Groupama renueva 4 años a Molard

Rudy Molard © Groupama

En un mundo de ciclismo con códigos bien integrados, la prolongación de Rudy Molard por cuatro años en el equipo Groupama-FDJ ha sorprendido sin duda a más de una persona. Incluyendo al principal interesado. Sin embargo, es el resultado de una reflexión bien fundada y madura por ambas partes. En esta entrevista en profundidad realizada por el grupo galo, Molard repasa la firma de este contrato laboral a largo plazo, lo que significa, así como su evolución y su papel dentro del equipo.

-Ahora está atado al equipo hasta el 2024. ¿Le sorprendió la duración del contrato propuesto?

-Sí, y para ser honesto, nunca he estado más interesado en la idea de firmar contratos a largo plazo. Esté o no al final de mi contrato, hago mi trabajo de la misma manera. No es algo que estuviera considerando al principio, pero me lo ofrecieron y lo acepté porque mi elección no era necesariamente la de irme. Así que pensé: «¿Qué tal cuatro años?»

-¿Cómo tomó la oferta?

-Me afectó, por supuesto. En el ciclismo, los contratos de cuatro años son raros, si no inexistentes. De esta manera, me mostraron la confianza que tienen en mí y en mi potencial. También reforzó mi decisión de permanecer en el equipo. A menudo, los que firman contratos largos pasan uno o dos años tranquilos y luego vuelven a la carretera en el último año para volver a firmar. Ofreciéndome cuatro años, se arriesgan de alguna manera, pero sobre todo demuestra que me conocen, que saben que doy el 100% independientemente de mi situación contractual. Me han mostrado mucha confianza.

-¿Puede eso también ser una recompensa por su seriedad y su rendimiento?

-No lo sé. No lo sé. No lo sé. No lo sé. Tal vez, pero todavía estamos en el nivel superior, y no estamos pagando una recompensa, estamos pagando por el futuro. La mayoría vieron que estaba progresando a lo largo de los años. Cada temporada, paso por niveles, lo veo y creo que ellos también lo han entendido. Si continúo progresando, también es en su interés. Así es como yo lo veo. Ciertamente firmar cuatro años es algo muy raro, especialmente a mi edad (30), pero creo firmemente que mis mejores años están por delante de mí-

-¿También está vinculado al equipo por más tiempo que los propios líderes?

-No sé cómo fueron sus negociaciones, pero ahora también me siento una parte clave del equipo, en el sentido de que negocio mi contrato al mismo tiempo que los líderes. Es un gran reconocimiento y tiende a demostrar lo que aporto al equipo.

-¿Que se le considere lo suficientemente fiable como para extender cuatro años es gratificante?

-Totalmente. Demuestra que el equipo es consciente de mi potencial y que los satisfago al 100% en el papel que desempeño, tanto como corredor protegido como en mi trabajo como compañero de equipo. Ahora es mi turno de darles las gracias, de estar a la altura de lo que me han ofrecido, aunque no haya sido una elección tan fácil. Tuve que pensarlo. Soy una persona orientada a objetivos, necesito mi adrenalina en mi vida diaria. Eso es lo que, al principio, me asustó un poco de los niños de cuatro años. Ahora que hemos dicho eso, me siento tan sereno en el equipo, me llevo tan bien con todos que mi elección fue quedarme. Y creo que habría sido lo mismo en dos años. Es por eso que validé cuatro años, y es también uniéndome al equipo que pude realizar todo mi potencial y mi nivel. Aceptar su oferta de cuatro años fue también una forma de agradecerles por creer en mí.

-¿Cuál es la idea detrás de este contrato a largo plazo? Para obtener grandes resultados o para llevar a Thibaut [Pinot] a lo más alto posible…

-¡Ambos! Me encanta mi papel en el equipo y por eso no quería irme. Tengo mi oportunidad en algunas carreras como líder, y el resto del año estoy asociado con Thibaut para salir a buscar victorias en las carreras más importantes. Tener la presión de obtener un resultado pero también de estar a mi nivel cuando estoy al lado de Thibaut, me hace progresar mucho. Es un equilibrio que quería mantener y eso es lo que me han ofrecido.

