Pogačar, el último niño prodigio del Tour de Francia

Pogačar en lo alto de París © ASO

Roberto Tejedor / Ciclo21

Al día siguiente de su victoria en el Tour de Francia 2020, Tadej Pogacar cumple 22 años llegando a los titulares de muchos diarios deportivos en todo el mundo como la nueva y flamante estrella del ciclismo internacional. Ante la extraordinaria remontada en la CRI de la Planche des Belles Filles en la penúltima etapa, e inclinar a su favor la clasificación general de la carrera, muchos han sido los merecidos calificativos. Se habla en términos de hazaña, logro e historia por lo realizado por el corredor esloveno e incluso comparado a la altura del Eddy Merckx, por sus logros en la ronda francesa, y por eso merece la pena ahondar en su figura, de corta pero intensa trayectoria, sobre los pedales.

Pogačar dinamizó la carrera para sacarnos del aburrimiento en una tarde para el recuerdo. Difícil de olvidar por lo excepcional también de las fechas: septiembre, desplazado de julio en plena vorágine del virus, aunque captando igualmente la atención internacional por la suspensión de los JJOO de Tokio hasta 2021.

Segundo detrás de Roglic en la general, ganando dos etapas, habría sido todo un logro y habrían caído un montón de récords de precocidad. Vencer en el Tour el día antes de París ya ha sucedido con anterioridad: Evans en 2011, a los 34 años, o incluso Lemond, Roche, Janssen y Gaul, que también tomaron el maillot amarillo en el último fin de semana pero ya todos habían probado, al menos, el podio o la victoria del Tour al menos una vez anteriormente. Pero con el maillot amarillo sobre la espalda de Pogačar en los Campos Elíseos hay que irse muy atrás en el libro de récords del Tour para poder comparar algo parecido.

En un mundo en el que parecía imposible volver a ver a un ganador del Tour de Francia con menos de 23 años, Egan Bernal y Tadej Pogacar lo hicieron en rápida sucesión, demostrando que definitivamente no estamos hablando de edad como un obstáculo precisamente, con el añadido de que ambos lograron 2 años antes, de subirse a lo más alto de la grande boucle, hacerse también con la victoria en el Tour del Porvenir quemando etapas con precocidad, aunque en el caso del nacido en Komenda, lo hizo en su debut, contra el equipo dominador de la última década -7 Tours consecutivos para Sky/Ineos- y colgándose los maillots del mejor joven de la carrera, el primer escalador y nada menos que tres victorias parciales sin ser sprinter en cada una de las 3 semanas que encorsetan la ronda gala.

Sin vergüenza. ©Fizza

Puede, ademas ganar el Tour sin haber estado nunca antes, casi sin un solo compañero en la montaña y perdiendo tiempo por los abanicos pero son muchas lecciones a la vez las que ofrece Pogacar y nos obliga a desempolvar los archivos y libros de los récords para demostrar si es un caso único.

El ejemplo más reciente lo observamos en la última Vuelta a España, donde vimos un aviso serio. Si no fuera, precisamente, por el tiempo perdido en las pruebas contra el crono (especialmente la de equipos en Torrevieja y la individual en Pau), un hándicap de más de 2 minutos perdidos con respecto al líder Roglic, hubiera estado de nuevo disputando la victoria hasta el final en otro mano a mano con su compatriota hace exactamente un año y una semana en Madrid. Pero eso la sorpresa es relativa. No se suponía que Tadej Pogačar estuviera tan alto tan temprano. En Niza, arranque de la carrera, se encontraban los grandes favoritos como el último ganador Bernal, el local Pinot o el aspirante Roglic, pero algo hacía presagiar que lo su presencia no sería exclusivamente de aprendizaje.

Para encontrar al último que haya conseguido hacerse con tres maillots en una misma edición hay que remontarse a los Tours de Merckx, del 69, 70 y 72: amarillo, mejor escalador y la combinada -en su época no existía reconocimiento a menores de 26 años-. Más atrás en el tiempo, solo un corredor en la historia ha ganado cuando era más joven que el esloveno: Henri Cornet, en 1904, en la segunda edición de la prueba con 19 años y 352 días (Pogačar, con 21 años y 365 días). Otro mundo. Una época en la que algunos tomaban trenes durante una etapa, lo que dicen las crónicas de entonces que le habían valido al joven Cornet para ganar. Sin embargo, 116 años después, se habla también de «motores» trucados bajo una sospechosa y turbia dirección deportiva.

