En casa de Unzue (y II): «El deseo es seguir hasta 2019»

Unzue sostiene el premio por equipos del Tour de Francia 2015 © Ciclo 21

Unzue sostiene el premio por equipos del Tour de Francia 2015 en su despacho © Ciclo 21

La nave que alberga la sede central y el parque móvil del Movistar -incluido su lujoso y cómodo autocar para los protagonistas-, talleres, almacenes y oficinas se completa con el despacho del jefe, del mánager. Una habitación sobria, sin ostentaciones, y con decenas de libros, pósters -el de Indurain de Burdeos con la «espada»-, dossiers de prensa, placas, cuadros, medallas y un sinfín de articulos que Eusebio Unzue quiere ordenar e ir mas allá. «Mi idea es abrir un museo con todo el material histórico del que disponemos, pero aún no sé cuando será posible». Mientras, en un aparador enfrente de su mesa de trabajo se ven expuestos una pequeña selección de trofeos -como el de ganador por equipos del pasado Tour-, recuerdos, objetos -el casco rosa de Nairo Quintana del Giro 2014- y fotografías -como la de Miquel Poblet reclamando una rueda- y donde no faltan las joyas de la corona, los tres trofeos consecutivos del UCI World Tour al mejor equipo. Su espacio de trabajo no pasa de un ordenador (pc), el obligatorio teléfono móvil -intuimos su compañía- que obliga a interrumpir sin problemas la entrevista un par de veces y un cuadrante en el que controla a sus corredores y el exigente calendario que afronta en 2016. Una conversación en el núcleo.

Fernando Ferrari / Ciclo 21 / Egüés (Navarra). Enviado especial

En casa de Unzue (I): «El Movistar 2016 es aún mejor»


-Analícenos la segunda línea del equipo por debajo de Valverde y Quintana.


-Ion [Izagirre] ya dio un gran paso el año pasado en Polonia y lo va a ratificar pronto. A Jesús [Herrada] se le acerca ya su momento. ¿Dónde lo encasillamos? No es fácil definirlo. Es un hombre de mucha calidad pero ni es un gran contrarrelojista ni un gran escalador. Confío en su progresión que le defina un poco más. Como hombre de equipo dará grandes pasos, pero tiene ese zapatazo para verle ganando de vez en cuando. Lo veo en la Lieja con el tiempo, pero ahora es capaz de ganar una etapa en cualquier sitio o vueltas como la de Valencia por ejemplo. Rubén [Fernández] es claramente un escalador y otro hombre de resistencia como ya ha demostrado. Es buscar objetivos a su medida y corremos donde están los mejores del mundo. Es una Liga de Campeones o un Mundial permanente y las diferencias son cada vez menores.

-Bajemos otro escalón con Jorge Arcas, Antonio Pedrero y Marc Soler

.

-Son los jóvenes, aunque Pedrero ya tiene 24 años pero sin experiencia profesional, pero con dotes de contrarrelojista y regularidad. Puede ser un corredor de equipo y de tres semanas potente en la montaña. Arcas es mas polivalente, de fuerza, a buen nivel en todos los terrenos para ser otro hombre de equipo. Soler es el más joven de ellos. Está verde aún y hay que dejarle crecer con tranquilidad. Es un buen corredor y tiene buena cabeza. Se le han visto detalles muy interesantes y hay que ponerlo en cocción a fuego lento porque podemos construir un buen corredor.

-¿Malori tiene algún problema de salud que le causara la caída en Argentina?


-La posibilidad de que Malori tuviera algún problema anterior está descartada por los médicos. Va mejorando cada día, con alguna limitación en el habla, la fractura de la clavícula, pero confían en su recuperación total. En Pamplona se está reevaluando su estado y comenzando la rehabilitación. No tenemos plazos, pero a veces la fortaleza que tienen los corredores convierten la realidad en más corta afortunadamente. Aquí ya pensaremos en plazos más razonables para su vuelta.

Dowsett y Unzué en Londres © Movistar

Dowsett y Unzué © Movistar

-¿Habrá nuevo intento al récord de la hora

 con Alex Dowsett?

