Iserbyt estará en el Nacional belga CX

Iserbyt, tras su caída

Nicolás Van Looy / Ciclo21

El actual campeón de Europa de ciclocross, Eli Iserbyt (Pauwels Sauzen-Bingoal) estará el próximo domingo en el campeonato nacional belga a pesar de la caída sufrida durante la disputa de la Copa del Mundo de Hulst en la que se dañó el codo que ya le mantuvo una semana apartado de la competición tras Zolder.

Tras ese nuevo golpe, Iserbyt ha sido sometido a nuevas pruebas médicas que han descartado fracturas o lesioes graves, por lo que los galenos le han dado luz verde para su presencia en Meulebeke. “El domingo volví a caer sobre mi lado derecho y noté un latigazo de dolor instantáneo. A consecuencia de ello, apenas podía sacar fuerza desde mi zona lumbar, por lo que tomé la decisión de retirarme. Era el momento de escuchar a mi cuerpo y no hacer que la cosa fuera más grave”, ha explicado el propio corredor.

Tras serle practicada una nueva resonancia magnética “han descubierto que hay un hematoma un poco más grande en la zona, pero no hay fractura alguna. Así pues, es seguro que estaré el domingo en Meulebeke, aunque o será en las mejores condiciones”.

3 ENERO

Malas noticias en Huslt, cuarta prueba de la Copa del Mundo, de nuevo para el campeón de Europa Iserbyt. El belga, que reapareció de su lesión producida en el CX de Baal tras su caída en Zolder previo a la cita mundialista, no pudo terminar la prueba neerlandesa aquejado de un nuevo golpe en la zona afectada en su anterior lesión: el codo del brazo izquierdo.

Su propio equipo, Pauwels Sauzen-Bingoal, comunicó la noticia de su recaída por la que tendrá que realizarse nuevas pruebas para conocer el alcance de la lesión y comprobar que no haya fracturas o afectaciones que puedan provocar una baja prolongada del corredor justo en el momento más importante de la temporada, a una semana del nacional belga (9 enero) y a tres semanas del Mundial CX de Ostende (30 enero).

El corredor comentó lo que sintió en el momento en el que se produjo la caída en el Nieuwsblad. «Estaba agarrado al manillar cuando me fui al suelo y sentí que algo se agrietaba o desgarraba en mi codo izquierdo. Quería frenar el dolor, pero pronto sentí que en la caminata cuesta arriba ya no era posible seguir. Creo que me volví a hacer daño. En Baal me dijeron que escuchara a mi cuerpo y sentí que estaba sobrepasando el límite. Mañana tendré una resonancia magnética adicional y luego veremos si pasa algo más. Con suerte, averiguaremos inmediatamente cuál es el problema. La gente se pregunta por qué corrí aquí, pero quería ganar ritmo de competición para el nacional y el resto de la temporada que ya solo durará hasta finales de febrero».

31 diciembre

El campeón de Europa de ciclocross, Eli Iserbyt tomará la salida mañana en la quinta prueba puntuable para el Trofeo X2O que se disputa, como ya es tradicional, en Baal el día de Año Nuevo.

Tras su dura caída en Zolder, el corredor del Pauwels Sauzen-Bingoal ha estado una semana en el dique seco aunque, por fortuna, se descartó la temida fractura de codo que inicialmente había hecho pensar en un final prematuro a su temporada.

Iserbyt, que lidera la clasificación del Trofeo X2O con una relativamente cómoda ventaja sobre Lars van der Haar (Telenet-Baloise Lions) de 2:32 y de poco más de tres minutos sobre el también corredor de la estructura de Sven Nys, Toon Aerts, quiere acudir a casa del Caníbal de Baal porque “quiero defender mi liderato en la clasificación general”.

El propio Iserbyt explica, en declaraciones recogidas por Sporza, que “tener más de dos minutos y medio de ventaja sobre mi primer perseguidor abre un abanico de posibilidades. Si mi ventaja hubiese sido de sólo medio minuto, quizás hubiese optado por no correr, pero ahora quiero defender el liderato. Además, quiero terminar la carrera y retomar las buenas sensaciones de cara al campeonato nacional”.

