La desaparición de Leopold König

Leopold Konig_Bora_Presentacion

König durante su presentación en Bora / © Bora-Hangrohe

Pablo Martín PalermoCiclismo Internacional

El 31 de diciembre acabará el año, la década… y el contrato de Leopold König (32) con BORA-hansgrohe. El corredor, otrora top 10 en todas las grandes vueltas, firmó con los alemanes en 2017, corrió por última vez en marzo de 2018 y luego desapareció. Su situación bien amerita una cronología.

El ciclista checo explotó allá por 2013, cuando clasificó 9º en la Vuelta a España, su primera ronda de tres semanas, compitiendo para el NetApp Endura que luego decantaría en lo que hoy es BORA. No sólo eso, sino que su espectacular y sólida performance estuvo acompañada por un triunfo de etapa en Peñas Blancas por delante de Moreno, Basso, Roche, Pinot, Valverde y otros ilustres. Todo prometía…

La progresión continuó y, en su segunda grande, König fue 7º en el Tour de France. Su pujante escuadra, invitada a la Grande Boucle, recibía otro impulso rumbo a lo que es hoy de la mano del vueltómano en cuestión.

Y sus logros, que no pasaron inadvertidos en el pelotón, le valieron un salto de categoría, nada menos que con el Team Sky. El «Imperio» -a los US Postal- fichando a lo mejor de la oposición para servir a sus líderes. Leopold inició de maravillas ese proceso, tomando los galones en el Giro (6º) ante el abandono de Porte, para luego vaciarse por Froome en el Tour.

Fue entonces que llegaron los problemas de rodilla, o al menos eso es lo que trascendió. De hecho, los inconvenientes venían desde 2014, según él mismo reveló a esta redacción, pero fueron a más cada campaña y lo mermaron completamente en su segundo curso con Sky.

En 2016 apenas se colocó un dorsal durante 47 jornadas, que fueron 20 en 2017, ya de regreso con BORA. La tendencia descendente continuó, acabando en marzo de 2018 con ocho días de carrera y, aparentemente, con su trayectoria profesional.

Consultado al respecto, Ralph Denk -mánager del equipo de Sagan- afirmó en su momento a Cyclingnews no saber el paradero de su pupilo. Y eso ha permanecido invariable puesto que, a días de concluir el vínculo, todavía no hay señales del atleta.

Poco más puede añadirse a esta historia, porque König también abandonó las redes sociales y no ha sido detectado en nada relacionado al ciclismo en casi dos años. «No sabemos si se ha retirado», indicó Denk recientemente, preguntado por la situación contractual del pedalista.

Desde algún sector de la prensa checa deslizaron en abril que tenía problemas de salud, aunque nunca se reveló de qué índole eran. Todo sigue siendo un misterio en torno a König, excepto que Bora ya no cuenta con él y que su brillante futuro ya no será tal.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*