Mercado fichajes 2020: Deceuninck ata a Bagioli

17 JULIO

Andrea Bagioli © U23 Zone

Victorioso esta temporada en el prestigioso Ronde de l’Isard, donde logró dos victorias consecutivas en su camino hacia la general final, Andrea Bagioli se convertirá en profesional en 2020 después de acordar un contrato de dos años con el Deceuninck belga.

Proveniente de la provincia de Sondrio, el joven de 20 años de edad ha mostrado sus primeros indicios de su destreza al escalar, terminando entre los 10 primeros en el Carrera de la Paz y el Giro della Lunigiana, donde disfrutó de una temporada 2018 consistente, ganando Toscana Terra di Ciclismo (más una etapa) y finalizando subcampeón en Lieja-Bastoña-Lieja e Il Piccolo Lombardia.

Este año, como parte del equipo continental Colpack, siguió alcanzando nuevas alturas, su triunfo rotundo en la Ronde de l’Isard y la convincente victoria en solitario en la 59ª edición del Trofeo Città di San Vendemiano sirvió como confirmación de la madurez más allá de sus años y cualidades que posee cada vez que la ruta se empina.

Estoy sobre la luna, ¡es un sueño hecho realidad! Mi objetivo era ser un corredior profesional y saber que seré parte del Wolfpack es fantástico. No puedo esperar más para reunirme con el equipo al final de la temporada y tener un primer contacto con los corredores y el personal. Estoy sumamente motivado para comenzar mi carrera profesional y hacer lo mejor que pueda para recompensar la confianza que el señor Lefevere y el equipo han puesto en mí”, dijo Andrea, quien se mostró muy agradecido por aquellos que lo han apoyado en su carrera. “Me gustaría agradecer a mi familia por estar siempre a mi lado, al equipo Colpack, el personal y el presidente, Beppe Colleoni. Me lo pasé muy bien con ellos y crecí mucho como corredor con su ayuda”.

MERCADO FICHAJES 2020 ACTUALIZADO

Deceuninck (BEL): Stijn Steels (BEL/Roompot) / Andrea Baggioli (ITA/Colpack)

Jumbo (HOL): Tobias Foss (NOR/Uno)

Mitchelton (AUS): Barnabás Peák (HUN/SEG)

Más detalles de los anteriores fichajes a continuación:

10 JULIO

Stijn Steels firma dos años con Deceuninck-Quick Step

Tom Steels, uno de los mejores sprinters de su generación, puede ser considerado como un hombre de la casa en el Deceuninck-Quick Step. Corrió en esa estructura en varias etapas de su carrera deportiva y ahora lleva años junto a Patrick Lefevere como director deportivo. A partir de 2020 no será el único miembro de su familia en el conjunto belga ya que su sobrino, Stijn Steels dará, a sus 29 años, el salto al World Tour tras haber firmado un contrato por dos temporadas con la escuadra azul, en la que, además de a su tío, se encontrará con sus compañeros de grupeta de entrenamiento Tim Declercq e Yves Lampaert.

MERCADO FICHAJES 2020 ACTUALIZADO

Deceuninck-Quick Step: Stijn Steels (BEL/Roompot-Charles)

Jumbo-Visma (HOL): Tobias Foss (NOR/Uno)

Mitchelton-Scott (AUS): Barnabás Peák (HUN/SEG)

Más detalles de los anteriores fichajes a continuación:

2 julio

Tobias Foss © Uno

El equipo holandés Jumbo-Visma ha firmado al noruego Tobias Foss para los próximos dos años. El talentoso corredor de 22 años de edad es el primer fichaje para la próxima temporada para el equipo del mánager Richard Plugge. Foss viene del equipo continental noruego Uno-X y está considerado como un refuerzo completo que puede mantenerse firme tanto en las subidas como en las contrarrelojes.

“Seguimos a Tobias intensamente. Ya estuvo con nosotros en dos concentraciones. Posteriormente, nos mantuvimos en contacto, incluso cuando pasaba por un período difícil como ciclista. Ha demostrado que puede superar las dificultades”, explica el director deportivo Merijn Zeeman sobre el noruego.

Foss está ansioso por hacer el cambio para la próxima temporada. “Tengo muchas ganas de unirme al equipo. Para mi tipo de corredor, el equipo Jumbo es el perfecto para desarrollarme aún más. De todos los equipos del World Tour, este equipo tiene el mejor desarrollo para los talentos. Mi ambición para los próximos años es ayudar al equipo y a los líderes a obtener buenos resultados y para que yo crezca como ciclista y como persona. Conozco la forma de trabajar en Jumbo y me siento privilegiado y feliz de ser parte de ellos”.

