Elissonde: «Quiero disfrutar de momentos más exitosos»

En Adelaida, durante el TDU 2020. © Getty

El corredor francés Kenny Elissonde está en su novena temporada como profesional, pero la primera con Trek-Segafredo. Obtuvo la mayor victoria de su carrera en su primera participación en una gran vuelta y en un escenario mítico de la Vuelta a España, en un día de espesa niebla hizo cumbre en primera posición en la cima del Angliru. Desde entonces, el galo se ha convertido en un gregario de gran nivel, una figura de apoyo vital, especialmente en las altas montañas.

Antes de que la pandemia de Covid-19 golpeara y pusiera la temporada en tiempo de espera, mostró sus principales virtudes en el Santos Tour Down Under, donde ayudó a Richie Porte a ganar la general, y en París-Niza, de gran ayuda para Vincenzo Nibali.

¿Cuál fue tu introducción al mundo del ciclismo?

Es bastante simple, vi una carrera que se acercaba a mi casa y la vi. Me dije a mí mismo, ‘¿por qué no intentarlo?’ y comencé en una bicicleta de montaña, y luego salí a la carretera y me gustó. Era solo una carrera de aficionados, y lo intenté para ver de qué se trataba. Tenía siete u ocho años y he seguido corriendo desde entonces.

Como uno de los chicos más bajos en el pelotón, ¿te resultó difícil destacar en inferiores?

No, estuvo bien, en realidad. En todas las categoría, cuando eres bastante bueno lo eres en todas partes. Cuando estaba creciendo, no había tantas grandes subidas en las carreras, pero cuando eres joven un puente es suficiente para hacer una selección. Es completamente diferente. Incluso gané algunas contrarrelojes en Sub-23. Cuando tienes ese nivel en amateur, realmente puedes disfrutarlo. Es un deporte completamente diferente.

Parece que hay menos escaladores puros como usted en comparación con hace varios años, ¿estaría de acuerdo?

Ahora ves más a corredores grandes que intentan perder peso y ser escaladores, como lo hicimos en mi antiguo equipo (Sky/Ineos). Obviamente, ellos saben cómo mejorar y los líderes tienen compañeros de equipo para ayudarles a establecer un ritmo. Pero todavía hay mucho espacio para que los escaladores puros ataquen, disfruten. Puedes ver esto con Richie, si está en buena forma como en el Tour Down Under, ataca. Aún puede hacer alguna diferencia en una subida de 3 km y ni siquiera es realmente empinada. Por lo tanto todavía hay opciones, pero tienes que ser realmente bueno.

En su primer año como profesional, ganó en el Angliru. ¿Prefiere estas subidas empinadas?

En realidad no, prefiero un porcentaje de 7-8%. Cuando es demasiado empinado y corto como en País Vasco, por ejemplo, no estoy cómodo. Me gustan más las subidas largas y etapas exigentes que enlacen puertos de alta montaña.

¿Qué es lo más desafiante de ser un corredor ligero?

El viento, sin duda. Y también los sprints, ninguna de esas etapas son de mis favoritas.

¿Qué cambia para ti marchar a un nuevo equipo? 

Es un grupo diferente de personas y una forma diferente de trabajar. Cada equipo tiene su propia forma de hacer las cosas, su propia cultura, así que realmente cambias todo. Además, obviamente, la bicicleta es diferente, por lo que es un gran cambio. Hay que asimilar todo, estar un poco callado y tomarse el tiempo para aprender cómo son las personas y cómo está trabajando el equipo. Eres parte de ello, pero aún necesitas algo de tiempo para establecerte, así que todavía estoy en ese proceso. Pasar un mes viajando como en Australia ayudó, por supuesto, pero desde marzo todos hemos estado separados.

¿Un cambio de escenario te trae nuevas motivaciones?

No diría que es motivador porque ya estoy motivado, pero es refrescante y, obviamente, puedes aprender mucho al estar rodeado de nuevas personas y una nueva forma de trabajar. Cada persona que conoces tiene sus propias historias y experiencias. Cuando conoces a un nuevo grupo de 60 o 70 personas aprendes mucho en la bicicleta y fuera de ella.

¿Qué esperas lograr este año?

Quiero ser más decisivo en las montañas para los líderes y ayudar al equipo a ganar algunas grandes carreras juntos. Además, quiero ser 100% parte del equipo, hacer nuevos amigos y realmente reflexionar sobre este equipo para sentir que ahora es ‘mi equipo’. Quiero disfrutar de momentos más exitosos como los que tuvimos al comienzo del año.

En París-Niza. © Getty

Creo que  las ambiciones personales vendrán solas. Principalmente estoy aquí para ayudar a mis líderes, pero nunca se sabe lo que puede pasar. No me levanto todas las mañanas diciendo que quiero ganar esto o lo otro. Me despierto intentando ser lo mejor posible y estar en condiciones de ayudar a mis compañeros. Pero ocasionalmente puedo tener un día con más libertad con la posibilidad de ganar.

Fuera del ciclismo, ¿cómo te describirías?

Tal vez soy un poco callado… Soy muy tranquilo. Creo que es importante estar relajado en el loco mundo del ciclismo. Ya gastas mucha energía en la bicicleta, por lo que si también gastas más lejos de ella te hará la vida después demasiado difícil. Trato de llevar esto también en competición, pero obviamente no siempre es fácil, y naturalmente lo normal es estar estresado.

Hemos notado que tienes un gran interés en el arte, ¿podrías contarnos un poco sobre eso?

Crecí cerca de París, y cuando era joven, siempre iba a la ciudad con mis amigos. Varios de ellos disfrutan del arte como un pasatiempo, y a menudo visitaba exposiciones. Lo que me gusta es que es un mundo completamente diferente al ciclismo. Es realmente refrescante cuando piensas en otra cosa cuando vuelves a casa, incluso las personas en ese mundo son muy diferentes, así que creo que es realmente bueno para la mente pensar y hablar con personas diversas. Creo que es muy interesante. Es importante para mí tener algo de tiempo fuera de temporada para desconectarme del ciclismo.

© Jojo Harper

Después del entrenamiento, ¿cuál es tu comida favorita para cocinar?

Me gusta mucho cocinar. Me gustan mucho los ñoquis con un poco de queso. Trato de evitar el arroz en casa porque estoy comiendo mucho arroz en las carreras, así que en casa está prohibido. ¡No quiero verlo! Si es un entrenamiento realmente duro, entonces voy a por pasta o ñoquis, solo carbohidratos, comida realmente simple. Al final del día, me gustan las gachas con fruta o algo dulce.

¿Carrera favorita para ver?

Las clásicas, porque siempre pasa algo. Pero en absoluto para estar en ellas. Por otro lado, me gusta la última semana de un gran vuelta, cuando todos están cansados. Es el tramo decisivo y es cuando puedes ver grandes ataques en las montañas.

¿Carrera de ensueño para ganar?

Una etapa de montaña en el Tour de Francia. Un día con una gran escapada y la multitud en todas partes vitoreando. Esto último no podrá ser este año.

¿Cena favorita fuera de temporada?

Una buena hamburguesa casera, pan fresco, carne y un buen queso. ¡Y no te olvides de las patatas fritas!

© Trek Segafredo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*