El Giro da marcha atrás tras la amenaza israelí

El Giro ‘rebautiza’ sus elementos gráfico aunque en la parte superior sigue viéndose el ‘West’ de la discordia / © RCS

Nicolás Van Looy / Ciclo21

ACTUALIZACIÓN 12:15 hrs

Después de que esta mañana los titulares de los ministerios de Turismo y de Deporte de Israel, Yariv Levin y Miri Regev, anunciaran que Israel podría anular todos los acuerdos con RCS para organizar la Grande Partenza de 2018 después de la empresa italiana usara el término West Jerusalem (Jerusalén Oeste) para referirse, en todos sus elementos gráficos, a la ciudad desde la que partirá la 101ª edición de la Corsa Rosa cuyo recorrido fue presentado ayer en Milán, la organización de la carrera no ha tardado en plegarse a las exigencias del gobierno israelí.

Como puede comprobarse en la imagen que acompaña a la noticia que publicábamos esta mañana (ver más abajo) y en el perfil de esa contrarreloj inaugural, RCS usaba el término Jerusalén Oeste, una especificación que ahora ha desaparecido y que ha sido sustituida, tal y como exigían los ministros israelíes, por Jerusalén, sin ninguna añadidura.

Poco después de eliminar cualquier vestigio de la palabra ‘Oeste’ de su material, RCS emitió un comunicado en el que aseguraba que “el inicio del Giro de Italia 2018 tendrá lugar en la ciudad de Jerusalén” y trataba de aclarar que “durante la presentación del curso de la carrera 2018, se utilizó material técnico que contenía la denominación “Jerusalén Oeste”, debido a que la carrera tendrá lugar de manera logística en esa zona de la ciudad“.

Para finalizar, el comunicado de la empresa organizadora del Giro de Italia añadía que “este término, desprovisto de cualquier valor político, ha sido eliminado de cualquier material relacionado con el Giro de Italia”.

Israel amenaza con anular su acuerdo con el Giro

La denominación que ha enfadado a Israel / © RCS

Apenas unas horas después de la presentación oficial del recorrido del 101º Giro de Italia, celebrada ayer en Milán, RCS y el gobierno de Israel, país que acogerá la Grande Partenza, han tenido el primer gran desencuentro que, incluso, ha llevado a los ministros israelíes de Turismo, Yariv Levin y Deporte, Miri Regev, a amenazar con romper de inmediato el acuerdo con la Corsa Rosa y anular, por lo tanto, la primera salida de una gran vuelta por etapas desde fuera de Europa.

La elección de Jerusalén ha sido dura y ampliamente criticada por diversas organizaciones de derechos humanos y pro palestinas que, a través de las redes sociales, llevan ya tiempo pidiendo a RCS que rompa el acuerdo con Israel y llamando al boicot por parte de los aficionados. Lo que, seguramente, nadie esperaba es que un gesto de buena voluntad por parte de RCS pudiera enfadar tanto a Israel como para amenazar con no organizar la Grande Partenza.

Pero, ¿cuál ha sido el detonante de este inesperado giro de los acontecimientos? Todo surge por la denominación que el Giro le ha dado, en la documentación oficial hecha pública ayer, a la ciudad de origen y destino de la primera etapa. Como ya todo el mundo sabe, el Giro echará a rodar con una contrarreloj individual en Jerusalén que, en la documentación hecha pública ayer, RCS ha rotulado como West Jersualem, es decir, Jerusalén Oeste o, lo que es lo mismo, a la parte de la ciudad que quedó bajo control israelí tras la guerra de 1948. Israel conquistó el resto de la ciudad tras la Guerra de los 6 Días de 1967, por lo que esa definición tiene un significado muy político que Israel entiende como pro palestino, aunque esta anexión, como la de Cisjordania, nunca ha sido plenamente reconocida por la Comunidad Internacional.

Mientras que el Giro no modifique la denominación del lugar de partida calificada como Jerusalén Oeste, el Gobierno de Israel no tomará parte de esta iniciativa” fue el claro y contundente mensaje lanzado por los ya mencionados Levin y Regev. Los ministros añadieron que esa forma de referirse a la ciudad “supone una infracción de las relaciones con Israel” por parte de RCS y zanjaron, contundentes, que “Jerusalén es la capital de Israel. No hay Este y Oeste”. Tras esto, y para dejar las cosas claras, el ministro añadió que “si esto no cambia, Israel no participará del Giro”.

Todo ello, después de que Israel haya comprometido a desembolsar 10 millones de euros para acoger esta Grande Partenza y, según los rumores, haya puesto sobre la mesa dos millones de euros para asegurar la participación de Chris Froome en la Corsa Rosa.

Cabe destacar que el día de la presentación de la Grande Partenza RCS utilizó la denominación Jerusalén mientras que la inclusión del apellido Oeste ha llegado, por primera vez, en el momento de la presentación oficial, un cambio que muchos entienden como un guiño hacia las organizaciones pro palestinas que piden que la carrera italiana no viaje hasta Israel.

Giro-2018-01

Perfil oficial usado el día de la presentación de la Grande Partenza / © RCS

Un comentario

  1. Manuel estrada

    los judios le hacen ahora a los palestinos lo que hicieron los alemanes,asi es la naturaleza humana.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*