Estrellas olímpicas: Elinor Barker

Barker en Glasgow © TrackPiste

TrackPiste / Ciclo 21

No tiene que ser fácil sobresalir en una selección con dos corredoras tan destacadas -y con una cierta ‘tensión’ entre ellas- como Laura Kenny y Katie Archibald. Pero Elinor Barker es tan importante como ellas en la cuarteta, con la que se proclamó campeona del mundo en 2013, con sólo 18 años, repitiendo una temporada más tarde y rematando con el título olímpico en Río. Pero lo más destacable es que esta galesa, es que en los últimos cuatro Mundiales ha sido capaz de llevarse tres ‘arco iris’ individuales: en la puntuación en 2017 y 2020 y en scratch en 2019.

Llegará a Tokio a punto de cumplir los 27 años y como elemento clave de esa cuarteta que en los últimos años ha tenido que rendirse ante el potencial creciente de los Estados Unidos de Chloe Dygert o incluso ante Australia. Eso sí, sus opciones de competir en las otras dos pruebas olímpicas -omnium y madison- parecen bastante limitadas. En cualquier caso, sería la culminación de la gran carrera de esta galesa que comenzó en la pista un poco a regañadientes, al acudir su hermana, y que fuera de su vida en los velódromos había sido noticia por sus problemas con la endometriosis, como reconocía en Pop Sugar.

«Tratar de obtener un diagnóstico fue extremadamente difícil. Los médicos me dijeron que la cantidad de dolor que sentía era normal y que era una realidad a la que me tendría que acostumbrar. No dormía, no comía, lo que no era sostenible. Me llevó cinco años, pero finalmente me remitieron a una especialista que me diagnosticó. Voy a necesitar alguna cirugía más porque no es una solución única, pero voy a tratarlo como si fuera un corte de pelo».

Volviendo a la situación actual confiesa que «es un poco difícil tener objetivos cuando sabes que probablemente no van a ser reales”, en una entrevista con ESPN, que nos ha servido para conocer una nueva faceta de la ciclista de Cardiff, ayudando psicológicamente a los jóvenes deportistas a través de Sporting Minds UK, marca de la que es embajadora, y que fue creada por el jugador de cricket Callum Lea al darse cuenta de los problemas que tenían los jóvenes para competir disfrutando de su deporte.

«Cada vez que publico algo, incluso ligeramente relacionado con la salud mental, siempre he citado que tengo un muy buen psicólogo deportivo en British Cycling y trabajamos mucho juntos y sé que puedo hablar con él y es completamente confidencial», manifestaba Barker. «Puedo sacar cosas de mi interior y trabajamos juntos para resolver el problema”.

La galesa recuerda, en la primera entrevista, que «hace unos años, un par de personas a mi alrededor estaban experimentando problemas de salud mental. No creo que me di cuenta de cuánto me estaba afectando porque lo vi como su problema, no el mío. Tuve un año bastante difícil y pensé en dejar el ciclismo porque me estaba poniendo el estrés por encima de todo. Pero seguí, gané el Mundial y me di cuenta de que podía ser una buena ciclista aun teniendo malos días».

Barker y Sporting Minds UK no prometen una solución para todo. En cambio, buscan crear conciencia y proporcionar a los atletas jóvenes no solo las herramientas para ayudarse a sí mismos, sino también la capacidad de reconocer cuándo otros necesitan ayuda. Cambiar una cultura que ha impulsado el mensaje de que «el deporte es duro» es un proceso lento y Barker reconoce que, en el clima de cierre actual, muchos atletas jóvenes probablemente se sientan más perdidos sin que alguien los empuje todos los días. «Trata de no complicarte demasiado y concéntrate en lo que puedes lograr día a día», termina la campeona británica.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*