Mundial CX: “La cancelación será una decisión política”

Van der Poel buscará un nuevo arcoíris en Oostende / © PN

Nicolás Van Looy / Ciclo21

La segunda ola de la pandemia coronavírica está golpeando con fuerza en Bélgica, donde el gobierno federal acaba de decretar el toque de queda y el cierre de la hostelería y no se descarta que en los próximos días algunas de sus grandes ciudades puedan quedar confinadas. Pese a ello, los máximos resonsables de la organización del Mundial de ciclocross, que se debe celebrar en Ostende el día 31 de enero, se muestran optimistas respecto a su celebración tal y como lo recoge la última actualización del calendario invernal.

En declaraciones realizadas a Het Laatste Nieuws, Rik Debeaussaert, CEO del comité organizador, asegura que “llevo 20 años organizando carreras y nunca he vivido una situación semejante, pero estamos muy ocupados trabajando en todos los escenarios posibles”.

Durante el fin de semana se produjo una reunión de todas las partes implicadas en la organización de este evento con el ministro flamenco de Deportes, Ben Weyts. Las conclusiones de ese cónclave “se han remitido ahora a la Unión Ciclista Internacional, que tomará una posición a corto plazo”, explica un Debeaussaert que añade que “la cancelación es el último escenario para nosotros. No queremos asumir eso en este momento”.

En ese mismo sentido, añade que “estamos completamente listos para organizar ese Mundial y, además, es lo que queremos hacer. Si la fecha de celebración fuese mañana mismo, se podría celebrar sin ningún problema. Desafortunadamente, la situación es muy cambiante y la decisión ya no está en nuestras manos. Será una decisión política”.

Debeaussaert es realista y, pese a que el propio gobierno (ver más abajo) ya mostró su enorme interés por llevar a cabo este evento, explica que “junto al gobierno flamenco, el consejo de seguridad y la ciudad de Ostende tendremos que determinar qué es posible en términos de número de espectadores. Sólo entonces podremos continuar. No nos hacemos ilusiones. En las circunstancias dadas, dar la bienvenida a los espectadores y 4.000 VIP no es una opción. En ese contexto, esperamos alguna compensación económica del gobierno flamenco y la ciudad de Ostende. En el otro caso … seguirá siendo difícil”.

19 MAYO

El gobierno regional de Flandes ha destinado una partida presupuestaria de 400.000 euros para la organización del Mundial de ciclocross de 2021, que se celebrará en la localidad costera de Oostende, tal y como ha confirmado Veldritkrant.

Los responsables políticos de aquella zona quieren que el evento se convierta en una gran fiesta deportiva para toda la región y, por ese motivo, ya han destinado esa importante cantidad a la cita.

Una inversión que el Ministro de Deportes flamenco, Ben Weyts, califica como “un riesgo” ya que “lo que suceda con la crisis del coronavirus es impredecible y significa que aún no estamos seguros de si podremos volver a convocar a decenas de miles de personas en enero para disfrutar de la carrera. Pero precisamente porque esta pandemia ha terminado con tantos eventos deportivos, queremos mantener los que ya teníamos planeados para el futuro. Todos necesitamos perspectivas positivas”.

Esta inversión supone algo más del 13% del presupuesto total de la prueba, que asciende a tres millones de euros. La propia ciudad de Oostende ya ha desembolsado 450.000 euros, la provincia de Flandes Occidental, otros 150.000 euros y la Lotería Nacional, 240.000 euros.


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*