Doce momentos que fascinaron al Kometa-Xstra

La plantilla del Kometa Xstra 2020 © Atila Madrona

El parón competitivo que ha vivido el ciclismo en el marco de la pandemia del coronavirus y las diferentes medidas adoptadas por las autoridades para frenar su expansión ha alimentado, paralelamente, un revisionismo hacia muchos de los grandes momentos recientes del deporte ciclista en medios impresos y sobre todo televisiones. Reposiciones de etapas de diferentes vueltas por etapas o pruebas de un día, carreras de tres semanas, de una, semiclásicas, monumentos, que han permitido refrescar momentos competitivos. Una loa a lo vintage. La televisión no estuvo presente con regularidad y firmeza hasta los años ochenta del siglo XX, por lo que son estas cuatro últimas décadas las grandes protagonistas de estas recuperaciones.

El ciclismo siempre es un avance, tal es su naturaleza, tal es la consecuencia del encadenado de pedaladas en un escenario geográfico específico y con el fin de hacerlo en el menor tiempo posible. Pero su historia ya es densa y centenaria. Y alimenta una ingente cultura ciclista. En el marco de este revisionismo, conscientes de la juventud de los integrantes de una plantilla que tiene a su veterano en los 24 años de Diego Pablo Sevilla, hemos querido interesarnos sobre los momentos que, como espectadores, les marcaron de alguna u otra forma o simplemente les llamaron la atención. La mayoría de estos episodios son de reciente cuño. E incluso hay un par que se remontan directamente a la pasada temporada.

Daniel Viegas (Portugal).

“La jornada que más me impresionó fue la decimoséptima etapa del Tour de Francia 2010, posiblemente la primera vez que veía por televisión una etapa íntegra, desde la salida hasta la llegada en el Col du Tourmalet. Fue ese día, además, en el que quería hacer una carrera deportiva en el ciclismo de ruta. Yo entonces practicaba mountain bike. Todo el ambiente que había en las cuentas del Tourmalet, el sufrimiento de Alberto Contador y Andy Schleck para ganar la etapa… Sin duda ha sido un momento clave para mí. Por eso también estar en el equipo de Alberto significa mucho, porque fue uno de los corredores que me hizo empezar a competir en este deporte”.

Riccardo Verza (Italia).

“Tengo dos recuerdos muy claros que me provocaron una gran fascinación. El primero, cuando era niño, fue el estar en el final de etapa del Monte Zoncolán del Giro de Italia 2007. Había muchísima gente. Aquello era un estadio en plena naturaleza. Y por primera vez pude ver a Andy Schleck, mi corredor favorito en aquel entonces. El segundo recuerdo es televisivo, y es la reposición de la etapa con final en el Monte Campione del Giro de 1982: allí estaba mi padre, trabajando para para Francesco Moser”.

Giacomo Garavaglia (Italia).

“Siempre me han fascinado aquellas carreras que su clasificación general se ha puesto patas arriba en los últimos días. En este sentido tengo un gran recuerdo de la Tirreno-Adriático de 2014, cuando Alberto Contador se las arregló en el muro de Guardiagrele para quitarle la maglia azul de líder a Michal Kwiatkowski con un ataque en la penúltima subida del día, a 40 kilómetros de la meta. Me impresionó la diferencia que logró sacarle a todos sus oponentes, el cómo fue deshaciéndose de los fugados del día y cómo tuvo fuerzas para alejarse de los pocos que quedaban en la subida final. También guardo un gran recuerdo del Giro de Italia que ganó Chris Froome. Su ataque en el Colle de la Finestre fue mortal. Es cierto que conquistó el Giro de una forma más ‘estudiada’, pero con un ataque de gran coraje, cabeza y piernas”.

Diego Pablo Sevilla (España).

“Siempre suelo destacar el mismo, pero es el primer recuerdo que tengo de ver ciclismo por la televisión: la etapa de Courchevel del Tour de Francia 2005. Me acuerdo perfectamente que estaba en el saltón de casa, sentado en el suelo.  Me alucinó como Alejandro Valverde ganó aquella etapa. La verdad es que ahí fue donde me aficioné tanto a ver ciclismo por la tele como también a Valverde. También recuerdo con muchísima ilusión el campeonato del mundo que conquistó Alejandro Valverde o la Amstel Gold Race de 2019 en la que se  impuso Van der Poel. Ambas dos las vi con Víctor Aguado y en el último kilómetro estábamos emocionados con lo que estábamos viendo. Pero si tengo que destacar un único momento, claramente es esa victoria de Alejandro en el Tour”.

