Informe: Las carreras españolas, con más peticiones que nunca

Los osrganizadores coinciden en señalar el aumento de solicitudes en sus carreras / © ASO

Nicolás Van Looy / Ciclo21

Las buenas noticias que están llegando desde el mundo farmacéutico en relación al desarrollo de las vacunas contra el SARS-CoV-2 comienzan a despejar, por ahora tímidamente, el horizonte de las incógnitas entre las que vivimos desde el pasado mes de marzo. Pese a ello, es evidente que ninguna de esas vacunas está todavía en el mercado y, al menos hasta que no sean una realidad y los distintos países comiencen con sus campañas de inmunización, no quedará más remedio que seguir conviviendo con las actuales restricciones y confinamientos.

El mundo del ciclismo no es, como ya todo el mundo sabe, ajeno a esta situación y, tras un 2020 en el que el calendario sufrió un enorme número de cancelaciones y cambios de fechas, el arranque de 2021 sigue sumido en una nebulosa que sólo comenzará a despejarse por completo en las próximas semanas. Ya han sido varias las carreras del calendario 2021 las que han anunciado su suspensión o su intención de, en el momento en el que la UCI abra el plazo para ello, solicitar un cambio de fechas.

Por el momento, dada su condición de pruebas World Tour, las decisiones más llamativas han sido la suspensión del Tour Down Under y la Cadel Evans Great Ocean Road Race australianas, aunque, insistimos, no han sido las únicas. Todo ello, unido al hecho de que la mayoría de los equipos del pelotón internacional eligen España como el destino en el que organizar sus concentraciones de pretemporada, puede convertirse en uno de los pocos efectos positivos para las carreras que, sobre todo a lo largo de la costa mediterránea, se celebran en nuestro país en las primeras semanas de la temporada.

Los responsables de varios equipos, tanto del World Tour como de la categoría Pro Team, ya han mostrado su preocupación por las incertidumbres a las que se deberán de enfrentar en cuando tengan que viajar fuera de la Unión Europea, donde la mayoría tienen su base de operaciones y la residencia del grueso de sus ciclistas, para disputar citas como Omán, Saudi Tour (que todavía no han confirmado su celebración), UAE Tour o Langkawi, por nombrar algunas.

Esto, insistimos, podría jugar a favor de los intereses de las carreras españolas que ofrecen, además de un terreno conocido a todos los niveles, la tranquilidad de que ante cualquier imprevisto (especialmente, un contagio), los afectados se encontrarán en suelo europeo con todo lo que eso implica en términos de confianza, tranquilidad y facilidad burocrática a la hora de buscar la solución a esos posibles problemas.

Por ello, Ciclo21 se ha puesto en contacto con los responsables de la organización de ese primer bloque de carreras españolas que comprende la nueva Clásica Comunitat Valenciana 1969 (1.2), Challenge de Mallorca (1.1), Volta a la Comunitat Valenciana (2.Pro), Vuelta a Murcia (2.1), Clásica de Almería (1.Pro) y Vuelta a Andalucía (2.Pro) para pulsar cómo están viviendo esta situación y en qué medida les puede afectar, para bien y para mal, todo lo que estamos viviendo.

Antonio Molina: “Tendremos que dejar a algún equipo fuera”

Aunque en su caso no puede comparar la situación de 2021 con cualquier otro año porque su carrera, la Clàssica Comunitat Valenciana 1969 celebrará en enero su primera edición, Antonio Molina asegura que “estamos recibiendo una gran acogida por parte de los equipos a nuestra carrera. Están todos encantados con la idea de poder volver a disputar una carrera de un día en un lugar en el que, además, estarán la mayoría concentrados durante ese mes de enero”.

Por ello, aunque en su caso, debido a pertenecer a la categoría .2, no podrá contar con equipos World Tour, Molina explica que “hemos recibido un gran número de peticiones por parte de equipos Pro Team. Aunque todavía no podemos anunciar qué conjuntos estarán en la carrera, es seguro que estrán todos los españoles. En total, saldremos con entre 21 y 24 equipos, lo que nos obligará a dejar a alguno fuera ya que hemos recibido más solicitudes que plazas disponibles”.

Manuel Hernández: “Me gustaría tener la Challenge 3 o 4 meses más tarde”

Una de las pruebas que, al menos a priori, más beneficiadas se podrían ver por la actual situación es la Challenge de Mallorca, una cita que, por su modalidad de competición, está compuesta por cuatro pruebas de un día que este año han visto desaparecer la competencia que siempre suponen el Tour Down Under y la Cadel Evans Ocean Race de categoría World Tour en Australia y que han sido recientemente canceladas.

