Fabio Jakobsen. «Estoy más fuerte, mi condición es ideal»

© Getty

Ha pasado una semana desde que Fabio Jakobsen y el resto de la expedición del Deceuninck-Quick Step que viajaron a Val di Fassa, en los Dolomitas italianos para realizar una concentración en altura en preparación de la próxima parte de la comprimida temporada 2020. El terreno montañoso ofrece opciones de entrenamientos ideales para los velocistas y líderes del equipo belga.

El campeón nacional de Países Bajos, de 23 años, mostró su gran forma al comienzo de la temporada, con victorias en la etapa en la Volta a la Comunitat Valenciana y la Volta ao Algarve y una victoria enfática en el GP Jean-Pierre Monseré, la última carrera del equipo antes del parón por la crisis de la pandemia de la Covid19.

«Me alegra poder decir que ya gané varias carreras», dijo el doble ganador de etapa en la pasada Vuelta a España incluyendo la última en Madrid. «Estoy contento con cómo estaba, me tranquiliza tener esas victorias. Ha pasado un tiempo, pero sigo siendo el mismo tipo que era en marzo, así que no puede desaparecer todo ese trabajo anterior. Han pasado cuatro meses, pero tengo los mismos objetivos para las carreras pospuestas».

Jakobsen, vigente campeón nacional neerlandés © Getty

Val di Fassa es un paraíso para los escaladores, pero ofrece una buena oportunidad a los velocistas y a los ciclistas de clásicas para mejorar su condición física mermada en los últimos meses. «Definitivamente es bueno para nuestra condición física», continuó Jakobsen. «Principalmente me uno a los demás para mis entrenamientos, ese es el grupo con los velocistas, vueltómanos y clásicomanos. A veces simulamos sprints o hacemos algunas sesiones específicas de entrenamiento de sprint y ejercicios de fuerza en el gimnasio. También hemos realizado fondo en las carreteras del valle y al final tuvimos que regresar al hotel, una subida de 11 km. Por supuesto, hubo muchas cuestas que subimos estos días, con algunas subidas realmente difíciles para mí, pero es excelente para nuestra condición física general».

«Me concentraré aún más en mi entrenamiento de sprint cuando llegue a casa. Estoy más fuerte, mi condición es ideal. Una concentración de verano en este paraje y con todo el equipo es algo que probablemente nunca volveremos a experimentar. Es agradable de alguna manera y lo disfruto. Por supuesto, los brotes de coronavirus son algo terrible y triste, pero trato de concentrarme en lo que me ocupa. Nunca hubo un cierre total en los Países Bajos, por lo que podía entrenar afuera y visitar a mi familia. Eso fue bueno, porque en una temporada normal nunca puedo pasar tanto tiempo con ellos».

Para uno de los entrenadores de Jakobsen y el DQT, Koen Pelgrim, la concentración en altura y cierta dureza para los velocistas también es ventajosa. «Subir cotas también ayuda a desarrollar la condición física general de los no escaladores. Tenemos que asegurarnos de que estén listos y en forma para las primeras carreras, así que eso es lo que estamos haciendo aquí. Estas agradables subidas a los Dolomitas no solo son el campo de entrenamiento ideal para los escaladores, sino que los velocistas también obtienen sus ventajas. Además de los recorridos de entrenamiento llanos y más largos, a los velocistas se les ofrecen sesiones de entrenamiento específicas para mejorar su explosividad y velocidad máxima, como el ritmo tras moto o los intervalos de 30 segundos».

«Es bueno para nuestros velocistas dejarlos subir y desarrollar su condición física general. Se beneficiarán de esto en los próximos meses. Cuando regresen a casa después de la concentración recibirán un programa de entrenamiento más específico para los últimos dos días antes de las carreras. Y, por supuesto, será vital recuperarse bien después de estas dos semanas y media en Val di Fassa».


© Deceuninck-Quick Step

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*