Superprestigio CX: Van der Poel busca el récord de Nys

van-der-poel_gavere_sp_16

Van der Poel celebra su cuarto triunfo en el Superprestigio / © Belga

GIETEN / ZONHOVEN / RUDDERVOORDE /

Nicolás Van Looy / Ciclo21

Wout Van Aert puso tierra de por medio tras no poder evitar el hattrick que supuso el triunfo de Mathieu van der Poel la pasada semana en Ruddervoorde, con el que completaba un espectacular tres de tres en las valederas del Superprestigio disputadas hasta el momento. Se marchó, decíamos, el campeón del mundo a tierras españolas. A su Calpe. Allí, acompañado de su novia, buscaba un doble objetivo: mejores condiciones climatológicas para entrenar ahora que el invierno parece haber llegado a Centroeuropa y, también, descanso para una cabecita que está empezando a acusar el exceso de presión que sus intensísimos duelos con Van der Poel está produciendo. Una presión, la meramente deportiva, a la que hay que sumar su enorme exposición mediática que, dicho sea de paso, se ve acrecentada ahora que, por fin, la emoción ha llegado a la especialidad invernal del ciclismo gracias a esa enorme igualdad entre el belga y el holandés.

Por su parte, Van der Poel prefirió quedarse en casa y ayer se exprimió para ganar en el GP Brabante en un día en el que, según sus palabras antes de tomar la salida hoy en Gavere, “no me encontraba realmente bien”, una sensación que, quién lo diría viendo lo que vino después, no se había quitado de encima antes del inicio de esta cuarta manga del Superprestigio.

Y los malos augurios parecía confirmarse nada más darse el pistoletazo de salida. Van der Poel se veía lastrado por un inicio horrendo al encontrarse cerrado y no poder progresar, lo que le envió, antes incluso de que se dieran las primeras pedaladas serias, más allá de la décima posición, en medio de un lío de corredores en el que todo puede suceder y, claro, todo puede torcerse.

Pero el campeón de Países Bajos no se dejó llevar por el pánico y apenas tardó un par de centenares de metros en volver a colocarse con los mejores en un primer giro en el que todos parecían vigilarse. Wout Van Aert y Mathieu van der Poel, en su pelea particular, intentando adivinar fortalezas y debilidades en el otro. El resto… bueno, el resto, se tenía que conformar con permanecer allí esperando a ver cuándo estos dos monstruos del ciclocross decidían empezar su propio show. Kevin Pauwels lo resumía muy bien minutos antes cuando decía que “sé que no se debería de reconocer públicamente, pero a mí me gusta ser realista: no podemos hacer nada más que pelear por ser terceros”.

Fue en la segunda vuelta cuando Van der Poel, en el primero de los tramos de subida, decidió cambiar de ritmo. Describirlo es, a estas alturas, absurdo ya que no quedan palabras para describir la belleza de los movimientos con los que este joven talento holandés consigue evolucionar por delante y por encima de sus rivales. Un par de cabezazos y una grácil facilidad de pedaleo obraron el milagro de cada domingo. Un metro, dos, tres… diez. Por detrás, Tom Meeusen se soldaba a la rueda de un Wout Van Aert que, también fiel a ese estilo más correoso que le caracteriza, peleaba contra sí mismo para no perder por completo la estela de su rival.

van-aert_gavere_sp_16

Van Aert volvió a sufrir una avería / © Belga

Y entonces, también como cada domingo, llegó la ya tradicional avería de Wout Van Aert, que parece estar llevando tan al límite a su material como a su cuerpo y para mayor desesperación del corredor y de la marca, parece que su bicicleta no es capaz de soportar el estrés al que el Extraterrestre la somete cada fin de semana.

Los apenas diez segundos con los que rodaba Van der Poel hasta ese momento se estiraron, de repente, hasta cerca del medio minuto. Y entonces empezó el show. Vuelta a vuelta, el hueco abierto por el corredor holandés se hacía mayor. Los nervios se apresaron de un Van Aert que cambiaba de bicicleta a cada paso por la zona técnica mientras que el líder, que tenía uno de esos días en los que el barro no pesa y las piernas, sencillamente, hacen volar la bicicleta medio metro por encima del suelo, corría más de media carrera sobre la misma montura sin sufrir avería o contratiempo alguno.

