«El público podrá venir al Tour de Francia»

Christian Prudhomme es el director del Tour desde 2007 © S.Mantey/Reuters

Redacción / Ciclo 21

24 junio

Después del anuncio de la Unión Ciclista Internacional (UCI) de los protocolos sanitarios para afrontar la pandemia presente del coronavirus en el mundo, el director general del Tour de Francia -que en condiciones normales hubiera arrancado este sábado-, Christian Prudhomme ha hablado sobre el presente y futuro de la prueba más importante del calendario que se celebrará -de momento- del 29 de agosto al 20 de septiembre entre Niza y París.

Y lo califica como «un Tour único, singular», en el que los corredores «han tenido que variar la forma de preparación, diferente a otros años». Y alerta de que «a priori será menos caluroso, probablemente habrá más viento». El Dauphiné, del 12 al 16 de agosto y también propiedad de Amaury Sports Organisation (ASO), será el gran laboratorio previo a la Grande Boucle.

Preguntado por la agencia France Presse, Prudhomme estima que «en las cunetas podemos esperar que probablemente haya menos gente pero la fiesta estará allí, respetando las medidas sanitarias». Afirma que «hemos estado en contacto con las autoridades públicas y con las deportivas. Las especificaciones se definirán en el período comprendido entre finales de julio y principios de agosto. Lo que podemos decir es que habrá una carrera con los mejores ciclistas«, pero subraya que «la caravana publicitaria tendrá alrededor de un centenar de vehículos, un 60% en comparación con años anteriores».

La otra de las incógnitas ante un evento de tal magnitud es la presencia de los aficionados en las salidas, metas y durante todo el recorrido, especialmente en los puertos de montaña donde se producen las mayores aglomeraciones. «El público podrá venir. A finales de julio definiremos los filtros más o menos severos. No habrá besos en el podio y no será el mejor año para pedir autógrafos». Y especialmente para las etapas con finales en alto avisa de que «en las montañas, favoreceremos a quienes suban a pie, en bicicleta o en el transporte establecido por las comunidades locales. Pero, repito, la situación está cambiando día a día. ¿Qué será en dos meses?»

El ejecutivo de ASO cuenta que ante esta histórica campaña «ha habido que adaptarse. He tenido que asumir el desafío de obtener la aprobación de todas las partes afectadas. Lo que he escuchado con más frecuencia es ‘el Tour será siempre el Tour’. ¡Ha sido fascinante!».

Más información cronológica a continuación:


25 mayo

La ministra francesa de Deportes, Roxana Maracineanu, se está inclinando por una versión intermedia de las próximas ediciones del Tour de Francia y el torneo de tenis de Roland Garros en París, dos de los acontecimientos deportivos del país vecino. Ni a puerta cerrada -como ya se descartó en su día- ni de forma normalizada. La evolución de la pandemia del coronavirus y la realidad se dirigen hacia dos eventos que tengan lugar con aforo reducido, inferior a 5.000 personas, una situación mucho más problemática para el ciclismo que para el reducto de Rafa Nadal.

La exnadadora olímpica rumana dijo en la emisora RTL, que el deporte en general no puede volver a ser como era mientras no haya vacuna -o un tratamiento médico-, pero afirma que un escenario inaudito podría ser posible. «Mi mayor deseo es que haya público, porque Roland Garros y el Tour de Francia sin público no son imaginables. Pero la realidad de los hechos es que actualmente estamos haciendo trabajar en diferentes escenarios, con menos público» sin especificar cómo reduciría la cuantiosa caravana de la Grande Boucle y sus desplazamientos por todo el país. Quizás sería un modelo similar al empleado en la París-Niza, la última prueba antes del confinamiento donde se recortó el público en las llegadas.

Recordamos que en Francia siguen prohibidos los eventos masivos de más de 5.000 personas hasta el primero de septiembre -excepto la gran salida de Niza del Tour- lo que también afecta a las pruebas del World Tour como Dauphiné, Bretaña, GP Plouay féminas y el Campeonato de Europa si finalmente se celebra en la localidad del noroeste galo.

