Landa no se conforma, Movistar le arropa

Landa, Quintana y Valverde en la cima de La Planche des Belles Filles © Movistar

Redacción / Ciclo 21

Mikel Landa se ha ganado la jefatura del Movistar Team para la tercera semana del Tour de Francia después de su demostración de fuerza en la última jornada pirenaica. El escalador vasco fue tercero, solo superado por Simon Yates y Thibaut Pinot, y en la clasificación general es séptimo a 4:54 del líder, justo por delante de Alejandro Valverde, octavo a 5:00. Landa ha comparecido ante los medios de comunicación en Nîmes junto al campeón del mundo y a Nairo Quintana, 13º a 8:28, en la segunda jornada de descanso. Los dos han reconocido que Landa es ahora el más fuerte y el objetivo es llevarlo hasta el podio en París.

“¿Podio o etapa? En este Tour me gustaría más subirme al podio. Llevo años intentando estar ahí. La primera vez que me subí al podio de una grande (en el Giro 2015)… no es que fuera por suerte, pero sí más bien sin trabajarlo, sin aspirar a ello. Desde entonces llevo aspirando a ese podio, sobre todo aquí en el Tour, y me gustaría lograrlo”, ha declarado el alavés, que tras su ataque en el Mur de Péguère cree que, a partir de ahora, no le dejarán tanta libertad: “Me marcarán más estrechamente. Ayer, de hecho, cuando iba por delante ya hubo equipos que trabajaron por detrás. Esto es el Tour, se defiende cualquier puesto. No es mi caso, y quizás este Tour sea diferente para estas situaciones. Habrá también gente con ganas de dar la vuelta a su resultado. Estoy en una posición en la que no me puedo conformar. Tengo que hacer cosas como la de ayer para recuperar todo este tiempo en los tres días de Alpes que quedan”.

Landa reconoce que la caída camino de Albi y la pérdida de 2:09 le quitó las ganas de atacar: “El día de la caída supuso una dificultad grande porque suponía que tenía que volver a atacar desde muy lejos en montaña, todo el mundo quería que volviese a atacar… y a mí no me apetecía, en el sentido de que quería poder haber afrontado la alta montaña con las mismas oportunidades que el resto, como me había ganado. Ayer, eso sí, me volví a sentir cómodo en esa situación; sentí el apoyo del equipo, que me ayudó mucho; y con ello he vuelto a recuperar esa alegría”, detalla el alavés, que hace balance de lo sucedido en los Pirineos y ya mira a los Alpes: “Nos dejan un balance positivo y de mucha ilusión y optimismo ante lo que viene. Creo que todavía tienen que pasar cosas en los Alpes. Ayer vimos por primera vez debilidad en Alaphilippe, Thomas no está tan fuerte como parecía al principio… Yo creo que el Tour todavía no se ha decidido. A día de hoy pienso que Pinot es el más fuerte. Tuvo la pérdida del día de los abanicos y le toca remontar. Eso es bueno para mí y para el espectáculo”.

El campeón del mundo es octavo en la general © Movistar

Alejandro Valverde ha mostrado su apoyo a Landa y se muestra confiado de cara a la durísima última semana en los Alpes: “¿Un pronóstico realista? Siendo realistas, pienso que podemos llegar a cualquier altura. Los Alpes son días durísimos, y Mikel es un luchador, termina bien las vueltas de tres semanas… Es cierto que viene del Giro, pero ha corrido muy poco antes del Tour y siento que va a acabar muy, muy fuerte. ¿El equipo? Ya estáis viendo. Todos los están haciendo realmente bien. Tenemos que mantener nuestra forma de correr si queremos ganar este Tour. ¿Difícil? Claro que lo es, pero si no se intenta nunca lo sabremos. En los Alpes pueden caer, o caernos, minutadas en cualquier momento”, ha vaticinado el campeón del mundo, que también señala a Pinot como el más fuerte: “Se le ve un poco superior, pero los demás… Bernal no está muy por encima de Mikel y los demás, unos días ganan tiempo y otros, lo pierden. Ineos no está siendo el gran dominador, y quizás sea la gran sorpresa del Tour. Nosotros tenemos confianza en que Mikel está bien y el resto del equipo, también. Estoy contentísimo con cómo estamos corriendo: lo estamos intentando en cuanto ha llegado realmente la montaña, hemos ido hacia adelante. Habrá gente contenta o que no lo esté, pero no hemos dejado de intentarlo.

El murciano ha recordado el momento de crisis de Quintana en el Tourmalet: “El sábado hicimos todo como se había hablado, pero lógicamente queda ese ambiente de ligera decepción, de descontento por no haber obtenido el resultado que queríamos, por no encontrarse bien Nairo y por no saber que era así. ¿Que qué falló? El único fallo fue que no dijo nada. Habría que preguntarle a él por qué no lo dijo. ¿Qué hacíamos nosotros tirando, si no? En cuanto vimos que se soltaba nos paramos inmediatamente. Muchas veces uno se va más atrás para que no te dé tanto el aire e ir más cómodo”, se ha sincerado el Bala, que pasó la pelota al colombiano también por su papel en la fuga camino de Prat d’Albis, cuestionado por no ayudar a Landa: “Si ayer no hizo más cuando Mikel lo pasó en Prat d’Albis, espero que sea porque no pudiera. Nairo es Nairo, sabemos quén es, lo que ha ganado, es muy, muy bueno, y aquí todo lo que él sabe se podría aprovechar por el bien del equipo”.

Quintana ha insistido en que quería apoyar al escalador vasco, aunque no tenía las fuerzas suficientes, y descarta ambiciones individuales para plegarse a los objetivos del equipo: “Ayer ya iba con lo que podía. Quise echar una mano a Mikel, pero venía muy fuerte e inmediatamente siguió para adelante. Sabía que venía cerca, pero me llegó de repente, AG2R llevaba el ritmo, no podía apretar más y seguí según mis capacidades. Solo queda esperar que pasen estos días, y como dice el equipo, echarnos una mano todos y buscar el objetivo con el equipo, que es aspirar al podio con Mikel. Los hombres de la general están en poco tiempo y no sabemos qué cosa puede pasar. Veremos junto al equipo qué se puede hacer por él. De momento no tengo objetivos individuales. Espero a lo que diga el equipo y sigo adelante”, ha explicado.

Nairo, cuestionado por no ayudar a Landa en Prat d’Albis © Movistar

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*