Froome abandona la Vuelta: “Estoy hecho polvo”

Froome_Vuelta_Andorra

Froome sufriendo ayer sobre la bicicleta

Nicolás Van Looy / Ciclo21

El día después de la etapa de más importante de lo que llevamos de Vuelta a España ha amanecido con malas noticias. Malas nuevas para la Vuelta y, también, para el ciclismo en general. Chris Froome, ganador del pasado Tour de Francia y uno de los grandes atractivos de la carrera española, ha tenido que decir adiós a su participación después de haber sufrido lo indecible para llegar a meta ayer.

Froome volvió a hacer gala ayer de su clase extrema. Al contrario de lo que nos tiene acostumbrados, lo hizo mientras perdía una minutada. Mientras sufría como pocas veces le hemos visto sufrir. Mientras no contaba ya para la victoria de etapa… ni para la general. Mientras peleaba contra sí mismo para no rendirse y subirse al coche de equipo, al que negaba con la cabeza cuando le preguntaban si no bastaba ya.

Visitó ayer el hospital. Todo quedó en el aire. Era necesario volver por la mañana para que una resonancia magnética pudiera desvelar el alcance real de la lesión. Una fractura en un hueso del pie, con la que disputó la etapa más dura que recordamos en la Vuelta a España, le ha hecho ver la realidad y reconocer la obviedad: tiene que parar.

Tras la confirmación de la noticia, el británico se expresó a través de la página web de su escuadra. “Estoy hecho polvo por dejar la carrera, pero las lesiones que sufrí en la etapa de ayer fueron demasiado para continuar”, dijo Froome.

Relata el accidente nada más empezar la jornada, como se aprecia en el vídeo adjunto. “Impacté muy fuerte sobre mi lado derecho y el golpe principal fue a mi pie derecho. Estaba desesperado por continuar y terminar la etapa. Mis compañeros de equipo acudieron brillantemente para reintegrarme en carrera, pero en cuanto me bajé de la bici no podía poner ningún peso sobre mi lado derecho”.

Y como no puede ser de otra forma ya piensa en un futuro que le deja fuera de los Mundiales de Richmond donde estaba preseleccionado por la federación británica. “Una resonancia magnética ha demostrado que tengo el hueso navicular fracturado del pie derecho, por lo que ahora voy a trabajar con nuestro equipo médico para hacer una recuperación completa. Éste es un gran grupo de chicos y me encantaría haber luchado con ellos hasta el final. Les deseo todo lo mejor con el resto de la carrera y voy a estar animando ellos desde casa. También me gustaría dar las gracias a los fans por todo su apoyo y obtener así los mensajes. Vuelvo pronto!”

Es el adiós a Froome. El adiós a un deportista excepcional que, tras haber cumplido de sobra con su temporada tras ganar el Tour, decidió venir a la Vuelta para disputarla. Para pelear. Para darlo todo por un maillot rojo que se le ha vuelto a escapar. Adiós a un Froome que ayer, expulsado por su lesión de la parte noble de la carrera, no optó por lo fácil. No optó por bajarse de la bici. No optó por buscar un buen grupo para coger un ritmo fácil y evitar el fuera de control. Peleó por cada segundo. Minimizó, en lo que pudo, su pérdida.

La confirmación de Froome

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*