El Astana salva su licencia UCI World Tour

Nibali, el jefe de filas del Astana

Nibali, el jefe de filas del Astana

N. Van Looy / F. Ferrari / Ciclo 21

El Astana y todo su personal respiran aliviados. La Unión Ciclista Internacional (UCI) ha confirmado en un comunicado oficial que mantiene “en vigor” su actual licencia World Tour, por lo que podrá seguir su calendario habitual de competiciones hasta finales de 2015 como estaba previsto, pero bajo “libertad vigilada”.

La Comisión de Licencias celebró hoy una audiencia en presencia de representantes del Astana, de la UCI y del Instituto del Deporte  y Ciencias de la Universidad de Lausana (ISSUL) por la petición por parte del organismo que dirige Brian Cookson de retirar la licencia del equipo kazajo por sus cinco casos positivos acaecidos el año pasado en sus dos equipos.

Por iniciativa de la Comisión de Licencias, se pide al ISSUL “proponer medidas especiales que el equipo estará obligado a poner en marcha en momentos específicos durante el resto de la temporada”, según reza la nota oficial. El equipo – en el que militan los españoles Luis León Sánchez y Mikel Landa– se ha comprometido a respetar todas las medidas recomendadas por ISSUL, por lo que la Comisión de Licencias anunció la suspensión de las actuaciones.

Sin embargo, advierten que “la licencia del equipo está sujeta a un estricto control de las condiciones establecidas. Este seguimiento se llevará a cabo sobre la base de los informes transmitidos por el ISSUL a la Comisión de Licencias”. Y ésta “será capaz de volver a abrir el procedimiento si Astana Pro Team no respeta una o varias de las condiciones impuestas o si surgen nuevos elementos”, es decir, un nuevo caso positivo, por ejemplo.

Comunicado íntegro UCI (inglés)

Información 1 abril

Mañana jueves 2 de abril. El “caso Astana” ya conocía su fecha para conocer si el equipo kazajo conservará su licencia UCI World Tour (UWT) y seguir así o no compitiendo en el circuito de elite del ciclismo profesional. Ese día la Comisión de Licencias de la Unión Ciclista Internacional (UCI) dará su veredicto tras estudiar la documentación que habrá presentado el conjunto que dirige el exprofesional sancionado Alexandre Vinokourov y cuyo plazo acabó el pasado viernes 20 de marzo. Un anuncio que finalmente quedó pospuesto al 23 de abril.

A partir de este jueves -fecha apuntada por el diario francés Le Monde-, y en función de la decisión, Astana seguirá como si nada hubiera pasado si mantiene su estatus o, en caso contrario, se verá obligado a descender a la segunda división -a la que pertenece, verbigracia, el Caja Rural-Seguros RGA– y/o apelar al Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) -si quiere seguir en lo más alto quien fije la situación definitiva e irrevocable, ya que no hay posibilidad de recursos posteriores.

El alto tribunal deportivo con sede en Lausana suele comunicar sus decisiones oficiales en el transcurso de un mes, lo que significaría la ausencia del Astana de la Vuelta a Flandes, Vuelta al País Vasco, París-Roubaix, Amstel Gold Race, La Flecha Valona, Lieja-Bastoña Lieja, Tour de Romandía -las pruebas UWT de abril- y pondría en peligro la presencia en el Giro de Italia que comienza el 9 de mayo. Previsiblemente para ese día el TAS ya se habría pronunciado.

No hace falta mucho recordar que en el conjunto asiático militan los italianos Vincenzo Nibali y Fabio Aru y los españoles Luis Léon Sánchez y Mikel Landa. Corredores que quedarían libres para buscar hipotéticos y complicados dorsales en otras formaciones en plena campaña.

Información 5 marzo 2015

Dos días antes de la disputa de la Milán-San Remo. Ese es el plazo máximo que, según una información del rotativo francés L’Equipe, la Comisión de Licencias de la Unión Ciclista Internacional (UCI) le ha dado al conjunto Astana para presentar toda la documentación con la que puedan defender su honorabilidad tras las nuevas acusaciones desveladas la pasada semana y que llevaron a la UCI a solicitar formalmente la retirada al equipo kazajo su licencia World Tour.

Así pues, será el día 20 de marzo, como muy tarde, cuando el Astana deba enviar su respuesta a la Comisión de Licencias lo que, evidentemente, no implica que ese día se vaya a producir una decisión sobre su continuidad en el selecto grupo de equipos WT. La Comisión de Licencias tampoco ha estipulado, por el momento, una fecha para que se realice la más que predecible audiencia con la presencia de los responsables (o los abogados) del conjunto del último vencedor del Tour de Francia.