Su máximo responsable, Manuel Hernández, explica a Ciclo 21 que “una de nuestras grandes ventajas es, precisamente, nuestro sistema de challenge. Eso permite que los equipos puedan salir cada día con distintas alineaciones. Eso lo hacemos para que los equipos puedan traer a Mallorca a todos los corredores que quieran y eso, claro, nos interesa porque vienen más días y con más figuras”.

Respecto a la previsible reticencia de los equipos, especialmente los World Tour, a embarcarse en viajes largos, Hernández considera que “obviamente, los equipos tendrán que ir viendo en qué carreras quieren y tienen que estar y en qué carreras no. Con todo, es verdad que la situación nos favorece, como también nos favorece el que cuatro o cinco equipos de los grandes siempre escogen Mallorca para hacer su concentración de pretemporada”.

De lo que no tiene ninguna duda el responsable de la carrera balear es de que el hecho de “que se haya suspendido Australia, sin lugar a dudas, nos resulta muy beneficioso. Este año ya estamos teniendo peticiones de equipos que normalmente no vienen. Además, también se ha suspendido la Vuelta a San Juan, que también nos supone una competencia importante”.

Hernández lanza un mensaje de tranquilidad a todos esos equipos españoles de categoría Continental y PCT para los que su carrera y otras tantas a principios de año son muy importante. “Tener mayor petición de equipos, incluidos World Tour, no supondrá que prescindamos de ningún equipo español, incluso la propia Selección de pista. En primer lugar, porque tenemos un compromiso de invitación con ellos y siempre lo hemos respetado. Además, con la reducción a siete corredores nos entran muchos equipos. Ahora mismo ya tengo 15 o 17 equipos confirmados, pero podría llegar a 23. No se va a quedar fuera ningún equipo español”.

Sin embargo, no todo es optimismo y alegría en la organización de la Challenge de Mallorca. “Mi mayor problema ahora mismo es encontrar hoteles. En estos momentos, apenas hay planta hotelera abierta. Lo que está pasando es increíble”, explica Hernández que, pese a todo, concluye que “a día de hoy, y subrayo que hablo a día de hoy, la Challenge de Mallorca se podría celebrar en unas condiciones de relativa normalidad”.

Pese a todo ello, Manuel Hernández reconoce que “este año me gustaría poder tener la carrera tres o cuatro meses más tarde. ¿Por qué? Porque creo que será más seguro. Yo ya veo el día 31 de enero demasiado cerca y sin una solución a la vista para que todo esto se arregle. Pese a todo, seguimos trabajando para poder hacerla”.

Angel Luis Casero: “Tenemos más peticiones de equipos World Tour”

Tras las cuatro pruebas mallorquinas será el turno de volver a la Península a través de la Volta a la Comunitat Valenciana, otra de las pruebas que, por su situación en el calendario y geográfica, podría verse beneficiada por la inestabilidad del calendario.

Su organizador, Ángel Luis Casero tenemos, sobre todo, más solicitudes de equipos World Tour. En cuanto a los Continentales y PCT, lo cierto es que todos los años tenemos muchísimas”. En ese sentido, el excorredor valenciano reconoce que “lo que peor llevamos es tener que decirle no a un equipo”.

Sin embargo, pese a ese éxito participativo que podría vislumbrarse, Casero asegura que “la incertidumbre que hay ahora mismo, y no hablo de cuestiones deportivas, es lo peor que nos puede estar pasando ahora mismo. Es muy complicado trabajar sin saber qué es lo que puede suceder en los próximos tres meses”.

Pese a todo, el máximo responsable de la Volta a la Comunitat Valenciana, preguntado sobre las opciones de celebración de su carrera, se muestra claro y asegura que “entiendo que, si el fútbol o el baloncesto profesional siguen en marcha, el ciclismo tampoco tendría que parar. Nosotros tenemos un acuerdo con IMED Hospitales y son ellos los que nos están desarrollando nuestro Plan Anti-COVID, pero la situación varía tanto de una semana para otra, que los pobres se están volviendo locos”.

Por todo ello, concluye que “a día de hoy, si mantenemos la burbuja que nos tenemos que obligar a hacer, la celebración de la Volta a la Comunitat Valenciana no tendría que tener ningún problema”.

