Europeo pista S-23/JUN: España debe reflexionar

España antes de salir a los Europeos © RFEC

TrackPiste / Ciclo 21

Con una medalla de plata y una de bronce, España quedaba en la decimocuarta posición del medallero entre las 22 naciones que han participado en el Campeonato de Europa junior y sub23. Y es que por mucho que vibrásemos con el bronce de Raúl García en la eliminación sub23 o la plata de Francesc Bennassar y Marc Terrasa en la madison junior, o con las notables actuaciones –con balón al poste- de Eukene Larrarte o Eva Anguela, por ejemplo, la realidad es que nuestro ciclismo no sólo está a años luz de las principales potencias continentales, tradicionales o emergentes, sino incluso de países que se presentaron en Fiorenzuola d’Arda con bastantes menos medios que la rojigualda. El ejemplo de Portugal nos debería mover a la reflexión, y a la acción. Con sólo tres ciclistas –la séptima parte que España- han conseguido un botín infinitamente superior el cantidad y calidad: ocho medallas, de las cuales una ha sido de oro, cinco de plata y dos de bronce. No hablo de Italia, aunque debemos recordar que no hace muchos años estaba a un nivel inferior al español.

Pero como me decía Raúl García el pasado domingo en la entrevista en la que repasábamos su brillante trayectoria, “pienso que no hay tanta diferencia entre ellos y nosotros”, algo que corroboraba con un tuit el árbitro soriano Enrique González, buen conocedor de los temas de pista, al escribir que “el problema de la pista en España no es de materia prima”. Una tesis que puede suscribir cualquier persona que conozca la realidad de esta disciplina en nuestro país, al menos en lo referido a las pruebas de fondo.

Y es que para muchos de los españoles participantes en el Europeo, esta ha sido la única competición internacional que han realizado este año, limitándose su participación en pista a los Nacionales, a alguna prueba de la Copa de España y, en contadas excepciones, al Trofeo Internacional de Barcelona. No hay más. Hay materia prima sí, pero que se procesa muy poco o nada en los velódromos. Por ello debería articularse un programa más internacional cuyo primer paso sería la reestructuración de las Copas de España, que sirve de poco con el esquema actual, mirando el ejemplo de Portugal con las pruebas internacionales de Anadia. La salida como selección o como equipos a competiciones europeas –de verano y de invierno- sería un segundo paso.  Y si todo ello se completa con un Programa que permita compatibilizar carretera y pista a los pros y a los aficionados de nivel, ya se rozaría la perfección. No es una idea original, es algo que en mayor o menor medida coincide toda la gente que solemos pisar los velódromos. Y lo que se hace en muchos países.

Raúl García Pierna con su bronce © RFEC

Porque si hablamos de mimbres, haberlos haylos: Raúl García, Javier Serrano, Pau Llaneras, Eric Martorell, Xavier Azparren, los hermanos Bennassar, Marc Terrassa, Marcel Pallarés… sin olvidarnos de Xavi Cañellas que debería ser el ‘líder’ de esta generación, si realmente existiese este plan para ‘aprovecharle’ para la pista sin cercenar su calendario y sus opciones en carretera.

Hay que reconocer que en féminas las perspectivas no son tan halagüeñas, aunque viendo la evolución de Eukene Larrarte gracias a su amplia presencia en competiciones en el extranjero, se ratifica la tesis de que esa diferencia se puede salvar –o al menos recortar- principalmente compitiendo.

No todo es igual en las distintas disciplinas, desgraciadamente. En pruebas como la persecución individual o por equipos las perspectivas son diferentes. Y nuestros corredores o cuartetas están a una mayor diferencia –en tiempos, que es lo que cuenta- de las primeras naciones del ranking. Raúl García nos decía que en una simple concentración “mejoras una burrada”. Claro, porque se parte de cero. Y es que en este caso no es cuestión solo de materia prima, sino de formar un grupo de trabajo con cinco o seis corredores –corredoras también, por supuesto- y entrenar y entrenar.  No es necesaria una varita mágica, solo trabajar. Como se hacía en los tiempos de Jaume Mas antes de Atenas o de Juan Martínez Oliver en Palma. Y dejarse de grandilocuentes planes de tecnificación cuyos costes no se traducen en resultados. O de las típicas frases propagandísticas que salpican frecuentemente cualquier conato de información, como por ejemplo decir que «con tanto esfuerzo han preparado -la persecución por equipos- en las últimas semanas en las concentraciones celebradas en Valencia». Se ha hecho poco más del mínimo exigible.

Celebrando la plata Bennassar y Terrasa. Foto: Fed. Española

Queda un tercer nivel, que es la velocidad y aquí la situación es radicalmente distinta porque ni siquiera hay mimbres. Los esprinters siguen saliendo por generación espontánea, en ínfimas cantidades y, faltos de motivación y de futuro –deportivo y económico- terminan abandonando los velódromos. Como decíamos hace tiempo, el BMX se ha revelado como una buena cantera, pero en muy pocos sitios existe esa transferencia entre los circuitos y los velódromos. Quizá sería el momento de mirar los ejemplos de otros países –el PAD de Colombia es muy reciente, pero también me encanta el RBC Training Ground de Canadá, del que hablaré algún día- y ver cómo se pueden sacar velocistas de la calle una vez que ha fallado la captación desde otros ámbitos ciclistas. Y una vez que se tengan los mimbres pasaremos a trabajar intensivamente con ellos.

Es cierto que todo ello cuesta dinero. Pero afortunadamente, parece que lo hay ahora en Ferraz. Esperemos que se destine a donde realmente se necesita.

Alemania dominadora

Con 31 medallas, de las cuales 13 de oro, 9 de plata y otras tantas de bronce, Alemania ha vuelto a ser la gran dominadora en los Campeonatos de Europa junior y sub23 disputados del 8 al 13 de octubre en Fiorenzuola d’Arda (Italia). Siete medallas más que el año pasado en Gante, que demuestra la pujanza del ciclismo en pista germano, que dominó tanto en hombres como en mujeres.

En la selección germana se destaca el nombre de Lea-Sophie Friedrich (foto), ganadora de las cuatro pruebas que disputó -velocidad individual y por equipos, 500 metros y keirin-, algo que ya hizo como junior hace dos años. Pero no fue la única figura estelar: Felix Gross, por ejemplo, ganaba la persecución y el kilómetro, Anton Hohne, el keirin y la segunda plaza en los 1.000 metros y la tercera por equipos, Franziska Brausse se llevaba cuatro metales, o el junior Willy Leonhard, doble vencedor en la velocidad individual y por equipos

Tras Alemania, Rusia, que mejoraba sensiblemente su balance del anterior Campeonato, con 20 medallas (10, 3 y 7), frente a las 16 de Gante. La base de sus éxitos ha radicado en la joven cuarteta, a la que ya debéis conocer bien por mi insistencia y sobre la que me quiero extender hoy: Nikita Bersenev, Lev Gonov y Gleb Syritsa -con 20 años- e Ivan Smirnov -con 21-.

Ya les conocíamos de haber ganado el año pasado el Europeo sub23 y los Juegos Europeos, y de haber realizado una marca no oficial de 3:48.183 establecida este verano en el velódromo de San Petesburgo. En esta ocasión, se llevaban la persecución por equipos bajando de cuatro minutos en un velódromo tan ‘hosco’ como Fiorenzuola (3:59.276). Pero la calidad de sus miembros se ha extendido como un racimo por el resto de disciplinas del programa. Era lógico que brillasen en la individual -Smirnov, segundo, y Gonov, tercero-, e incluso en el kilómetro -Smirnov, tercero, y Bersenev, cuarto-. Lo que no esperábamos es que lo hicieran también en el fondo y ¡de qué manera!: Syritsa ganaba los puntos y el ómnium (foto); Smirnov y Gonov, la madison.

Justo cuando se habla de la especialización de las cuartetas, han venido estos pupilos del mítico Alexander Kutznesov para ratificar que la persecución sigue siendo la base de los éxitos en el fondo.

Jules Hesters © UEC

Pero no son los únicos triunfos. El trío de velocidad masculina se llevaba el oro con tres hombres que sólo hicieron esa competición; el gigante Mikhail Yakolev impresionaba con sus 10.078 en los 200, aunque al final no se anotase el triunfo. Y entre sus juniors, triunfo de sus dos cuartetas y doble maillot blanquiazul para la prometedora velocista Alina Lysenko o la persecucionista Alina Ivanchenko.