Erik Fetter (Hungría).

“La Amstel Gold Race de 2019, cuando Mathieu van der Poel batió a todo el universo ciclista. Lo estuve volviendo a ver hace algunas semanas en Eurosport y todavía no me puedo creer qué hizo. Liderando un pequeño pelotón en solitario en el último kilómetro porque quería echarle mano a los tres corredores top que encabezaban la carrera. Y después de cogerles, ser capaz de batirles con cierta facilidad. Para mí fue un momento único, de locura”.

Sergio García (España).

“De lo que más me ha impactado, de lo que más me ha impresionado, la victoria de Remco Evenepoel en la Clásica de San Sebastián del año pasado. Con la edad que tiene, con su físico y demás, me impactó cuando atacó a veinte kilómetros del final, o así. Y cómo se marchó con Tom Sjukins, del Trek, y rodaron a tope. Hubo un momento en el que se veía que Remco iba pidiendo relevos y su compañero de fuga se los daba como buenamente podía, pero luego entraba él otra vez y metía unos latigazos impresionantes. Luego se marchó cuando quiso y así hasta la meta. Una cuestión de fuerza bruta. Y encima venía de rodar descolgado en los kilómetros anteriores”.

Alejando Ropero (España).

“Ese momento ciclista que está entre mis favoritos es la victoria del británico Ian Stannard en la Omloop Het Volk de 2015, su segunda victoria en este carrera pero una victoria que llegó después de batir a tres corredores del equipo Etixx-Quick Step: Terpstra, Boonen y Vandenbergh. Es cierto que la ejecución de los corredores del Etixx no fue perfecta, pero ahí estuvo la valentía de Stannard. Le plantó cara a tres rivales de un gran nivel. Me alucinó. Desde luego yo no me esperaba esa resolución. Para mí ha sido uno de los momentos de la década”.

Antonio Puppio (Italia).

“Como niño, y como niño italiano, he pasado todos los meses de mayo pendiente del Giro de Italia. Terminar de estudiar para poder ver la etapa, mientras soñaba que algún día yo podría estar ahí, en esas carreteras, con esos corredores… Sin duda la etapa que más me ha emocionado ha sido la del Colle delle Finestre y Chris Froome. Verle atacar tan lejos de meta, con tanto terreno por delante, sumando cada kilómetro tres o cuatro segundos hasta que se aseguró la maglia rosa… No podía creerlo”.

Márton Dina (Hungría).

“Quizás el momento más especial para mí fue ver a Peter Sagan, Michal Kwiatkowski y Julian Alaphilippe esprintando para ganar la Milán-Sanremo 2017. Esa carrera siempre es especial, con sus 300 kilómetros y sus subidas en la parte final. Nunca se sabe quién va a superar esa larga distancia. Puede ganar un sprinter, pero también alguien que escale bien. Y en 2017 te encuentras con tres de los mejores corredores de clásicas juntos, y muy cerca entre sí hasta el punto de casi irse al suelo, en un sprint increíble… Tengo otro momento, más triste, en los Mundiales de 2013, cuando uno de mis corredores favoritos, Joaquin Rodríguez, y Alejandro Valverde, se quedaron cerca de la victoria”.

Mathias Larsen (Dinamarca).

“El momento más grande y más alucinante que he visto ha sido cuando mi amigo Mads Pedersen ganó los Mundiales de Ciclismo en Yorkshire. Fue absolutamente algo increíble de ver”.

José Antonio García (España).

“El momento que más me ha hecho vibrar ha sido contador en el Giro de Italia 2015, en la subida al Mortirolo cuando Fabio Aru y Mikel Landa iban por delante. La cronoescalada que hace para cogerles, la arrancada posterior… Esa etapa para mí ha sido emocionante. El año anterior habíamos estado en Bormio y uno de los puertos que subimos y que más me impactó fue precisamente el Mortirolo. Sabes de primera mano lo duro que es y te haces una composición de lo rápido que está subiendo en carrera”

Alessandro Fancellu (Italia).

“Entre los dos mejores momentos de ciclismo que guardo en mi memoria tengo uno visionado a través de Youtube, porque no había nacido, y otro que sí pude ver en la retransmisión televisiva. Del primero ya he hablado alguna vez, la etapa del Giro de Italia de 1994 que acabó en Aprica y en la que se impuso Marco Pantani. La segunda es la última victoria de Tom Boonen en la París-Roubaix, en 2012. Boonen siempre ha sido un ciclista que me ha gustado muchísimo”.

Fuente: Kometa-Xstra Cycling Team

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*