Gema Pascual: «Debemos estar preparadas»

Gema Pascual, junto al resto de seleccionadores nacionales. © RFEC

 

Entrevista con Gema Pascual, seleccionador nacional Féminas de la RFEC. Un cargo que compatibiliza con el de presidenta de la Comisión de Féminas. Una de las ciclistas españolas más destacada de la historia, tanto en carretera como en pista, donde llegó a colgarse la medalla de bronce en el Mundial de Burdeos 2006. En marzo de 2010 corría su última prueba de carretera, con los colores de Bizkaia-Durango lo que significaba su desconexión del mundo del ciclismo. Hemos charlado con ella para que nos detalle cómo encuentra el ánimo de las corredoras, los problemas a los que hacer frente en este  este periodo excepcional privado de competición por causa de la crisis producida por la pandemia por Covid19, objetivos reales del año, Europeo, Mundial y JJOO de 2021 y más temas que atañen al ciclismo nacional femenino.

Valoración del parón por la crisis producida por la pandemia por Covid19

No somos diferentes a cualquier otro gremio o grupo deportivo profesional o incluso amateur, es la realidad que nos toca vivir y las circunstancias del avance o contención de la misma corre a cargo de todos, los agentes sanitarios nos advierten cada día de cuáles son los consejos más útiles para ser efectivos y debemos ser consecuentes con ello porque nos va la vida. Creo que cuanto antes seamos conscientes cada uno de nosotros, antes y mejor saldremos de esta crisis. Pero sin duda marca la agenda de cualquier actividad empezando por nuestras propias vidas en el día a día. Partiendo de esta base, lo más importante es mantener el optimismo y superar esta situación como una prueba más. Nuestra profesión es el ciclismo y debemos entender, y eso se lo inculco también a las chicas con las que sostengo conversaciones constates, que lo más importante es preservar en primer lugar nuestras propia salud y que cuando pase todo el ánimo se alimentará de nuestra propia ilusión por este deporte.

La vida debe continuar a pesar de todo

Evidentemente es complicado. Pero insisto, llegarán días buenos, menos buenos, peores, las noticias serán desalentadoras pero nos mantendremos firmes, hay que ser optimista, ahora toca ser consciente de lo que nos toca vivir, las prioridades son otras, ya llegará nuestro momento y debemos estar preparadas. En el ciclismo estamos todos, más o menos, en las mismas condiciones. Ya sé que hay países que permiten entrenar en la calle, otros no, otros pueden permitirse salir por un tiempo estimado o por kms -como en Bélgica-, pero tarde o temprano nos veremos afectados por igual de una forma u otra.

En cuanto a las condiciones físicas, no estarán en equidad y posiblemente repercuta en los resultados a corto plazo pero lo más importante es tener muy claro a partir de ya cuáles son los objetivos principales, porque lo más difícil ahora es entrenar sin tener una competición a la vista o si se va a llegar en forma a tal o cual cita. Hay que tener las miras puestas en lo que nos vayamos a encontrar y estar listas. Claro, la influencia de la realidad que nos rodea influye mucho en el aspecto anímico también pero, vuelvo a repetir, lo más importante es estar preparado porque en algún momento esta situación también va a finalizar.

Replanificación de la temporada

Como te digo es complicado hacerse una idea de preparación destinada a un objetivo, una carrera, por lo que las pautas de entrenamientos por ejemplo cambian. Todas las corredoras españolas profesionales tienen preparador físico, por lo que no están descuidando ningún detalle. El rodillo sabemos que quema mucho pero es mejor que nada. De todo ello se puede sacar el lado positivo, también nos va a hacer más fuertes mentalmente. 

¿Calendario?

No me gusta hacer conjeturas, vamos a ver qué nos encontramos pero en este momento lo más relevante, lo que más me importa, es regular el aspecto psicológico, repito, somos optimistas de cara al futuro. Se de primera mano que están trabajando al máximo dentro de las limitaciones y el trabajo se está haciendo bien. Obviamente, echo de menos reunirme en competición con ellas, teníamos además en marzo otro encuentro en el ámbito de Plan Estratégico de Alto Rendimiento y Tecnificación en el que ya estuvimos juntas a final de la temporada pasada, es lo que hay y debemos adaptarnos. También digo que el calendario es el que es y ya veremos cómo se conforma en el futuro para fijar objetivos reales. Valoramos ciertamente que los nacionales (agosto) serán el punto de inicio y según vayan pasando las semanas iremos vislumbrando qué carreras se hacen y cuáles no. En mi punto de mira, si todo va bien, están también los Campeonatos Europeo, sobre todo los juniors, que son ahora mismo mi prioridad y el Mundial, por supuesto, de estas citas va a depender también cómo se enfocará la temporada cuando arranquemos definitivamente. Tengo que decir que ojalá el calendario español vaya nutriéndose de fechas, por eso tenemos la necesidad de salir al extranjero e ir ultimando detalles. El ¿Giro Rosa? Ya es imposible.