La tercera posición en el medallero correspondía a Italia, con 13 preseas (5, 4 y 4, respectivamente) y con la duda de saber cuántas más hubieran sumado de no haber abandonado en esa última jornada por ese positivo asintomático -y desconocido- de Covid-19. Corriendo en casa, Italia apostó por una amplia selección con hombres en todas las pruebas. Pero sigue habiendo mucha diferencia entre sus fondistas y sus velocistas, Y otra vez más, fueron sus féminas las más laureadas: Chara Consonni y Martina Fidanza se llevaban hasta tres oros, ambas la persecución por equipos, y la madison, la primera la eliminación y la segunda el scratch.

A nivel individual, entre los sub23 debemos destacar también al belga Jules Hesters, ganador por tercer año consecutivo de la eliminación, o al checo Martin Cechman, oro en la velocidad.

Entre los juniors, citaremos al neerlandés Loe Van Belle, ganador del ómnium y del scratch, a la polaca Nikola Wielowska, ganadora de la velocidad por equipos y la madison y plata en dos pruebas más, o a la belga Marith Vanhovem, polifacética pistard capaz de ganar un 500 y la madison.

¿Y España? Decimocuarta posición en el medallero, con una plata y un bronce como hitos de una actuación que desglosaremos mañana.

Resumen medallas

Resultados completos

Un streaming como debe ser, sin emociones innecesarias

Panel de control

Quiero terminar comentando dos aspectos que no son deportivos, sino organizativos, pero que no quiero desdeñar, ya que también afectan al éxito del evento, aparte, claro está, del esfuerzo realizado por la UEC y los organizadores de Fiorenzuola d’Arda para desarrollar de forma sobresaliente un evento que parecía imposible llevar a cabo en las actuales circunstancias.

Por un lado, la retransmisión en streaming que se ha ofrecido desde el Attilio Pavesi confirma plenamente mi idea de que en eventos es así es suficiente con que el speaker sea el narrador. Y si se le añade alguien que comente o entreviste, mejor que mejor, pero siempre desde esa base. Así se evitan bochornosos espectáculos como la retransmisión desde Tafalla del Campeonato de España donde lo más importante no es que el locutor desconociese lo que es el ciclismo en pista, sino que pretendiese dar una falsa emoción que no se correspondía con lo que estaba sucediendo y que obligó al comentarista -al bueno del seleccionador nacional, Raúl Mena- a tomar las riendas en momentos en que estaba totalmente perdido el hilo de la prueba. Y todo ello con el agravante de que en Tafalla la realización dejaba mucho que desear, sin saber seleccionar la imagen o el punto de vista más conveniente en cada momento, algo que en Fiorenzuola no ha sucedido.

Y por otro lado, el sistema de gestión de resultados de Veloresults, que esta vez no ha tenido ninguno de esos fallos o desapariciones tan desesperantes como inoportunos que le han caracterizado en eventos anteriores. Sin duda, el hecho de que hayan duplicado las páginas -una con el ‘live timing’ y otra con los resultados ordenados- ha servido para evitar esos problemas, aunque lo ideal sería darle una ‘vueltecita’ para integrarlas en una sola web que permitiera un acceso universal. Lo de que no aparecieran los resultados finales del kilómetro -solo los parciales y la velocidad media- lo dejaremos como una simple anécdota, rápidamente solventada.

13 octubre. 6ª jornada

Los ómnium para todas las categorías fueron los protagonistas hoy en el velódromo Attilio Pavesi de Fiorenzuola d’Arda, en la última jornada de los Campeonatos de Europa de pista junior y sub23, no tan larga como la de ayer, pero también bastante intensa, con los últimos ocho títulos en juego. Y con la sorpresa de la baja de todos los italianos que iban a competir a causa de un caso de Covid en su delegación, y que con muy buen criterio decidieron no salir en ninguna carrera. Eukene Larrarte, cuarta, y Eva Anguela, quinta, fueron las mejores en este último día.

La prueba sub23 femenina comenzaba con dos importantes ausencias, la de Shari Bossuyt, tras la caída de ayer en la eliminación, y la de la italiana Silvia Zanardi, una de las grandes favoritas. Tras ganar a ucraniana Yulia Biriukova con un ataque lejano, la rusa Maria Novolodoskaya se imponía con claridad -ganando vuelta- en la carrera tempo y en la eliminación para presentarse destacada de cara a la puntuación final, con Eukene Larrarte sexta, pero sólo a diez puntos de la lucha por las medallas, tras haber sido séptima en el scratch, sexta en la tempo, donde fue la más rápida de las que no habían puntuado, y sexta también en la eliminación. Además, la española tenía muy cerca a dos corredoras para intentar mejorar alguna posición.

Larrarte se metió en varios sprints, aunque no le sirvieron para subir en la general; incluso cedía provisionalmente una plaza ante la irlandesa Lara Gillespie, que anduvo algunas vueltas escapada. Pero su órdago por ganar el último sprint le permitía acceder hasta la cuarta posición, con 103 puntos, por detrás de Novolodoskaya, con 167, Wiktoria Pikulik (Polonia), con 128, y Olivija Baleisyte (Lituania), con 109. Por cierto, Novolodoskaya no sólo controló, sino que atacó para ganar vuelta y ratificar su dominio en este ómnium.

Anguela, a por todas

Anguela en el omnium © RFEC

Por su parte, Eva Anguela se presentaba con opciones en la puntuación final del ómnium, empatada a 100 puntos con otras dos corredoras, la portuguesa Daniela Campos y la belga Katrijn De Clercq, por detrás de la polaca Nikola Wielowska (116), ganadora de la eliminación, y la checa Kristyna Burlova (108), vencedora del scratch. La madrileña había sido cuarta en el scratch, sexta en la ‘tempo’ -donde la francesa Flavie Boulais ganaba todos los sprints, aunque parecía descartada para la general- y tercera en la eliminación.

La madrileña comenzó muy bien llegando a colocarse segunda. Sin embargo, fue de más a menos. Primero porque emergió la portuguesa Campos. Y luego por un ataque de Boulais con la alemana Hanna Dopjans que les permitió ganar los tres últimos sprints y llegar a empatar con Campos a 114 puntos, aunque el mejor puesto de ese último sprint le daba la plata, por delante de una Wielowska que no tuvo problemas (133 puntos). Para Anguela, la quinta plaza final con 109, aunque debemos pensar que el año pasado estaba compitiendo en este mismo evento como velocista.

Pasando a los hombres juniors, tras obtener la cuarta plaza en el scratch que acabó muy roto, Marcel Pallarés jugaba una notable ‘tempo’ con dos sprints ganados y una buena posición final para ser segundo, lo que le permitía llegar a mitrad de carrera cuarto a sólo dos puntos de los que le precedían, en una prueba que dominaba el neerlandés Loe Van Belle, ganador de ambas pruebas. Desgraciadamente, al catalán se le atragantaba la eliminación, donde solo podía ser undécimo, por lo que llegaba con menos opciones a la prueba final.

Aun así, se metió en un corte en el que sumó algunos puntos, aunque al final no le permitirían subir muchos puestos, para acabar séptimo (92). En esa fuga se metió el danés Carl Frederik Bevort, que llegó a ponerse segundo provisional. Todo quedaba en el aire para el último sprint en el que el neerlandés Loe Van Belle (Países Bajos) consolidaba su liderato -que mantuvo en todo momento-, con 124 puntos, el alemán Tim Torn Teutemberg (Alemania) mantenía la segunda (116) y el francés Eddy Le Huitouze ganaba esa última volata y desplazaba a Bevort (114 a 112). Era el segundo oro para Van Belle, ganador también del scratch.

Otro triunfo ruso

La puntuación final del ómnium sub23 comenzaba bastante igualada, con cinco hombres en apenas doce puntos, y con reparto de victorias en las pruebas anteriores: Fabio Van den Bossche (Bélgica) -líder en ese momento- había ganado el scratch; Iuri Leitao (Portugal), la carrera tempo, y Gleb Syritsa (Rusia), la eliminación. Ellos tres junto a Alex Vogel (Suiza) y Filip Prokopszyn (Polonia) se presentaban como los principales candidatos a las medallas, y así lo fueron demostrando en los sprints intermedios, hasta que en esa pelea se metió también el ucraniano Kyrilo Tsarenko, gracias a una vuelta ganada.

La igualdad era tal que a falta de tres sprints había cuatro corredores en 4 puntos -Syritsa, Vofel, Van den Bossche y Tsarenko, tras el antepenúltimo, dos empatados a 120 -Vogel y Syrista-, y a falta de la última puntuación, los cuatro mantenían opciones de ganar. Pero el ruso, como hizo el sábado cuando ganó la puntuación, no dio opción en el sprint final, para sumar 132 puntos, por 126 de Vogel, plata, y 122 de Van den Bossche, bronce.

