Estrellas olímpicas: Laura Trott-Kenny, aspirante a la mejor

Laura Trott_Jason Kenny_Rio 2016_JJOO

Trott y Kenny © UCI

TrackPiste / Ciclo 21

Empatado con Chris Hoy –seis oros y una plata- como el ciclista más laureado de la historia de los Juegos Olímpicos, Jason Kenny tiene la oportunidad de desempatar y quedarse en solitario al frente si suma alguna medalla más –probablemente en velocidad por equipos, más complicado en las pruebas individuales- en Tokio. Sin embargo, cuando se le pregunta por este hecho, responde que este protagonismo está reservado a su mujer, Laura Kenny, quien podría igualar este record este verano… y superarlo en 2024 en París, donde nadie duda de que podría volver a competir, ya que sólo tendrá 31 años.

Y es que como Laura Trott ganó el oro tanto en el ómnium como en la persecución en Londres 2021 y 2016, entonces las dos únicas pruebas del programa de fondo femenino.  Ahora ya con su apellido de casada aspira a seguir añadiendo medallas a su palmarés y al de la familia Kenny: los diez oros olímpicos que poseen son muchos más que los que tienen un centenar de países.

Recientemente ofrecía una amplia entrevista en The Guardian en la que recordaba especialmente que aún no ha sido seleccionada, que el equipo olímpico no se conocerá hasta dentro de unos meses. Pero Kenny tiene bastantes papeletas de estar en las tres pruebas. De entrada, para la persecución por equipos es fija. “Siempre será mi favorita. Lo encuentro menos estresante. También es la más predecible. Si rompes el récord mundial en un entrenamiento, lo más probable es que lo hagas en una carrera. Le quita un poco el estrés, siempre y cuando sea seleccionada». Y es que los 4:10.437 marcados en el pasado Europeo de Plovdiv –junto a Katie Archibald, Josie Knight y Neah Evans, con Elinor Barker como quinta integrante-, sólo dos décimas de segundo más lento que su propio record del mundo, establecido en Río, indica claramente su condición de favoritas, con permiso de Estados Unidos.

Para el ómnium y la madison, señala que no tienen tantas referencias, aunque el hecho de competir habitualmente contra el equipo sub23 en el velódromo de Manchester es una buena referencia. En este caso, también tiene las máximas opciones para ser la representante británica para el ómnium, con permiso de Kate Archibald -campeona del mundo en 2017- mientras que en madison incluso la dupla olímpica británica tiene muchas aspirantes en casa, comenzando por Archibald, que incluso declaró hace ya varios meses que lo que le gustaría es competir con su paisana Evans de pareja. ¿Deseo o presión?

Elucubraciones aparte, lo cierto es que señala que tras sus dos caídas en 2020 –en la Copa del Mundo de Milton y en el Mundial de Berlín- saldadas con sendas roturas, primero de hombro, y luego del brazo pensó incluso en retirarse. “Nunca me había roto un hueso antes. Tenía tanto dolor y no ayudó que mi brazo estuviera roto y ni siquiera lo supiéramos”. La tetracampeona olímpica pensó en que no llegaría a tiempo para Tokio… pero los Juegos se aplazaron un año, por lo que su deseo de competir regresaba con renovada fuerza. “Me hizo darme cuenta de que tenía muchas ganas de ir a los Juegos Olímpicos. Estaba destrozada, pero tuve el tiempo necesario para volver al espacio mental correcto».

En la entrevista habla del cambio al frente del equipo, de la salida de Paul Manning y su relevo por Monica Greenwood. “Me sorprendió porque no tenía idea de que iba a renunciar. Tenía una relación tan buena con él y podía leerme como un libro. Pensé ‘no sé cómo voy a tener esa relación con otra persona’. Pero Monica ha asumido el papel principal sin problemas. Personalmente, creo que es una locura que no haya habido una entrenadora antes” y añade que “me habría sentido mucho más cómoda cuando era más joven hablando de eso con una entrenadora, pero no es solo eso. Es la vida. A muchas chicas les resulta más fácil hablar con otra mujer uno a uno que con un hombre».

Y, desde luego, ahora no piensa ni mucho menor en decir adiós. “El ciclismo ha sido parte de mi vida durante tanto tiempo que no puedo imaginar retirarme. Con 2024 ahora tan cerca, sería una locura pensar que voy a parar».


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*