Por otra parte, el exprofesional Jesper Worre, responsable de la Vuelta a Dinamarca, ha declarado en su país que el Astana -al que pertenece el danés Jakob Fuglsang– no será aceptado en su prueba mientras siga abierto el proceso y en función de cuál sea después la resolución definitiva. Sí confirmó, en cambio, la participación de Lotto y Tinkoff.

Maeseneer © Astana

El doctor Joost de Maeseneer © Astana

Habla el jefe médico del Astana

El conjunto kazajo aprovechó la jornada para limpiar su imagen con una entrevista del propio equipo a su jefe médico Joost De Maeseneer, en Astana desde 2013 y jefe de otros cuatro galenos -“es lo mínimo que se necesita”- para que atienden a 30 profesionales en más de 250 días de carreras de enero a octubre.

De Maeseneer explica que los mecanismos de lucha contra el dopaje son fundamentales en la estructura de Astana. “Somos miembros de la MPCC, el Movimiento por un Ciclismo Creíble, seguimos la política de no usar jeringas, no hay suplementos no permitidos, no hay entrenadores externos, no usamos aerosoles y creemos que es una buena idea. No todos los equipos del UCI World Tour son miembros del MPCC, pero no es el caso”.

Y se apoya en la cantidad de controles. “Si se suma la cantidad total de los análisis de sangre que hacemos en un año, diría que los mejores corredores no pasan menos de 50 veces por año. Nibali pasó cuatro controles en el pasado Tour en 24 horas y llevó el maillot amarillo durante 18 días”.

Explica su metodología de trabajo. “Utilizamos una hoja de cálculo interna para pasar todos los datos entre los médicos -incluido el programa Adams, el peso normal y los datos de porcentaje de grasa-, nuestros propios análisis de sangre internos para el pasaporte biológico y también para todo nuestros chequeos de salud  trabajamos con un laboratorio antidopaje italiano dirigido por el profesor Paolo Borrione, que ha sido un ejecutivo de la Comité Italiano Antidopaje (CONI) y tiene una reputación internacional muy respetada en la lucha contra el dopaje”.

Sobre los casos de dopaje y en el propio Astana –los hermanos Iglisnkiy-, afirma que “las cosas malas suceden, y los idiotas existen en todo el mundo, incluso en bicicleta. Dos idiotas que violaron las normas sobre sí mismos quedaron atrapados, y el sistema los atrapa. Éso significa que el sistema funciona”.

Y aboga por la limpieza de la estructura actual. “El equipo tiene todo en su lugar para que los corredores tengan éxitos sin dopaje y Astana cuenta con 30 corredores y 40 en personal auxiliar – y todos juntos estamos en primera línea en la lucha contra las drogas que mejoran el rendimiento en ciclismo”.

Paolo Slongo © facebook

Paolo Slongo © facebook

Turno para Paolo Slongo

El jueves 5 fue la ocasión para la figura de Paolo Slongo, entrenador jefe y artífice de los éxitos de Vincenzo Nibali. En un nuevo comunicado de la formación asiática, explica el curriculum vitae y la vasta experiencia de dos décadas del preparador que explica que “el equipo se divide en dos grandes grupos de 15 corredores cada uno, y cada uno de esos grupos les atiende un entrenador y un asistente. Utilizamos los dispositivos SRM como una caja negra, y con los datos que proporciona, podemos ver cómo cada corredor entrena, el ritmo cardíaco, la duración y la potencia. Cada corredor tiene un plan de entrenamiento y cada cuatro o cinco días nos envía un correo electrónico con todos sus datos SRM”.

También justifica las preparaciones en altitud. “De febrero a mayo aprovechamos el clima favorable en las Islas Canarias, mientras que a partir de junio, como en el caso del Tour de Francia, vamos a los Alpes italianos. En los campos de entrenamiento podemos aportar una más cuidadosa atención al ciclista y ellos encontrar más fácilmente el espíritu de equipo. Cada 30 a 50 días probamos a los corredores su estado y forma y ésto nos da la posibilidad de establecer mejores metas de trabajo en el futuro y, en general mejorar nuestra lucha contra el dopaje. Si un corredor tiene la prueba de una anomalía se advierte al personal médico de inmediato y así comenzar a investigar el caso”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*