Pau Llaneras alternó actuaciones bastante destacadas, como la quinta posición del scratch, en la que fue uno de los cinco ciclistas que ganó vuelta, o la sexta de la eliminación, con una carrera tempo sin protagonismo alguno, decimoquinto, para llegar a la puntuación final octavo, en la que cedería dos tiempos por dos rivales que iban detrás y le adelantaron al ganar vuelta. Así pues, décimo, con 77 puntos.

Doble ración para los velocistas

Martínez en el kilómetro © RFEC

Lo más curioso -si se puede decir así- del día fue esa doble presencia de los velocistas sub23 en dos pruebas. No por las dos competiciones en sí, keirin y kilómetro, obligados por esa suspensión de las carreras del domingo, sino por la mala programación, entremezcladas y sin apenas tiempo de recuperación entre las dos finales.

Desgraciadamente, la participación de los españoles no se prolongó demasiado en el keirin. Tras ser tercero el alicantino y quinto el vasco en sus series, en la repesca no pudieron asegurar su pase a semifinales: Martínez terminaba tercero, pero era relegado, mientras que Jiménez finalizaba quinto.

Mejor les fue en el kilómetro, con la quinta plaza para Martínez (1:04.058) y la sexta para Jiménez (1:05.136), en una prueba que dominaron los persecucionistas. Ganaba el vencedor de la persecución el primer día, el alemán Felix Gross, con 1:02.068, con el subcampeón y ganador ayer de la madison, Ivan Smirnov, en tercer lugar, con 1:03.441, y con otro hombre de la cuarteta rusa, Nikita Bersenev, al pie del podio, con 1:03.913. Entre ellos, solamente un especialista, el alemán Anton Hohne (1:03.127), plata, precisamente el vencedor hace un año en Gante.

Sin embargo, Hohne se tomaba la revancha en la final del keirin donde superaba al joven neerlandés Daan Kool y al polaco Mateusz Sztrauch. Los dos finalistas de ayer en velocidad no tuvieron opciones: Mikahil Yakolev terminaba sexto, y Martin Cechman no entraba en la final, aunque ganaba la consolación para ser séptimo.

El keirin femenino suponía que la alemana Lea Sophie Friedrich completase el póker de medallas de oro -como hizo hace dos años cuando aún era junior-, ganando con una amplísima ventaja sobre las polacas Nikola Sibiak y Nikola Seremak. Así pues, se va de Fiorenzuola como campeona de velocidad individual y por equipos, 500 metros y keirin.

Finalmente, el 500 metros de las juniors donde una de las ganadoras de la madison, la belga Marith Vanhove, era la triunfadora, con 42.307, por delante de la ucraniana Alla Biletska, 42.658, y de la actual campeona del mundo, la francesa Taky Marie Divine Kouamé, con 42.723.

Inscripciones y resultados

Más información cronológica tras los tuits en directo

Celebrando la plata Bennassar y Terrasa. Foto: Fed. Española

12 octubre. 5ª jornada

La suspensión por lluvia de la jornada de ayer nos llevaba hoy a un intensísimo día de competiciones en el Europeo junior y sub23 en Fiorenzuola d’Arda (Italia), con doce finales en las diferentes disciplinas. Entre ellas esa madison junior en la que Francesc Bennassar y Marc Terrassa, los actuales campeones de España, lograban la medalla de plata.

En una prueba en la que Dinamarca se distanció progresivamente y sin poder ser alcanzada en ningún momento, y que terminaría logrando el oro con Tobias Lund Andresen y Kasper Andersen, con 37 puntos, los españoles estuvieron metidos en carrera en todo momento. Ganar vuelta era imposible, pero fueron sumando puntos en momentos oportunos, en especial ganando el octavo y el decimotercero. De esta forma, llegaban colocados terceros a las últimas diez vueltas, con Bélgica a sólo un punto tras el penúltimo sprint y con Alemania a 10 por delante. Es decir, por un lado, había que vigilar la amenaza belga -Rusia y Francia también podían sorprender-, pero Alemania estaba a tiro.

Los belgas se la jugaron con un ataque lejano, pero la fuerza y la fe de los españoles les permitió superarles sobre la línea de meta. Como Alemania no se había metido en los puntos, con esos diez España no sólo mantenía el bronce sino que alcanzaba a los alemanes Tim Torn Teutenberg y Benjamin Boos, y desempataba por el mejor puesto final.

Celebrando la plata Bennassar y Terrasa en el podio. Foto: Fed. Española

Yakolev, bestial en 200, cede ante Cechman

La jornada había comenzado con la clasificatoria sub23 de 200 metros, con dos españoles en liza. Alejandro Martínez marcaba 10.931, decimotercero, con lo que se enfrentaría al francés Tom Derache en octavos, al que no pudo superar; Ekain Jiménez, 11:046, decimosexto, se veía abocado a luchar no sólo contra el mejor tiempo, el del ruso Mikhail Yakolev, sino además un tiempazo increíble en este velódromo, 10.078, cuatro décimas mejor que el siguiente. Tampoco tuvo opciones, por lo que los españoles terminaban su concurso con los mismos puestos que lo realizados en el 200, 13º y 16º.

Yakolev derrotando en octavos a Jiménez. Foto: Fed. Española

Yakholev se plantaba sin problemas en la final ante un Martin Cechman que compensó su mal inicio -séptimo tiempo, 10.641- dejando en la cuneta en cuartos al autor del segundo tiempo, el alemán Anton Hohne, y en semifinales al del tercero, el ruso Danila Burlakov. Y ya puestos, el checo seguía su racha en la final en la que forzaba el desempate y se terminaba imponiendo con bastante claridad en esta ‘belle’ a Yakolev.

El podio lo completaba Konstantinos Livanos, uno de los velocistas jóvenes más prometedores, ganador de la velocidad y el kilómetro el pasado año como junior y ‘arco iris’ en velocidad y keirin, tras imponerse en dos enfrentamientos a Burlakov. Como anécdota diremos que ninguno de los dos rusos intervino en la velocidad por equipos, donde Rusia prefirió alinear al trío del Maraton Tula.

Serrano, al ataque

Cuatro pruebas de fondo conformaban la primera parte de la sesión vespertina, que comenzó con un retraso de más de una hora y media por culpa de una caída en el primer sprint de la eliminación femenina sub23, con la belga Shari Bossuyt que tuvo que ser trasladada al hospital, quedando el velódromo sin médico. Algo incomprensible en un evento de este nivel. Tras la reanudación, Laura Rodríguez aguantó bien los primeros sprints para caer justo cuando encabezaba el grupo y ser superada en el acelerón de todos sus rivales, para acabar en una más que digna sexta plaza. Chiara Consonni (Italia) superó claramente en el último sprint a Maria Martins (Portugal) con Mylene De Zoete (Países Bajos) tercera.

Serrano, al ataque… que no valió. Foto: Fed. Española

La carrera sub23 de scratch fue más rápida y más movida que las vividas en otras categorías  Con más ataques y más tempranos, destacando un primer movimiento de cinco corredores -desde la vuelta 10 a la 17, de las 35- y luego otro del ucraniano Kyrilo Tsarenko, que ya había estado en el primer ataque. Cazado a falta de siete, fue el español Javi Serrano el que lanzó su órdago casi de inmediato, en solitario, sabedor que en el grupo no tenía opciones.

El madrileño consiguió sorprender inicialmente al grupo y mantuvo una interesante diferencia. Por detrás el único que contratacó fue el italiano Emanuele Amadio, que le cazó a falta de tres giros y medio. Pero en vez de seguir juntos, le dejó, lo que significó el adiós de las opciones de los dos, ya que ambos serían cazados sucesivamente en la última vuelta ante un pelotón que preparaba ya el sprint, en el que Bartisz Rudyk -el hermano fondista del rapidísimo velocista Mateusz- se imponía a Iuri Leitao y Tuur Dens. El puesto del español, decimoséptimo, era lo de menos.

La puntuación junior femenina fue un duelo entre las tres más rápidas con diferencia Katrijn De Clercq, Daniela Campos y Daniek Hengeveld, y que llegaron separadas por un solo punto al último sprint, sin opciones reales para ninguna más y en la que la belga superaba a la portuguesa y a la neerlandesa, que acababan con 26, 23 y 21 puntos, respectivamente. Para Marina Garau, una actuación sin demasiado protagonismo, con dos puntos en sendos sprints que le sirvieron para ser octava.

