La mala suerte de Mikel Landa no caduca

Joan Seguidor / Ciclo21

Landa afrontará la montaña del Tour precisamente donde no quería estar

En el ciclismo, como en cualquier otro deporte, cuando se dice que algo puede pasar, muchas veces pasa, y pasa bien.

En la jornada del Tour que aterrizaba en la fortificada Albi, ya se había dicho, ojo el viento.

Es una historia sabida, peclara, en ese pasillo de la Occitania el viento sopla caprichosamente y casi siempre para hacer daño.

Recordad pasajes antológicos como aquel de Montpellier, de Sagan con Froome y Geraint.

Rompiendo el grupo delante de las mismas narices de sus rivales.

La jornada de Albi del Tour de 2019 pasará a la historia como esa que hace diferencias que seguro la gran montaña no puede procurar.

El ciclismo sujeto de un alambre en estos territorios hace daño.

Una circunstancia, un chispazo y gente importante atrás, descolgada, gente como  Fulgsang, Uran y Pinot, también Thibaut quien llegaba on fire, por delante de los Ineos y todos los favoritos.

Que podía suceder lo que sucedió estaba en los pronósticos, en lo posible, que iba a haber cortes duros y diferencias dolorosas estaba en el guión.

Como que si hay una caída, un corte o algo similar Mikel Landa vaya a estar involucrado.

Casualidad, mala suerte o qué.

¿Por qué la mala suerte siempre llama a la puerta de Mikel Landa?

¿Podemos hablar de mala suerte de Mikel Landa?

Hoy se ha ido al suelo cuando había salvado el mismo corte que mataba las opciones e ilusiones de Uran, Pinot, Porte y Fulgsang.

Colmo de infortunio sí, pero ¿hasta cuándo se puede justificar la mala suerte?

Es duro pensar que siempre pasa a los mismos, pero en Landa el «y si..» ya es un clásico, tan clásico que es muy complicado que todo se casualidad.

Por cierto, que leo en algunos medios que a Landa le ha tirado Barguil -esto está escrito al calor de la etapa, veremos en qué queda-.

Porque en jornadas como las de hoy, si Landa acostumbra a ser carne de cañón -ojo que le falta la crono en tres días-, incluso cuando salva el corte -a ver qué parte médico presenta- el otro líder del Movistar, que visto lo visto, creo que gana enteros en la lucha doméstica, Nairo Quintana acostumbra a estar casi siempre perfecto en estas jornadas.

Puede seguir leyendo el artículo en El Cuaderno de Joan Seguidor

Un comentario

  1. No quitarse la boina cuando toca siempre ha traido una mala suerte tremenda. Yo ahi lo dejo, ni quito mi pongo. El otro, el ciclista mas feo de todos los.tiempos, el cara de codo tamppco puede.ganar, tiene peor suerte que Landa y es peor ciclista….qué le puede pasar entonces? cualquier barrabasada..en los Pirineos lo ataca un leopardo o un oso blanco o algo. Al tiempo!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*