-¿Se ve a sí mismo como algo más que un híbrido?

-Es algo que me gusta mucho, absolutamente. No quiero entrar en un rol de tiempo completo como corredor de equipo. También quiero tener metas personales que me eleven. Eso es algo que realmente quiero hacer porque es lo que me permite evolucionar al 100% e ir tras las pequeñas cosas que me hacen progresar. En un contrato de cuatro años, eso es importante, más allá del apoyo de Thibaut. La prioridad del equipo es obviamente conseguir un gran resultado en una gran vuelta, pero eso no es lo único en mi temporada. Y si quiero obtener el 100% en los grandes eventos, también necesito obtener uno o dos resultados personales de antemano.

-¿Se ha planteado la cuestión de buscar responsabilidades más amplias en otras carreras?

-Tuve mis oportunidades. Me ofrecieron un papel en el que habría tenido más responsabilidad en el transcurso del año, pero el desafío que me ofrecieron aquí con Thibaut marcó la diferencia. No podría verme corriendo sin Thibaut, o para otro líder, en una gran vuelta. El objetivo de ir por una victoria en una grande, para lograr algo exitoso, eso es lo que me gustaba, y no me veía haciéndolo sin Thibaut. Me siento muy cerca de él y no podría ver el resto de mi carrera sin él. Nos llevamos muy bien juntos, aprecio mi papel con él y no quería perderlo.

-Antes dijo que su llegada al equipo marcó un punto de inflexión…

-Totalmente. Cuando llegué aquí, «cambié» completamente en mi cabeza. Cambié a un enfoque de actuación. Inmediatamente entendí que se trataba del resultado. El objetivo es salir y ganar. Antes no tenía ese espíritu. En mi equipo anterior, nunca se plantearon mi potencial. A nivel directivo, no creían realmente en mí, mi perfil era mucho menos interesante. Cuando llegué aquí, el hecho de encontrarme con Julien Pinot en los entrenamientos y enfocar las carreras de forma diferente, trabajando para líderes que estaban ganando, realmente lo cambió todo: mi carrera y mi visión de mi trabajo. Todo está preparado para ganar carreras y me encanta ese espíritu. El nivel es también mucho más alto en el equipo, y cuando llegué a los primeros cursos de entrenamiento, hubo un verdadero paso adelante. Cuando te encuentras con Thibaut, no es lo mismo de inmediato. Todo eso me empujó hacia arriba y también me empujó a buscar cada detalle para elevar mi nivel. Cuando terminé octavo en La Flecha Valona en mi primer año, me di cuenta de mi potencial. Ir por resultados personales poco a poco me puso en el camino correcto. Unirme al equipo fue mi mejor elección de carrera, seguro.

-¿Todavía se puede mejorar?

-Definitivamente. Siento que no he llegado a mi límite. No sé si es una oportunidad o no, pero nunca he montado en bicicleta en invierno en la categoría juvenil. En mis años de esperanza, empecé a montar en bicicleta de nuevo en marzo. Estuve 4 o 5 meses sin tocarla. Realmente me quedé atrás en ese momento, no tenía el mismo enfoque del ciclismo en absoluto, no conocía este «mundo» en el que había que montar en invierno. Para mí, el ciclismo era verano. Hice mi primer invierno serio en mi año neoprofesional. Por supuesto que progresé menos rápido, tenía un hueco que recuperar, tenía etapas que superar y no siempre podía hacer frente a la carga de trabajo porque no tenía los antecedentes que todos los jóvenes tienen cuando llegan a los profesionales. Pero al final, este atraso que acumulé entre los jóvenes me sirve ahora porque me he preservado a mí mismo y a mi salud. Me permite progresar poco a poco sin saltarse pasos, y a los 30 años, siento que aún no estoy en mi mejor nivel. Cada año, batio mis records de vatios, ya sea en valores cortos o largos. Es una buena señal para el futuro. Así es como se ha desarrollado mi carrera y hoy en día funciona a mi favor.