La masculina comenzó a decidirse cuando la carrera se cortó en tres grupos, quedando por delante seis ciclistas que sumarían los puntos suficientes para jugarse las primeras plazas, aunque el alemán Moritz Kretschky llegó con holgura a ese último sprint para ganar la prueba (31 puntos), en la que el suizo Fabio Christen (28) aseguraba la plata y el danés Tobias Aagaard Hansen, ganador de la eliminación, arrebataba el bronce al neerlandés Loe Van Belle, vencedor del scratch (20 a 18).

Podio de la puntuación junior femenina. Foto: Federación Belga

Mala suerte para Pallarés

El catalán Marcel Pallarés se quedó sin opciones al no entrar en ese corte y no poder seguir sumando puntos. Y es que tras el cuarto sprint lanzó un potente ataque que, desgraciadamente, no encontró compañía para hacer daño. Ganaría el siguiente sprint, obteniendo los cinco puntos que sumaría en toda la puntuación, y se dejaría cazar. Al final entraría en el grupo cabecero, e intentó meterse en los dos últimos sprints para mejorar su posición, octava, pero sin éxito.

Relevo entre Anguela y Sanromán. Foto: Fed. Española

La última parte de la tarde estuvo dedicada a las cuatro madison. Comenzaron las juveniles, donde cuatro países fueron los que dominaron, aunque Bélgica fue la justa vencedora, con 31 puntos, con la pareja formada por Marith Vanhove y Katrijn De Clerq, ganadora poco antes de la eliminaciónEl duelo por las otras medallas se decidió en el último sprint que se imponían las polacas Nikola Wielowska y Zuzanna Olejniczak, desplazando con ello a las italianas Lara Crestanello y Valentina Basilico al bronce (ambas con 23) y dejando fuera del podio a las neerlandesas. Las españolas Adriana Sanromán y Eva Anguela comenzaron muy bien, ganando incluso el primer sprint. Pero perdieron contacto con el grupo a mitad de carrera y al final cederían hasta dos vueltas, con la octava posición final.

A continuación, la prueba sub23, en la que las italianas Chiara Consonni y Martina Fidanza no pasaron ningún apuro puntuando en casi todos los sprints, incrementando poco a poco sus ventajas hasta totalizar 44. Alemania (Franziska Brausse-Lea Inn Teutenberg) y Polonia (Wiktoria Pikulik-Patrycja Lorkowska) mantuvieron su peculiar batalla por las medallas, de la que quedó descartada Chequia y se metió casi al final Irlanda, terminado con 26 y 22 puntos. Para la dupla española, Eukene Larrarte-Laura Rodríguez, un papel secundario y la séptima plaza con 3 puntos.

tras el éxito de Bennassar y Terrasa, la prueba sub23 masculina para cerrar la larguísima jornada que se decantó con el triunfo de Rusia, que alineaba a dos persecucionistas de lujo con Ivan Smirnov y Lev Gonov –segundo y tercero el jueves en la individual y oro al día siguiente por equipos- que cuando iba un tercio de carrera, 65 de las 100 vueltas, se iban a por el ‘bonus’ que conseguían con bastante rapidez, y con ello encauzar la prueba, aunque sin descuidarse por las acometidas de las selecciones perseguidoras, en especial Polonia y Suiza.

Por ello, se metieron en un nuevo ataque, poco antes de llegar al tercio final, esta vez con los helvéticos, que se traducía en un nuevo bonus, primero para Thiebaud-Froidevaux, a falta de 18, que les valía virtualmente la plata y luego para los rusos, a falta de 13, que incluso atacaron para llevarse el último sprint. Polonia, con Bartosz Rudyk y Filip Prokopyszyn, tenía que conformarse con el bronce, con 40 puntos, frente a los 97 y 58 de los dos mejores.

De los españoles, Pau Llaneras y Erik Martorell, desgraciadamente poco que contar ya que nunca se les vio en las primeras posiciones terminando con cero puntos en el puesto undécimo.

Repiten Friedrich y Lysenko

No nos olvidamos de las pruebas matinales de velocidad, en este caso sin corredores españoles. En la final de 500 femeninos sub23, Lea Sophie Friedrich sumaba su tercer oro de este Campeonato en un podio que fue idéntico al de la velocidad del sábado. Los tiempos, 36.619 para la ganadora, 40:715 para su compatriota Pauline Sophie Grabosch y 40.855 para la rusa Yana Tyshenko.

Podio del keirin junior femenino. Foto: Twitter François Lamiraud.

En cuanto al keirin, se vivió todo el torneo de las dos categorías junior. Alina Lysenko se imponía a la francesa Taky Marie Divine Kuoamé y a la ucraniana Alla Biletska, en el segundo oro de la rusa en este Europeo, tras la velocidad. En la masculina, sorpresa ya que ninguno de los protagonistas de la final de ayer estuvo en el podio, que compusieron Bohdan Danylchuk (Ucrania), Paul Gross (Alemania) y Damien Fortis (Suiza).

Inscripciones y resultados

11 octubre. 4ª jornada

A pesar de la previsión del Comité Organizador de los Europeos de Fiorenzuola de cambiar el programa de las jornadas del fin de semana para paliar en lo posible el efecto del mal tiempo previsto para hoy, los pronósticos más negativos se han confirmado, con la lluvia durante toda la jornada, por lo que se decidía suspender la jornada íntegra y adaptar las dos jornadas restantes para acoplar todas las pruebas pendientes.

El nuevo programa completo puede consultarse en este enlace, y de forma simplificada lo exponemos aquí, con la participación de los españoles:

Lunes 12 (9:30 a 12:57 y 14:00 a 19:56).

  • Junior hombres: Keirin, puntos (Pallarés) y madison (Bennassar y Terrasa).
  • Junior mujeres: keirin, puntuación (Garau) y madison (Anguela y Sanromán).
  • Sub23 hombres: Velocidad (Jiménez y Martínez), scratch (Serrano) y madison (Llaneras y Martorell).
  • Sub23 mujeres: 500 metros, eliminación (Rodríguez) y madison (Larrarte y Rodriguez).

Martes 13 (9:30 a 12:55 y 14:00 a 18:37).

  • Junior hombres: Omnium (Pallarés).
  • Junior mujeres: 500 metros, ómnium (Anguela).
  • Sub23 hombres: Kilómetro (Jiménez y Martínez), keirin (Jiménez y Martínez) y omnium (Llaneras).
  • Sub23 mujeres: Keirin y omnium (Larrarte).

Recordad que las sesiones de tarde serán ofrecidas por streaming desde la web de la UEC.

10 octubre. 3ª jornada

La previsión de lluvia para la jornada de mañana originaba que el Comité Organizador del Europeo decidiera, con bastante buen criterio, cambiar el programa de competiciones, ‘cargando’ la jornada de hoy sábado y ‘liberando’ la del domingo para que se pudiera adaptar mejor a los posibles parones meteorológicos. Ello suponía retirar algunas pruebas previstas para hoy, como el kilómetro o el scratch sub23, como meter en un sólo día los torneos de velocidad o incluir las puntuaciones sub23, en la que los españoles lograron sus mejores resultados del día.

En la masculina, Raúl García terminaba séptimo, en una prueba que tuvo tres fases diferenciadas. El primer tercio de carrera, con los puntos de los sprints como elemento decisorio, donde Gleb Syritsa -uno de los integrantes de la prometedora cuarteta rusa- comenzó a destacarse, ante rivales como el polaco Bartosz Rudyk o el portugués Iuri Leitao, ganador este año del trofeu Ciutat de Barcelona.

La segunda fase de la carrera se produjo como consecuencia de uno de estos sprints cuando Syritsa, el alemán Richard Banush y el suizo Mauro Schmid se iban por delante terminaban ganando vuelta, sentenciando el ruso la carrera, y poniendo en franquicia el podio para los otros dos.

Y una tercera en la que el protagonista fue Raúl García, aunque sin el resultado esperado. El español había atacado en varias fases anteriores de la carrera y sumó puntos en distintos sprints, permitiéndole estar siempre entre los ocho o diez mejores, algo que -dado su carácter- no le valía.

Por ello, tras el decimosexto sprint lanzaba un nuevo ataque, que le permitía sumar nuevos puntos. Cazado, volvía a la carga y se imponía en el penúltimo sprint. Su ataque a la desesperada no iba desencaminado ya que, en caso de ganar el último, podía llegar incluso al podio. No fue así ya que era cazado a falta de una vuelta, para terminar en ese séptimo puesto que sabía a poco.

Eso sí, el último sprint fue decisivo. Con Syritsa ya como ganador matemático (66 puntos) el triunfo de Leitao originaba un triple empate a 34 puntos, resuelto para el portugués precisamente por su posición en esa llegada, una merecida plata con el lastre de no haber ganado vuelta. El bronce para el alemán Banush, que dejaba fuera del podio a Schmid.

