Milán-Sanremo: Cancelada por el coronavirus

El Poggio, última dificultad de la Classiccissima

Redacción / Ciclo 21

Prueba cancelada por el coronavirus.

Edición 2019: Julian Alaphilippe

16 enero

Además del Giro, Tirreno-Adriático y Strade Bianche, la Milán-Sanremo ha oficializado los componentes del pelotón que saldrán desde la capital lombarda. Serán los 19 del World Tour, el francés Total y el Circus belga por clasificación por equipos UCI, y los invitados Alpecin -con la opción Van der Poel- (Bélgica), Gazprom (Rusia), Arkéa (Francia) y Zabù (Italia).

5 enero

La situación del Poggio, el juez final de la Milán-San Remo no parece mejorar a tan sólo dos meses de la salida del primer monumento de la temporada. Alberto Biancheri, alcalde de San Remo, manifestó a Cyclingweekly que no cree que se alcance a arreglar por completo la ruta para el 21 de marzo, día de la carrera.

La razón de la no terminación de la obra a tiempo, aparte del clima invernal de la época, sería el elevado coste (10 millones de euros) de reparación. Ante esto, se especula que RCS Sport, organizador de La Classicissima, ayudaría a la pequeña a ciudad aportando parte del dinero necesario con tal de que el Poggio no falte en el recorrido.

Si finalmente el mítico ascenso no alcanza a estar listo para la carrera, sería la primera vez desde 1960 que se ausente del trazado, y también un alivio para los velocistas del pelotón que han visto como el ascenso final les ha imposibilitado una llegada masiva en las últimas tres ediciones como recoge ciclismointernacional.

4 diciembre

Nicolás Van Looy / Ciclo 21

Desde hace varios años la prensa local ha estado salpicada, de vez en cuando, con preocupantes noticias sobre la inestabilidad del terreno del Poggio, la mítica subida que se alza como uno de los momentos culminantes de la temporada ciclista al haber decidido, en más de una ocasión, el nombre del vencedor del primer Monumento del año: la Milán-Sanremo.

Pese a que la organización de La Primavera lanza un mensaje de tranquilidad, lo cierto es que a día de hoy el Poggio se encuentra cerrado al tráfico rodado y las autoridades aseguran que, en sus condiciones actuales, no podrá ver pasar La Classicissima por sus rampas.

Inestable, como decimos, desde hace ya varios años, las cosas han empeorado mucho en los últimos meses. Tras varios pequeños terremotos, la Azienda Nazionale Autonoma delle Strade (ANAS), la empresa pública de gestión de carreteras italiana, instaló varios sensores a lo largo de la carretera del Poggio. La conclusión tras procesar los datos recogidos fue terrible: todo el terreno está cediendo colina abajo.

Por ello, la primera medida tomada por las autoridades ha sido cerrar la carretera al tráfico rodado y encargar un estudio para determinar qué medidas se pueden tomar para evitar la caída de toda la ladera. Según ese mismo estudio, el coste de las obras de reparación y asentamiento de la zona ascenderían a más de diez millones de euros.

Por el momento, nadie se ha pronunciado de forma oficial sobre la presencia del Poggio en la Milán-Sanremo de 2020, pero fuentes anónimas de las distintas administraciones se han mostrado contrarias a permitir el paso de la carrera por un punto tan peligroso según se recoge en varios medios locales.

Por su parte, los responsables de la empresa organizadora, RCS, lanzan un mensaje de tranquilidad. El director de la carrera, Mauri Vegni, ha asegurado que “por el momento, no sabemos hasta qué punto está dañada la subida. No estamos preocupados, porque todavía queda mucho tiempo [107 días, N.d.A.]. Desde primeros de año monitorizaremos la situación y veremos si la carrera se ve afectada”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*