Tom Meeusen, que había aguantado a duras penas el ritmo de un Van Aert herido, desaparecía de la estela del maillot arcoíris que ya sólo podía confiar en eso que ningún deportista desea en realidad: que la mala suerte se cebara con su rival. Pero eso no sucedió. Los últimos giros fueron poco más que protocolarios. Van der Poel sólo se tenía que preocupar de entretener y gustar a un público entregado y Van Aert no podía más que conformarse con un cuarto segundo puesto que le mantiene más o menos vivo en la pelea por el triunfo final de la challenge.

Toon Aerts, El Tercer hombre de esta temporada, volvió a completar el podio siendo, como decía su compatriota Kevin Pauwels antes de empezar la pelea de hoy, el mejor de los mortales, de esos corredores que sólo pueden aspirar a acompañar en la foto a estos dos fuera de serie que están destinados, si la llamada de la ruta no les desvía antes de tiempo, a protagonizar los próximos años en la especialidad invernal del ciclismo.

Una general que se le pone muy de cara a un Mathieu van der Poel que con la de hoy ha conseguido cuatro triunfos consecutivos en un Superprestigio que, recordemos, está compuesto de un total de ocho citas y en el que a lo largo de la historia sólo un tal Sven Nys ha conseguido un pleno en una misma temporada, algo sobre lo que, evidentemente, se preguntó a un Van der Poel que ya lleva el cincuenta por ciento del trabajo hecho. “Sería muy bonito”, reconocía, pero “será muy difícil conseguir ese pleno de ocho de ocho. La próxima cita en Spa-Francorchamps es uno de los circuitos que peor se me pueden dar de todo el año, pero es cierto que el resto sí se me puede dar bien. Sería bonito igualar a Nys, pero no sé si podré hacerlo”.

En cuanto a la carrera de hoy, Van der Poel dijo que cuando protagonizó su cambio de ritmo no esperaba que ese fuese el inicio de una larga aventura en solitario ya que “era muy pronto en la carrera. Mi intención inicial era esperar más y, además, pensé que Wout conseguiría contactar conmigo otra vez, tal y como ha hecho en otras carreras, pero de repente llegó esa avería en su cadena y ya no pudo hacer nada”.

Además, el holandés se reivindicó diciendo que “estoy muy orgulloso con mi carrera de hoy ya que siempre se dice que los crosses en circuitos realmente duros no se me dan bien y hoy tenía ganas de demostrar lo contrario”.

Por su parte, Wout Van Aert no quiso poner excusas o esconder su debilidad tras la avería y reconoció que “Mathieu ha estado inalcanzable”. Dicho esto, con un semblante muy serio aseguró que “estoy frustrado porque una vez más no he podido contestar el cambio de ritmo de Van der Poel y porque he vuelto a tener problemas con la cadena. ¡Esto empieza a volverme loco!”, reconocía.

Después de varias semanas exculpando al fabricante y asumiendo las culpas de cada avería que ha sufrido, Van Aert ha terminado por explotar hoy y se despachaba diciendo que “yo sigo buscando una solución para un problema que se repite una y otra vez. Pensábamos haberla encontrado, pero ya van dos semanas seguidas y esto empieza a ser un problema grave. Yo, por mi parte, sólo puedo esperar que encontremos la solución que evite que estas cosas sucedan en las próximas carreras” y ya reconoce abiertamente que “es cierto que salgo con el problema de la cadena en la cabeza y eso me desconcentra. No lo digo como excusa, pero es cierto que supone una presión añadida que no debería de tener”

En cuanto a su estancia en Calpe, Van Aert reconoció que los resultados de esa semana de entrenamiento no han sido los que había previsto. “Esperaba que las cosas hubiesen ido mejor, pero no he tenido un súper día. Cuando Mathieu se fue ya noté que no iba a poder seguirle, por lo que el problema de la cadena sólo agravó las cosas, pero no fue el factor determinante para esta nueva derrota. Él ha sido más fuerte. No puedo decir que su triunfo haya llegado por la avería”.