“Me da rabia, pero contenta”

Por su parte Eukene Larrarte terminaba octava en la prueba femenina, un resultado que también supo a poco dada la presencia de la guipuzcoana en una carrera que se decidió con una fuga de cuatro ciclistas justo a mitad de carrera y que provocó la propia Larrarte, aunque no pudo mantenerse en el corte.

Lararte, en acción en la puntuación. Foto: Federación Española

Las cuatro se llevaron todos los puntos en juego hasta el penúltimo sprint, momento en que ganaban vuelta y ponían en franquicia la carrera. La italiana Silvia Zanardi, que ya iba destacada antes de ese momento al ser la más rápida en los sprints, se llevaba el triunfo, con 61 puntos, por delante de la belga Shari Bossuyt (40) y de la alemana Franziska Brausse (33), aunque la cuarta integrante de la escapada, la irlandesa Mia Griffin, era superada en el último sprint por la rusa Maria Novolodoskaya, muy activa en las puntuaciones hasta que se produjo el corte que la sorprendió.

Hasta ese momento del corte, Larrarte estuvo bastante activa, buscando un par de veces un corte que le favoreciese, y sumando puntos en el tercer y cuarto sprint, que luego remató con la cuarta plaza en el último lo que le permitiría ser octava al final.

“Me da rabia, pero estoy contenta porque me veo en la pelea. Las veces que he ido para delante, necesitaba alguien porque sola no iba a ningún lado. Y justo cuando me han pillado las cuatro, han apretado para el sprint y me he descolgado. Al final he terminado fuerte y eso es lo mejor, las sensaciones que he tenido, tanto en los sprints, donde no quería forzar mucho ya que buscaba el corte, como en los ataques”, nos contaba la guipuzcoana.

Otro éxito portugués

No cambió nada del programa en lo relativo a la persecución individual junior, con la disputa en la jornada matinal de la clasificatoria en la que Jaime Romero terminaba en undécima posición, con 3:32.676, y Francesc Bennassar en la decimonovena, con 3:38.193.

Un momento de la eliminación junior. Foto: Federación Española

El alemán Benjamin Boos y el danés Carl Frederik Bevort disputaban la final absoluta, en la que el germano salió más lento, aunque a mitad de carrera ya había contrarrestado la diferencia y al final terminaba imponiéndose con solvencia: 3:21.625 a 3:24.156. En la consolación, el italiano Manlio Moro superaba al ruso Mark Kryuchkov, con tiempos y diferencias parecidos: 3:21.487 a 3:24.478.

Adriana Sanromán no pudo tener mucho protagonismo en la eliminación junior, en la que caía muy pronto, para ser décima. En un desenlace en el que las propias corredoras no tenían muy claro -porque la neerlandesa Daniek Hengeveld, tercera, no se retiró cuando debía- la portuguesa Daniela Campos se llevaba el triunfo ante la checa Gabriela Bartova, ratificando el buen trabajo que se realiza en el país vecino.

Friedrich, Weinrich y Lysenko, reyes de la velocidad

Con el nuevo programa, el torneo de velocidad de los juveniles y las sub23 se concentró en una sola jornada, sin ciclistas españoles en liza. Entre las féminas, destacar el excelente registro en la clasificatoria de Lea Sophie Friedriech, con 10.862, cuatro décimas por debajo de su compatriota Pauline Grabosh. Ambas se plantaron en la final, sin ceder una sola manga, en la que Friedrich demostró su momento dulce para hacerse con el oro sin necesidad de desempates.

En cuanto a la final de consolación, Mathilde Gros, a priori más experta, se veía sorprendida por la rusa Yana Tyshenko, que superaba a la francesa en dos enfrentamientos.

Pasando a los juniors, las presumibles semifinales germano-polacas a tenor de los tiempos de clasificación se frustraron cuando en cuartos Thierry Fontanille superaba al polaco Tomasz Grzesiak. En cualquier caso, los dos mejores tiempos eran los que se presentaban en la final. Konrad Burawski ganaba la primera manga; Willy Leonhard Weinrich, la segunda con un lejanísimo ataque y la decisiva aguantando muy bien la cabeza ante el intento del polaco.

El alemán Domenik Kruse completaba el podio, tras superar a Fontanille en la final B, en un desenlace bastante cerrado en la segunda manga,

También se vivió el desenlace de las juveniles, que habían desarrollado las fases anteriores ayer. La rusa Alina Lysenko se presentaba invicta a la finaly así se iba logrando el oro ante la francesa Taky Marie Divine Kouamé, que había necesitado del desempate en semifinales. El bronce para la rusa Elizaveta Bogomolova, muy superior a la polaca Natalia Nieruchalska, a la que derrotaba también sin necesidad de desempate.

Inscripciones y resultados

Más información cronológica tras los tuits en directo

9 octubre. 2ª jornada

Eukene Larrarte, en un entreno de días anteriores. Foto: Federación Española

La segunda jornada del Campeonato de Europa junior y sub23 que se celebra en Fiorenzuola d’Arda (Italia) no fue tan positiva para los seleccionados españoles como la víspera, aunque en la última prueba de la tarde, el scratch sub23 femenino Eukene Larrarte se quedó a un paso del podio, cuarta, en un podio que compusieron Martina Fidanza (Italia), Maike Van der Duin (Países Bajos) y Maria Martins (Portugal).

Como en los scratchs de la víspera fue en las últimas diez vueltas cuando se calentó la carrera, con ataques de varias ciclistas que no querían llegar al sprint, en especial Shari Bossuyt o Lena Mettraux. Fue en uno de los ataques de la belga cuando la española salió a por ella. Y aunque lo único que hizo fue cerrar el hueco, se colocó en una notable posición de cara a la llegada, en donde no pudo ante corredoras más rápidas que ella como Fidanza, que es la clara favorita en este tipo de llegadas, o la propia Martíns, a la que le faltó algo de chispa para hacerse con la plata.

“Estoy contenta por las sensaciones, por cómo me he encontrado y de cara a las carreras que me quedan. Se ha visto pronto que la carrera iba a ir al sprint que no me conviene. Cuando se ha movido la belga, he intentado salir con ella, pero atrás también han venido fuerte y no nos han dejado hacer. Y a falta de dos, me he sabido colocar ahí y en el sprint, las tres del podio han sido más rápidas que yo. No podía dar más de mí. Incluso de haber ido más adelante, pienso que me habrían pasado”.

“También me ha servido para ver cómo está el velódromo, de cara al ómnium y qué desarrollos pongo. He notado que la gente en el sprint llevaba más que yo, que quizá me he quedado corta para el final. Aunque quizás si lo hubiera puesto, no habría salido con tanto brío. No me arrepiento de mi decisión. Han sido más rápidas, sin más”.

Sexto lugar para ambas cuartetas

La jornada más larga de este Europeo comenzaba con las juniors en la persecución por equipos, donde la cuarteta formada por Ainara Albert, Eva Anguela, Jimena De Roa y Marina Garau marcaba un tiempo de 5:08.399, que solamente les permitía ser sextas.

Rusia, con Alena Ivanchenko, Inna Abaidullina -primera y cuarta ayer en la individual- Anastasia Pecherskikh y Valeria Valgonen, marcó un tiempo muy inferior (4:48.741) a todas sus rivales, entre ellas una Italia (Lara Crestanello, Silvia Bortolotti, Eleanora Camilla Gasparrini, Elisa Tonelli y Carlotta Cipressi, solo en la clasificatoria), defensora del título, a la que derrotaría también con bastante margen en la final: 4:41.581 a 4:47.786

Alemania y Polonia se presentaron en la final B separadas por solo dos milésimas, aunque en la manga decisiva Hanna Dopjans, Lana Eberle, Fabienne Jahrig y Maria Sigmund rodaron mucho más rápido que en la matinal y su ventaja sobre las polacas fue bastante más amplia (4:48.821 a 4:56.028).

A continuación fue el turno de la cuarteta sub23 masculina. Joan Martí Bennassar, Raúl García, Erik Martorell y Javi Serrano detenían el reloj en 4:23.846, que tampoco les permitía ir más allá de la sexta plaza. Más aún que en el caso de las féminas, un registro que no hace justicia a la calidad de los corredores sino al escaso trabajo previo desarrollado.