-El proyecto está hibernando, pero no descartamos que a medio plazo nos lo volvamos a plantear.

-¿Ya se piensa en 2017?


-Algún fichaje seguro que haremos, pero me vale con asegurar lo que ya tenemos. Es decir, renovaciones. [Y ahí entra Nairo Quintana]

-¿Qué corredor le hubiera gustado tener y nunca pudo ser?


-[Medita largamente]. Hay muchos grandes profesionales que me hubiera gustado tener. Por ejemplo, Geraint Thomas me encanta, Bennati, Paulinho… Esos corredores de equipo tan decisivos y que están otro año tras otro y siempre son fiables. De esos no hay tantos. Lo que pasa que estos últimos diez años Alejandro [Valverde] nos ha dado mucha tranquilidad y brillantez que luego con poco que lo adornes… Con Pereiro ganamos el Tour. Luego con Luisle, Purito… Otros como Rui Costa, Urán, Kiryienka no los hemos podido mantener porque tenemos que hacer la plantilla acorde al presupuesto.

-¿Le hubiese gustado dirigir a Alberto Contador?


-Estaba casi todo hecho con él para empezar el ciclo con Movistar, pero aún no tenía el patrocinio y los tiempos no le permitieron esperar a Alberto. Hubo voluntad de haber iniciado esa etapa juntos.

El centro de operaciones de Unzue © Ciclo 21

El centro de operaciones de Unzue © Ciclo 21

-¿Cuál es la situación actual con el patrocinio de Telefónica

?

-No hemos renovado aún el compromiso. Estamos comenzando a trabajar en este tema ya. Ya hemos oído a los responsables de Telefónica en la presentación que el grado de satisfacción con el equipo es óptimo estos cinco años. Es el patrocinio de los que tienen en el que más recursos ponen. El deseo es renovar el acuerdo otros tres años, hasta finales de 2019. Ya tenemos corredores firmados para esa fecha. ¿Quiénes son? No lo puedo revelar.


-Su equipo entonces está apareciendo en el vigente juicio del caso Nóos, instituto con el que trabajaron en el Illes Balears. ¿Cómo lo está viendo?


-Tampoco lo sigo mucho. Es un tema que llevó entonces José Miguel [Echavarri]. Nuestra relación con el instituto fue que nos llevaron el departamento de comunicación y marketing [la “oficina de seguimiento” según se declara en el juicio] y sinceramente lo hicieron muy bien. Pagamos un precio de mercado [250.000 € segun publicaron varios medios]  y en ese sentido puedo decir lo mismo para Nóos, como para Pepote Ballester como para Jaume Matas. Fue un momento clave en el que sin ese eslabón hubiésemos desaparecido. Entre Banesto y Balears hicieron que este equipo no desapareciera como estuvo a punto de hacerlo. Nuestra relación en el día a día con ellos [Urdangarin y Torres] era mínima físicamente y todo lo que hicieron con nosotros fue correctísimo, unos y otros.

-Y de ahí viene su actual director de comunicación y marketing, Juan Pablo Molinero.

-Correcto. Él estaba en Nóos, después se fue al mundo de motociclismo y la Fórmula 1, al Valencia Club de Fútbol y cuando firmamos con Movistar le llamé para que viniera con nosotros.

-¿Le sorprendió que Urdangarin, Torres, Matas y Ballester posteriormente fueran imputados, acusados y actualmente enjuiciados por diversos y presuntos delitos?


-Cómo no me va a sorprender. Me da mucha pena verlos ahí. Estuve dos o tres veces con Iñaki [Urdangarin] y una de ellas en los Juegos Olímpicos de Atlanta, donde precisamente conoció a su mujer, la Infanta Cristina, cuando Miguel ganó el oro contrarreloj y Abraham Olano, con Pepe Grande de seleccionador. En su momento fueron claves para que el equipo continuara.


-Se hablaba de los motores en las bicicletas y ya ha aparecido uno. ¿Cree que se usan en profesionales?