Por su parte, el tercer clasificado, Toon Aerts, se mostraba tremendamente contento y reconocía que “las cosas van muy bien y ya sólo me miro a mí mismo para establecer mis objetivos. No me importa lo que hagan los demás”.

El campeón de Europa es uno de los corredores más jóvenes del panorama internacional, por lo que su progresión está despertando mucho interés en todo el mudillo de la especialidad invernal, aunque él mismo se encarga de recordar que “estos otros dos tíos también son muy jóvenes, pero yo noto que cada vez estoy más fuerte y tengo muchas ganas de ver qué ocurre las próximas semanas y meses… incluso los próximos años”.

En cuanto a su tercer puesto de hoy, Aerts comentó que “no es una victoria porque he sido tercero, pero cualquiera que se suba al podio con Van der Poel y Van Aert tiene la sensación de haber conseguido un triunfo”.

Cant se aprovecha del regalo de una torpe Verschueren

Sanne Cant_Gavere_SP_16

Sanne Cant fue la mejor en Gavere / © Superprestigio

Si hay una forma cruel de perder una carrera no cabe duda de que las averías o las caídas provocadas por circunstancias externas a la carrera están en lo más alto de esa clasificación de la crueldad. Justo por debajo, al menos si hablamos de ciclocross, estaría cagarla en el último cambio de bicicleta de la carrera cuando se entra en la zona técnica empatada con tu mayor rival en tu mejor actuación del año y eso es, exactamente, lo que le sucedió a una Jolien Verschueren que, presa de los nervios, trastabilló en ese cambio de montura justo cuando tenía a Sanne Cant, si no vencida, sí contra las cuerdas.

Cant, Verschueren, Ellen Van Loy y la luxemburguesa Cristine Majerus se habían mostrado como las más fuertes durante toda la carrera. Sophie De Boer, la holandesa que la semana pasada dominó la prueba de Ruddervoorde, no tuvo opción en ningún momento y optó por minimizar daños pensando en sus opciones en la general de esta challenge en la que el cero de la segunda carrera han dejado ya con unas opciones más que reducidas.

Unas y otras se fueron turnando en el liderato. Sanne Cant parecía, junto a su compatriota Jolien Verschueren, la más entera. La portadora de la tricolor belga daba la impresión de estar manejando el ritmo de la carrera a su antojo, pero sus rivales parecían ir turnándose para evitar que la ya sólida líder del Superprestigio pudiera tener una carrera cómoda.

Poco antes del penúltimo paso por la línea de meta fue Ellen Van Loy la que intentó poner tierra de por medio, pero Cant cerró el hueco y ya dentro del último giro inició el que debía de ser su ataque definitivo, pero Verschueren se soldó a su rueda y, después de una carrera que siempre pareció tener cruzada, por fin parecía estar en condiciones de disputar el triunfo.

Y entonces sucedió el desastre. Llegaron las dos emparejadas a la zona técnica con Verschueren por la parte interior. La de Telenet-Fidea Lions soltó el primer pedal. Pasó la pierna por encima de la bicicleta y, de repente, tropezó. Hincó la rodilla. No llegó a caer, pero ese error, ante una competidora como Cant, fue fatal. La campeona de Bélgica aceleró y ya nada pudo hacer Verschueren para evitar el cuarto triunfo consecutivo de Sanne Cant en este circuito.

Verschueren, que hoy corría en casa, reconocía tras la carrera estar “muy fastidiada. Hoy quería conseguir el triunfo para poder dedicárselo a toda la gente que ha venido a apoyarme”, pero explicaba que “me ha faltado una vuelta. Las cosas se me pusieron mal por la mala salida que he tenido, que me ha obligado a recuperar mucho. Cada vuelta me decía a mí misma que todavía podía cerrar el hueco, pero cada vez cometía algún error y eso me ha hecho ir cruzada todo el día”.

