Los 10 favoritos del Tour 2019 (6): Romain Bardet

Bardet en su segunda victoria en el TDF coronando Saint-Gervais Mont Blanc. (A.S.O)

10: Rigoberto Urán / 9: Thibaut Pinot / 8: Mikel Landa / 7: Enric Mas /

Roberto Tejedor / Ciclo21

Como una tradición impostada se anticipa que Francia podría ver a su primer ganador local del Tour cada vez que la ronda gala asoma en el horizonte desde hace 34 años, cuando Bernard Hinault puso punto y un largo aparte en la trayectoria de ganadores franceses. El sentimiento brota desde la imagen proyectada desde la historia para poder soportar una realidad presente de larga sequía que aparece desde la ansiedad por recuperar la carrera para uno de los suyos ya en términos de la ultra alta definición, lejos queda el reproductor VHS para revisitar al mítico “tejón”.

L’Equipe, padre fundador del TDF, ha colgado recientemente, y me permitan figuradamente, en su portada -como si de un cartel desplegado en el Arco del Triunfo de París se dispusiera una rotulación que rozara la histeria- “Ahora o nunca”. Con la foto de Romain Bardet y Thibaut Pinot, coetáneo y congénere, con una inscripción que debería exponer: “Urge campeón”. No es imaginar demasiado que para trasladar la atención a “sus” corredores aleja la presión a un desangelado producto y de paso se la traspasa tramposamente.

El corredor del AG2R La Mondiale no ha merecido entrar por sí mismo, en lo que va de temporada, estar considerado en el selecto elenco de máximos favoritos a la victoria final y acabar con la racha desde Le Blaireau, pero las circunstancias han sufrido una cambio repentino y por ende crece la urgencia.

Con las consabidas bajas de las dos piezas claves de la carrera, el cuádruple campeón Chris Froome y el aspirante Tom Dumoulin, Bardet se quita de un plumazo dos rivales directos y además en un escenario como las contrarrelojes (54,8 kms divididos en dos fases), que tras lo visto en el Dauphiné no parece que el galo haya gastado mucho tiempo en paliar su talón Aquiles, y salta a la palestra de una forma tan rutilante como forzada por llegar a ser considerado una opción seria por la victoria.

El dos veces podio en los Campos Elíseos ha demostrado ser estable en el Tour, pero históricamente se acerca a ella tímidamente sin victorias ni actuaciones brillantes como se acentúa en lo que va de 2019 y que auguraban un perfil de outsider que le iría como anillo al dedo. Fue el segundo en el nuevo invento del Mont Ventoux Dénevilé Chalelenge tan solo superado por el conquense Jesús Herrada, quinto en París-Niza, un discreto décimo en un descafeinado recorrido del Critérium du Dauphiné y nada más. Anunciaba que se saltaba los campeonatos nacionales para reconocer algunas de las subidas clave del Tour, así como para llegar lo más fresco posible. Pero la estrategia del nuevo “destapado favorito” le lleva directo a un callejón sin salida, dar la cara.

No hay escondite y bajo esta premisa comenzará una nueva edición del Tour de Francia para Romain Bardet y a la que la dirección de su propio equipo no evita. “Nos acercaremos al Tour con humildad en vista del alcance y magnitud del evento, pero también con ambición y la seriedad para poder influir en la carrera en todo momento”, declaraba el director del equipo Vincent Lavenu tras Dauphiné. “Esperamos tener más éxito que en 2018. El año pasado, después de unos días próximos al inicio perdimos a 3 corredores que se vieron obligados a abandonar debido a lesiones. Pero ahora debemos cumplir con las expectativas del público, los medios de comunicación y los socios a quienes les gusta vernos brillar. Hemos construido un equipo fuerte, motivado y dinámico alrededor de nuestro líder, Romain Bardet”.

Su mencionada estabilidad reside en una confiable estadística: desde 2014, un año después de su debut, no conoce otro lugar que el top 10 de la clasificación general final, completando en dos años consecutivos el podio, en 2016 (2º) y 2017 (3º). Además ha sido capaz de terminar las 6 ediciones en las que ha participado y en las que ha logrado tres victorias con otro cariz común, finales en alto: De St-Jean-de-Maurienne (2015 y que será inicio de la 19ª etapa en 2019), Saint-Gervais Mont Blanc (2016) y Peyragudes (2017), dos de ellas en la última semana en los Alpes y una en los Pirineos respectivamente que sirven para añadir otro dato más, más allá de los laureles conseguidos cuando llega esta última semana sus prestaciones de fondista florecen y sus prestaciones se ven incrementadas en cuanto a crecimiento, y peso en la CG, sobre todo y destacado desde que en el terreno aparece durante la dureza selectiva que se sitúa en zona alpina. Seis veces entre los cinco primeros y Morzine’16, que sería décimo.

El corredor natural de Brioude, situada en el departamento de Alto Loira en la región de Auvernia-Ródano-Alpes, cuenta con un factor más a su favor en 2019, la carrera le brindará homenaje con el final de etapa en su ciudad natal de la novena etapa en las inmediaciones de la Place de Paris Charles de Gaulle, paralelismos aparte (segunda vez en la historia que el TDF se fija en ella habiendo sido salida en 2008 con rumbo hacia Aurillac, donde por primera vez Luis León Sánchez inscribiría su nombre como vencedor de etapa), el mejor detalle que podrían otorgarle es que la carrera girará drásticamente para abordar en primer término la fachada sur para después dirigirse en los últimos días a su terreno predilecto a partir de la 17ª etapa con final en Gap y al día siguiente directo a la fase decisiva: con 208kms desde Embrun a Valloire; con cuatro puertos empezando el menú con el entrante de “tercera” Côte des Demoiselles Coiffées para llegar a los platos fuertes nada menos que con el Col de Vars, el Col d’Izoard y el Col du Galibier pero afrontando la meta en el final del descenso; y los predilectos finales en alto de Tignes (19ª) y el colofón en Val Thorens (20ª) con las cronos alejadas desde la 13ª jornada, será momento idóneo en el que a Bardet se le pondrá en valor con exactitud sus opciones reales si llegara a salvo de caídas o percances.

Como nota final, el propio Bardet llegó a reconocer, tras desvelarse el recorrido completo a finales de 2018, que sus ambiciones por conseguir acabar vestido de amarillo permanecían intactas un año después. “Hay mucha escalada en este Tour, con mucha altitud, por lo que favorece a un ciclista que corre agresivamente. Todos dicen que ha pasado mucho tiempo desde que un corredor francés ganó y toda esa presión es normal, pero no es algo en lo que haya puesto en el centro de mis pensamientos”. Llega la fecha señalada, caretas fuera.

Romain Bardet (Ag2r-La Mondiale), 28 años

Será la opción francesa más fiable. (A.S.O)

Días de competición: 34

Victorias: –

Otros resultados: 2º general final Hau Var (2.1), 4º Classic de L’Ardèche Rhône Crussol (1.1), 7º Drôme Classic (1.1), 5º París-Niza, 9º Amstel Gold Race (1.WT), 10º Critérium du Dauphiné (2.WT) y 2º Mont Ventoux Dénivelé Challenge (1.1)

Clasificación Mundial UCI: 20º

Puesto Tour Francia 2018: 

Mejor resultado Tour de Francia: 2º (2016)

Días de amarillo en el Tour de Francia: 0

Etapas Tour de Francia: 3

Mejor resultado Vuelta a España: 17º (2017)

Mejor resultado Giro de Italia: –

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*