Calpe, una de las localidades a las que más equipos y ciclistas se desplazan para realizar sus concentraciones de pretemporada, se encuentra en la Comunitat Valenciana. Preguntado si considera que este año las escuadras podrían hacer de su concentración una bubuja de larga estancia de cara a las clásicas y, en última instancia, el Giro, Casero explica que “al principio tienes Mallorca, Valencia, Murcia, Almería, Andalucía… pero luego olvídate de España. Tienes que empezar a viajar muchísimo y viajar 1.500 o 2.000 kilómetros para hacer las clásicas… no lo sé. Estar un mes para hacer se inicio del calendario es factible, pero veo difícil que puedan estar más. Y lo digo por lo que escucho. Los corredores que han ido, por ejemplo, al Tour, al Giro o a la Vuelta y que han tenido que estar mucho tiempo concentrados no lo han pasado muy bien y no sé si estarán dispuestos a hacerlo a principios de año”.

Francisco Guzmán: “En la situación actual no haría la carrera”

Francisco Guzmán, máximo responsable de la Vuelta a Murcia, explica que “tenemos bastantes solicitudes, pero todo dependerá de la evolución de la pandemia. Nos están llegando peticiones de bastantes equipos, pero el problema está, ahora mismo, en ver si podremos hacer la carrera”.

En su caso, Guzmán especifica que “comparado con otros años, al menos de momento, no tengo más peticiones. Tampoco tengo menos. A nosotros, en realidad, el calendario habitual no nos afecta mucho. La cancelación de Australia no es algo que nos vaya a influir. Quizás pueda afectarnos una cancelación del Tour de Omán, pero no es algo que nos preocupe mucho. De hecho, para nosotros la mayor competencia nos llega desde el Tour de la Provence, que coincide de lleno con nosotros”.

Guzmán, eso sí, no tiene todavía tomada la decisión sobre la celebración de su carrera. “A día de hoy, con las condiciones actuales, se podía hacer la carrera; pero yo me lo pensaría. Murcia tiene en marcha un confinamiento que afecta, incluso, a algunos municipios. El deporte aficionado está restringido, aunque el profesional sí sigue adelante. Pero, y esto es ya algo personal, creo que es el momento de ser responsable y, dadas las circunstancias, no pasaría nada si un año no hubiera carrera

Por todo ello, asegura que “lo que no estoy dispuesto es a formar un petardazo por empeñarnos en sacar adelante la carrera. Lo primero debe ser la salud. Si las autoridades terminan dando luz verde y sólo depende de mi, mi fecha límite para decidir si se hace o no la carrera me la he marcado a finales de diciembre”.

En cuanto al interés de los patrocinadores, Guzmán explica que “hemos tenido algunas bajas, como es lógico, pero la mayoría de patrocinadores siguen con nosotros y eso no va a suponer un problema, como sí lo está siendo la cuestión de los hoteles. En la Región de Murcia hay mucha planta hotelera cerrada y, de hecho, nuestro hotel de referencia, que es el Balneario de Archena, está cerrado ahora mismo. Lo mismo ocurre con el Hotel Príncipe Felipe, que es otro de nuestros establecimientos de referencia”.

Respecto a la situación pandémica en la Región de Murcia, Guzmán explica que “el problema es muy gordo. ¿Hacer la carrera? ¡Claro que la quiero hacer! Tengo las fechas, tengo el recorrido, tengo a Alejandro Valverde en su despedida, que para nosotros es algo muy grande; viene Luisle como campeón de España… pero, de verdad, lo que me preocupa ahora mismo es la situación sanitaria. Voy a ser muy claro: en la situación actual no haría la carrera”.

José Manuel Muñoz: “Nunca nos hemos planteado la suspensión”

La Clásica de Almería volverá a ser la primera prueba de un día de categoría .Pro del calendario internacional. José Manuel Muñoz, su organizador, deja claro que “en ningún momento nos hemos planteado no celebrar la Clásica en 2021 salvo, evidentemente, que las autoridades sanitarias así lo determinasen”.

En cuanto a la afectación que los muchos cambios en el calendario internacional pueda tener sobre su prueba, Muñoz confirma, como algunos de sus compañeros que “efectivamente, este año estamos recibiendo un mayor número de peticiones por parte de equipos tanto del World Tour como de categoría Pro Team”.

