La investigación del «caso Arkéa» sigue abierta

Quintana, durante el pasado TDF. © EFE

 

Nicolás Van Looy / Fernando Ferrari / Ciclo21

El fisioterapeuta navarro Mikel Otero y el médico colombiano Fredy González Torres han sido puestos en libertad después de que fueran detenidos el pasado lunes en Francia en el marco de la investigación que los agentes de la Oficina Central de Lucha Contra los Atentados al Medio Ambiente y la Salud Pública (OCLAESP) iniciaron durante la última semana del pasado Tour de Francia y que tiene, además de a los dos sanitarios mencionados, a los hermanos Nairo y Dayer Quintana y Winner Anacona como principales protagonistas.

La Fiscalía de Marsella, que es la que se está encargando de esta investigación, ha anunciado hoy miércoles la puesta en libertad del español y del colombiano a través de un comunicado en el que especifica que las pesquisas continúan su curso y que, en caso de que sea necesario, se realizarán nuevos interrogatorios para, en un estadio posterior, tomar una decisión final respecto a toda la información recopilada.

La Fiscalía de Marsella, además, no informó de imputación alguna hacia Otero, González Torres, los Quintana o Anacona después de haber escuchado las declaraciones de todos ellos.

El fin último de esta investigación, que ahora parece tener dos frentes abiertos, es verificar si, por un lado, los corredores pudieron cometer delitos de posesión de sustancias o utilización de métodos prohibidos para un deportista, y de transporte y posesión ilícita de sustancias dopantes.  El más preocupante para los tres ciclistas colombianos es, sin duda, el segundo, que podría acarrear penas de hasta cinco años de cárcel y 375.000 euros de multa mientras que el primero de ellos está penado con hasta un año y 3.750 euros.

En el caso del médico y el fisioterapeuta, la investigación judicial de carácter todavía preliminar debe decidir sobre cinco cargos que están siendo examinados y que están castigados con penas de hasta cinco años de cárcel y 75.000 euros de multa.

COMUNICADO ARKÉA 23 SEPTIEMBRE

Emmanuel Hubert y el equipo Arkéa-Samsic fueron informados de que dos de sus corredores [Nairo y Dayer Quintana © Ciclo 21] habían sido escuchados por las fuerzas del orden como testigos libres y que al final de esta audiencia pudieron regresar a casa, libres de ejercer su profesión como ciclistas profesionales y sin ninguna restricción.

El equipo Arkéa-Samsic y su director general están satisfechos con esta nueva información tranquilizadora y renuevan su compromiso con los valores de la probidad y la ética deportiva. Como no tienen acceso a los documentos del expediente incluidos en el procedimiento y las investigaciones realizadas, Emmanuel Hubert y su equipo permanecen, sin embargo, atentos y vigilantes en cuanto a lo que suceda a continuación.

Por último, como miembro del MPCC, un movimiento de ciclismo creíble, el equipo Arkéa-Samsic siempre ha demostrado, en los últimos 20 años, su compromiso con la ética y ha adoptado una postura a favor de la lucha contra el dopaje y nunca se desviará de esta filosofía a favor de un deporte ético, moral y justo.

ACTUALIZACIÓN 22 SEPTIEMBRE

Pese a que las autoridades francesas están haciendo todo lo posible por mantener el mayor hermetismo posible alrededor de la investigación de la que están siendo objeto, al menos, tres corredores del equipo Arkéa-Samsic, poco a poco se van conociendo algunos de los detalles que habrían desencadenado el registro de las habitaciones de Nairo Quintana, Dayer Quintana y Winner Anacona durante la última semana del pasado Tour de Francia y, sobre todo, de los productos encontrados en esa intervención por parte de los agente de la OCLAESP (Oficina central de lucha contra los atentados al medio ambiente y la salud pública) -perteneciente a la Gendarmería de Marsella- y que han despertado sospechas sobre el uso de métodos y sustancias prohibidas.

En concreto, todo apunta a que las autoridades francesas están investigando prácticas que “podrían ser consideradas como un método de dopaje” y que, aunque no han querido entrar en detalles más específicos, sí podrían estar relacionadas con algún método de dopaje sanguíneo.

En concreto, las informaciones filtradas en las últimas horas apuntan a dos posibles hallazgos que, en caso de que se terminaran confirmando, podrían dejar todo este asunto en nada o en un escándalo de dimensiones muy importantes ya que en el registro de las habitaciones de los hermanos Quintana y de Anacona se habría encontrando una solución de suero fisiológico o, y esto es lo que más preocupa, una sustancia para diluir la sangre.

Lo que sí parece ya confirmado es que los agentes del OCLAESP se hicieron, entre otras cosas, con una ampolla de 100 mililitros que se encontraba entre los efectos personales de uno de los tres ciclistas mencionados.