Barnabás Peák será corredor de Mitchelton-Scott / © MIT

27 junio

Aunque los equipos no podrán comenzar a reforzar sus plantillas con corredores salientes de otros equipos profesionales hasta el 1 de agosto, sí tienen libertad para adelantarse a esa fecha a la hora de anunciar las incorporaciones de los jóvenes que, en 2020, darán el salto al profesionalismo.

Ese ha sido el caso de Mitchelton-Scott, que ha anunciado la llegada del húngaro Barnabás Peák, que el pasado año tuvo la oportunidad de vivir su primera experiencia en un equipo WT al correr la última parte de la temporada como aprendiz en las filas del Quick Step Floors, conjunto con el que completó cuatro clásicas de categoría .HC.

Campeón húngaro de fondo y CRI, vestirá por primera vez los colores del Mitchelton-Scott esta temporada como stagiaire y será miembro de pleno de derecho del equipo en 2020. El nuevo corredor del conjunto australiano se muestra ambicioso y aseguraba que “mi sueño para el año que viene es bastante obvio: poder arrancar el Giro de Italia en Hungría con el maillot de campeón nacional, especialmente de CRI” y añadía que “soy muy ambicioso. Me gustaría poder conseguir mi primer triunfo profesional el año que viene”.

6 JUNIO

Carapaz, uno de los hombres que no tiene contrato para 2020 / © UCI

Nicolás Van Looy / Ciclo21

Es el Tour, siempre el Tour, el que parece darlo y quitarlo todo en el ciclismo. Salvo que uno sea un clasicómano de los buenos y haya conseguido en los meses de la primavera ciclista un triunfo de esos que justifican todo un año –ganar un Monumento–, ninguna primera gran figura de este deporte puede sobrevivir al mercado persa que cada 1 de agosto se abre de forma oficial sin haber completado una buena Grande Boucle. El Giro y la Vuelta, es verdad, sirven para salvar los papeles en algunos casos, pero en el caso de las rondas italiana y española lo único que vales es, prácticamente, el triunfo final. En el Tour, ¡ay el Tour!, todo vale. La general es sinónimo de contrato multimillonario, claro; pero también están los premios secundarios que en la mayor parte de las carreras del calendario apenas tienen trascendencia. Puntos, jóvenes, montaña, triunfos de etapa… incluso una ronda gala siendo protagonista, aunque sin premio, puede servir para despertar los más bajos instintos de los máximos responsables de los mejores equipos.

Falta un mes exacto para que Bruselas vista sus mejores galas a mayor gloria de Eddy Merckx y el 50º aniversario de su primera Grande Boucle. Normalmente, ese es el momento en el que los rumores comienzan a tomar fuerza hasta explotar, en una reacción imparable, tras el segundo día de descanso, cuando ya es casi imposible esconder los secretos ante los siempre interesados deslices de unos y otros. Hasta el Tour, corredores, representantes y responsables de los equipos suelen tomarse las cosas con relativa calma. A lo sumo, algunos contactos preliminares. Alguna charla sobre renovaciones que no están claras. Pero es en el mes de julio cuando arranca la época de celo y cada cual busca su pareja ideal.

Sin embargo, este año 2019 está siendo muy distinto a otras temporadas. El anuncio ya oficial de que Vincenzo Nibali cambiará de colores el próximo año para vestir el maillot de Trek-Segafredo ha supuesto un pistoletazo de salida temprano –y contrario a una norma que la UCI, al menos por el momento, no parece querer actuar de oficio para hacer valer– a un baile que, con la cantidad de grandes nombres que finalizan contrato el 31 de diciembre, se antoja interesantísimo.

Aunque cada año exista la sensación de que el talento que se pone en venta es superior a la capacidad misma del mercado, es cierto que este 2019 dejará libre un puñado de pares de piernas que bien podrían redibujar de manera muy importante el aspecto del pelotón para los próximos años.

Movistar, el muro de contención

Mikel Landa podría abandonar Movistar en 2020 / © Movistar

Evidentemente, hay algunos nombres que destacan sobre todos los demás y son, precisamente, los hombres de Movistar los que, como sucedió el pasado año con los ciclistas del Quick Step Floors –por motivos, eso sí, muy distintos–, mantienen los muros de contención del mercado bloqueados.

Con Nairo Quintana, Richard Carapaz y Mikel Landa como caramelos más codiciados por todos, la escuadra de Eusebio Unzue tiene sobrevolando sobre sus dominios la práctica totalidad de aves rapaces del mercado. Es cierto que Alejandro Valverde tampoco tiene cerrada su continuidad para 2020, aunque parece imposible que el campeón del mundo, salvo que a última hora decida colgar la bicicleta antes de lo que siempre ha dicho que haría, pueda cambiar de aires para el que sería su último año en activo.