-Así que a pesar de ser miembro del equipo durante una parte de la temporada, se las arregla para conseguir resultados por su cuenta

-Pasar de uno a otro, haciendo ambas cosas, me parece bastante natural. Me apasiona mi trabajo, estoy aquí toda la temporada, me encantan todas las carreras, y en cuanto se me da una oportunidad, la aprovecho. También estoy allí, haga el tiempo que haga, en el frío de París-Niza o bajo 40°C en la Vuelta. Me las arreglo para ser confiable todo el año y esa es también una cualidad que el equipo aprecia. Saben que pueden contar conmigo en cualquier momento. Es una satisfacción poder traer a Thibaut y traer a mí mismo al mismo tiempo. Puede ser un poco egoísta jugar la carta a veces, pero con toda modestia, me alegro cuando el equipo me dice: «No hay ningún Thibaut en el Tour de Lombardía, así que contamos contigo y con David». Me estimula, y en el entrenamiento me digo que tengo que aprovecharlo, que cuentan conmigo. Es este doble papel que busco en el ciclismo, así es como realmente florezco. Es gratificante por un lado y también me permite ver mi verdadero nivel en el escenario mundial. Cuando eres un miembro del equipo y haces esfuerzos en momentos estratégicos, no sabes dónde te habrías comparado con los mejores. Aquí tengo la oportunidad de confrontarme con lo mejor del mundo de vez en cuando y ver dónde estoy. Es una oportunidad para que el equipo me deje ir y eso es lo que amo.

-¿Cómo disfruta de cada uno de sus papeles?

-Ambos me dan placer, pero es completamente diferente. La emoción cuando Thibaut gana en el Tourmalet es inmediata, tienes lágrimas en los ojos en la bicicleta. Es mágico, son emociones enormes para experimentar. Cuando termino décimo en Lombardía, es una satisfacción más personal, una emoción después. No es una victoria, pero un top 10 en un monumento es muy bueno para mí. Cuando soy un compañero de equipo, tengo que superarme porque Thibaut es más fuerte, y si quiero acompañarlo el mayor tiempo posible, para colocarlo bien en un momento crucial, tengo que ir lo más lejos posible en el esfuerzo. Cuando voy en cabeza, trato de canalizarme más, porque cuando juegas un resultado, tienes que correr muy cerca, al milímetro. Es una estrategia diferente.

-¿Es también una cualidad de saber no sobrepasar sus límites?

-Cuando está Thibaut al principio, no tengo ningún pensamiento personal. Las cosas están claras para mí. No hay nada de ego, no estoy en absoluto en la adversidad con Thibaut. Todo lo contrario. Estoy ahí para sacrificarme y ayudarle, y él es tan fuerte que no hay ego que alimentar de todas formas. Sigo siendo yo mismo, natural, no trato de tomarme por otro. Intento dar el 100% y eso es lo que el equipo aprecia también. No soy el futuro talento en ciernes. Llevar mi máximo a Thibaut es más que suficiente para mí. Lo que estoy experimentando al ayudar a Thibaut me llena y no busco más.

-Tendrá 35 años al final de tu contrato. Eso parece indicar que todavía estará motivado para hacer el esfuerzo por un tiempo

-Eso es seguro, no tengo ninguna duda al respecto. El ciclismo es mi pasión, amo mi trabajo, veo todas las carreras en la televisión. Soy consciente de la suerte que tengo de ser un piloto profesional, de haber alcanzado este nivel, de disfrutar de cada carrera. Hacer sacrificios no es realmente una limitación. Me encanta mi estilo de vida y lo que estoy haciendo ahora mismo. El día en que ya no tenga esta pasión, dejaré de montar en bicicleta, pero no pienso en ello en absoluto por el momento. Me gusta tanto lo que hago, estoy tan feliz y satisfecho de estar donde estoy ahora que no me voy a ir.


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*