Rusia impresiona

Como era de esperar, el potentísimo equipo ruso formado por Ivan Smirnov Lev Gonov, -segundo y tercero ayer en la individual-, Nikita Bersenev y Gleb Syritsa se llevaba el triunfo, revalidando su triunfo hace un año en Gante, y con un tiempazo en la final en la que superaba a Italia: 3:59.276 a 4:08.204. Dadas las especiales condiciones y distancias de Fiorenzuola es complicado ‘traducirlo’ a velódromo cubierto y de madera, pero en todo caso muestra el potencial de esta cuarteta que ya viene avisando de que aspira a todo en pocos años… aunque no se clasificase para Tokio.

También es agradable ver que en Italia hay ‘cantera’, con Davide Boscaro, Gidas Umbri, Jonathan Milan y Tomasso Nencini, más Giulio Masoto en la primera ronda, aunque no pudieran hacer nada ante el ciclón eslavo.

La cuarteta masculina, en acción. Foto: Federación Española

Alemania, con otro interesante equipo de futuro con Felix Gross, Richard Banusch y dos ‘primer año’ como Tobias Buck Gramko y Nicolas Heinrich marcaba 4:04.824 y superaba a Suiza, 4:08.387, impidiendo a los helvéticos repetir su bronce de 2019.

A continuación fue el turno de la cuarteta sub23 masculina. Joan Martí Bennassar, Raúl García, Erik Martorell y Javi Serrano detenían el reloj en 4:23.846, que tampoco les permitía ir más allá de la sexta plaza. Más aún que en el caso de las féminas, un registro que no hace justicia a la calidad de los corredores sino al escaso trabajo previo desarrollado.

Rusia impresiona

Como era de esperar, el potentísimo equipo ruso formado por Ivan Smirnov Lev Gonov, -segundo y tercero ayer en la individual-, Nikita Bersenev y Gleb Syritsa se llevaba el triunfo, revalidando su triunfo hace un año en Gante, y con un tiempazo en la final en la que superaba a Italia: 3:59.276 a 4:08.204. Dadas las especiales condiciones y distancias de Fiorenzuola es complicado ‘traducirlo’ a velódromo cubierto y de madera, pero en todo caso muestra el potencial de esta cuarteta que ya viene avisando de que aspira a todo en pocos años… aunque no se clasificase para Tokio.

También es agradable ver que en Italia hay ‘cantera’, con Davide Boscaro, Gidas Umbri, Jonathan Milan y Tomasso Nencini, más Giulio Masoto en la primera ronda, aunque no pudieran hacer nada ante el ciclón eslavo.

Alemania, con otro interesante equipo de futuro con Felix Gross, Richard Banusch y dos ‘primer año’ como Tobias Buck Gramko y Nicolas Heinrich marcaba 4:04.824 y superaba a Suiza, 4:08.387, impidiendo a los helvéticos repetir su bronce de 2019.

Arrancada de Iker Bonillo en el kilómetro. Foto: Federación Española

La sesión vespertina se iniciaba con el kilómetro junior en el que España presentaba a dos fondistas, aunque en el caso de Iker Bonillo, con un pasado reciente de velocista. Ambos acabaron en los puestos medios de la tabla, separados por dos milésimas: Bonillo (12º, 1:07.723) y Romero (13º, 1:07.725).

El triunfo fue para el belga Noah Vandenbranden (1:03.201), subcampeón ayer en el scratch, que saliendo el último aguaba la fiesta a los germanos Laurin Dreschler (1:04.022) y Willy Leonhard Weinrich (1:04.606), que ya se veían con el doblete.

Acto seguido una eliminación que se saldó con la victoria del danés Tobias Aaagard Hansen sobre el polaco Adam Wozniak y el suizo Fabian Weiss. En cuanto al representante español, Marc Terrasa, buena actuación en los primeros compases aunque cuando quedaban doce corredores se vio inmerso en una caída que obligó a neutralizar la prueba. Se incorporó sin problemas, pero fue rápidamente eliminado, terminando décimo.

Apuros para las campeonas del mundo

La velocidad por equipos nos permitió ver la nueva fórmula con tres corredoras -aunque sólo con cinco conjuntos- y confirmar el esperado dominio de Alemania, con sus dos campeonas del mundo, Lea Sophie Friedrich y Pauline Sophie Grabosch, acompañadas de la prometedora Alessa Catriona Propster. La duda radicaba en saber si sería Rusia o Polonia su rival en la final, y fueron las primeras, con Ksenia Andreeva, Serafima Grishina y Yana Tyshenko las que se plantaron, quedando bastante más cerca de lo que se esperaba a tenor de llos tiempos matinales (1:20.726 a 1:20.866), ya que a la joven Propster se le hizo un poco larga su posta.

Eso sí, para Paulina Petri, Nikola Seremak y Nikola Sibiak, ningún problema para obtener el bronce ante Chequia (1:21.026 a 1:26.522). Y sobre todo, ver que, aunque los equipos de tres chicas provocarán algunas bajas en el panorama internacional, en los países donde se trabaja no debe haber problemas en la adaptación.

En el caso de los hombres, más participación -ocho tríos- y comprobar como poco a poco van progresando tanto los jóvenes checos (Jakub Stastny y Martin Cechman, junto a Matej Bohuslavek), como los rusos, todos ellos del Tula Maratón (Danill Komkov, Dmitry Nesterov y Pavel Rostov), protagonistas de una final en la que los centroeuropeos dominaron hasta la última media vuelta, en la que los rusos revirtieron la situación: 1:12.632 a 1:12.748.

Con Anton Hohne, Julien Jager y Nik Schroter, Alemania superaba por poco a Polonia en la lucha por la última plaza del podio: 1:13.164 y 1:13.345. Reseñar que Países Bajos ocupó la octava posición. El camino del relevo de su fantástica generación va a ser complicado, pero por lo menos ya están trabajando.

Finalmente, la persecución femenina, Franziska Brausse revalidaba el título logrado el pasado año, y precisamente contra la misma rival de entonces, la italiana Vittoria Guazzini. La alemana ya avisaba con el mejor tiempo en la clasificatoria -siete segundos menos que la segunda- y se superaba en la final, con una diferencia de ocho: 3:35.040 a 3:43.279.

La lucha por el bronce midió a otra italiana Silvia Zanardi, y a la irlandesa Mia Griffin, con triunfo para la segunda (3:41.810 a 3:42.767), que no dio opción a la ciclista que corría en ‘su’ velódromo -es de Fiorenzuola- y que llegaba con mejor tiempo en la clasificatoria.

Inscripciones y resultados

8 octubre. 1ª jornada

Raúl García Pierna con su bronce © RFEC

La medalla de bronce de Raúl García Pierna en la prueba de eliminación ha sido lo mejor de la actuación española en la primera jornada de los Campeonatos de Europa juniors y sub23 que se disputan hasta el próximo martes en Fiorenzuola d’Arda (Italia). El español cedía ante el belga Jules Hesters, ganador de esta misma prueba en 2019, y el portugués Iuri Leitao.

Tras un inicio en el que no encontraba la posición, demasiado retrasado, y ‘coqueteando’ con una temprana eliminación, se dio cuenta del peligro y cogió la cabeza del grupo durante muchas vueltas. Ello le suponía no tener problemas, pero sí un desgaste que pareció no afectarle ya que vio como caían rivales y llegaba en disposición de luchar por el podio, aunque al final tanto el belga como el luso fueron más rápidos. Pero que demuestra la indudable clase del madrileño que, recordemos, está en su primera temporada en la categoría, y que el año pasado fue bronce en el scratch del Europeo de Gante y en la puntuación del Mundial de Frankfurt (Oder).

La jornada comenzaba con la persecución equipos juniors en la que la cuarteta formada por Iker Bonillo, Marcel Pallarés, Asier Pozo y Jaime Romero marcaba un tiempo de 4:31.119 (parciales de 1:09.775, 2:16.185 y 3:23.633) que le suponía la octava plaza y lógicamente no poder entrar en las finales, que en el caso de la absoluta protagonizarían Rusia (4:19.838) y Alemania (4:20.813) autores de los mejores tiempos matinales.

En esa lucha por el oro, Dmitrii Dolzhikov, Mark Kryuchkov, David Shekelahvili y Danill Valgonen superaban en la final a Benjamin Boos, Maximilian Eisser, Moritz Kretschy y Luis Joe Luhrs (4:17.796 a 4:19.278), mientras que la cuarteta italiana, con Lorenzo Balestra, Niccolo Galli, Manlio Moro y Luca Portigliatti, se hacía con el bronce al derrotar a Dinamarca, y curiosamente con el mejor tiempo de todos, 4:16.188.

También por la mañana se disputaba la clasificatoria de la persecución individual junior femenina en la que participaron Ainara Albert (2:40.576) y Jimena de Roa (2:41.074), que ocuparon los puestos 12º y 13º.