Las seis españolas en el Mundial de Reino Unido. © PhotoGómez

Mi experiencia como corredora me dice que lo mejor es correr fuera, las grandes competiciones internacionales te dan un extra y miras a las mejores cómo lo hacen. Ahora hay que encajar las piezas. Como te indicaba, el calendario español femenino no es amplio todavía y tienes que sumar que hay muchos equipos españoles en la actualidad, los cuales ocupan a la gran parte de las corredoras de España y esto hace difícil hacer alguna convocatoria de la selección en las carreras. La primera que pudimos correr fue en la Setmana Ciclista Valenciana, que fue la primera piedra de toque, un reinicio de año que estaba previsto y ayuda a reunirnos de nuevo, a partir de ahí la mayoría de citas previstas eran internacionales y ahora nos mantenernos a la expectativa de las nuevas fechas. Ahora mismo dependemos de factores externos, lo cual es absolutamente lógico, y solo nos queda mirar a la cara a esta situación y sacar de ello una lección positiva.

También, hay que tener en cuenta que ya hay carreras que se iban a disputar en junio y que ya se han cancelado. El organizador va a ser el gran sufridor de este periodo y se habla de los nacionales para arrancar la temporada, podría ser, pero no hay que olvidar que si empezamos será todo una incógnita y la preparación posterior a salir a la calle será la principal cuestión en función de los objetivos. Que los JJOO se hayan aplazado hace que el calendario sea más flexible pero está claro que el femenino va a necesitar un impulso extra para reforzar su visibilidad.

Un punto pendiente, qué influencia tiene este Plan Estratégico de Alto Rendimiento y Tecnificación en estos grupos de edad

En estos y en todos. Es una preparación específica para los corredores. Mejorar en todos los aspectos, desde entrenamiento, seguimiento de estado físico, alimentación o pautas para mejorar hasta el más mínimo detalle ya sea incluso biomecánico. A veces, por ponerte un ejemplo, encontramos corredores y corredoras de primer nivel con una tendencia propia a ir de una forma determinada en el sillín. Lo comprobamos a través de un sensor que mide cada movimiento de la cadera sobre el apoyo del sillín a tiempo real, apenas apreciable a simple vista. Les hacemos ver que esa posición a lo largo de su trayectoria deportivo puede desembocar no ya una lesión que lastre sus mejores años, sino toda su vida posterior. Prevenimos lesiones, hacemos que se sientan más a gusto sobre la bici y además ellos ven los resultados. Así que hacemos hincapié en esos detalles que con el material que contamos ahora, gracias a la federación, podamos llegar al más mínimo detalle para implementar su rendimiento.

Mavi García durante el encuentro. © RFEC

Se creó además para ayudar a los que aun no tienen medios propios, aunque salvo varias corredoras junior no tienen acceso a entrenador personal el resto, como decía cuenta con el suyo propio. Esta metodología está orientada a que todos lo corredores de las distintas disciplinas tengan la garantía de un seguimiento con profesionales de primer nivel bajo la tutela de la RFEC. En general, es un proyecto que nació en septiembre y octubre del 2019 que tendría que haber tenido continuidad ahora en marzo, las circunstancias lo han impedido, pero queremos que sea una cita anual con un control cada ciertos meses para comprobar que el desarrollo desde la base de los futuros corredores nacionales y los que ya están asentados tengan un lugar para desarrollarse, lo cual va a repercutir, sin ninguna duda, en la competitividad del ciclismo español en las grandes escenarios internacionales.

En cuanto al aplazamientos de los JJOO, ¿cómo se plantea este nuevo escenario y de cara a la cita en 2021 cómo afecta a las convocatorias conociendo ya el número de plazas para las españolas? – Al respecto, Mavi García nos planteó en una videoentrevista concedida a Ciclo21, la posible valoración de la asignación de las plazas en función del último año y el estado de forma en el año previo más que la preponderancia de lo conseguido los últimos 3 años, sin descartar ese esfuerzo-.

