Momparler: “Landa debe pensar en los Juegos”

Pascual Momparler, nuevo seleccionador nacional / © Facebook

Nicolás Van Looy / Ciclo21  

Hace sólo cinco días que se hizo oficial que será, en realidad  a partir del día 1 de enero, el sucesor de Javier Mínguez al frente de la selección española elite masculina, pero Pascual Momparler no sabe de plazos oficiales. El valenciano, que tuvo en Óscar Freire un rival mediático y de última hora para una plaza que el presidente de la RFEC, José Luis López Cerrón, le ofreció desde el primer momento, trabaja ya en un relevo que no sólo afectará a la cabeza visible del combinado nacional. Momparler busca ahora reestructurar toda el área de carretera de la federación. Modernizarla quedándose con lo mejor de lo que ha aprendido estos últimos años al lado de Javier Mínguez, del que sólo tiene buenas palabras y que asegura que fue de los primeros en llamarle para felicitarle por el nombramiento.

Frente a la candidatura de Freire, el mejor clasicómano de nuestra historia, pero sin experiencia como técnico; Momparler puede presumir de su hoja de servicios como seleccionador sub23 y, al menos así lo aseguran los corredores que han estado con él en las pruebas elite a las que acudió junto a Mínguez, de tener buena parte de la culpa de las medallas elite de los últimos años en europeos y mundiales.

-Recientemente se oficializó su nombramiento como nuevo seleccionador nacional. Imagino que huelga preguntarle si está contento.

– Sí, estoy muy contento de que [José Luis López] Cerrón pensara en mí para ocupar el cargo de seleccionador y ahora con muchas ganas de que llegue el nuevo año para empezar a trabajar en este nuevo reto que tengo por delante.

-La última vez que hablamos, poco después del anuncio de la destitución de Javier Mínguez, me dijo que, más que de dinero, Cerrón y usted tenían que hablar del proyecto.  ¿Qué es lo que ha planteado usted como proyecto para la selección?

-Lo primero que plantee es que en la Federación Española hacía falta la figura de un responsable de carretera y creo que, como seleccionador nacional, debería ser yo. Por ello, desde ese rol voy a estar muy pendiente de los que ocupen los cargos de seleccionador de féminas, de sub-23, de júnior… Quiero trabajar con ellos todo el año y contagiarles lo que les contagié a los sub-23 hace ya seis años. Con esto, ellos van a tener los valores que han tenido los sub-23 todos estos años y yo voy a trabajar con ellos para conocerles mejor el día que lleguen al campo élite y que ellos también me conozcan a mí.

-Dice que quiere contagiarles de lo que contagió a su grupo sub-23. ¿A qué se refiere?

-Cuando yo llegué sólo iba Verona al Mundial. Cuando se iba a correr a las clásicas internacionales, o no se puntuaba o se retiraba la gran mayoría. En el Tour del Porvenir se pasaba, entre comillas, sin pena ni gloria. Lo que hice fue contagiarles un carácter ganador. Hacerles ver que ellos valían. Empecé a sacarles al extranjero para que corrieran en las pruebas más duras. Demostré a esos ciclistas que en España se sentían culos gordos que existe otro ciclismo y que ellos valían para este deporte. Creo que les abrí la mentalidad y les hice ver que ellos pueden ser igual que un belga, un danés, un francés o un italiano.

-También acaba de decirme que va a trabajar con quien esté al cargo de la selección sub-23. Deja usted por lo tanto ese cargo.

-Sí, pero voy a seguir yendo a muchas carreras y ya te puedo adelantar que el que esté en sub-23 y el que esté en júnior van a ir intercambiando sus papeles entre ellos.

-¿Seguirá al frente de la selección de ciclocross?

-Sí. Primero, porque me encanta el ciclocross y porque pienso que lo puedo compatibilizar. Quiero seguir transmitiendo mi experiencia en ese cambio. Creo que ese carácter que metí en ese grupo ha salido muy bien. Ahí tenemos a Felipe [Orts], el grupo de chicas está progresando muchísimo… creo que, por lo menos en los próximos años, tenemos que seguir trabajando en esa línea.