Ya por la tarde, final en la que se midieron la rusa Alena Ivanchenko y la polaca Zuzanna Olejniczak, con triunfo de la primera (2:26.080 a 2:30.986). El bronce para la belga Julie De Wilde, al derrotar a la también rusa Inna Abaidullina

En esta misma disciplina competían los sub23, en concreto Erik Martorell (4:40.524, décimo) y Joan Martí Bennassar (4.42.504, undécimo), en una clasificatoria de alto nivel en la que el Felix Gross e Ivan Smirnov, integrantes de la última serie, relegaban a la final B a Jonathan Milan y Lev Gonov, que ya se veían luchando por el oro.

Mismo podio que en Gante

Y es que Gross hizo un tiempazo de 4:20.153, para luego por la tarde no pasar ningún apuro, cogiendo la delantera y superando claramente a Smirnov (4:19.716 a 4:24.748). Más cerrada fue la lucha por el bronce con Milan dominado al principio, aunque Gonov fue de menos a más para llevarse el triunfo, con mejor tiempo que el de la final A (4:19.504 a 4:23.510) y el puesto en el podio, idéntico al de Gante 2019.

Ya por la tarde se disputaron tres finales de otras tantas pruebas de fondo, todas ellas con presencia española. Aparte de la referida de eliminación, los dos scratch juniors.

La prueba femenina fue bastante tranquila, quizá demasiado, sin que nadie intentase jugárselo con una vuelta ganada, algo bastante complicado en este velódromo tan largo. El único ataque de entidad fue el de la eslovaca Nora Jenkusova que se fue a falta de siete vueltas y mantuvo unos metros de avance que le valdrían el triunfo.

El pelotón se tuvo que conformar con esprintar por las otras dos plazas del podio, que fueron para la polaca Nikola Wielowska -una velocista que se había llevado el oro en la prueba por equipos- y la italiana Lara Crestanello. En cuanto a Marina Garau, bien colocada toda la carrera, pero no pudo evitar verse adelantada cuando se lanzó el sprint final, terminando undécima.

Terrasa, valiente, sin fortuna

Más alternativas tuvo la prueba masculina, con varios ataques y contraataques, aunque el desenlace se gestó de manera similar a la prueba femenina, con un demarraje del neerlandés Loe Van Belle a falta de ocho vueltas. Solo que en este caso no mantuvo unos metros, sino que incluso se permitió ganar vuelta en apenas cinco giros.

Terrasa, que en toda la prueba siempre había estado lejos de la cabeza, hizo lo mismo, pero a falta de cinco giros. Y aunque mantuvo una ventaja hasta la última vuelta, al final fue adelantado por el pelotón, que se jugaba el podio, con Noah Vandenbranden (Bélgica) y Laurin Drescher (Alemania) acompañando a Van Belle. El mallorquín, cazado, se dejó ir para terminar en el puesto 17. 

En cuanto a las pruebas sin presencia española, Polonia ha demostrado que es una de las nuevas potencias en la velocidad por equipos femenina, que se disputaba por primera vez por tríos, y el formado por Joanna Blaszcza, Natalia Nieruchalska y Nikola Wielowska -que ya ganó el oro el año pasado- se hacía con el triunfo al superar a Italia -que ha apostado por competir en todas las pruebas-, con Valentina Basilico, Sara Fiorin y Gaia Tormena (1:22.218 a 1:24.381), con Rusia completando el podio al imponerse a Ucrania.

En la versión junior masculina, los polacos (Konrad Burawsi, Maciej Fak y Tomasz Grzesiak) se quedaban con la plata al ceder en la final ante Alemania, con Paul Gross, Domenic Kruse -otro corredor que repetía de 2019- y Willy Leonhard Weinrich: 1:14.949 a 1:15.339. Rusia, que no entró en la final absoluta por 8 milésimas dejaba fuera del podio al trío italiano.

Por último, señalar la persecución sub23 femenina con solo cuatro equipos en el que Italia (Marta Cavalli, Chiara Consonni, Martina Fidanza y Vittoria Guazzini) y Alemania (Franziska Brausse, Lena Charlotte Reissner, Finja Smekal y Lea lin Teutenberg) cumplieron los pronósticos y se plantaron en la final vespertina con unos tiempos muy similares (4:45.172 y 4:45.830), aunque las diferencias a favor de las locales fueron más amplias en la final, donde ambos equipos rebajaron sensiblemente sus registros matinales (4:36.400 y 4:38.008), revalidando las transalpinas el título logrado el año pasado en Gante. Polonia doblaba a Ucrania en la lucha por el bronce.

Programa completo

Inscripciones y resultados

 

Con una participación algo menor a la del año pasado -23 naciones en lugar de 25-, el velódromo Attilio Pavesi de Fiorenzuola d’Arda será escenario desde el jueves 8 hasta el martes 12 de los Campeonatos de Europa de pista para juniors y sub23, con la presencia de 321 corredores: 103 hombres y 54 mujeres de la categoría de más edad y 196 y 58, respectivamente, de los más jóvenes.

En total serán 44 títulos en juego, once por cada categoría y sexo: contrarreloj (kilómetro/500 metros), velocidad individual y por equipos, keirin, persecución individual y por equipos, scratch, puntuación, eliminación, madison y ómnium. Un programa que contemplaba ya la eliminación, por lo que la única novedad será la disputa de la velocidad por equipos femenina por conjuntos de tres corredoras.

Un Europeo que -como todo el ciclismo esta temporada- ha estado marcado por la pandemia. Programado a inicios de julio en Anadia (Portugal) fue aplazado y luego suspendido sin que se vislumbrase una alternativa hasta que en agosto se programó en Forlì, no muy lejos de Fiorenzuola, sede que también se cayó por motivos organizativos. Afortunadamente surgió esta nueva sede, con uno de los velódromos tradicionales en la temporada veraniega, con sus famosos Sei Giorne delle Rose. Un recinto atípico, descubierto, en pista de cemento y con una cuerda de 397 metros, aunque homologado por la UCI, y que hará que se ‘redondee’ la distancia en todas las pruebas para evitar tener que poner líneas de salida atípicas.

Rocco Cattaneo, presidente de la UEC, reconocía que “2020 es un año ciertamente complicado, pero hemos trabajado, desde el inicio de la crisis sanitaria, en estrecha colaboración con las Federaciones Nacionales, para garantizar que la mayoría de nuestros eventos se desarrollen. Los Campeonatos que se celebrarán en el histórico velódromo de Fiorenzuola d’Arda son especialmente importantes para el ciclismo porque son el único encuentro internacional para jóvenes de esta temporada. El público italiano, apasionado y conocedor, podrá presenciar carreras de alto nivel y no debemos olvidar que los Campeonatos de estas categorías siempre han sido una plataforma de lanzamiento para varios corredores que a lo largo de su carrera han ido ganando títulos mundiales y olímpicos”.

Alemania, con 24 medallas (13 de oro, 4 de plata y 7 de bronce) fue la gran triunfadora el año pasado, por delante de Gran Bretaña, con 14 (7, 5 y 2) y Rusia, con 16 (6, 3 y 7), Y ausentes los británicos, vuelven a ser estas selecciones, junto con la anfitriona Italia, las grandes referencias de este Europeo.

Ya adelantábamos esta semana algunos de los pistards más destacados entre los sub23, algunos de ellos ya con medallas en Mundiales absolutos, caso de las velocistas alemanas Lea Sophie Friedrich y Pauline Grabosch, y la francesa Mathilde Gros, en una participación en la que también se destacan las polacas Nikola Sibiak y Nikola Seremak, la rusa Yana Tyshenko o la también germana Alessa Catriona Propster.

Entre ellos, en esta ocasión no hay una superestrella como sucedió el año pasado con Harrie Lavreysen, pero sí prometedores jóvenes como Martin Čechman (Chequia), Florian Grengbo (Francia), Anton Höhne (Alemania), Mihail Yakolev (Rusia), Julien Jäger (Alemania), Konstantin Livanos (Grecia), Dan Kool (Países Bajos) o Matteo Bianchi (Italia).

Pasando al fondo, Italia presenta una pléyade de estrellas como Elisa Balsamo, Martina Fidanza, Silvia Zanardi, Vittoria Guazzini o Marta Cavalli, frente a las que estarán corredoras como Maria Martins (Portugal), Shari Bossuyt (Bélgica), Franziska Brauße (Alemania), Iara Gillespie (Irlanda) o Maria Novolodskaya (Rusia).

