Copa de España (III): Aldro, Polartec y Lizarte repiten protagonismo en Alcantarilla

Celebración a lo grande de López © Trofeo Guerrita

La Copa de España élite y sub-23 ha cumplido este domingo su primer tercio con un Trofeo Guerrita que ha tenido como protagonistas a tres equipos que ya se habían significado en las pruebas anteriores.



Por un lado, un Aldro Team que mostró la misma imagen de combatividad que en Don Benito, aunque, como entonces, sin poder rematar con la victoria parcial, ya que Cristian Mota era batido por ‘Juanpe’ López (Polartec-Contador) en las calles de Alcantarilla, donde ambos se adelantaron a una quincena de hombres.

Eso sí, el equipo de Manolo Saiz se iba de Murcia con el triunfo por equipos -una clasificación a la que no le dan mucha importancia, salvo que venga por añadidura de una buena actuación como ha sucedido hoy-, y con el liderato sub23 de Jesús Arozamena -segundo en la general a 11 puntos de Antonio Jesús Soto (Lizarte)-, colocando también a Mota en el ‘top cinco’. Sin duda, su mejor actuación en una Copa de España que siempre le había sido esquiva.

Por otro, el propio López, protagonista del ataque definitivo, a 25 de meta, que sorprendió al grupo de cabeza, de apenas quince unidades, ya que el pelotón estaba totalmente reventado tras una carrera que se caracterizó por el viento -primero en contra para impedir aventuras iniciales y en la parte final a favor, para culminar la selección-, si bien la zona intermedia de Sierra Espuña contribuyó a que la ‘explosión’ fuese total y definitiva. López y Mota se entendieron a la perfección en ese final en el que el sevillano se sabía más rápido y no se dejó sorprender para lograr un triunfo por el que ya había peleado en Aiztondo.

Y finalmente el Lizarte, que terminó de reventar la carrera en ese tramo ventoso de regreso hacia Alcantarilla, aunque no pudo ser protagonista de cara al triunfo ‘parcial’. Era lo de menos, ya que su objetivo para hoy era vestir de rojo a Soto en casa, lo que lo lograron ya que Savva Novikov estaba en ese grupo perseguidor, pero no pudo pasar de la decimocuarta plaza. ¿Despiste, error o simplemente cansancio máximo?

Artículo completo en Uluru, el blog de Luis Román-Mendoza

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*