En cuanto al incidente que puede haberle costado la carrera, ha reconocido que ha sido culpa suya ya que “he tardado mucho en quitarme el pedal. Me he despistado y cuando tendría que habérmelo quitado y echar el pie a tierra no lo he hecho y, claro, el mecánico ya tenía la bicicleta agarrada y por eso he tenido ese tropezón. Ha sido torpeza por mi parte”, se lamentaba.

La vencedora aseguró que “este triunfo supone un gran alivio para mí” y añadió que “estoy muy contenta de haber sido capaz de haber podido ganar cuatro veces seguidas aquí”. Pese a que en la parte final parecía que Verschueren podría haberla puesto en apuros, Cant aseguró que “ha sido una carrera muy técnica. Terrible. Muy dura, pero siempre he ido a mi ritmo y sencillamente he intentado seguir constantemente de la misma manera”.

Eli Iserbyt se reivindica de nuevo

iserbyt_hermans_nieuwenhuis_sp_gavere_16

Eli Iserbyt fue el mejor en Gavere seguido de Hermans y Nieuwenhuis / © Superprestigio

La categoría sub23 ha encontrado, a imagen y semejanza que la elite masculina, su propio duelo de titanes. En este caso son el campeón del mundo, Eli Iserbyt y el campeón de Europa, Quinten Hermans, los grandes protagonistas de unos duelos que, como sucede con Van der Poel y Van Aert entre los profesionales, llevan a uno y otro hasta el límite regalando un espectáculo realmente emocionante semana tras semana.

Iserbyt, que comenzó la temporada lastrado por la mala suerte y las averías, resurgió de sus cenizas en el Koppenberg y la pasada semana fue Hermans el que puso freno a las ambiciones del portador del maillot arcoíris en un inmejorable estreno de su condición de campeón continental.

Pero no fue ninguno de los dos grandes tenores los que rompieron el hielo en Gavere. Yannick Peeters pareció haberse fijado bien en lo ocurrido en la prueba júnior y decidió intentar poner tierra de por medio ya en la primera vuelta. Llegó el belga a contar con un hueco bastante interesante, pero, de repente, sencillamente desapareció del circuito. Parecía una abducción. Nadie sabía dónde se había metido. “No sabíamos dónde estaba. Pensábamos que todavía rodaba por delante”, reconocía después Eli Iserbyt, que, como el resto de los perseguidores de un líder imaginario, se mostró bastante perdido en esa fase de la carrera.

Recuperados ya de la sorpresa, Iserbyt, Hermans y, claro, Nieuwenhuis se colocaron en cabeza en un movimiento que ya sería definitivo. Junto a ellos aguantaban todavía algunos corredores que, poco a poco, se tuvieron que rendir a la evidencia de la superioridad de los tres dominadores de lo que llevamos de temporada.

Todo eso, en poco más de una vuelta. Todo eso, hasta que Iserbyt se cansó de tanta compañía y cambió el ritmo. Todo eso, hasta que Hermans sufrió una avería. Todo eso, hasta que Nieuwenhuis flaqueó. Todo sucedió en pleno segundo giro y casi a la vez. Iserbyt parecía haberse marchado hacia una cómoda carrera en solitario, pero Hermans, que se supo reponer maravillosamente bien de esa avería y volvió a dar caza al campeón del mundo a mitad de carrera, aunque luego reconocería que “me costó un enorme esfuerzo alcanzarle y creo que lo he pagado en la parte final”.

La segunda mitad de la prueba fue un duelo precioso y de altísimo nivel entre los dos mejores corredores del panorama internacional sub23. Un duelo que se decidió a favor de Iserbyt por pequeños detalles, tal y como reconocía el vencedor poco después de terminar la carrera. “Creo que yo era un poco mejor que Quinten en los tramos con curvas y que él era superior en las rectas. Por ello, en las rectas me ponía a rueda y aguantaba el tirón y acelebrana en las curvas para que él tuviese que vaciarse para no perderme. Ya en la última vuelta lo di todo y pude soltarle”. Pese a la derrota, Hermans sigue manteniendo el liderato en la general del Superprestigio con tres puntos de ventaja sobre Nieuwenhuis, que terminó tercero.