En cuanto a los hombres, mencionaremos a Felix Groß, Tobias Buck-Gramcko, Nicolas Heinrich (Alemania), Jules Hesters, Gerben Thijssen, Fabio Van den Bossche (Bélgica), Jonathan Milan, Mattia Pinazzi (Italia), Philip Heijnen (Países Bajos), Filip Prokopyszyn, Szimon Potasznik (Polonia), Iuri Leitao (Portugal), Ivan Smirnov, Lev Gonov, Gleb Syritsa (Rusia), Robin Froidevaux (Suiza), Arne Birkemose (Dinamarca) o Peter Kelemen (Chequia).

Finalmente, con los juniors, siempre es más complicado hacer pronósticos, pero encontramos a una vigente campeona del mundo, Taky Marie Divine Kouame (Francia), así como medallistas en Gante, caso de Domenic Kruse, Laurin Descher, Tim Torn Teutemberg, Luca Dressler, Hanna Dopjans, Paula Leonhardt (Alemania), Konrad Burawski, Nikola Wielowska (Polonia), Eleonora Camilla Gasparrini (Italia) y Daniek Hengeveld (Países Bajos). Destacar igualmente a los locales Manlio Moro y Alessandro Portello.

España estará presente con una participación sensiblemente superior a la del año pasado, debido al aumento de sub23. Así, Raúl Mena presentará a los fondistas Joan Martí Bennassar, Raúl García, Pau Llaneras, Erik Martorell y Javier Serrano, a los velocistas Ekain Jiménez y Alejandro Martínez, y a las féminas Eukene Larrarte y Laura Rodríguez, ambas de fondo

Y en lo que se refiere a los juveniles, en esta ocasión no habrá velocistas, por lo que el técnico contará con Francesc Bennassar, Iker Bonillo, Marcel Pallarés, Asier Pozo, Jaime Romero y Marc Terrasa, así como con Ainara Albert, Eva Anguela, Jimena De Roa, Marina Garau y Adriana Sanromán. De ellos solamente Romero, Anguela y Garau estuvieron el pasado año en Gante.

El programa de competición con las pruebas de cada día, una vez que la Federación ha dado a conocer la participación española -en 30 de las 44 pruebas- es el siguiente:

Jueves 8 (9:00 a 13:31 y 14:30 a 17:45).

  • Junior hombres: Velocidad equipos, persecución equipos (Bonillo, Pallarés, Pozo y Romero) y scratch (Terrasa)
  • Junior mujeres: Velocidad equipos, persecución (Albert y De Roa) y scratch (Garau)
  • Sub23 hombres: Persecución (Bennassar y Martorell) y eliminación (García)
  • Sub23 mujeres: Persecución equipos

Viernes 9 (9:00 a 12:53 y 14:30 a 19:03).

  • Junior hombres: Kilómetro (Bonillo y Romero) y eliminación (Terrasa)
  • Junior mujeres: Persecución equipos (Albert, Anguela, De Roa y Garau)
  • Sub23 hombres: Velocidad equipos y persecución equipos (Bennassar, García, Martorell y Serrano)
  • Sub23 mujeres: Velocidad equipos, persecución y scratch (Larrarte)

Sábado 10 (9:00 a 11:51 y 13:30 a 18:06).

  • Junior hombres: Velocidad y persecución (Bennassar y Romero)
  • Junior mujeres: Velocidad y eliminación (Sanromán)
  • Sub23 hombres: Kilómetro (Jiménez y Martínez) y scratch (Serrano)
  • Sub23 mujeres: Velocidad y eliminación (Rodríguez)

Domingo 11 (9:00 a 11:27 y 13:30 a 18:46).

  • Junior hombres: Omnium (Pallarés)
  • Junior mujeres: 500 metros y ómnium (Anguela)
  • Sub23 hombres: Velocidad (Jiménez y Martínez) y puntuación (García)
  • Sub23 mujeres: Puntuación (Larrarte)

Lunes 12 (9:00 a 11:40 y 13:00 a 17:56).

  • Junior hombres: Keirin y puntuación (Pallarés)
  • Junior mujeres: Keirin y puntuación (Garau)
  • Sub23 hombres: Omnium (Llaneras)
  • Sub23 mujeres: 500 metros y omnium (Larrarte)

Martes 13 (9:00 a 11:40 y 13:00 a 17:56).

  • Junior hombres: Madison (Bennassar y Terrasa)
  • Junior mujeres: Madison (Anguela y Sanromán)
  • Sub23 hombres: Keirin (Jiménez y Martínez) y madison (Llaneras y Martorell)
  • Sub23 mujeres: Keirin y madison (Larrarte y Rodriguez)

No obstante, hay que tener en cuenta que al ser un velódromo descubierto, el programa podría verse afectado por las condiciones meteorológicas, con posibilidad de lluvia en las últimas jornadas del Campeonato.

Programa completo

Inscripciones y resultados

Retransmisión a través de la página de la UEC

El notable rendimiento ofrecido por el junior balear Francesc Bennassar en los Campeonatos de España de pista -con tres medallas de oro, en persecución, eliminación y keirin- ha supuesto que el seleccionador nacional, Raúl Mena, le añada a la relación de corredores que realizarán una concentración en Valencia desde el miércoles 30 de septiembre al lunes 5 de octubre, con el fin de preparar los Europeos de Fiorenzuola d’Arda, del 8 al 13 de octubre.

La lista completa de corredores es la que ya anunció TrackPiste la pasada semana [ver más abajo], con esta inclusión, si bien en el Luis Puig sólo se darán cita 19 ciclistas -8 sub23 y 11 juniors-, ya que Eukene Larrarte no no acudirá dado que compite en los Tres Días de Aigle, junto con Tania Calvo, del 1 al 3 de octubre.

Sub23

  • Fondo hombres: Joan Martí Bennassar, Raúl García, Pau Llaneras, Erik Martorell y Javier Serrano.
  • Fondo mujeres: Eukene Larrarte y Laura Rodríguez.
  • Velocidad hombres: Ekain Jiménez y Alejandro Martínez.

Juniors

  • Fondo hombres: Francesc Bennassar, Iker Bonillo, Marcel Pallarés, Asier Pozo, Jaime Romero y Marc Terrasa.
  • Fondo mujeres: Ainara Albert, Eva Anguela, Jimena De Roa, Marina Garau y Adriana Sanromán.

23 septiembre

Aunque muchos puedan pensar que los Campeonatos de España de pista que hoy han comenzado en Tafalla (Navarra) son la última oportunidad para ganarse una plaza en la selección para los Campeonatos de Europa juniors y sub.23 de Fiorenzuola d’Arda (Italia), del 8 al 13 de octubre, lo cierto es que los plazos de inscripción que manejan tanto la UEC como la UCI supone que las listas para un evento continental o mundial tengan que ser facilitadas con mucha antelación.

Por ello, estos Nacionales no deben suponer ningún cambio en el grupo de trabajo que maneja el seleccionador Raúl Mena, salvo lesión de alguno de los convocados -que lógicamente nadie desea- o un excepcional cambio en el rendimiento de los ciclistas… siempre que se hayan incluido en la preinscripción facilitada. Y aunque sea una pena que el mejor evento Nacional sirva para poco, hay que indicar que el técnico español tiene buenas referencias desde principios de año con las pruebas de la Copa de España.

Las concentraciones mantenidas en Valencia de los sub-23, del 31 al 4 de agosto, y de los juniors, del 7 al 11, sirvieron para conformar ese grupo de elegidos, una relación que ya conocen los ciclistas, pero que la Federación Española aún no ha difundido.

En este sentido, lo más destacable fue la elección de Laura Rodríguez como acompañante de la ‘fija’ Larrarte, en un cerrado test-competición con las otras candidatas, y descartar llevar a velocistas juveniles por no estar en los tiempos internacionales de referencia.

La lista de preseleccionados, si se la puede llamar así, está formada por estos 19 ciclistas:

Sub23

  • Fondo hombres: Joan Martí Bennassar, Raúl García, Pau Llaneras, Erik Martorell y Javier Serrano,
  • Fondo mujeres: Eukene Larrarte y Laura Rodríguez
  • Velocidad hombres: Ekain Jiménez y Alejandro Martínez

Juniors

  • Fondo hombres: Iker Bonillo, Marcel Pallarés, Asier Pozo, Jaime Romero y Marc Terrasa.
  • Fondo mujeres: Ainara Albert, Eva Anguela, Jimena De Roa, Marina Garau y Adriana San Román.

La fase final de la preparación se desarrollará en Valencia, con una concentración del próximo miércoles, 30 de septiembre, al lunes 5 de octubre, en la que se trabajará de forma específica las distintas pruebas y se determinarán los corredores que afronten cada una.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*