Gilbert: “Correré Roubaix con un móvil para llamar a Boonen”

Philippe Glbert_Quick Step Floors_2018_Calpe

Philippe Gilbert quiere ser el cuarto hombre en conseguir los cinco Monumentos / © QST

Nicolás Van Looy / Ciclo21

Para llegar allí donde sólo tres leyendas como Rik Van Looy, Roger De Vlaeminck y, por supuesto, Eddy Merckx han llegado antes hay que ser rematadamente bueno. Los tres corredores nombrados son la Santísima Trinidad del ciclismo clasicómano y Philippe Gilbert (Verviers, Bélgica, 5 de julio de 1982) se ha propuesto convertirse en el cuarto mosquetero. Unir su nombre al de sus tres compatriotas para convertirse en el primer no flamenco en anotarse los cinco Monumentos del ciclismo, verbigracia, Milán-San Remo, Vuelta a Flandes, París-Roubaix, Lieja-Bastoña-Lieja e Il Lombardía. Hace ahora un año se unía a las huestes de Patrick Lefevere tras una negociación que el mánager belga calificaba como “la más corta y fácil que he tenido en mi vida”. El ciclista era el oscuro objeto de deseo de Lefevere desde hacía años y, llegada la absoluta madurez, Gilbert sabía que el de Quick Step Floors era el único camino posible para afrontar un reto que en ese momento parecía más una quimera que una posibilidad real.

Pero entonces llegó el primer fin de semana de abril y Phil Gilbert se sacó de la manga una de esas demostraciones que serán contadas por los mayores a las próximas generaciones. Una obra de arte que le permitió sumar su primera Vuelta a Flandes. Su tercer Monumento después de una Lieja (2011) y dos Lombardías (2009 y 2010). Quedan dos. ¿Siguiente parada? La París-Roubaix, claro.

Sería un sueño. Un sueño que tengo desde los 12 años y que se haría realidad”, dice el ciclista al ser preguntado sobre el significado que tendría para él la consecución del reto. El veterano corredor belga –cumplirá 36 años el próximo mes de julio–, su versión actual, dista mucho de la imagen que se granjeó durante sus primeros años. Educado hasta el extremo, ha conseguido que sus modales domen a su fiera interior y no duda en parar la entrevista para ofrecerse él mismo, si es necesario, a traerle una botella de agua al periodista ante un repentino e inoportuno ataque de tos. Y, por supuesto, pese a las 16 temporadas que lleva ya en las piernas, está la eterna cuestión: su absoluta inexperiencia en el Infierno del Norte, carrera que sólo disputó en 2007, hace ya once años. “Igual tengo que correr en Roubaix con un teléfono escondido en el maillot para poder llamar a Boonen en carrera y pedirle algún consejo” y el tipo se desternilla con su ocurrencia. Y toda la conversación, que parece tan trascendental e importante, toma el verdadero cariz que deben de tener estas cosas. Estamos ante un hombre al que, del ciclismo, ya no le importan ni el dinero, ni la fama, ni las muchas vanidades que puede tener uno de los mejores hombres de la historia. A él, como a otros como él –es inevitable pensar en Alejandro Valverde– sólo le mueven ya dos cosas: el reto personal de conseguir un objetivo autoimpuesto y, sobre todo, el amor por hacer algo que realmente le gusta.

“Merckx ganó 7 San Remo… no debe ser tan complicada”

Gaviria_Gilbert_Quick Step_2018_Calpe

Gaviria y Gilbert aspiran a ganar San Remo / © QST

Reconoce que hay un Proyecto Roubaix diseñado. Que “no renuncio a ganar este año, pero pensamos, sobre todo, en 2019”. Sobre todo, porque antes de ir a por el más difícil todavía tiene que, todavía, subirse a lo más alto del podio de la Classicissima, el Monumento al que más veces se ha enfrentado y para el que, claro está, su equipo tiene a otro serio aspirante en la figura de Fernando Gaviria. Pero Gilbert no cree que La Primavera sea su principal escollo. Al fin y al cabo “Eddy Merckx ganó allí en siete ocasiones, así que no debe ser tan complicado”. Y vuelve a estallar en carcajadas. Con la baza del velocista colombiano y la del genio belga, Quick Step puede jugar muchos planteamientos tácticos en el final de la prueba transalpina. “Es una carrera en la que es muy complicado poner todas las cartas a tu favor. Hemos visto a gente como Sagan ser el más fuerte y acabar perdiendo la carrera. Por ejemplo, si empiezas en Flandes siendo superior a todos los demás, es difícil perder. Siempre gana el mejor. Lo mismo pasa en Lieja y, creo, en Roubaix. En San Remo, sin embargo, no es el caso”.

Al echar la vista atrás a 2017, el de su regreso a Bélgica y su unión, por fin, con Lefevere, Gilbert reconoce que sigue mirando con cariño su temporada de clásicas, pero “eso ya está en el pasado. Es el momento de mirar hacia delante. Sigo en el mismo equipo. Sigo igual de fuerte. Sigo igual de motivado”. Gilbert no quiere ser autocomplaciente y regodearse en su espectacular día en De Ronde, pero reconoce que “siempre es bonito poder decirte a ti mismo bien, lo has conseguido. Pero eso es todo. Ahora ya pienso en que, si puedo hacerlo por segunda vez, también será bonito”.