Toon Vandenbosch se abona a ir solo

Toon Vandenbosch_Gavere_Sp_2016

Toon Vandenbosch se impone en la línea de meta de Gavere / © Superprestige

Un segundo triunfo consecutivo y, como ya sucediera hace exactamente siete días en Ruddervoorde, le ha servido al belga Toon Vandenbosch para auparse a la primera posición de la general del Superprestigio en la categoría júnior.

Después de haber podido comprobar los buenos réditos que le dio esa misma táctica la pasada semana, Vandenbosch puso tierra de por medio ya en la primera vuelta lanzando un claro mensaje a todos sus rivales: sus fuerzas seguían intactas y sólo una desgracia en forma de avería o caída iban a frenarle hoy en Gavere.

Pero la suerte le sonrió a él y no a sus rivales. Primero fue Yentl Bekaert y luego Florian Vermeersch, los dos únicos corredores que pudieron seguir su ritmo, los que a causa de, respectivamente, un pinchazo y una caída perdieron contacto con el dominador de la carrera.

Vandenbosch pudo entonces dedicarse a administrar su ventaja. Tanto es así que a mitad de carrera fue el holandés Thymen Arensman el que consiguió llegar a su altura, pero el belga se había dedicado a ahorrar energía por lo que no mostró signo alguno de nerviosismo al ver llegar a su rival. Pero, como nadie está a salvo de una avería o un mal enganchón, Vandenbosch quiso jugar sobre seguro y volvió a cambiar el ritmo. Pedalada a pedalada su ventaja se iba incrementando hasta llegar al nuevo paso por meta con más de medio minuto sobre su perseguidor, lo que suponía un colchón más que cómodo ante cualquier eventualidad.

Finalmente, ese fue el hueco con el que entró en meta Vandenbosch sobre un Arensman al que Jelle Camps, tercero hoy, tampoco pudo poner en aprietos. Camps y Vandenbosch empatan ahora a puntos en la primera posición de la clasificación del Superprestigio, pero el puestómetro favorece al vencedor de hoy, que, por lo tanto, tiene el honor de ser considerado el nuevo líder de esta Ridley Cup.

“Antes de llegar a Ruddervoorde llevaba algunas semanas escuchando que ya no estaba tan bien como anteriormente”, explicaba Vandenbosch, que se reivindicaba diciendo que “tras esta segunda victoria en solitario espero que esas críticas desaparezcan. La semana pasada y hoy sólo quería demostrar que sigo trabajando bien y estoy a muy bien nivel”.

Pese a ello, el vencedor explicaba que “en realidad, no tenía intención de quedarme solo tan pronto. En la primera vuelta hice el tramo largo de subida a mi ritmo y eso ya fue suficiente para dejar de rueda a todos los demás. Incluso después, tampoco fui al cien por cien porque estaba convencido de que los demás iban a trabajar juntos y a cerrar el hueco, pero vuelta tras vuelta aquello no sucedía, por lo que al final me he decidido a dejar de reservarme y a tirar con fuerza”.

 

CLASIFICACIÓN ELITE MASCULINA

1 Mathieu VAN DER POEL NED 22 1:03:35 80 80
2 Wout VAN AERT BEL 23 1:04:37 60 60
3 Toon AERTS BEL 24 1:04:55 40 40
4 Klaas VANTORNOUT BEL 35 1:05:06 30 30
5 Laurens SWEECK BEL 24 1:05:19 25 25
6 Kevin PAUWELS BEL 33 1:05:35 20 20
7 Tom MEEUSEN BEL 29 1:06:07 17 17
8 David VAN DER POEL NED 25 1:06:34 15 15
9 Jens ADAMS BEL 25 1:06:35 12 12
10 Philipp WALSLEBEN GER 30 1:06:40 10 10
11 Tim MERLIER BEL 25 1:06:45 8 8
12 Michael BOROS CZE 25 1:06:51 6 6
13 Diether SWEECK BEL 24 1:08:02 4 4
14 Joeri ADAMS BEL 28 1:08:06 2 2
15 Thijs AMERONGEN NED 31 1:08:26 1 1
16 Rob PEETERS BEL 32 1:09:13
17 Gianni VERMEERSCH BEL 25 1:09:13
18 Jens VANDEKINDEREN BEL 24 1:09:30
19 Stan GODRIE NED 24 1:10:14
20 Julien TARAMARCAZ SUI 30 1:10:21
21 Daan HOEYBERGHS BEL 23
22 Enrico FRANZOI ITA 35
23 Kenneth VAN COMPERNOLLE BEL 29
24 Dario TIELEN BEL 23
25 Fabian OBRIST SUI 26
26 Eric THOMPSON USA 28
27 Yu TAKENOUCHI JPN 29
28 Luca FORMOSO SUI 29