No ha cambiado nada. Mira, nosotros actuamos como si 2020 fuera un año olímpico en ese aspecto. La documentación de los que estaríamos en Tokio en el mes de julio debe ser enviada en las fechas que nos solicitan y se mantiene el protocolo de actuación normal para obtener acreditaciones y permisos. Siguen estando en marcha en un proceso natural, es decir, que en lo respectivo a las plazas asignadas a cada país no va haber cambios, lo único que puede variar es que al no ser nominativa las chicas puedan tener alguna duda como Mavi o las demás, es lógico, pero en el caso que me ocupa, el de las féminas, está todo bastante definido, evidentemente si no hay lesiones y enfermedad mediante que lo impida, tengo bastante claras las convocadas.

¿Quiénes?

Confío en que las chicas que han estado en forma durante este periodo previo y consiguiendo buenos resultados vuelvan a estar en las mismas condiciones. Tengo fé en ellas y me lo han demostrado, un ejemplo fue cómo se dejaron la piel, exhaustas en cada etapa hasta el final, en la cita del año pasado en el Tour Cycliste Féminin International de l’Ardèche para mantener la tercera élite en nuestra mano para Tokio. Incluido otras que estaban en carrera corriendo para equipos comerciales, como suele ser habitual en otras fechas por coincidencias. Esto lo tengo muy en cuenta, quienes lo hicieron, la sintonía que hubo y sobre todo, repito, la confianza mutua que demostramos en aquel momento nos fortaleció, y de cara al futuro es fundamental. Estoy muy contenta de que se haya creado esa sintonía y ser parte de ello.

Recorrido duro y posibilidades de España

No he ido a reconocerlo in situ, pero confío en nuestra capacidad de adaptación. Trabajamos meticulosamente en cuidar los detalles y simular esfuerzos y perfeccionarlos en base a la información recabada y que se maneja del circuito desde distintos preparadores de la RFEC. Igual ocurre con el Mundial de Suiza. Es cierto que es complicado también sacar tiempo para todas e ir a reconocerlos pero no es algo que me preocupe demasiado en este momento.

Es muy difícil prever nuestras posibilidades, pero no te voy a negar que podemos hacerlo muy bien. Contamos con dos «handicaps» serios muy a tener en cuenta. El primero, es lo que te comentaba desde el punto de vista de unión, tenemos muy claro que hay selecciones mucho más potentes y por eso tenemos que ser muy inteligentes y ser una piña para cuando toque sufrir una por la otra. La segunda, es que las sorpresas son menos probables, y me gustaría destacar un hecho que me parece injusto con respecto a la competición masculina. En una carrera masculina el pelotón puede variar de unos 150 a 170 corredores en unos JJOO, un número considerable. Nosotras, en cambio, nos encontramos en el mejor de los casos con un pelotón de 68 corredoras y eso deja poco margen para que equipos que no contamos con la vitola de grandes favoritas puedan jugar tácticamente en el desarrollo de la misma. No me refiero tanto al número de corredoras por equipo, que en el mejor de los casos tendrán 5 o 6 representantes las más relevantes, lo cual tampoco es demasiado. Es más el reducido número total que deja poco espacio para la imaginación. Es más fácil para las mejores tenerlo todo atado, más controlado. No te voy a negar, por otro lado, que el circuito tanto de los JJOO o el Mundial se adapta al tipo de corredoras que tenemos. En Suiza además podemos contar con una representación mayor en función, claro, de los rankings UCI que obtengamos hasta esa fecha. Pensar en metales me parece osado, pero veremos.

Por último, el Europeo en Trento

Tengo mucha ilusión puesta en el trabajo que estamos haciendo con las juniors y sub-23. Tengo que decir que con tantos equipos ahora en España, el lado positivo de ello, y es más factible que confíen que pueden dar el salto a profesional y eso también ayuda bastante a la hora de que encuentren estímulo para seguir sus carreras deportivas. Era un salto necesario, esos escalones de aprendizaje van a fortalecer el interés de más corredoras y va a nutrir a la selección en el futuro que es lo ideal. Por ello, mantengo esperanzas en esa competición en septiembre y la he marcado como muy especial, es un pasito pequeño, lo sé, pero dará sus frutos en el futuro, estoy segura porque el talento que estamos observando es muy alto y, en fin, me gustaría hacerlo lo mejor posible. No me gusta dar nombres propios, pero hay chicas de un nivel impresionante a su edad pero que necesitan pulirse.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*