo que se habla entre organizadores, los equipos, sus asociaciones, federaciones y la UCI sino que en el corto plazo se tomen medidas concretas que se traduzcan en una reglamentación más específica para garantizar la seguridad de los corredores”.

De esta forma, Lotto-Soudal se suma a la, hasta ahora, solitaria voz de Jim Ochowicz, único mánager que ha mantenido una posición firme al respecto, muy al contrario que el siempre histriónico Oleg Tinkov que, tras lo ocurrido con Peter Sagan en la pasada Vuelta a España, se encargó de copar titulares durante algunos días con su habitual show de declaraciones fuera de tono para, posteriormente, olvidarse por completo del tema.

Cabe recordar, en este sentido, que en el plazo de menos de doce meses, se han producido un total de seis atropellos o incidentes entre corredores y vehículos motorizados en carreras del máximo nivel.

Los dos primeros accidentes sucedieron precisamente en Bélgica con motivo de la celebración de la Vuelta a Flandes de 2015, donde Jesse Sergent y Sebastien Chavannel fueron arrollados en dos accidentes distintos.

Meses más tarde, el día 23 de julio, la moto de un fotógrafo que cubría el Tour de Francia tiró al suelo a Jakob Fuglsang después de, sólo unos segundos antes, estar a punto de hacer lo mismo con Ryder Hesjedal, que evitó la caída por reflejos… y un margen de muy pocos centímetros.

 

Llegó después la caída que, quizás, mayores consecuencias deportivas tuvo ya que casi todo el mundo coincide que Greg Van Avermaet habría conseguido el triunfo el pasado día 1 de agosto en la Clásica de San Sebastián de no haber sido arrollado por una moto de la televisión.

El quinto caso ocurrido el pasado año fue el de Peter Sagan en la etapa de la Vuelta a España con final en Murcia, cuando fue atropellado por una moto y acabó pagándola con el coche médico de la prueba española cuando, segundos después, se detuvo para interesarse por el estado del eslovaco.

También en la Vuelta a España el portugués Sergio Paulinho tuvo que abandonar después de chocar –esta vez de forma fortuita– contra una moto de TVE durante la durísima etapa de Andorra.

Así pues, y a falta de un mes para que se cumpla un año completo desde el inicio de estos accidentes, Stig Broeckx es el séptimo nombre que se une a esta triste.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*