Simon Yates: “No me interesa el Tour. Sólo es espectáculo”

Simon Yates se alzó con el triunfo en la pasada Vuelta a España / © P. S.

Nicolás Van Looy | Roquetas de Mar (Almería) – Ciclo21

Playa Serena es un enorme arenal de 1.500 metros de longitud que baña la costa de Roquetas de Mar y que en los meses de verano está atestado de turistas ávidos de poder presumir de un atractivo moreno tras su vuelta a casa, pero que, en la mayoría de las ocasiones, se tienen que conformar con un doloroso y poco saludable rojo fluorescente aliviado con litros y litros de after sun.

Pero ahora, en los últimos días de febrero, Playa Serena y sus mastodónticos complejos hoteleros, es una tranquila y casi fantasma franja de playa mediterránea en la que varios equipos velan armas tras la disputa de la Clásica de Almería y el inminente arranque de la Vuelta a Andalucía y la Volta al Algarve.

La estampa es la misma que, desde que comenzaran las concentraciones mediterráneas el pasado mes de diciembre, se han ido repitiendo en diversos puntos de la costa española. En la calle, a pocos metros de la entrada principal del hotel, mecánicos y corredores repasan con mimo algunos detalles de las bicicletas ante la atenta mirada de algún pensionista más o menos despistado que ha preferido saltarse la última clase de estiramientos que oferta el personal de animación del hotel. Un grupo de septuagenarios (siendo generosos) repasan, animados por el que sostiene un instrumento que el periodista identifica como una bandurria, algunos grandes éxitos como Granada, Clavelitos y algunas piezas del folklore popular cuyo título se le escapa a este juntaletras.

En este bodegón de imágenes típicas y tópicas del invierno mediterráneo, Playa Serena presenta una circunstancia muy distinta a los arenales de Calpe, cuartel general de buena parte de los equipos World Tour durante los últimos meses: aquí, la mayoría de los clientes del hotel son españoles y británicos y eso hace que, al menos a simple vista, la espigada figura de Simon Yates, último ganador de la Vuelta a España, despierte un interés prácticamente nulo cuando, sujetando un café en vaso desechable e interesándose por cómo está su interlocutor, se sienta en una de las mesas del inmenso hall para conversar sobre una temporada, 2018, en la que su posición en el escalafón ciclista cambió para siempre y un año, 2019, en el que las expectativas son elevadísimas.

– Los dos últimos años venía usted arrancando su temporada en la Comunitat Valenciana y esta vez ha esperado hasta la Vuelta a Andalucía. ¿Cómo ha ido este invierno?

– Muy bien, realmente bien, pero la verdad es que ahora tengo ganas de empezar a competir para comprobar dónde estoy realmente. Ha sido un gran invierno para mí. He estado un tiempo en Gran Canaria en el mes de diciembre para escapar del mal tiempo, pero a parte de eso he podido estar mucho tiempo en casa, con la rutina de los entrenamientos.

– 2018 fue su mejor año hasta la fecha, especialmente con su triunfo en la Vuelta a España. ¿Ha sido, de alguna manera, un invierno distinto por ese motivo?

– No, realmente no. Ha sido muy parecido al de 2017. Es evidente que funcionó, así que no teníamos que cambiar grandes cosas. He tenido un poco menos de tiempo libre porque en 2017 terminé justo después de la Vuelta a España y en 2018 no cerré el año hasta el Giro dell’Emilia tres semanas después. Eso ha hecho que tuviera un poco menos de tiempo para jugar con él y, quizás, el periodo de puesta a punto no haya sido tan lento como el del pasado año, pero en líneas generales ha sido igual.

– ¿Terminó más cansado la temporada?

– [Largo silencio mientras piensa] En realidad, fue igual que otros años. Los últimos años siempre había terminado tras la Vuelta, que es una carrera muy complicada, así que no puedo decir que acabara más cansado que otros años.

Simon Yates_Giro Italia_2018_15_Salida

Quiere volver al Giro / © RCS

– En 2019 volverá a tener el Giro de Italia como uno de sus grandes objetivos. ¿Tiene ganas de venganza?