El corredor de Pauwels Sauzen-Bingoal también explicaba que “estos días ya he rodado un poco por el bosque. Algunos movimientos me siguen provocando dolor, pero es algo que podré soportar durante una hora”.

27 DICIEMBRE

Eli Iserbyt (Pauwels Sauzen-Bingoal) respire tranquilo a última hora de la tarde de ayer. Tras haberse temido una grave lesión que pudiera provocar el final abrupto de su temporada (ver más abajo), las radiografías confirmaron que el belga no sufre la temida fractura del codo que, tras una primera exploración, se temían los galenos del circuito de Zolder, donde se disputó la penúltima cita del Superprestigio.

Poco después de abandonar el hospital de Heusden-Zolder donde fue atendido, el propio corredor pudo atender a la prensa y explicar de manera detallada lo sucedido en las horas previas. En relación a la propia caída, Iserbyt recordaba que “me fui al suelo al patinar sobre unos guijarros. No fue una caída dura, pero lo peor vine cuando traté de levantarme de nuevo. Mientras gateaba para incorporarme otro corredor pasó por encima de mi brazo mientras este estaba completamente extendido”.

El ya exlíder del Superprestigio aseguraba, además, que “nunca había sentido un dolor tan intenso. Me había dislocado el codo en un movimiento contrario a su flexión natural y eso es lo que provocó tanto dolor, lo que me dejó un poco groggy”.

Ya con el diagnóstico tranquilizador en la mano, Iserbyt considera que “he tenido suerte dentro de la mala suerte porque si esa bicicleta me llega a pasar por encima un poco más abajo, me hubiera roto el codo”.

Aunque no estará hoy en la Copa del Mundo de Dendermonde, el corredor de Pauwels Sauzen-Bingoal confía en poder volver a los circuitos con la clásica cita de Año Nuevo en Baal. “Por fortuna, el daño no ha sido muy grave. En realidad, parece que no pasa nada en la articulación, aunque los médicos sí han visto algo en las radiografías. Por ello, el lunes iré a hacerme más pruebas al hospital de Kortrijk y entonces sabremos algo más”.

A falta de ese examen más pormenorizado, Iserbyt explica que “quiero volver en Baal y ese es el motivo por el que no me han puesto una escayola. Además, el campeonato nacional del día 10 de enero tiene un lugar muy destacado en mis objetivos y es en lo que ahora estoy centrado”.

26 DICIEMBRE

Pese al tremendo susto protagonizado por Eli Iserbyt (Pauwels Sauzen-Bingoal) durante la disputa de la prueba valedera para el Superprestigio en Heusden-Zolder, cuando tuvo que ser trasladado al hospital en ambulancia tras una fea caía, el campeón de Europa termina el día habiendo recibido buenas noticias ya que los exámenes practicados en el hospital han descartado la presencia de fracturas en el codo del belga.

El hasta ahora líder del Superprestigio se fue al suelo en los primeros compases de la carrera de Heusden-Zolder provocando una montonera en la que Laurens Sweeck, Daan Soete, Corné van Kessel y Lars van der Haar le cayeron encima. Iserbyt, que se dolía visiblemente del codo, tuvo que ser sacado en brazos del circuito y, en palabras del seleccionador belga, Sven Vanthourenhout, “apenas podía mantenerse consciente” debido al intenso dolor que estaba sufriendo.

Tras un primer examen médico realizado en las instalaciones del circuito, Iserbyt fue trasladado al hospital con el temor de sufrir una fractura en el codo, algo que hubiese supuesto el final de temporada para el campeón de Europa.

Tal y como ha confirmado su equipo a través de las redes sociales, Iserbyt no sufre fracturas, pero deberá someterse a nuevas pruebas para determinar el alcance real de su lesión. Lo que también es seguro es que el campeón de Europa no tomará mañana la salida en la cita de la Copa del Mundo de Dendermonde. Será el lunes cuando el corredor belga visite de nuevo el hospital para conocer con precisión el alcance de su lesión y el tiempo que tendrá que permanecer inactivo.


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*