– Las dos grandes figuras del ciclocross actual compaginan, de forma muy exitosa, ruta y ciclocross y es algo que sucede desde hace mucho tiempo en el ámbito femenino. Como seleccionador de las dos especialidades, ¿cree que tiene margen para provocar que en España ocurra algo similar?

– Creo que sería bueno para el ciclismo español en general y para los propios equipos. Creo que a cualquier equipo profesional le interesaría tener un par de ciclistas compitiendo al más alto nivel porque permitiría que se estuviera hablando de este equipo desde septiembre hasta el Mundial. Y hablando de competición, que al final es lo que un equipo vende. Como han demostrado las dos grandes figuras del ciclocross, se puede andar tanto en invierno como en verano. Es totalmente compatible.

-Su nombramiento es acogido como un cambio de ciclo por dos motivos principales. El evidente, que es la marcha de Javier Mínguez y por la inminente desaparición de la generación Valverde. ¿Cuáles van a ser lo nombres propios del futuro más inmediato?

-Creo que ahora tenemos a ciclistas como los hermanos Izagirre, Omar Fraile o Castroviejo, del que apenas se habla y nos está dando medallas en europeos y mundiales.  ¿Qué van a venir ciclistas más jóvenes? Pues sí. Soler es un ciclista que tiene que llegar a ser un corredor del ocho fijo lo antes posible. Mas también debe estar ahí en los Mundiales que le vengan bien. De todas formas, no es el momento todavía de llenar la Selección de jóvenes. Tenemos un ramillete de 10 a 12 ciclistas muy buenos que todavía no han dicho la última palabra y hay que confiar en ellos.

-¿El futuro para por los nombres comunes que todos tenemos en mente y que usted acaba de nombrar o tenemos más gente que explotará en breve?

-Yo veo que tenemos un ciclista que está en Bahrain que se llama Iván García Cortina que el día que explote nos va a enganchar a un ciclismo al que no estamos acostumbrados. También vienen los Barceló, Samitier, Castrillo… que ya han demostrado que es seguro que van a venir.

-En la presentación de Movistar se habló mucho del calendario y los objetivos de Valverde, Landa y Quintana, pero poco se habló de Marc Soler. Desde el punto de vista de la Selección, ¿eso es un problema o una oportunidad para trabajar con Unzue y el resto de Movistar en el desarrollo del corredor?

-Es una gran oportunidad. Con el único mánager con el que he hablado es, precisamente, con Unzue y me dijo que él estaba dispuesto a que nos arregláramos y para ayudar a la selección al cien por cien. Cuando vea con detalle los recorridos de europeo y Mundial, me sentaré a hablar con él de Marc Soler, pero también de Mikel Landa, un ciclista que tiene ganas de estar con la selección y hay que ir metiéndolo poco a poco.

-¿Incluso para Yorkshire?

-Este año quizás no sea su mejor Mundial, pero él tiene que ir pensando ya en los Juegos Olímpicos que es un objetivo que le hace mucha gracia y para ello tenemos que empezar a meterle en el grupo. Que él me conozca a mí y yo a él. En definitiva, trabajar a casi dos años vista.

-Del Europeo no hay apenas información, pero del Mundial ya se conoce el perfil. ¿Se puede adaptar a la filosofía de su selección?

-Sí. Creo que tenemos una cosa ventajosa frente a todos, que es que tenemos la Vuelta a España en septiembre y la mayoría de nuestras figuras llegan con ganas y salen bien de la Vuelta. Siempre hay alguno que ha ganado alguna etapa, que se ha dejado ver y eso, para una carrera tan larga como el Mundial, es importantísimo. Tenemos corredores como los Izagirre, Fraile, Luisle, Valverde… gente de mucha calidad. Habrá que ver el recorrido, ver si se adapta a Valverde o no. Pero cuidado, que España tiene otras cartas escondidas muy potentes.

-¿Es factible ir a un Mundial con Valverde sin que él sea el líder del equipo?