El Proyecto Roubaix, un plan a dos años

Gilbert en la Vuelta a Flandes / © Quick Step Floors

El de Verviers ha renovado con Quick Step Floors hasta final de 2019, dos temporadas en las que, como él mismo lo ha bautizado, se centrará en completar su Proyecto Roubaix. “Es complicado decir ahora que seré capaz de ir allí y pelear por el triunfo, pero este año quiero coger experiencia y fortalecerme. De todas formas, no puedo ser más específico hasta después de correrla. Me falta experiencia. Sólo he corrido allí en 2007, por lo que me resulta imposible ser más específico sobre mis opciones. Sólo puedo decir que es una carrera especial y que estoy en el mejor equipo en el que uno puede estar si tiene ambiciones en las clásicas. Por eso estoy aquí. Por eso he renovado”.

Pese a esa falta de experiencia y a la enorme leyenda que rodea al Infierno del Norte, Gilbert, quizás para convencerse a sí mismo de que el reto no será tan titánico, considera que “hablamos mucho de la dureza de esa carrera, pero también exageramos mucho. Creo que es como cualquier clásica. Acabas y estás vacío, pero es como son estas carreras. No es para tanto”. Eso no impide que vaya a mimar al extremo su preparación de cara a ese segundo domingo de abril. “Flandes es distinto. Haré todas las clásicas flamencas. Es importante porque pasas muchas veces por los mismos sitios y puedes preparar la gran cita. Con Roubaix no sucede eso, así que, sí, iré a reconocer los tramos. Es mi gran objetivo y es mi trabajo conocerlo y prepararlo lo mejor posible y eso implica ir a reconocer el recorrido igual que los hombres del Tour van a ver los grandes puertos”.

Un equipo, el suyo, que es tan potente en este tipo de carreras, precisamente, por la enorme y feroz competencia interna que existe entre sus líderes. Phil Gilbert es, nadie lo discute, el gran referente de la escuadra azul una vez que se ha marchado Tom Boonen, pero sabe que no es el único hombre capaz de asumir el reto de capitanear la escuadra en las pruebas de un día. “En cada carrera vamos a estar con varios aspirantes al triunfo. Creo que sólo siendo el mejor dentro de Quick Step puedes tener una oportunidad de ganar. Siempre hay muchísima rivalidad dentro del equipo, pero nosotros lo llevamos muy bien. Nos presionamos unos a otros para ser mejores y eso es lo que hace que tengamos tanto éxito”.

Un éxito que en 2017 fue, para él, especialmente productivo en el mes que transcurrió entre la A Través de Flandes –donde actuó de secante para Yves Lampaert– y la Amstel Gold Race, que se adjudicó por delante de un poderoso Kwiatkowski. Una racha que muchos opinan que debería haber aprovechado para afrontar el reto de Roubaix tras su triunfo en De Ronde, pero Gilbert explica que “ese parón fue decisión mía. Pensaba que iba a ser capaz de ganar Amstel, Flecha y Lieja como hice en 2011. Tenía las piernas para hacerlo. Por eso decidí no ir a Roubaix. Quería parar y descansar para entrenar de forma específica para las Ardenas. En la Amstel demostré que el plan había salido bien, pero, por desgracia, tuve que parar. Sin esa caída, creo que habría ganado las otras dos carreras también. Viendo cómo salió todo al final, ¿me arrepiento de la decisión? ¡De lo único que me arrepiento es de haberme caído!”.

“No tengo presión porque el equipo no me necesita”

Gilbert_Terpstra_Flandes_2017

Terpstra, en el podio con Gilbert / © RvV

Quick Step, hemos hablado mucho de ello en los últimos meses, afronta un importante cambio de era en el que Gilbert se ha erigido como el gran referente del equipo, algo que podría cargarle de presión en exceso, pero él asegura que no es el caso porque “en este equipo no me necesitan. Tienen muchos corredores que pueden ganar. Eso es algo muy importante. Todos tenemos menos presión porque la jefatura de filas está muy repartida”.

Su obsesión con los cinco Monumentos y con las clásicas de primavera no significa que, llegado el mes de mayo, Gilbert se vaya a retirar a su particular Palacio de Invierno para dejar pasar los meses hasta la primavera de 2019. “Claro que tengo intención de hacer alguna gran vuelta, pero ahora mismo es demasiado pronto para poder ser más concreto. Vamos a ir hasta Roubaix y, en función de lo que suceda en ese momento, plantearemos el futuro”.

En cualquier caso, Gilbert trabaja ya de lleno en ese Proyecto Roubaix. El pasado lunes abandonó la concentración de Calpe, pero, en lugar de poner rumbo a Mónaco [su lugar de residencia] subió a un avión que lo llevó directo a París para, desde allí, dirigirse a la frontera franco-belga y recorrer durante dos días seguidos los 170 kilómetros finales del Infierno del Norte con temperaturas que rondaron los cinco grados negativos y con algunos tramos adoquinados en condiciones terribles, como el caso de Mons-en-Pévèle, que se encuentra completamente indundado. Tras realizar esos dos reconocimientos, Gilbert ya ha puesto rumbo a Mónaco para descanar antes de arrancar su campaña en la Vuelta a Murcia el día 10 de febrero.

PHILIPPE GILBERT EN LOS MONUMENTOS

Año

San Remo

Flandes

Roubaix

Lieja

Lombardía

2003

DNS

DNF

DNS

DNF

DNS

2004

14º

DNS

DNS

40º

DNS

2005

DNS

DNS

DNF

74º

2006

32º

DNS

DNS

38º

DNF

2007

21º

25º

52º

16º

DNS

2008

15º

DNS

92º

DNS

2009

23º

DNS

2010

DNS

2011

DNS

2012

87º

75º

DNS

16º

DNF

2013

32º

DNS

DNS

20º

2014

13º

DNS

DNS

2015

55º

DNS

DNS

36º

33º

2016

DNS

DNS

DNS

DNS

34º

2017

29º

DNS

DNS

27º

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*