– No creo que venganza sea la palabra correcta. Por supuesto, quiero volver para ganar y estoy absolutamente centrado en ello ahora mismo y tengo muchísima motivación. Como siempre, es complicado valorar mis opciones hasta que, cuando ya hayamos llegado, veamos cómo están los demás y cómo nos afecta el recorrido a todos.

– Hay muchos ciclistas de los que podríamos considerar hombres-Tour, como usted mismo, que han dejado de lado la Grande Boucle y han preferido ir al Giro por el atractivo de su recorrido. ¿Qué opina al respecto? ¿Se ha convertido el Tour en un espectáculo televisivo en lugar de en la mejor carrera ciclista del mundo?

– Quizás sí. Hace ya dos años que no voy al Tour, así que no puedo hablar con mucha propiedad sobre esto. El del año pasado fue mi primer Giro y realmente disfruté de la pasión de los aficionados, de los organizadores… todo lo que se mueve detrás de la carrera es pura pasión y eso hace que el corredor lo note y le haga sentir la carrera de otra forma. Me lo pasé muy bien y eso hace que ahora esté deseando volver… ¡y espero que con algo más de éxito!

– Hablando de pasión… el Mundial se celebrará en Yorkshire, quizás uno de los lugares donde con más pasión se vive el ciclismo en su país. ¿Se está volviendo más latino el carácter británico en lo relacionado con el ciclismo?

– Da esa impresión. Lo bonito de todo esto es que es algo que sigue creciendo año tras año. Estuve allí cuando el Tour pasó por Yorkshire y fue algo enorme. Nunca había visto masas de gente así antes y no he vuelto a ver algo parecido. Cada año mejora. En cuanto al Mundial, parece que será duro. Quizás se adapte mejor a otros corredores, pero me encantaría estar y tratar de traer un arcoíris a casa.

– Volvamos a su doblete Giro-Vuelta del año pasado. ¿Cómo de fuerte fue el puñetazo en la cara que sufrió en Italia y cómo de importante fue el empujón que recibió en España?

– La verdad es que estuvo bien. Por supuesto, acabé muy decepcionado el Giro de Italia, pero cuando miro atrás estoy muy orgulloso de lo que conseguí hacer allí. Volvería a pasar por lo mismo sin duda. Volvería a ganar las etapas que gané y a protagonizar la carrera que hicimos como equipo. ¿Cuánta gente ha sido capaz de hacer algo como lo que yo hice? Te dejo a ti valorar eso. No creo que hayan sido muchos. Cuando acabó el Giro estaba muy cansado físicamente, eso está claro, pero creo que el cansancio mental era mayor. Desconecté por completo durante un mes. Apenas toqué la bicicleta para nada. Eso hizo que cuando volví a empezar estaba muy fresco. Fui capaz de volver a la competición con la mente reseteada. Eso es lo que realmente marcó la diferencia.

– Así pues, las dudas que pudiera tener sobre sí mismo no las despejó en la Vuelta, sino que ya había conseguido hacerlo antes.

– Si llegué de alguna manera a la Vuelta a España fue más confiado en mis propias posibilidades. Sabía que tenía que cambiar algunas cosas, pero que eran cosas pequeñas. Detalles aquí y allí…

– En definitiva, aprendió de ese Giro.

– Sí, detalles. Cosas pequeñas, pero que al final marcaron la diferencia. Lo pudiste ver en cómo terminé la Vuelta en comparación con el Giro.

No descarta volver a la Vuelta / © P. S.

– Este año ha desaparecido la clasificación World Tour y ha sido sustituida por las clasificaciones de clasicómanos y vueltómanos. Usted encabeza esta última. ¿Le da algún valor especial?

– No. En absoluto. No sé cómo funciona. No entiendo cómo funciona. No sé cómo se puntúa. Por supuesto, siempre es bueno estar el primero, especialmente teniendo en cuenta el nombre de los corredores que tengo detrás, pero no la miro. Es muy confuso.

– Hemos visto a Froome empezar muy anónimo en Colombia, lo mismo que Thomas en Valencia. ¿Cómo tiene previsto empezar su temporada? ¿Tratará de estar con los mejores desde el principio?