Este aumento de solicitudes, sin embargo, no influirá en la composición del pelotón de la clásica almeriense ya que “no voy hacer la carrera con más de 20 equipos. La situación económica es complicada para todos y no tendría sentido meternos en un déficit disparado al que luego no podamos hacer frente”. Además, manda un mensaje de tranquilidad a Burgos-BH, Caja Rural-RGA, Kern-Pharma y Euskaltel-Euskadi ya que “todos los equipos españoles van a estar invitados. Creo que los organizadores también tenemos que apoyar al ciclismo español y no voy a hacer sitio a un equipo extranjero a costa de la plaza de uno conjunto español”, sentencia Muñoz.

El máximo responsable de la Clásica de Almería, además, levanta la voz de la protesta. “Yo también quiero hacer una pregunta respecto a la situación que estamos atravesando. ¿Por qué la UCI no ayuda a los organizadores rebajando las tasas que tenemos que pagar por poner en marcha las carreras? Todos estamos viendo recortados nuestros presupuestos, pero la UCI sigue cobrándonos, en el caso de las pruebas de un día de categoría .Pro, más de 8.000 euros en tasas. Creo que es algo que tendríamos que abordar”.

Joaquín Cuevas: “Estoy convencido de que la Ruta del Sol se celebrará”

La Vuelta a Andalucía, también conocida como la Ruta del Sol, es la última de las carreras españolas de ese bloque inicial de pruebas situadas a principio de temporada. A ella, casi un mes después de que el espectáculo haya arrancado en Valencia, los corredores llegan ya bastante más rodados y es una buena oportunidad para sacar las primeras conclusiones sobre el estado de forma y rendimiento de las principales figuras que poco más tarde deberán afrontar los que serán sus primeros objetivos de máximo nivel de la temporada.

En 2021 la carrera andaluza espera entre los días 17 y 21 de febrero y, como explica su máximo responsable, Joaquín Cuevas, “el tardío final de la temporada de 2020 ha provocado que, en comparación con otros años, el diseño de la vuelta vaya a ser bastante distinto. Vamos a arrancar con una etapa de sólo 140 kilómetros, no vamos a tener CRI y la etapa reina será la tercera, que será larga y montañosa. Pero, en líneas generales, hemos suavizado la Vuelta a Andalucía para que los ciclistas puedan rodar e ir cogiendo kilómetros”.

De esta manera, además de conseguir la presencia de algunas de las figuras más importantes del pelotón, Cuevas busca adaptarse a una realidad en la que muchos corredores llegarán sin haber podido disfrutar del descanso y la recuperación adecuadas. “Además, hemos tenido que renunciar, por sentido común, a contratos que teníamos firmados con grandes ciudades y municipios de más de 50.000 habitantes, comprometiéndonos con ellos de cara a 2022 y 2023, cuando las cosas estarán más calmadas”, explica.

Esto implica que “nos vamos a ir a localidades más pequeñas y, de esta manera, tener menor aglomeración de gente, pero esto nos complica bastante las cosas en términos de alojamientos. Esa será nuestra principal dificultad más allá de lo sanitario. Ya no vamos a poder alojar a ocho o diez equipos en las grandes moles hoteleras que tenemos en Andalucía. Nos vemos obligados a diversificar y a aislarnos un poco y eso nos produce verdaderos quebraderos de cabeza”.

En su caso, el UAE Tour, previsto entre el 21 y el 27 de febrero es su principal competencia dada su categoría World Tour. Además, ciñéndonos a Europa, tendrá que competir con la Volta al Algarve, carrera portuguesa con a que comparte categoría 2.Pro y que debería disputarse en los mismos días que la ronda andaluza y el Tour de los Alpes Marítimos y Var, de categoría 2.1 que espera en Francia del 19 al 21 de febrero.

“En principio, a día de hoy tenemos las mismas peticiones que hemos tenido cualquier otro año”, explica Cuevas respecto al interés de los equipos World Tour por estar presentes en su prueba. “De lo que sí nos hemos dado cuenta”, prosigue, “es de que se ha aumentado el número de solicitudes por parte de equipos de categoría continental profesional”. Por todo ello, Cuevas se suma a la corriente que opina que el ciclismo español, al menos en el arranque de 2021, puede verse beneficiado por la pandemia. “Lamentablemente, en algo nos va a beneficiar la actual situación”, concluye.

“La Vuelta a Andalucía, salvo que nos encontremos con un escollo muy grande, va a celebrarse. Si me pides que lo cifre, te diría que hay un 90% de posibilidades de que la podamos llevar a cabo”, sentencia Joaquín Cuevas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*