De los tres líderes cuyo futuro está en duda, parece que el que más papeletas tiene para seguir en el conjunto telefónico es el flamante ganador del Giro. Criado deportivamente desde su llegada a Europa por la estructura azul, Carapaz se ha convertido en el objetivo prioritario de renovación para un Movistar que, salvo sorpresa, dejará salir a Quintana y Landa. La pareja, nunca bien avenida, tienen su futuro más o menos claro y los recursos económicos que dejarían disponibles sus salidas permitirían a Unzue elevar la ficha de Carapaz a niveles dignos de un vencedor de gran vuelta y, por supuesto, terminar de cerrar el muy rumoreado desembarco de Enric Mas.

Con tanto en juego, no será hasta que la escuadra telefónica y sus jefes de filas –por no hablar de los muchos y buenos gregarios que se encuentran en la misma situación que sus líderes– den el primer paso cuando toda la rueda comience a girar de forma definitiva.

Astana, la revalorización

Bilbao no tiene compromiso para el próximo año / © RCS

Un equipo al que su buena temporada se le puede poner en contra si pensamos en términos de fichajes es Astana. De sus hombres importantes, sólo los hermanos Izagirre y Superman López, ahora en el centro de la polémica, tienen firmada su continuidad, lo que deja en el mercado a hombres de la talla de Jakob Fuglsang, Pello Bilabo, Magnus Cort, Omar Fraile o, incluso, Luisle Sánchez.

Las 26 victorias conseguidas por el conjunto kazajo hacen que cualquiera de sus hombres se convierta en un objeto de deseo para cualquier equipo que desee armar un bloque equilibrado y sin que las diferencias entre líderes y tropa sean excesivas.

A día de hoy, aunque su situación parece muy parecida a la Alejandro Valverde, Philippe Gilbert sigue sin haber renovado con un Patrick Lefevere para el que aseguró que “correría gratis”. El belga se quedará, seguro, en Deceuninck-Quick Step dejando el panorama clasicómano bastante más claro que el vueltómano.

Es cierto que hombres como Alexander Kristoff (UAE), Michael Matthews (Sunweb), Edvald Boasson-Hagen (Dimension-Data), John Degenkolb (Trek-Segafredo), Jürgen Roelandts (Movistar), Sonny Colbrelli (Bahrain-Merida) o Zdeněk Štybar (Deceuninck-Quick Step) quedan libres de contrato, pero ninguno, salvo el checo, parece ser capaz por sí mismo de provocar un impacto grande en esa parcela.

Y todo ello, sin hablar de eternas promesas que no han terminado de funcionar, por unos motivos u otros, como Esteban Chaves (Mitchelton-Scott), Ilnur Zakarin (Katusha-Alpecin) o Tiesj Benoot (Lotto-Soudal), entre otros.

Los modestos, a rehacer equipos

Primož Roglič necesita más hombres a su lado / © RCS

Pero todo ello, la inseguridad en el futuro de tantos hombres importantes, acabará provocando, necesariamente, un baile interesantísimo en los rangos de tropa de muchos equipos.

Es evidente que hombres como Quintana, Niballi, Carapaz, Landa o Fuglsang podrían exigir a sus nuevos empleadores que les rodeen de una serie de nombres de su elección. Por ello, la vía de agua que esos movimientos podrían provocar en sus equipos será importante.

Además, en ese mismo sentido, hay que tener en cuenta la figura de Primož Roglič (Jumbo-Visma), cuya soledad en los momentos clave del pasado Giro de Italia ha sido más que evidente. Parecía, durante la Corsa Rosa, que Jumbo-Visma se olvidó este invierno, centrado como estaba en cerrar el desembarco inesperado de Wout Van Aert, de que tenían en sus filas a un potencial ganador de grandes vueltas que iba a necesitar de un bloque de garantías a su alrededor. Una situación que ya ha vivido Tom Dumoulin en el pasado y que, con los máximos responsables de la cadena de supermercados dispuestos a inyectar más dinero en el equipo, podría provocar cambios que, pese a pasar desapercibidos, podrían tener gran impacto a lo largo de 2020.

Sprinters y cazaetapas, también en juego

Y no sólo de ganadores de Monumentos o generales de grandes vueltas vive el ciclismo. Elia Viviani (Deceuninck-Quick Step), con cuatro triunfos en lo que va de año y el Tour en el punto de mira, es uno de los máximos exponentes de esos corredores que, si un mánager puede hacerse con ellos a un precio razonable, garantizan, al menos, una buena opción de sumar importantes triunfos parciales. Con Mark Cavendish ya muy desdibujado a sus 34 años, el británico no parece que vaya a ser un actor principal en un capítulo en el que vemos a corredores de la talla de Rui Costa, Dan Martin (UAE), Marcel Kittel (sin equipo), Tony Gallopin (Ag2r-La Mondiale) o Matteo Trentin (Mitchelton-Scott).

En cualquier caso, todo ello –salvo otros anuncios tempranos como el de Niballi–, queda en barbecho hasta el 1 de agosto.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*