Más información por orden cronológico a continuación:

La ministra francesa de Deportes, Roxana Maracineanu, ha vuelto a cambiar de opinión. Si en marzo sugirió públicamente que el Tour de Francia se podría celebrar sin aficionados y hace solo unos días opinó que la cancelación de la Grande Boucle «no sería el fin del mundo», ahora recula y expresa que «haremos todo lo posible» para seguir adelante con la carrera más importante del calendario ciclista.

El Tour no es solo la cita clave para salvar al ciclismo, sus equipos y patrocinadores, es mucho más. El evento deportivo anual por excelencia en Francia y uno de los tres con mayores audiencias a nivel mundial, solo superado por los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo de fútbol, es el orgullo de todo un país. «Mantenemos la esperanza y haremos todo lo posible y necesario para que se pueda celebrar. Sabemos que es esencial para la supervivencia de muchos equipos profesionales y para la carrera de nuestros campeones, pero ahora es muy temprano para decirlo y tenemos que esperar a la progresión de la pandemia», expresó Maracineanu en declaraciones a France Info.

Previsto inicialmente entre el 27 de junio y el 19 de julio, la UCI ha retrasado las fechas originales, y el Tour se celebraría entre el 29 de agosto y el 20 de septiembre. Nada es seguro, y menos aún cuando el Primer Ministro francés, Édouard Philippe, anunció que se suspenden todos los eventos, incluidos los deportivos, hasta el 1 de septiembre: «La única cifra que se ha dado es que no habrá grandes reuniones culturales o deportivas más allá de las 5.000 personas antes de septiembre, pero no dijo si se permitirán grandes reuniones por debajo de las 5.000 personas», tranquilizó Maracineanu.

La ministra gala detalla otras claves para la celebración de la Grande Boucle: «Hay algunas condiciones que deben cumplirse: un cierto número de competiciones clasificatorias, que podrían realizarse en agosto, y para eso tienen que rodar en pelotón», expresó. Y es que una de las medidas que choca de pleno con el normal desarrollo del Tour o de cualquier otra carrera ciclista es la del distanciamiento social: «Los ciclistas no pueden rodar en pelotón por el momento. Estas limitaciones afectan a nuestra actividad deportiva: no tocarnos, no unirnos...«, indicó.

Maracineanu celebra que, poco a poco, los ciudadanos y los deportistas puedan volver a la normalidad. «La posible salida de los deportistas para que puedan comenzar a entrenar deleitaron a los ciclistas, que ya podrán subirse a una bicicleta real para ir más allá de un kilómetro alrededor de su casa», desveló. El deporte y la vida ya atisban la luz al final del túnel.

Ahora, en declaraciones a la radio monegasca RMC, también se desdijo y sugirió que la idea de realizar un TDF -del 29 de agosto al 20 de septiembre- (y el open de tenis Roland Garros a partir del 27 de septiembre) a puerta cerradas quedaba totalmente descartada. «Si las cosas continúan mejorando en septiembre, se llevarán a cabo eventos importantes como Roland Garros y el Tour de Francia. Ambas incluyen espectadores y no se contempla otro escenario que no sea así. La realidad es que tenemos que tener en cuenta cómo se desarrollará la pandemia. No tenemos certeza al respecto. Es muy temprano para tomar decisiones sobre posponer o cancelar el Tour de Francia. Hablamos regularmente con ASO y depende de ellos decirnos cuándo es necesario decidir«.

Por otra parte, la Federación Francesa de Ciclismo (FFC) ha confirmado que no habrá competición oficial hasta el 1 de agosto. En ese sentido el organismo rector galo «ha decidido suspender las competiciones, todas las disciplinas combinadas, registradas en el calendario federal y en los calendarios de los Comités Regionales hasta el 31 de julio de 2020, inclusive. Esta decisión, compartida con la Liga Nacional de Ciclismo, estandariza la posibilidad de una reanudación de todas las pruebas del 1 de agosto de 2020, sujeto a la autorización de las autoridades públicas». Se declara también «satisfecha con la posibilidad de una práctica individual en bicicleta desde el 11 de mayo y toma nota con interés de las decisiones tomadas a favor de un mayor lugar para el ciclismo en nuestra sociedad, tanto para la movilidad, la salud, el ocio y el deporte».

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*