Lo único que parece estar completamente acreditado en este momento es que en el registro, que se produjo en la noche del pasado miércoles en el hotel en el que el equipo se alojaba en Les Allues, los agentes encontraron productos médicos entre los efectos personales de los corredores, algo que está expresamente prohibido ya que ese tipo de sustancias deben ser registradas y transportadas siempre por el personal médico de los equipos, una norma que se implementó tras el llamado escándalo Festina.

Pese a que la presencia de cualquier tipo de sustancia ya sería una infracción de la normativa vigente, el mundo del ciclismo contiene la respiración a la espera de conocer, de manera oficial, el contenido de esa ampolla de 100 mililitros y que algunas fuentes apuntan a que podría ser un anticoagulante, una sustancia que ha sido detectada de forma muy recurrente en los últimos análisis sanguíneos con resultado positivo en el pelotón.

Mikel Otero © Arkéa-Samsic

Detenidos Mikel Otero y el doctor González Torres

Tanto Nairo Quintana como su hermano Dayer así como Winner Anacona habrían pasado ayer lunes por el trance de declarar –algunas fuentes aseguran que durante un periodo de tiempo bastante prolongado– en un interrogatorio llevado a cabo por los agentes de la OCLAESP en París mientras que un médico -Fredy Alexander  González Torres según medios colombianos– y un fisioterapeuta –presuntamente el navarro Mikel Otero, procedente de Movistar donde llegó en 2012- han pasado la noche en dependencias policiales, al parecer arrestados. Inicialmente se informó que ambos eran miembros del equipo Arkéa-Samsic, aunque Emmanuel Hubert, director general del mismo, ha asegurado que ninguno de los empleados de la escuadra francesa está siendo investigado –Otero lo es– y que las pesquisas policiales se centran en los tres corredores ya mencionados y “su séquito cercano, no relacionado con el equipo”.

Otero y González Torres siguen en dependencias policiales y se estudiará si este miércoles son puestos o en libertad o se prolonga su situación. Dominique Laurens, fiscal de Marsella, ha informado en un comunicado de prensa que los dos componentes del entorno directo de los Quintana y Anacona están detenidos por cinco presuntos delitos: «administrar y prescribir a un deportista sin justificación médica una sustancia o método prohibido en relación con un evento deportivo, ayudar e instigar el uso de una sustancia o método prohibido a los deportistas, transportar y poseer una sustancia o método prohibido para su uso por un deportista sin justificación médica, posesión ilegal de sustancias prohibidas y posesión de medicamentos para uso humano sin la debida documentación».

Nairo y Dayer Quintana -a los que no nombra el fiscal- fueron interrogados por presunta «posesión por parte de un atleta sin justificación médica de una sustancia o método prohibido en el contexto de un evento deportivo, así como por transporte y posesión ilegal de sustancias prohibidas».

«Los elementos reunidos durante las búsquedas requerirán una mayor investigación, incluyendo análisis. También habrá que celebrar otras audiencias«, añadió el fiscal por lo que el caso tiene recorrido por delante.

La pena para estos casos es de cinco años de cárcel y una multa de 75.000 euros para el fisioterapeuta y el médico y de cinco años de cárcel y 375.000 euros de multa para los deportistas -además de las sanciones deportivas- si se demuestra su culpabilidad.

Por su parte, la UCI ya ha emitido un comunicado en el que “confirma que ha estado en comunicación con la OCLAESP y la Fundación Ciclista Antidopaje (CADF) como parte de las operaciones legales llevadas a cabo por las autoridades francesas durante del Tour de Francia”.

Sin entrar, como es habitual, a valorar una investigación en curso, el máximo organismo mundial asegura que “la UCI da la bienvenida y apoya la acción de todas las partes involucradas y tomará las medidas apropiadas una vez que haya tomado nota de la información obtenida por las autoridades legales francesas”.

COMUNICADO DE NAIRO QUINTANA

París, Francia. 22 de septiembre de 2020

Comunicado de prensa

En relación con los últimos hechos quiero aclarar lo siguiente:

La gendarmería francesa realizó un operativo en el hotel en el que mi equipo se encontraba hospedado el miércoles 16 de septiembre en Méribel, luego de terminada la etapa del Tour de Francia. Ese día las autoridades ingresaron a mi habitación e incautaron suplementos vitamínicos perfectamente legales, aunque quizá no familiares para las autoridades francesas. Esta es la principal razón por la que se necesita tiempo para que se aclare bien todo lo sucedido.

Para que no haya ninguna duda, quiero confirmar que nunca se encontraron sustancias dopantes.

También deseo aclarar un malentendido: durante el reciente Tour o durante cualquier otra carrera previa, jamás he consultado auxiliares o personal extraño al equipo. No tengo y nunca he tenido nada que esconder.

