También Jakobsen llevará a Groenewegen al juzgado

Groenewegen provocó una grave caída

Nicolás Van Looy / Ciclo21

Después de que el máximo responsable de Deceuninck-Quick Step anunciara su intención de llevar a Dylan Groenewegen ante la justicia polaca por las consecuencias sufridas por su corredor, Fabio Jakbosen, tras la caída sufrida en la primera etapa del pasado Tour de Polonia (ver más abajo) ahora ha sido el propio Jakobsen el que también ha anunciado su intención de denunciar judicialmente a Groenewegen.

Por el momento, el corredor neerlandés no se ha pronunciado al respecto, pero sí lo ha hecho Lefevere al que, evidentemente, la sanción de nueve meses impuesta al sprinter de Amsterdam no le ha parecido suficiente. Según el mánager belga “he oído que Fabio está considerando emprender acciones legales”.

En ese mismo sentido, Lefevere adelantaba que su corredor “ya ha contratado a un abogado. Jakobsen está progresando poco a poco en su recuperación. Ha recorrido un largo camino y aún le queda mucho por hacer”.

Entre tanto, otros implicados en esa misma caída, como el español Edu Prades, han salido en defensa de Groenewegen. El de Movistar, incluso, asegura que el de Jumbo-Visma no debería ser sancionado y apunta a la responsabilidad del organizador.

13 NOVIEMBRE

El expediente ha sido cerrado por la UCI -más abajo desarrollado- con nueve meses de sanción para el velocista del Jumbo-Visma, pero el caso Groenewegen-Jakobsen continuará en los tribunales. Patrick Lefevere, director del equipo de Deceuninck-Quick-Step, presentó una denuncia ante el tribunal polaco junto con la compañía de seguros Europ Assistance.

El jefe del equipo acepta la decisión de la UCI, pero aún no ha terminado. «No sabemos cuándo finalizará todo Como en la mayoría de los asuntos legales, esto puede ser algo a más largo plazo», como señalaba en una entrevista al medio belga HLN. Hay muchas posibilidades de que haya una segunda demanda en Países Bajos, presentada por el propio Jakobsen. En ambos casos, el reclamo principal girará en torno a la indemnización.

11 NOVIEMBRE

Tal y como adelantábamos la pasada semana (ver más abajo), la UCI ha oficializado hoy la sanción de nueve meses para Dylan Groenewegen (Jumbo-Visma) por lo sucedido en la disputa de la primera etapa de la Vuelta a Polonia.

En un comunicado hecho público esta misma mañana, el máximo organismo mundial explica que la Comisión Disciplinaria ha emitido su decisión basándose en la investigación realizada sobre el incidente que protagonizaron Groenewegen y Jakobsen el pasado 5 de agosto.

Al testificar ante la Comisión “el corredor reconoció que se desvió de su línea y cometió una violación del Reglamento UCI”, tal y como explica la nota. También se destaca en ese comunicado que “el corredor colaboró con la investigación y aceptó cumplir una suspensión hasta el 7 de mayo de 2021, correspondiente a un plazo de 9 meses desde la fecha del siniestro”.

Además, Groenewegen realizará una “serie de eventos en beneficio de la comunidad ciclista” que no se espeficican en esta nota.

Jumbo-Visma “aliviado”

Por su parte, el equipo Jumbo-Visma ha reaccionado a esta decisión asegurando sentirse “aliviado” por la sanción impuesta a su corredor.Taly como explican sus responsables, el velocista de Amsterdam aceptó su período de suspensión de nueve meses.

Richard Plugge, director de la escuadra, explica que “fue un accidente en el que la gravedad de las consecuencias fue insondable. Ahora que el caso disciplinario ha concluido, podemos comenzar a mirar hacia adelante nuevamente. Lo haremos junto con Dylan. Nos alivia que ahora haya perspectiva y claridad. Le deseamos lo mismo a Fabio Jakobsen. Los informes alentadores sobre su recuperación nos hacen bien”.

Esa nota también recoge declaraciones del propio corredor, que explica que “el accidente en la primera etapa del Tour de Polonia será para siempre una página negra en mi carrera. Durante el sprint me desvié de mi línea. Lo siento, porque quiero ser un velocista justo. Las consecuencias fueron muy lamentables y graves. Soy muy consciente de ello y espero que esta haya sido una sabia lección para todos los velocistas”.

Groenewegen añadía que “sigo muy de cerca la noticia de la recuperación de Fabio. Solo puedo esperar que algún día regrese por completo. Cerrar el asunto disciplinario crea claridad. Eso me da la oportunidad de volver a mirar hacia adelante. Estoy feliz por eso, aunque el 7 de mayo todavía está lejos. Estoy feliz con el apoyo que recibo del Equipo Jumbo-Visma, mi familia y amigos. Juntos trabajaremos para ese día tanto mental como físicamente”.

4 NOVIEMBRE

Algo sucedió, además de lo evidente, en la primera etapa de la Vuelta a Polonia el pasado día 5 de agosto. Sí, Dylan Groenewegen (Jumbo-Visma) realizó una maniobra ilegal, imprudente, temeraria y, a todas luces, sancionable que terminó con su compatriota Fabio Jakobsen (Deceuninck-Quick Step) en coma en un hospital polaco. Pero eso, decíamos, es lo evidente. Pasó algo más que ahora, tres meses después y con las emociones y revoluciones más bajas –recordemos que Patrick Lefevere llegó a pedir cárcel para el ciclista de Jumbo-Visma–, somos capaces de comenzar a comprender. Los corredores, más allá de sentirse mejor o peor representados por su sindicato, la CPA, sintieron que, aunque son los grandes protagonistas de este negocio, son, a la vez, el eslabón más débil del mismo en términos evidentes de seguridad, pero también en el ámbito de peso en los órganos de toma de decisiones.

Probablemente lo sucedido ese día 5 de agosto, que como ya analizamos aquí tiene en Dylan Groenewegen al gran responsable, pero que también cuenta con otros muchos factores a tener en cuenta, plantó la semilla para la creación de ese colectivo denominado The Riders Union, que ya veremos qué recorrido puede tener y, sobre todo, para que los propios ciclistas dieran una nueva vuelta de tuerca a su actitud reivindicativa como hemos visto, sobre todo, en el Giro y la Vuelta.

Volviendo a lo sucedido el pasado mes de agosto, Groenewegen ya reconoció su error y dio su versión de los hechos en un vídeo en el que se le veía muy afectado, y quedó suspendido hasta que la Comisión Disciplinaria de la UCI anunciara una decisión final que, ahora, tres meses después, parece que puede estar cerca.

Según ha filtrado Wielerflits, la UCI estaría muy cerca de anunciar una sanción de nueve meses para Dylan Groenewegen que, por lo tanto, no podría correr hasta el próximo 6 de mayo ya que esa sanción arrancaría en el día en que se cometió la irregularidad que provocó la misma.

Aunque el calendario internacional 2021 es ahora mismo tan inseguro como lo fue el de 2020 desde que se desató la pandemia la pasada primavera, las actuales fechas propuestas permitirían al sprinter neerlandés tomar la salida en el Giro de Italia, que arrancaría el día 8 de mayo, aunque lo tendría que hacer sin un solo día de competición en las piernas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*