-Valverde siempre es el líder. Es un líder nato al estilo español. No es un capo italiano. Ellos tienen que ser jefes de filas sí o sí. Que el equipo trabaje para ellos. Valverde puede entender que él vaya tranquilo para jugarse el triunfo en los últimos kilómetros, pero que antes alguien se filtre en una fuga o haga otra cosa. Esa forma de liderar sin ser el capo da juego a poder correr de muchas maneras y, sobre todo, a que en Innsbruck el resto del equipo se muriera por él.

-Usted, ya lo ha esbozado, va a aportar nuevas ideas y nuevos métodos a la selección, pero también es heredero y protagonista de la “era Mínguez”. ¿Con qué se queda de estos años?

-De Javier Mínguez heredo, especialmente, la última selección que hizo. Es la que mejor hizo, la que la gente se puso en sus manos. Todo el mundo confió realmente en Javier y de ahí los resultados y, sobre todo, la forma de correr, de morirse en carrera, de trabajar por un objetivo común. Ya no te digo por un líder. Recalco: por un objetivo, que era ganar el Mundial. Esa es la solera que ha dejado Javier Mínguez: que el que manda es el seleccionador porque es el que sabe lo que hay que hacer.

-¿Ha hablado con Javier Mínguez tras su nombramiento?

-Sí. Me ha felicitado de corazón y me ha deseado lo mejor. Me dijo que entendía que la federación me lo tenía que proponer a mí el primero. Yo he tenido la suerte de que Javier Mínguez se cruzara en mi camino. De trabajar con él seis años. De aprender de ciclismo con él. Mira, si vas sentado en un avión con él, ya vas aprendiendo de ciclismo.

-¿Tiene decidido quién será su segundo al mando?

– Estamos en ello. Tenemos a Paco Cerezo, a Ramontxu González Arrieta… El día 3 de enero tenemos una reunión para cuadrar calendarios.

-¿El organigrama lógico es que su segundo sea el responsable de la sub-23?

-No. Lo que yo quiero es que haya un mix en el que todos trabajemos con todos.

-Visto el resultado obtenido, ¿la concentración de Sierra Nevada ha llegado para quedarse?

-Este año ha sido la bomba. Gran parte de la culpa de este Mundial la tuvo esa concentración. También es verdad que, al contrario que otros años, este año sólo había un Movistar. A lo mejor, el próximo año tenemos que ir con cinco o seis Movistar. Si así fuese, pues ya no haría falta esa concentración. Dependerá siempre de las circunstancias.

-Mínguez era muy partidario de que el ocho del Mundial saliera de la Vuelta. Por poner un nombre sobre la mesa sólo a modo de ejemplo, Landa hará este año Giro y Tour. ¿Usted mantiene el criterio de su antecesor?

-Sí, soy de esa opinión, pero hay que recordar que el tercer hombre en Innsbruck fue Mikel Nieve y no estuvo en la Vuelta. Hizo Giro y Tour, descansó y se preparó bien y llegó en un gran momento. Si el ciclista es profesional y sabe lo que quiere, en mi selección va a poder estar.

-El día 3 tendrá su primera reunión como nuevo seleccionador y el 6 es la noche de Reyes. En una federación con un grave problema económico, ¿qué le gustaría pedirle a los Reyes sin pensar en el presupuesto?

-Me gustaría que los sub-23, los júnior y las féminas pudieran tener mucho más calendario. Que la RFEC les pudiera ayudar en posicionamiento de bicicletas, en contrarreloj, en llevarles a velódromos. Ayudar al ciclista no escalador. No hablo sólo por García Cortina. Hablo también de Sheyla Gutiérrez, que nunca va a ganar un Giro de Italia, pero que puede tener opciones en otro tipo de carreras. Me gustaría tener medios para ayudar a esta gente que no puede lucirse en la Copa de España. Hacerles ver que hay otro ciclismo.

-Deme su opinión sincera. ¿Es Alejandro Valverde el mejor ciclista español de la historia?

– [Piensa] Voy a decir que sí.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*