Los equipos Movistar para Amstel Gold Race

Valverde regresa a su terreno. (RTVE)

El equipo telefónico ha seleccionado para la prueba masculina un elenco de corredores para asegurar los intereses del campeón del mundo Alejandro Valverde. El murciano contará para la prueba neerlandesa, en el inicio del denominado tríptico de cotas, con el costarricense Andrey Amador, el burgalés Carlos Barbero, el reciente ganador de la Klasika Primavera Carlos Betancur, el oscense Jaime Castrillo, el navarro Imanol Erviti y el madrileño Carlos Verona. 

El elenco de las elegidas para la carrera femenina lo conforman la campeona nacional francesa Aude Biannic, la “nacional” polaca Malgorzata Jasinska junto a la mallorquina Mavi García, la asturiana Alicia González, la riojana Sheyla Gutiérrez y la murciana Gloria Rodríguez.

El recorrido de la Amstel Gold Race se volvió, eso sí, más complicado (que no imposible) para él en las últimas ediciones, donde la inexistencia de una cota realmente decisiva cerca de la meta de las afueras de Valkenburg abre opciones a ciclistas más rápidos que el murciano -en realidad, sprinters-.

Los larguísimos 265 km entre Maastricht y Berg en Terblijt -la larga recta de Rijksweg- son una cuerda en un bolsillo, una sucesión interminable de giros y circuitos con 35 cotas y hasta tres pasos previos por meta. Aunque nunca se deja de subir, frecuentemente los favoritos tienden a estar más atentos a partir del km 178 (87 a meta), con el segundo de tres ascensos al Cauberg. Desde ahí, la carrera pasa por primera vez el bucle de meta -con las cotas de Geulhemmerberg y Bemelerberg- y busca luego una zona de cinco ascensos clave, encadenados en una veintena de kilómetros: Gulperberg (-44 km), Kruisberg (-39 km), Eyserbosweg (-37 km), Fromberg (-33 km) y el empinado Keutenberg (-29 km), con rampas de hasta el 20%.

Desde dicho último ascenso se baja hacia Valkenburg por última vez, se supera el Cauberg y se cubre un último giro -por Geulhemmerberg (-14 km) y Bemelergberg (-7 km)- en el que la vuelta ya no se hace por ese clásico y clave descenso, sino por unos falsos llanos que conectan directamente por la meta. No hay descanso ni batalla por la posición de cara a meta, sino ataques previos y persecuciones que favorecen a menudo a los valientes.

La prueba femenina, la sexta edición del Amstel Gold Race Ladies, contará con un kilometraje total de 126,8 kms pasando por el mismo circuito final que el masculino al que darán dos giros antes del final en el Berg en Terblijt.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*