– No. Estoy en Andalucía con la única ambición de volver a competir. Nada más. Por supuesto, si se presenta la oportunidad, trataré de aprovecharla, pero no sé cómo estoy. No sería la primera vez que los datos de los entrenamientos dicen que estás bien y luego te pones el dorsale y no estás nada bien. Así que ya veremos.

– Siempre ha estado en este equipo desde que saltó al profesionalismo.

– Sí. Evidentemente, he tenido ofertas de otros equipos, pero ¿por qué iba a cambiar? Estoy muy contento aquí y no se me ocurre ninguna razón para querer ir a otro sitio. Tenemos una gran relación. Ahora el equipo sabe cómo trabajo y yo sé como trabaja el equipo. Estamos mejorando mucho como equipo, algo que demostramos el año pasado ganando nuestra primera grande. Salvo que busques más dinero, no veo motivos para cambiar de equipo, y eso es algo que para mí, ahora mismo, no es importante.

– ¿Tras el triunfo en la Vuelta a España le ha cambiado la vida de alguna manera?

– No. Mi vida ya era el ciclismo antes, así que no ha cambiado gran cosa. Tuve más obligaciones que atender con los medios y más actos a los que acudir con los patrocinadores, pero no puedo decir que sean grandes cambios.

– Ya me ha dicho que quiere empezar tranquilo la temporada, pero ¿dónde le gustaría brillar por primera vez?

– Quiero llegar bien a la París-Niza, pero también te digo que llegar bien es, en este caso, un término muy subjetivo porque sólo me lo tomo como preparación de cara al Giro. Durante los dos últimos años he ganado etapa allí y el año pasado estuve cerca de ganar la general, así que me gustaría hacer algo. Ya veremos. Si no tengo un gran estado de forma, tampoco será preocupante.

– Si todo va según su plan, no hay caídas, accidentes, enfermedades ni cosas extrañas, ¿el Tour queda completamente descartado para usted?

– Nada está descartado. Tampoco la Vuelta a España. Pero, de verdad, mi temporada no está planificada más allá del Giro.

– Si sólo dependiese de usted y sus preferencias personales. ¿Giro-Tour o Giro-Vuelta?

– [Ríe a carcajadas] ¡Me cogería vacaciones y no haría nada después del Giro! Cogería el primer avión a algún lugar exótico.

– ¿Y si para poder ir de vacaciones tuviera que elegir una de esas dos opciones?

– No te sabría decir ahora mismo. Los dos últimos años he tratado de acabar una gran vuelta estando a buen nivel, pero nunca lo he conseguido. Siempre he necesitado bastante tiempo para volver a estar a un gran nivel. Veremos cómo termino el Giro y planificaremos a partir de ahí. El último intento de acabar bien una grande fue el año pasado. Quería terminar bien la Vuelta y llegar en buena condición al Mundial, pero no salió bien.

– Está claro que este año hará el Giro y luego ya se verá. ¿Tiene planes de centrar su campaña en el Tour en un futuro próximo?

– En el futuro inmediato, no.

– No me dirá que es algo que no le interesa.

– ¿Sabes qué? No. No me interesa el Tour.

No tiene interés en el Tour de Francia / © ASO

– ¿Y eso?

– Sencillamente, no siento pasión por ello. Mucha gente crece queriendo correr el Tour, pero ahora mismo, en el Tour, sólo interesa el espectáculo, no tener a los corredores corriendo por el triunfo y eso les está generando el efecto contrario. Lo más importante ya no es la carrera de bicicletas. Ahora mismo es una carrera a la que no me apetece volver. No me apasiona. Voy al Giro y las semanas previas estoy ansioso por empezar. Voy a la Vuelta y me pasa lo mismo. Pienso, que bien, no puedo esperar a empezar la competición y tratar de ganar esta carrera. Voy al Tour y no tengo esa sensación. Es como cualquier otra carrera.

– Mitchelton-Scott es uno de los equipos representantes del ciclismo ofensivo del pelotón internacional en contraposición con Sky. Tanto derroche en las primeras semanas, ¿pudo ser el factor determinante de lo sucedido en el Giro?

