Kwiatkowski, Moscon y Poels fijan su punto de mira

Kwiatkowski en la pasada Vuelta © Sky

Después de un notable 2017 en el que Michal Kwiatkowski ganó Milan-San Remo, Strade Bianche y San Sebastián, el corredor de 28 años demostró su versatilidad en 2018 con una serie de victorias en carreras de etapa importantes.

“Reflexionando, la temporada 2018 fue increíble para mí, al ganar tres carreras por etapas: Algarve, Tirreno-Adriático, que fue una gran cosa para mí, y también el Tour de Polonia“, dijo el polaco. “Ganar carreras por etapas no era mi objetivo principal, pero fue genial obtener resultados tan buenos y obtener las primeras victorias para el Sky en Tirreno-Adriatico y el Tour de Polonia. Me sentí muy orgulloso”.

Un balance que alargó en suelo español. “También fue bueno ser líder en la Vuelta y apuntar a las etapas. Fue mi segunda gran vuelta de la temporada y no fue un desafío fácil, pero estaba preparado para ello. Lo intenté e hice mi mejor esfuerzo y tuve el maillot rojo por un par de días. Fue realmente difícil mantenerse en plena forma, ya que recomencé en mayo con el Dauphine, el Campeonato de Polonia, luego el Tour de Francia y el Tour de Polonia antes de ir a la Vuelta y luego al Mundial. Fue un gran desafío para mí permanecer en un alto nivel, pero esa experiencia me acompañará hasta el final de mi carrera y puedo usarla en el futuro”.

Correr como campeón polaco en el Tour de Polonia fue muy especial para Kwiatkowski, pero lograr la general fue algo más. “Hay algunas carreras que persigues durante mucho tiempo y quieres ganar, como Lieja, que todavía quiero ganar un día. Pasó lo mismo con Milán-San Remo hasta que la gané en 2017 y fue la misma situación con el Tour de Polonia. Fue un desafío muy difícil, especialmente por correr en casa ya que siempre hay una gran expectativa de tus aficionados para que ganes. Llevarme una etapa, luego ganar otra etapa con la camiseta del líder fue una experiencia increíble y creo que la gente en Polonia lo disfrutó. Es bueno tenerlo por fin en mi palmarés”.

Kwiatkowski, arcoíris en 2014, mira el Mundial de este año, que se celebrará en el suelo británico de Yorkshire. “Está en mi programa de carreras aspirar al Mundial en Yorkshire, y viendo el recorrido, que es de casi 300 km, me gustaría estar en la mejor forma para competir con los mejores corredores. Sé que va a ser una carrera difícil y que el clima en esa época del año en esa parte de Inglaterra puede jugar un gran papel. Una de las posibilidades sería competir en el Tour de Yorkshire para prepararse, pero llega muy pronto después de las Ardenas y quiero estar con ganas y fresco para el Tour de Francia”.

Gianni Moscon se centra en las piedras y Giro

Moscon bebe en un entrenamiento © Sky

El italiano volverá a apuntar a las clásica de primavera ya que su objetivo es mejorar su quinto mejor puesto en la París-Roubaix de 2017, antes de abordar su debut en el Giro en mayo. “El objetivo principal de la próxima temporada son las clásicas belgas, los adoquines y luego espero ansioso mi primer Giro de Italia. Salir en el Giro es emocionante para mí. Como niño italiano, crecí viendo el Giro y ahora estar allí con toda mi familia viéndome en Italia será increíble”.

Moscon disfrutó de un sólido final de 2018, ganando Coppa Agostoni y Giro de la Toscana, -tras cumplir su sanción– antes de defender su corona contrarreloj italiana y ganar el Tour de Guangxi, la última carrera de la temporada en WorldTour. “Ojalá continúe la buena forma de la última parte de la temporada. Siempre es difícil llegar a la cima de la condición cuando lo deseas, pero empecé bien el año pasado y estoy seguro de que puedo estar en buena forma en la primavera”.

Y sueña con las clásicas empedradas. “Me encanta el adoquín. Es único ese terreno solo para los clásicas y no más durante el resto de la temporada. Eso es lo que hace que el ambiente sea algo épico. Mi quinto lugar en París-Roubaix me da motivación para ir allí y obtener un mejor resultado y luchar por la victoria. Creo que llegar tan cerca en 2017 me hace augurar un gran resultado”.

El italiano llegó a una notable quinta posición en los Campeonatos del Mundo en Innsbruck el año pasado y también está interesado en competir en Yorkshire esta temporada. “Por supuesto, el Campeonato Mundial en Yorkshire es uno de los objetivos para esta temporada. Algunas personas dicen que es fácil; otras dicen que es difícil. Creo que será un Mundial difícil como siempre. ¡La distancia es realmente larga y no creo que haya carreteras fáciles en Yorkshire! Estuve en el Tour de Yorkshire en 2016. Lo que recuerdo es la gran cantidad de personas que ven la carrera al lado de la carretera, incluso lloviendo. Recuerdo una gran multitud por todas partes. El ambiente es simplemente increíble”.

Wout Poels quiere estar en el Tour

Poels con la ropa 2019 © Sky

Wout Poels liderará al Sky en la primera carrera de la campaña y el holandés ha estado trabajando arduamente durante el invierno para estar listo para el levantamiento del telón. Actualmente está entrenando en Brisbane con sus compañeros de equipo Dylan van Baarle y Pavel Sivakov. “Normalmente llegábamos dos días antes de la carrera pero, por supuesto, con la diferencia horaria, además de que aquí estamos en pleno verano, tenía sentido venir aquí dos semanas antes de que comience la carrera. Es bueno, especialmente con el clima, e importante aclimatarse. Hoy hacía 30, 32 grados y húmedo, ¡así que estamos sudando mucho! Nunca he hecho el Tour Down Under y siempre he pensado que es una carrera interesante. Comencé a pensar en ello el año pasado, hablé con Tim [Kerrison] y creo que es un buen objetivo comenzar la temporada. Nunca estás muy seguro de qué esperar de la primera carrera de la temporada, pero he estado entrenando bien. Esperemos que podamos hacer algo bueno en TDU: ese es el objetivo. Veremos.”

Después del Tour Down Under y la Cadel Evans Great Ocean Road, Poels regresará a Europa y es probable que aborde la Volta ao Algarve y Tirreno-Adriático, antes de atacar las Ardenas. Desde que ganó la Lieja-Bastoña-Lieja en 2016 -la primera victoria del Sky en el monumento- Poels no ha podido llegar a las Ardenas al ciento por ciento debido a una lesión en la rodilla en 2017. El año pasado fue solo un poco mejor: Amstel Gold fue su primera carrera después de romperse la clavícula en París-Niza. “Me encanta correr en las Ardenas”, continuó Poels, “¡aunque no fue lo más fácil después de una clavícula rota el año pasado! Siempre tengo algunos objetivos clave para la temporada. Me gustaría hacerlo bien en las Ardenas, que siempre son importantes para mí, pero siempre me gusta hacerlo bien en todas las carreras en las que comienzo.

Y después quiere estar en julio en Francia. “Por supuesto, me gustaría ser seleccionado para el Tour nuevamente para apoyar a los compañeros allí, así que trataré de ser bueno en todas las pruebas. A la gente le gusta tener un objetivo claro, pero nunca lo veo así. Año nuevo, nueva temporada. ¡Tengo que ir a por todas en todas partes!”

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*