-Sinceramente no lo creo y nadie lo ha podido demostrar. Además a esta chica la sancionaron con una bicicleta que no usó pero ahí estaba. Lo que se demuestra es que los tiempos han avanzado y hay que estar vigilantes porque puede ser una realidad. Hay que establecer un control muy riguroso.

Entre Valverde y Quintana © Ciclo 21

Entre Valverde y Quintana © Ciclo 21

-¿Cual es la política antidopaje de su estructura para que apenas haya tenido casos?


-Concienciación y sobre todo un sentido de la responsabilidad por parte de todos los chavales, exclusivamente. No hay política antidopaje en la que el riesgo sea cero. Es imposible. Desgraciadamente cada vez que tenemos un disgusto por un caso porque por mucha política antidopaje que haya, por mucho control que exista, con los que estoy de acuerdo, porque creo que se ha reducido y prácticamente ha desaparecido del imaginario de casi todos los chavales y ojalá que de todos. Seguro que Katusha [en relación al caso Vorganov] está haciendo todos los esfuerzos y eso tiene que recordarnos que no se puede bajar la guardia, pero también que sean conscientes de las consecuencias que todo ésto puede tener. Por culpa de estos reveses algún equipo podría desaparecer y es una realidad y ya ha habido casos. Hemos salido de un círculo por la seriedad y los avances que se han hecho en este campo. Hay que trabajar para que todo el mundo compita en las mejores condiciones. Y para eso no hay sistema antidopaje. Es la voluntad de todos y que gane el mejor. Ya sé que es una utopía, pero no podemos salirnos. Hay que recordar momentos recientes en el que casi se va al carajo nuestro deporte. Y ahí hemos puesto de nuestra parte los equipos y el rigor de la UCI.

-¿El pasaporte biológico ha sido clave?


-Totalmente. Puedo entender que moleste que se tengan que levantar a pasar controles de buena mañana, pero es el sistema que está haciendo que recuperemos la credibilidad ante la opinión pública y el cambio de cultura de la gente que está alrededor. Afortunadamente los corredores son conscientes del daño que se pueden causar personalmente y ellos tienen la sensación de que corren en las mismas condiciones y por eso el sistema está aceptado. Hay errores pero muy puntuales. La cultura del dopaje ha desaparecido. Ahora mejoramos en aerodinámica, peso, ropa, nutrición, los colchones de las habitaciones… Todo se hace para sumar esos porcentajes mínimos de mejora. Antes se usaba otro camino y ahora es la súper profesionalización del chaval rodeado de unos equipos dedicados a ellos para que puedan dar lo mejor de sí con toda la honestidad del mundo. Pero no bajemos la guardia como deporte de resistencia que es.

-¿Unzue tiene fecha de jubilación?


-Voy notando el paso de los años porque en la dirección deportiva desde juveniles hasta ahora no he parado y dentro de unos días cumplo 61 años. Sé que cada vez estoy mas cerca de ello, pero estoy tranquilo porque tenemos gente en nuestra estructura cada vez más amplia muy válida y de mucha confianza que hace más fácil compartir tanta responsabilidad. Es la clave del éxito. La protección de Telefónica hace que sea menos complicado trabajar. Tengo suerte. Seguro que algún día tendré que dejarlo porque vivir con esta intensidad no sé si es del todo bueno. La tecnología hace que puedas estar en carrera aunque no estés presente, pero siempre me ha gustado estar cerca del corredor, sentirlo. Pero sigo ilusionado cada año que empieza y que podamos ser referencia para que muchos chavales se ilusionen en las categorías inferiores que es lo que preocupa un poco en el ciclismo español. Ya ves lo que éramos hace veinticinco años y lo que hemos perdido. Lo curioso del caso es que seguimos siendo la primera potencia mundial de este deporte, algo que no han hecho los países más clásicos del ciclismo. Sin embargo es triste que no haya más estructuras. Pero van surgiendo brotes verdes como la recuperación de la Volta a la Comunitat Valenciana. Resumiendo, sigo porque me gusta.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*