– Veamos. Si miras los datos, sólo los números, nada indica hacia ese escenario. La Vuelta, por ejemplo, fue una carrera más dura en cuando a los datos, así que, si piensas así, debería haber sucedido lo mismo en la Vuelta. Pero, como te dije antes, hemos cambiado algunos detalles que seguimos mejorando y creo que eso es lo que ha marcado la diferencia.

– ¿Qué cosas? Suena a los famosos marginal gains.

– Cosas como ajustar lo que hacemos nada más terminar la etapa. Mejorar la recuperación en esos primeros minutos tras la llegada. Creemos que eso fue lo que falló en el Giro.

– Insisto con los detalles, la ciencia tras el deporte y los marginal gains. Toda la explicación que Sky dio tras la famosa etapa del Giro, ¿hay que creerla o es una especie de cuento chino que se cuenta después?

– [Larga duda]. Veo lo que quieres decir… yo entiendo que… veo que…

– Dicho de otra forma, ¿usted se lo cree?

– No tendría que decir esto porque va a ser el gran titular ahora. Lo que Froome hizo ese día parece enorme, pero si lo analizas, si lo deconstruyes, ves que estuvo bien. No estuvo mal. Atacó y se marchó. Esa subida no se hizo con la misma intensidad que el resto de la carrera. Se hizo bastante más lenta y eso ya la hace distinta. Luego, llega el descenso y bla, bla, bla… pero, por lo que me han dicho, los perseguidores esperaron a gente que venía por detrás para ayudarles. Era gente que ya estaba cansada. Que ya se había quedado. Si en lugar de hacer eso hubiesen ido a por Chris… si Tom hubiera aguantado con él, habría sido una carrera completamente distinta. La verdad es que no he leído a fondo lo que explicaron. Sólo sé los titulares. Los grandes rasgos. Sólo puedo decir que no hubo nada extraordinario en todo aquello.

– Si todos ustedes llegasen a la misma carrera en las mismas condiciones, ¿qué corredor le puede preocupar más? ¿Dumoulin, Froome…?

– Depende de la carrera y de cómo se desarrolle. Hay muchas variables, pero sé lo que quieres decir y te responderé claro: no me preocupa de forma especial ningún rival. Si estoy al cien por cien, tengo plena confianza en que podré hacer mi trabajo.

– El pasado Giro de Italia empezó con mucho ruido por todo lo sucedido con Chris Froome. Usted vivió algo similar tiempo atrás, aceptó y cumplió su sanción y siguió adelante con su carrera. ¿Cree que fue tratado igual que él por los medios, los aficionados, la UCI, el ciclismo…?

– Fueron dos cosas muy distintas. Fue un proceso muy diferente. Él tomó algo que puedes tomar hasta una determinada cantidad y yo tomé algo que está prohibido. Algo que no podías tomar salvo que tuvieras un TUE. Por lo tanto, son dos casos que no tienen nada que ver. Por supuesto, Froomey recibe muchísima atención mediática por ser quien es. Para mí, es algo que ya ha pasado y, como bien has dicho, he seguido adelante con mi carrera. Fue un error de otra persona, pero yo acepté las consecuencias porque era mi responsabilidad. Es el público el que tiene que sacar sus conclusiones. Si alguien piensa mal y cree que oculto algo, es su problema. Yo sé que soy un corredor limpio.

– ¿Cómo de importante es para usted, para su motivación y sus ganas de entrenar, que Esteban Chaves vuelva a su mejor nivel y que su hermano le apriete también en términos de competencia interna en el equipo?

– Aquí no tenemos competencia interna y es una de las cosas que me gusta. Creo que Chaves volverá a su mejor versión. Lo creo y lo deseo. Mi hermano está a un gran nivel. Y la temporada es larga y hay objetivos suficientes para todos.

París-Niza, primer gran test / © Movistar

– Una de las cosas que, documentándome para esta entrevista, no he podido encontrar son declaraciones suyas desvelando quién fue su ídolo siendo joven.

