Sheyla Gutiérrez, TOP Ciclo 21 2017: «Lo mejor fue el Giro»

Sheyla Gutiérrez, ganadora absoluta del Top Ciclo 21 2017 © Ciclo 21

Román Mendoza / Ciclo 21. Castellón. Enviado especial

Con el 2018 llegando a su ecuador, Sheyla Gutiérrez recogía este fin de semana en Castellón -en plenos Campeonatos de España- su trofeo como ganadora del Top Ciclo 21 2017. Una demora plenamente justificada ya que los Nacionales fueron su primera carrera de la temporada en España y casi la última de este año, que será en los Juegos Mediterráneos de Tarragona.



-¿Cómo valora su primer triunfo en el TOP Ciclo 21 a la mejor española?

-Muy contenta, porque es un premio a la regularidad, que creo que fue mi principal característica en 2017. Y además muy satisfecha porque Ciclo 21 es una de las páginas de referencia del ciclismo en España, donde nos enteramos de todo lo que sucede en nuestro deporte.

-¿Cuáles fueron los mejores momentos de la temporada?

-Disfruté sobre todo en las clásicas, donde tuve las mejores sensaciones. Pero lo más increíble fue la etapa del Giro, es todo lo que una ciclista quiere conseguir.

-¿Y los peores?

– Me hubiera gustado hacer un mejor Mundial, pero la espina que tengo clavada es el Europeo.

-Acompañándola en el podio quedaron Eider Merino y Mavi García. ¿Qué opina de ellas?

-Dos grandes corredoras y la prueba es que ambas son las actuales campeonas de España.

La española, en el Giro / © Cylance

-Este 2018 está significando también la consolidación como corredora española más regular, sobre todo a nivel internacional, lo que se traduce en estar nuevamente al frente del liderato del TOP Ciclo21 2018. ¿Qué análisis nos hace de la actual campaña?

-Estoy teniendo más altibajos que el año pasado, y desde luego más penas que glorias. La alergia no me dejó rendir en la temporada de clásicas, pero cuando he estado bien he podido encontrar mi nivel más alto.

-Una alergia que le marca en exceso ¿No tiene solución?

-Desgraciadamente no. La padezco desde que tengo cuatro años y cuando me da, no hay nada que hacer.

-Pese a esa irregularidad, la temporada tuvo dos grandes momentos en China. Primero en el Tour de Zhoushan Island, una carrera de tres jornadas que ganó gracias a su regularidad. Y luego la Panorama Guizhou Internacional, en la que se llevó la primera etapa, manteniendo el dominio hasta el final. Son hasta el momento, sus tres triunfos del año. ¿Qué recuerdo tiene de ellas?

-Tuvimos que salir a ganar porque éramos las favoritas. Y ello suponía una presión diferente, ya que teníamos que atacar, pero, sobre todo, a defender el liderato cuando le cogimos. Es algo muy duro, física y mentalmente, pero que lo llevé muy bien y me ha servido de experiencia. Es muy diferente salir a por una etapa que por una general.

Le Samyn, su primera clásica © velofocus

-Poco a poco, se va definiendo como una corredora polivalente. ¿En que aspectos nota su evolución?

-En las carreras por etapas me voy encontrando mejor según pasan los días. Noto que voy a más, o en el peor de los casos, que no voy a menos. Sé que no soy una escaladora, por lo que en recorridos muy duros lo tengo complicado. Y desde luego tengo que mejorar en las contrarrelojes.

-¿Es su punto débil?

-Sin duda. Para ser una corredora de fuerza como soy, de rodar bien, debería tener mejores resultados en las cronos. Y de verdad solamente estoy satisfecha de la que hice en los Campeonatos de España de Cáceres -fue segunda, tras Anna Sanchis y por delante de Leire Olaberria-. Este año la había preparado especialmente, pero no salieron las cosas.