Ayer, por citación de las autoridades francesas, y voluntariamente, comparecí ante la fiscalía y contesté todas y cada una de sus preguntas con claridad y con la conciencia tranquila. En ese sentido, es necesario recalcar que no he sido objeto de alguna acusación por parte de las autoridades. Por mi parte, estoy y estaré presto a esclarecer cualquier duda de la fiscalía, tal y como ya hice el lunes y el día de hoy.

Yo, Nairo Quintana, he sido un corredor limpio durante toda mi vida deportiva y tengo un pasaporte biológico impecable. Quiero aclarar a la opinión pública, a mis fanáticos y los seguidores del ciclismo que nunca en toda mi carrera – junior, sub-23 y profesional- he utilizado sustancias ilegales que mejoren mi rendimiento deportivo y que traicionen los principios del deporte.

Por ahora, se desarrolla una investigación preliminar y yo he contestado a todas las preguntas y dudas y estoy dispuesto a seguir haciéndolo de forma voluntaria hasta aclarar toda esta situación partiendo de la base apuntada: jamás he utilizado sustancias dopantes y no se encontró ninguna sustancia ilegal en la investigación policial. Yo, sin miedo, seguiré siendo fuerte, defenderé la verdad y seguiré mi camino, por más que la multitud, a ratos, tome otro rumbo.

Su amigo:
Nairo Quintana

21 SEPTIEMBRE

Redacción / Ciclo 21

Según adelanta L’Equipe en su edición digital, dos personas han sido detenidas en el marco de la investigación abierta por la Fiscalía francesa por sospechas de dopaje en el equipo Arkéa-Samsic, en el que milita el colombiano Nairo Quintana. Las pesquisas están en manos de la propia Fiscalía y no precisaron la identidad de los afectados. La investigación se abrió tras el descubrimiento de «numerosos productos sanitarios, incluidos medicamentos y un método que puede ser calificado de dopante«.

Este lunes se había sabido también que el pasado miércoles, 16 de septiembre, la gendarmería francesa registró la habitación donde se hospedaba el ciclista Quintana y las de su hermano Dayer junto a la de su compatriota Winner Anacona, a primera hora de la mañana antes de la disputa de la 17ª etapa con inicio en Grenoble, además de los masajistas y algunos vehículos del equipo Arkéa presentes en el Tour de Francia en su instancia en Megève, los Alpes.

La operación, de la que los investigadores no dieron a conocer ningún resultado, se decidió de forma autónoma, sin pactar aparentemente con la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD), como parte de una averiguación previa no especificada. Entonces, se desconocían los motivos que motivaron la búsqueda, ni los detalles del proceso, como indica el semanario Le Journal du Dimanche, para no entorpecer el procedimiento de la investigación del que ahora se resuelve una situación de persecución contra practicas presuntamente dopantes. El ciclista de Boyacá acabó 17º a más de una hora del ganador, el esloveno Tadej Pogačar.

Después de conocerse  hacerse públicas todas esas informaciones, Emmanuel Hubert, ha salido al paso de las informaciones publicadas en las últimas horas y ha querido, a través de un comunicado, arrojar algo más de luz sobre lo sucedido.

Hubert reconoce que “se realizó una búsqueda la semana pasada en nuestro hotel, como ya he confirmado a varios medios”, aunque, a la vez, informa de un detalle que podría ser muy importante en función de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos en los próximos días y semanas ya que, según Hubert, este registro “se refería solo a un número muy limitado de ciclistas, así como a su séquito cercano, no empleado por el equipo”.

Así mismo, ha añadido que “el equipo, su gerente general y su personal, actualmente citados en los medios de comunicación, no son cuestionados en absoluto y por lo tanto no se les mantiene informados de ningún elemento de cerca o de lejos, relacionado con el avance de la investigación, que les recuerdo que no se dirige directamente al equipo ni a su personal”.

Como es habitual en este tipo de situaciones, Hubert apoya a todos sus corredores, pero avisa de que actuará con contundencia en caso de demostrarse algún tipo de comportamiento ilícito por parte de los corredores investigados. “Obviamente, apoyamos a nuestros ciclistas, pero si resulta que al final de la investigación actual, los elementos confirman la veracidad de las prácticas de dopaje, el equipo se desvinculará inmediatamente de tales actos y tomará sin esperar las medidas necesarias para acabar con los vínculos que podrían unirlos con métodos inaceptables y siempre opuestos”.

El máximo responsable de Arkéa-Samsic recuerda que es “miembro del MPCC, Movimiento por el Ciclismo Creíble, siempre ha demostrado durante los últimos 20 años su compromiso con la ética y se ha pronunciado a favor de la lucha contra el dopaje”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*