El preocupante declive de Nairo Quintana

Nairo, en el Balcón de Bizkaia, su adiós a la Vuelta © Bettini

Fernando Ferrari / Ciclo 21 / Escaldes-Engordany (Andorra)

Con 28 años, en el ciclismo profesional se puede ser un corredor con todo por progresar y ganar o tener las grandes metas ya agotadas o en vías de extinción. Y con los números y su presencia en carrera parece ser el caso de Nairo Quintana, uno de los mejores escaladores del pelotón mundial, siempre favorito en las grandes vueltas y de una semana en las que se presenta en forma y con un Giro y una Vuelta en su ficha. Un palmarés de 36 victorias [completas al final del artículo], de las que 20 son de primera división, y seis etapas en las tres citas con 3 etapas en Italia, 2 en Francia y solo una en España.

Pero el boyacense ya no es el mismo desde su derrota vestido de rosa en la contrarreloj individual -su gran hándicap nunca mejorado- de Milán que cerró un Giro en poder del holandés Tom Dumoulin hace ya poco más de un año. Quintana ha pasado de arrancar y no mirar atrás porque nadie le seguía, nadie le echaba al aliento, en las cimas a tímidos saltos fácilmente apagados, peticiones constantes de relevos con sus selectos compañeros y, sobre todo, a no ganar como acostumbraba ni a pisar los podios, sobre todo el de Tour, donde el año pasado acabó en una 12ª mediocre posición y probando el sabor de la derrota. La presión del maldito #sueñoamarillo ha sido una losa insalvable para un corredor con un suculento contrato -en torno a los 6 millones de euros por año tributados en Mónaco- y que físicamente ha ido en declive y/o superado por las nuevas generaciones, a pesar del trabajo de sus compañeros, técnicos y auxiliares que ven con desazón como su labor no se traduce en trofeos y premios económicos a repartir.

Quintana ante López © Bettini

En 2018 llegó Mikel Landa para reforzar la jefatura de filas y repartir calendario y presuntos éxitos. Pero la apuesta del mánager Eusebio Unzue no arroja dividendos, sino todo lo contrario. Quintana apostó todo por el Tour y el resultado fue un fracaso porque jamás pudo con el Sky de Thomas y Froome y, sin aspiraciones, obtuvo el premio de consolación en la etapa de Saint Lary Soulan, inocua para los británicos, y para ver París desde la décima plaza, sin fuerzas y sin recursos. La reválida de septiembre -ausente el lesionado Landa, que merece capítulo aparte- era la Vuelta donde se postulaba como el gran favorito ante la ausencia de mayores rivales. Pero el colombiano volvió a exhibir sus carencias -«no voy a mentir diciendo que estoy enfermo» como sí afirmó en el Tour 2017- y su falta de gasolina para fracturar a sus rivales. No desentonó en La Covatilla y La Camperona, pero ya no fue decisivo en Les Praeres y Lagos de Covadonga -abroncado por Simon Yates y por miles de aficionados en las a veces peligrosas redes sociales-, dejando solo a un tenaz Valverde y confirmando su declive en la contrarreloj de Torrelavega– lo previsto- y, sobre todo, en el Balcón de Bizkaia, donde cedió más de 2 minutos sobre el previsible ganador final, Simon Yates.

A partir de ahí la desconexión fue total, se quedó sin galones y hubo de pasar al de trabajador en pro de su real líder en Andorra, con los nefastos resultados ya conocidos para Movistar y su discutible táctica atacando y dejando solo a Valverde, que, al menos, salvaron por los pelos la segunda plaza virtual del murciano, amenazada por Kruijswijk y Mas.

Tras la Vuelta, viene el Mundial de Innsbruck donde en otras circunstancias se le designaría como uno de los favoritos, pero no lo será. Su papel y el de Eusebio Unzue para 2019 -su último año de contrato con Abarca Sports y con 29 años de edad- es arduo. Tendrán qué analizar bien qué pasa con un corredor de calidad contrastada -que ya no es el colombiano de referencia tras Urán, Bernal, Sosa, López…-, valorar si es posible reencauzarlo a las grandes vueltas como antaño o ya trasladarle al campo de las pruebas semanales y/o etapas de pedigrí -como Pinot en esta Vuelta- con un calendario bien organizado y repartido con -de nuevo- Landa y Valverde. Otra campaña más con estos escasos números será insoportable para Movistar que quizás redirija su inversión a Enric Mas, libre el 1 de enero de 2020. Tiempo al tiempo.

VICTORIAS Y PUESTOS DE NAIRO QUINTANA EN GRANDES VUELTAS

2018 (2 año / 36 total)

17ª Tour Francia
7ª Tour Suiza

Participaciones GV: 10º Tour Francia / 8º Vuelta España

2017 (6 año / 34 total)

9ª Giro Italia
2ª Vuelta Asturias
General Tirreno-Adriático
4ª Tirreno-Adriático
General Volta Comunitat Valenciana
4ª Volta a la Comunitat Valenciana

Participaciones GV: 2º Giro Italia / 12º Tour Francia

2016 (7 año / 28 total)

General Vuelta España
10ª Vuelta España
General Ruta Sur
3ª Ruta Sur (CRI)
General Tour Romandía
2ª Tour Romandía
General Volta Catalunya

Participaciones GV: 3º Tour Francia / 1º Vuelta España

2015 (2 año / 21 total)

General Tirreno-Adriático
5ª Tirreno-Adriático

Participaciones GV: 2º Tour Francia / 4º Vuelta España

2014 (7 año / 19 total)

General Vuelta Burgos
3ª Vuelta Burgos
General Giro Italia
19ª Giro Italia CRI
16ª Giro Italia
General Tour San Luis
4ª Tour San Luis

Participaciones GV: 1º Giro Italia / Abandono Vuelta España

2013 (6 año / 12 total)

General Vuelta Burgos
5ª Vuelta Burgos
20ª Tour Francia
General Vuelta País Vasco
4ª Vuelta País Vasco
3ª Volta Catalunya

Participaciones GV: 2º Tour Francia

2012 (6)

Giro Emilia
General Ruta Sur
3ª Ruta Sur
6ª Critérium du Dauphiné
General Vuelta Murcia
1ª Vuelta Murcia

Participaciones GV: 36º Vuelta España

4 comentarios

  1. El lirismo y el exagerado uso de adjetivos no bastan para ocultar los errores conceptuales de su prédica y la bronca contra el ciclista por parte del columnista. Parece que cree que los triunfos de Quintana fueron obtenidos por Movistar y las derrotas de este, causadas por aquel.

  2. Es lamentable ver las referencias que nos da el señor encargado de estas publicaciones con respecto al señor Nairo. quien se sabe que no se encuentra en su mejor momento y mas, que viene después de un tour que también le a exigido todo y contra todo.
    solo esperemos que todo esta mala racha cambie. y como se dicen es mejor seguir alentando a los corredores y no todo lo contrario.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*