-No se justifica en el atropello sufrido la semana anterior a los Nacionales, pero las consecuencias fueron más graves, y la afectaron más de lo que trascendió en los medios. ¿Cómo fue exactamente?

-Me dio mucha rabia, porque fue a 600 metros de casa, en una rotonda, y a primera hora de la mañana, cuando salía a entrenar. Vino un coche y no me vio y me dio un golpe seco y me lanzó por el aire. Tuve la suerte de que no me rompiera nada, pero eso no quiere decir que no me afectase. Varios días con dolor de cabeza, magulladuras en la muñeca, en la cadera y sobre todo un hematoma interno que ha sido lo que me ha impedido entrenar como quería. ¿Qué sí podemos hacer más? En este caso iba con todas las medidas de seguridad necesarias, llevaba todo y los ciclistas solemos poner todo de nuestra parte. Tenemos que pedir a los conductores que se conciencien y que pongan, lo mismo que nosotros, la máxima atención. En este caso el conductor estaba muy afectado, pero eso no es ninguna solución.

Doble ganadora en China 2018 © Cylance

-La prueba en línea fue, como se esperaba, un entreno de calidad porque tenía muy difícil ganar compitiendo sola contra el Movistar al completo, lo mismo que debe ser mañana la prueba en línea de los Juegos Mediterráneos, donde no hará la crono, pensando ya en el Giro de Italia. ¿Piensa en la general en la ‘corsa rosa’?

-Para nada. Con una cronoescalada y con la etapa del Zoncolan, esta edición del Giro es para una escaladora pura, que yo no soy. Me gustaría repetir una etapa, estar disputando alguna jornada de media montaña.

-Tras ello, dos objetivos que nos señalaba como revanchas tras no haber podido brillar en 2017, Europeo y Mundial. ¿Qué papel quiere hacer en ambas citas?

-El recorrido del Europeo me va mejor, ya que es bastante técnico, con repechos y espero hacer un buen papel, y como dices, tomarme la revancha de la frustración del año pasado -aunque personalmente sigo pensando que dejó ver cosas bastante más positivas que negativas en Herning-. Del Mundial no he visto el recorrido, pero sé que con 3.000 metros de desnivel no va a ser fácil. Pero es una carrera que nos gusta a todas, y a la que me gustaría llegar en buen momento de forma. A ver que tal se me da.

-En el horizonte a dos años vista están los Juegos Olímpicos de Tokyo. ¿Se lo plantea ahora mismo como objetivo?

-Es una pregunta que me llevan haciendo desde Rio y que me repiten a menudo. Y es algo que no tengo entre ceja y ceja. Para mí lo importante es conseguir puntos en las carreras que hago -de hecho es la primera española en la clasificación UCI- y estar entre las mejores. Si ello sirve para que estemos en Tokio, pues mejor, pero ya habrá tiempo de planteárselo.

Con la selección © RFEC

-La pregunta es obligada. Movistar le quiso fichar en 2018 pero renovó con Cylance. ¿Qué pasará en 2019?

-Cylance me da muy buen calendario y estoy creciendo como ciclista. Y si estás en un sitio en el que estás bien y te ofrecen lo que te gusta, no veo razón para cambiar. ¿De cara a 2019? Todavía queda muchas temporadas y tengo varias cosas en mente.
[Su director, Manel Lacambra -un hombre fundamental en el desarrollo de su carrera-, es menos cauto y más claro: “La cuestión no es Cylance o Movistar, ya que tiene muchas ofertas y de muy buenos equipos”].

-La conversación fluye muy agradable, pero ya va siendo hora de terminar. Pero no puedo resistirme a hablar de la pista. ¿Volverá algún día a los velódromos?

-La pista es una disciplina que me gusta mucho y he disfrutado cuando he corrido. Pero siempre he tenido claro que tenía que entrenar y trabajar mucho para mejorar y coger técnica. Y ello me obligaba a tener que dedicarle mucho tiempo, pero ahora no lo tengo, por lo que no puedo dedicarme a ella.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*