– No lo vas a encontrar. Me lo han preguntado muchas veces, pero es que nunca tuve un ídolo. Siempre me gustó ver a ese tipo de corredores agresvisos, pero nunca desde el punto de vista de pensar me encantaría ser este tío o algún día quiero ser como él. Me gustaba mucho ver a hombres explosivos como Purito, Contador…

– Contador sigue insistiendo en regular o prohibir la presencia de los potenciómetros en carrera. ¿Cree que es posible hacerlo? ¿Serviría para volver a ese ciclismo más ofensivo?

– No creo que cambiasen las cosas. ¿Crees que yo soy un corredor ofensivo?

– En mi opinión, y en este equipo, sí lo es.

– Pues yo corro con un potenciómetro.

– ¿Pero usted lo mira?

– Sí, claro.

– ¿También cuando ataca?

– No, cuando ataco no. Pero lo miro. Veo los datos. Compruebo si estoy bien.

– Y es entonces cuando decide si ataca o no. ¿O se basa en sensaciones?

– No, eso lo dejo más a las sensaciones.

– O sea, una mezcla de información y sensaciones.

– Veo lo que dices. Sí…

– Hay gente que asegura que se basa únicamente en los datos y gente que dice que sus decisiones se basan exclusivamente en sus sensaciones.

– Mira, las cosas no son tan simples. No son blancas o negras. La gente adapta su ritmo, su velocidad, su forma de afrontar la carrera en función de muchas variables. Las etapas que están por venir, el recorrido, la temperatura, el viento… Nunca, jamás, se afronta una subida pensando exclusivamente en mantener, por ejemplo, 6 watios por kilo. Nunca pasa eso. Todo depende más de lo larga que es la subida, su porcentaje… hay muchas variables. Siempre vamos pensando. Analizando. Calculando todas esas variables.

– Entiendo lo que dice, pero le seré sincero: me cuesta un poco entender la imagen general y creo que a mis lectores les puede pasar lo mismo. Siempre, desde la prensa y desde el pelotón, se han contrapuesto dos términos, dos manera de hacer las cosas: la analítica de los ordenadores y la pasional de las sensaciones. Y ahora llega usted y me dice que es algo mucho más equilibrado. Así que, ayúdeme: cuando usted está en carrera y piensa en atacar ¿qué mira exactamente en su ordenador? Porque me acaba de decir que la decisión final la toma por sensaciones. Entonces no entiendo para que quiere el potenciómetro.

– Sólo busco la confirmación de que voy bien. Lo miras medio segundo y confirmas datos.

– Quizás ese sea el estilo de Mitchelton-Scott o Astana, equipos ofensivos y no el de otros como Sky. A ver, se lo planteo de otra manera. Cuando está en el pelotón con los Froome, Nairo, Superman… ¿es capaz de ver esa diferencia de estilos que se nos hace tan evidente a los demás en la televisión?

– Acabamos de hablar un buen rato sobre cómo Froome ganó el Giro. ¿Cómo ganó en el Zoncolan?

Touché. Ahí tiene usted toda la razón. Pero luego llega toda esa explicación sobre el cálculo de cuántos gramos de azúcares le hacían falta en cada kilómetro. Todo se deshumaniza.

– Sí, pero todos planeamos las cosas más o menos igual. Todos hemos pensado en qué punto de la etapa vamos a necesitar un gel.

– Oiga, que creo que me está usted diciendo que todo este rollo de hiperanálisis es, al final del día, un cuento de mercadotécnia para vender más Garmins.

– [Ríe] No, no, no. Yo no he dicho eso. ¡No me metas en este lío! A mí, personalmente, me gusta tener el potenciómetro, pero no lo uso. ¿Tiene sentido? Creo que es muy, muy, muy, muy necesario después de la carrera. Para analizar todo lo que ha pasado. Esa es la clave. Así puedes marcar una estrategia de entrenamientos.

3 comentarios

  1. Muy buena entrevista, ¡enhorabuena!

  2. Esteban Troncoso

    Interesante entrevista. Aunque lo más sabroso es la discusión final sobre «sensaciones» versus «potencia», que lo que pueda pensar Yates respecto al Tour.
    Saludos !!!

  3. No cree que Froome este limpio en pocas palabras.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*