GENERAL ELITE MASCULINA TRAS LA 4ª PRUEBA

1 Mathieu van der Poel (Hol) 60 pts
2 Wout Van Aert (Bél) 56 pts
3 Laurens Sweeck (Bél) 51 pts
4 Jens Adams (Bél) 40 pts
5 Klaas Vantornout (Bél) 39 pts
6 Toon Aerts (Bél) 34 pts
7 Kevin Pauwels (Bél) 33 pts
8 David van der Poel (Hol) 31 pts
9 Tom Meeusen (Bél) 22 pts
10 Tim Merlier 21 pts

CLASIFICACIÓN ELITE FEMENINA

1 Sanne CANT BEL 27 44:19 80 80
2 Jolien VERSCHUEREN BEL 27 44:25 60 60
3 Christine MAJERUS LUX 30 44:46 40 40
4 Ellen VAN LOY BEL 37 45:07 30 30
5 Alice Maria ARZUFFI ITA 23 45:13 25 25
6 Sophie BOER NED 27 45:52 20 20
7 Laura VERDONSCHOT BEL 21 46:05 17 17
8 Alicia FRANCK BEL 23 46:27 15 15
9 Elle ANDERSON USA 29 46:29 12 12
10 Joyce VANDERBEKEN BEL 33 47:45 10 10
11 Fleur NAGENGAST NED 19 48:08 8 8
12 Geerte HOEKE NED 27 48:27 6 6
13 Kim VAN DE STEENE BEL 31 48:31 4 4
14 Ceylin CARMEN ALVARADO NED 19 49:20 2 2
15 Eva Maria PALM BEL 20 51:37 1 1
16 Axelle BELLAERT BEL 20 51:44
17 Shana MAES BEL 22 52:59
18 Gertie WILLEMS BEL 40
19 Birgit MASSAGÉ BEL 27
20 Monique REE NED 29
21 Aurelie VERMEIR BEL 25
22 Jana DOBBELAERE BEL 21
23 Jo BLANCHAERT BEL 47

GENERAL ELITE FEMENINA TRAS LA 4ª PRUEBA

1 Sanne Cant (Bél) 59 pts
2 Ellen Van Loy (Bél) 45 pts
3 Laura Verdonscht (Bél) 40 pts
4 Sophie De Boer (Hol) 38 pts
5 Jolien Verschueren (Bél) 33 pts
6 Alice M. Arzuffi (Ita) 31 pts
7 Ellen Anderson (EEUU) 27 pts
8 Nikki Brammeier (GBR) 24 pts
9 Christine Majerus (Lux) 24 pts
10 Alicia Franck (Bél) 16 pts

