Ibai Salas sufre las consecuencias del antidopaje

Ibai Salas se queda sin trabajo por un proceso que se ha demostrado sin garantías

¿Quién me devuelve mi sueño, mi carrera deportiva?”, se pregunta Salas en una carta abierta a través de las redes sociales. “Los daños morales y psicológicos no pueden repararse ahora ni con todo el dinero del mundo. Todo esto ocurre porque se vulneran los derechos de protección de datos, con procedimientos abiertos donde se filtran noticias a la prensa de manera ilegal, las que nunca deberían haber salido a la luz sin sentencias firmes resueltas

A Ibai Salas le tocó vivir lo que en ciclismo es moneda de cambio usual.

La usurpación total de derechos y la falta total de garantías que todo proceso es algo que pasa en todos los órdenes de la vida, pero en ciclismo especialmente.

Desde las cenizas aún humeantes de la Operación Puerto, el caso de Ibai Salas, que no sale en grandes medios ni ocupa titulares pomposos, es una enmienda al sistema en España.

Han venido de fuera a tumbar lo que la Agencia Española Antidopaje había fallado.

Y no es la primera vez.

¿Con este panorama puede un ciclista cualquiera salir a entrenar tranquilo?

Y ojo porque nuestro comentario sobre lo que ha pasado con Ibai Salas va también algo de autocrítica, pues aquí lamentamos su caso y no escatimamos bilis.

Nos llevan los demonios cuando el ciclismo es noticia por el dopaje, sea en la categoría que sea, pero cuando se gira la tortilla y pasa lo que ha pasado que Ibai Salas no ha tenido las garantías que se suponen, la decepción es doble.

¿Quién resarce al ciclista?

¿Quién le llama ahora?

Llegar donde ha llegado él, implicó un camino de miles de sacrificios personales y entiendo que familiares que se borran al calor de una sentencia injusta.

Artículo completo en El Cuaderno de Joan Seguidor.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*