Pogačar paga por ello también, por los que le rodean. Lo que ha elegido. Porque detrás suyo también estuvieron Sky y Astana para firmarlo, que en aquel Porvenir de 2018 ficharon a Sosa y Vlasov respectivamente. Mauro Gianetti, jefe, y Joxean Fernández «Matxin», director deportivo del equipo UAE, están asociados para siempre con Saunier-Duval, Riccó, Piepolli y la EPO Cera en el TDF. Hauptman, descubridor del talento y también director deportivo del equipo y seleccionador esloveno, también se vio involucrado en un caso de dopaje en el año 2000 cuando sus valores de hematocrito superaban el 50% en sangre, entonces límite, justo al comenzar el Tour de ese mismo año. De Beppe Saronni, exjefe de la banda y actual asesor deportivo, solo basta con repasar la investigación de dopaje en el caso Mantua, en Italia, hace 10 años. Esas son, en parte, las cabezas visibles del proyecto que fijaron su mirada en una joven estrella emergente de un país al que estaban vinculados desde hace años.

Llegada de Pogačar al profesionalismo

En 2019, su año de debut en el WorldTour, se convirtió en el ganador más joven de la categoría en hacerse con un triunfo en una general de una carrera. Sería el Tour de California -cancelado en 2020- y con tan solo 20 años. «Ya me siento viejo cuando veo a un corredor de 20 años ganar una carrera por etapas.  Solo tuve una única concentración con él en diciembre, pero fue un verdadero placer» comentaba su excompañero en el UAE Dan Martin tras la Volta ao Algarve 2019, también ganado por el protagonista el año pasado en su tercera carrera con los emiratís. Esta temporada en sus 2 primeras pruebas: 1º en la Volta a la Comunitat Valenciana, 2º en el UAE Tour tras Adam Yates y con un jornada restada, 3 victorias de etapa en total; y desde el regreso tras el parón por el confinamiento: campeón nacional de CRI de Eslovenia, vs Roglic, cuarto en un descafeinado Criterium du Dauphiné y… la exhibición en el Tour.

Los observadores realmente descubrieron al «fenómeno» en la última Vuelta a España, en donde explotó a ojos del mundo. Tres etapas, un podio final inesperado antes de la carrera (3º). «Cuando fui a la Vuelta estaba relajado. Luego vi que iba bien después de la primera semana (9º en la general) y seguí dando lo mejor de mí. En Andorra gané la etapa, fue una gran sorpresa. En ese momento, me dije a mí mismo que iba a ir al ataque hasta el final. Quería terminar la carrera entre los mejores. La etapa 20 me hizo subir al podio, fue una locura», declaraba el esloveno en la televisión gala FranceTV durante su aventura en el Tour. Pero su gran valedor lo supo descifrar antes de tiempo y adelantarse a la dura competencia en un ejercicio de apuesta personal que casi se le escapa.

Pogačar en meta (La Planche des Belles Filles) © ASO

La trayectoria de Pogačar es ante todo la del azar, cuando se inscribió en el Rob Ljubljana Cycling Club a los 8 años. Lo suyo era el fútbol, como así escribe en su biografía web, ​​pero el deseo de imitar a su hermano mayor Tilan (dos años mayor que él) era demasiado fuerte. «El entrenador Miha Koncilja buscaba nuevos compañeros y yo quería seguir los pasos de mi hermano. Lamentablemente, no había bicicletas de mi tamaño en el club y continué con la pelota», recuerda para la cadena francesa. «Cuando empezó la primavera de 2008, me encontraron una bicicleta. Mi primera carrera fue en Trstenik, no tenía idea de qué hacer. Pero el entrenador me enseñó rápidamente«. Despreocupado e imprudente, dos cualidades que el público mundial ha observado durante estas últimas tres semanas y ya mostraba de niño. «Cuando tenía nueve años, rodaba con chicos dos años mayores que yo, porque no teníamos una categoría para jóvenes en Eslovenia. Era una carrera con vueltas de tres kilómetros, fui delante y gané». Ahí comenzó a ponerse en marcha la máquina del boca a boca como un hilo de mecha prendido hasta que el eco llegó a oídos de un observador con vinculación profesional.