CLASIFICACIÓN SUB23

1 Eli ISERBYT BEL 20 51:28 30 30
2 Quinten HERMANS BEL 22 51:59 20 20
3 Joris NIEUWENHUIS NED 21 52:41 15 15
4 Nicolas CLEPPE BEL 22 52:52 12 12
5 Thijs AERTS BEL 21 53:21 10 10
6 Kobe GOOSSENS BEL 21 53:27 8 8
7 Adam TOUPALIK CZE 21 53:45 6 6
8 Jonas DEGROOTE BEL 22 54:14 4 4
9 Sieben WOUTERS NED 21 54:29 2 2
10 Gosse MEER NED 22 54:44 1 1
11 Jenko BONNE BEL 20 54:45
12 Seppe ROMBOUTS BEL 19 54:55
13 Jelle SCHUERMANS BEL 21 55:11
14 Pieter VAN ROOSBROECK BEL 21 55:31
15 Maik HEIJDEN NED 20 55:36
16 Gianni SIEBENS BEL 19 55:38
17 Niels DERVEAUX BEL 20 55:39
18 Richard JANSEN NED 22 56:08
19 Jens DEKKER NED 19 56:09
20 Loïc HENNAUX BEL 21 56:26
21 Senne De Meyer BEL 21 56:38
22 Tijl PAUWELS BEL 19 57:13
23 Sybren JACOBS BEL 21 57:17
24 Mathijs WUYTS BEL 19 57:23
25 Victor VANDEBOSCH BEL 19 57:38
26 Lander LOOCKX BEL 20 57:46
27 Kelvin BAKX NED 21 58:41
28 Jarno LIESSENS BEL 19
29 Perry BOS NED 20
30 Wesley FLOREN NED 20
31 Thomas VAN DE VELDE BEL 21
32 Jente TIELEMANS BEL 19
33 Simon JAECQUES BEL 20
34 Glenn VERBEECK BEL 20
35 Tomas SZÉDELYI BEL 19
36 Kyle DE PROOST BEL 22
37 Yari CROLLET BEL 20
38 Laurens DE JONGHE BEL 21

GENERAL SUB23 TRAS LA 4ª PRUEBA

1 Quinten Hermans (Bél) 58 pts
2 Joris Nieuwenhuis (Hol) 55 pts
3 Nicolas Cleppe (Bél) 44 pts
4 Yannick Peeters (Bél) 38 pts
5 Sieben Wouters (Hol) 37 pts
6 Thijs Aerts (Bél) 36 pts
7 Eli Iserbyt (Bél) 30 pts
8 Adam Toupalik (Che) 29 pts
9 Maik van der Heiden 24 pts
10 Jelle Schuermans (Bél) 22 pts

CLASIFICACIÓN JÚNIOR

1 Toon VANDEBOSCH BEL 18 46:52 10 10
2 Thymen ARENSMAN NED 18 47:26 6 6
3 Jelle CAMPS BEL 18 47:48 4 4
4 Gerben KUYPERS BEL 17 48:15 2 2
5 Andreas GOEMAN BEL 18 48:30 1 1
6 Tomáš KOPECKÝ CZE 17 48:30
7 Florian VERMEERSCH BEL 18 48:40
8 Mees HENDRIKX NED 17 48:42
9 Yentl BEKAERT BEL 18 48:46
10 Louis ROUILLER SUI 17 49:02
11 Timo KIELICH BEL 18 49:13
12 Arne VRACHTEN BEL 18 49:18
13 Maxim VAN GILS BEL 18 49:33
14 Vince VAN DEN EYNDE BEL 17 49:49
15 Joren THYS BEL 17 49:49
16 Niels VANDERMEULEN BEL 18 49:57
17 Sander DE VET BEL 17 50:12
18 Dolf PEMEN BEL 17 50:21
19 Jens CLYNHENS BEL 17 50:39
20 Maxim DEWULF BEL 17 50:42
21 Andres VERDONCK BEL 17 52:01
22 Thibaut DE SMET BEL 18 52:28
23 Robbe KONINGS BEL 18 52:52
24 Loeka VERDONCK BEL 18 53:14
25 Lars BERGHEN NED 18 53:27
26 Bavo HOUSSIN BEL 17
27 Jurgen AARSSEN NED 17
28 Seppe BEKAERT BEL 18
29 Lars VLERICK BEL 17
30 Jochem KERCKHAERT NED 17
31 Jens DEKIEN BEL 17

GENERAL JÚNIOR TRAS LA 4ª PRUEBA

1 Toon Vandenbosch (Bél) 55 pts
2 Jelle Camps (Bél) 55 pts
3 Andreas Goeman (Bél) 42 pts
4 Thymen Arensman (Hol) 41 pts
5 Yentl Bekaert (Bél) 33 pts
6 Tomas Kopecky (Che) 28 pts
7 Florian Vermeersch (Bél) 21 pts
8 Arno Debeir 20 pts
9 Niels Vandeputte (Bél) 19 pts
10 Gerben Kuypers (Bél) 18 pts

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*