Pogacar, en el podio del Tour del Porvenir. ©ASO

Hasta 2018, en los albores de sus 20 años, Pogačar revienta la pantalla en el Porvenir y su eco retumba en el profesionalismo. Sus actuaciones con el equipo Ljubljana Gusto Xaurum, dirigido por Marko Polanc, hacen salivar a los reclutadores. En julio de 2018, Pogačar vio la primera formación élite llamar a su puerta: el UAE. Pero los cantos de sirena de los Emiratos Árabes Unidos llegaron un año antes.

Hauptman. ©UAE

El exequipo italiano Lampre, equipo italiano del que parte UAE tras adquirir su licencia a partir de 2017, se ha especializado en sacar diamantes en bruto de la cantera eslovena para completar su equipo. Una pieza clave de ese proceso de reclutamiento es hoy en día Andrej Hauptman. El exvelocista y ya comentado actual director del equipo y seleccionador nacional de Eslovenia, se mantuvo muy cerca de Mauro Gianetti y Giuseppe Saronni, históricos directores deportivos e involucrados en la gestión del equipo en la toma de decisiones. Saronni, desde su retiro, haces las veces de asesor.

Hauptman vio a Pogačar cuando tenía apenas once años, para no volver a alejarse de él. «Un día llegué tarde a una carrera. Fue un bucle de varias vueltas. Vi a un chico muy endeble que estaba él sólo superando a todo un pelotón en solitario. Le dije a los organizadores que había que hacer algo para ayudar a este joven corredor. Los organizadores me dijeron que no era yo solo el que lo pensaba. Tenía algo, un punto por delante del resto. ¡Era increíble!. Ese pequeño joven era Tadej Pogačar». Fue suficiente para convencerme de que había encontrado una rara avis, de esos que son despiadados sobre el asfalto«.

Preacuerdo con Saronni en 2017 adelantando al resto de la competencia y firma como profesional tras el Tour del Porvenir que venció en 2018 con vuelo director a los Emiratos para rubricar su relación y comenzar a partir de 2019, junto al otro talento esloveno Jan Polanc, a la lista de la escuadra World Tour. «Les dije a Mauro y Saronni que teníamos que hacernos con él en 2017. Era joven, sí, teníamos que ver cómo íbamos a manejarlo para perfilar su condiciones y corregir errores. Pero si miras lo que hizo en 2018, puedes ver que  no existían dudas, lo correcto era hacerse con él lo antes posible», recuerda Hauptman.

«Estaba un poco nervioso por tener nuevos compañeros, porque había estado en el mismo equipo durante diez años. Llegas a algún lugar y da un poco de miedo», señalaba Pogačar a su llegada a un equipo que buscaba en pocos años ser una referencia en el WT.

Premonición

La historia de lo ocurrido está escrita con todo lujo de detalle y los errores suelen repetirse, no por ingenuidad a pesar de la precocidad de Pogačar, las elecciones son libres. La verdad de este Tour rara vez es la del siguiente, a pesar de todo, como lo demuestran las dificultades de su antecesor Egan Bernal este año aunque ahora mismo no podamos esperar a los duelos que se vienen por delante. Pogaçar y Bernal esperan también a Evenepoel, que ya admite que le «motiva ver ganar a Pogačar«. El ciclismo se ha convertido en una pelea de niños, eso sí, bajo tutela de los equipos más poderosos del pelotón mundial.

Durante el confinamiento por la pandemia del Covid19, Pogačar se había aventurado a hacer una divertida versión de rap durante los largos meses de encierro. Decía así: «Mi nombre es Tadej, vengo de Klanec. Toda mi vida entre un sillín y un manillar, cuando subo a mi bici, nadie me puede parar«. El próximo domingo tiene la posibilidad de convertirse en campeón del Mundo de Imola (27 septiembre). «Aún debo comprobar el recorrido, pero para el domingo espero una carrera larga y difícil, como las que me gustan a mí». Si logra el arcoíris, será el más joven de la historia en realizar el doblete Tour-Mundial con 22 años y 6 días.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*